11 ene. 2012

Desobediencia Civil




Hace exactamente un año abrí este blog. Yo, un pesimista irredento, salí de mi cueva para intentar conectar con otros allá afuera, en la selva despiadada y sin control de nuestro tiempo. ¿Por qué? ¿Qué fuerza me arrastró a creer en un sueño semejante?
Creo que fue la suma de dos fuerzas distintas. Venía sintiendo que la imaginación narrativa, de un modo extraño y soterrado, me había exiliado en mí mismo. Es una particularidad sólo de este género: la novela. El cuento, la poesía, el teatro o el ensayo no producen ese efecto devastador en el escritor. Pero la novela sí: poco a poco los personajes crean una realidad paralela, un mundo virtual en el que nuestro cerebro se va quedando a vivir sin darse cuenta. Luego, cuando uno intenta hallar el camino de regreso a la primera realidad, no encuentra sino puertas falsas, corredores vacíos, cuartos llenos de polvo donde nadie habita desde hace tiempo. Es la dura historia del novelista extraviado en un laberinto construido por su propia imaginación, por su fantasía, por sus delirios. Uno anhela volver a ser real y ya no puede… Sólo puede aullar mientras intenta zafarse de su propia trampa… El cazador cazado…
Entonces llegó la segunda fuerza: en Túnez, un joven vendedor de frutas y verduras se inmoló para recuperar su dignidad a mediados de diciembre de 2010. Mohamed Bouazizi se había chamuscado en público porque ya no daba más, porque estaba al límite de la desesperación. La noticia me impactó profundamente. Durante días rastreé a ese joven que estaba en un hospital convertido en una momia humana, con todo su cuerpo cubierto por llagas incurables. Terminé el 2010 pensando en él, pendiente de cualquier noticia que hablara sobre su salud. La imagen de Bouazizi convertido en una tea humana era no sólo brutal, sino reveladora: nos dejaba a todos sin aire, nos arrinconaba, nos obligaba a despertar.
El 1 de enero de 2011 abrí este blog pensando en una resistencia civil a través de la literatura, una resistencia a través de la imaginación narrativa, una resistencia que entendiera a don Quijote, a Bartleby, a Wakefield o a Eladio Linacero como outsiders que dicen no, como personajes que se niegan a hacer parte del desastre que los circunda. Lo que deseaba, lo que anhelaba, era mostrar la fuerza política del que se mantiene al margen gracias a sus lecturas, a sus libros: la biblioteca como un arma. Esa misma biblioteca que le queman a don Quijote con la esperanza de que vuelva a ser un granjero productivo común y corriente. Durante días, frenéticamente, escribí varios textos que inauguraran el blog, que le dieran cuerpo, que lo hicieran resistente a las críticas virulentas que seguramente se vendrían encima.
Tres días después, el 4 de enero de 2011, Bouazizi murió en el hospital y poco a poco empezó a tomar forma la Revolución de los Jazmines, que luego crecería hasta transformarse en la Primavera Árabe. No estaba equivocado: desde mi pequeño blog, desde mi diminuta ventana virtual, yo iba pegado a ese sueño, a ese anhelo: transformar el mundo. No lo estaba haciendo mi generación, sino jóvenes de 20 a 30 años que, como decían en sus pancartas, ya no tenían miedo a nada.
Luego, un expresidiario de un campo de concentración, Stéphane Hessel, alimentó el espíritu de revuelta mundial y, desenpolvando el viejo concepto de David Thoreau, llamó a los jóvenes europeos a la desobediencia civil. Fue el comienzo del movimiento de los Indignados, que llegaría hasta Nueva York, Los Ángeles, San Francisco, Madrid, Santiago y Bogotá. Los jóvenes salían a la calle y decían no. No a la banca mundial especuladora y agiotista, no al simulacro de democracia, no al terrorismo de Estado, no a este sistema mentiroso y ladrón que incrementa impuestos para enriquecer aún más a los poderosos. Proyecto Frankenstein, mi blog, desde su modesto rincón virtual, se iba sumando a la indignación general.
Semanas después mi correo, mi Twitter y mi página de Facebook sufrieron ataques brutales y tuve que cerrarlos. No importa. El blog sobrevivió y muy lentamente, desde una nueva opción minoritaria (Google+), logré renacer de los escombros un poco apaleado pero intacto.
Y bueno, aquí estamos. Ha sido un año duro, teso, no siempre con la esperanza a flor de piel (hay que reconocerlo), pero seguimos de pie. Algo está pasando y me niego a perdérmelo. No deseo encerrarme en la cúpula de cristal del escritor que mira desde lejos el paso de la Historia. No. Antes bien, espero este año conectar más que nunca con ese afuera que me enriquece y me complementa, espero salir a la calle a protestar, y espero seguir resistiendo con lucidez desde las páginas ajenas y las propias. La lectura y la escritura como formas de la desobediencia civil.

16 comentarios:

  1. Espectacular. Gracias Mario por abrir tus ventanas, por la resistencia, por Thoreau, por tu ojo anti-político, por tu fuerza, por tu capacidad de transformación. Y por contar con nosotros, esa minoría de lectores que no perdemos el tiempo en saber cuántos somos, lo importante es que aquí estamos y seguiremos. Feliz año Maestro y ¡qué viva la Desobediencia!

    ResponderEliminar
  2. Bueno que alegria me produce encontrarmelo. Ya ha leido de vos Satanas, Cobro de Sangre y Buda Blues. Ahora me encuentro con este espacio que seguirè con juicio. Sabe como me encontrè con esta Direcciòn? Haciendo un ejercicio de resistencia. Soy Psicologo y decidi ir contra la corriente, es decir, en lugar de estar sentando en una oficina opte por salir a las calles, ofrecer pequeñas charlas en los buses, armar corrillo en los parques, divulgar lo que voy aprendiendo sobre el mundo del emparejamiento, la crianza y el talento..... hoy, cuando me bajé de un bus, vi que alguien había votado en una caneca por la avenida suba una cantidad de revistas, no pude resistir la tentación y me puse a husmear, y la busqueda me entrego una edicion de Bacanika, lei su articulo sobre el "loco" de Kaliman y su teoria del doble de Hittler. Ahi me encontré la dirección, y ahora estoy estableciendo contacto para sumarnos a la resistencia, pero no pasiva, sino activa.

    Un abrazo pues y le dejo mis coordenadas

    http://andresgranada.wordpress.com

    ResponderEliminar
  3. Firmes y persistentes. El camino es dejar huella y semilla de inconformidad. Gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar
  4. Saludos Mario.

    Un cordial saludo en el año 0, como siempre he estado siguiendo tu blog y viendo las buenas noticias que te acompañan, me gustaría reproducir en la pagina de la Revista Innombrable, los síntomas y los presagios que nos compartes en este escrito "Desobediencia Civil" en caso de que nos concedas el honor de repartir la peste, haríamos como la vez pasada, créditos y enlace a tu pagina.

    Por otro lado me gustaría compartirte algo de lo que estoy escribiendo aquí, sobre un concepto que llamo el "Caos Prosaico", te dejo el enlace http://caosprosaico.blogspot.com/


    Como siempre Mario un placer leerte y poder compartir contigo, espero tu respuesta y espero vuelvas pronto a México, un abrazo!

    Daemon Thien
    Mauricio Arcila Arango

    http://revista-innombrable.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Saludos para todos. Me alegra volver a ver estos nombres, siempre tan combativos... Ahí vamos tejiendo la red de nuevo... Queda Mauricio autorizado para replicar el texto con créditos y enlace... Un saludo especial para Crianza y Talento. Bella historia. Miraré el blog, claro que sí... Este año hay que estar más atentos que nunca... Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenido de nuevo y aquí estaremos...

    ResponderEliminar
  7. Aquí estoy también amigo, acompañándote en este blog que es una parte fundamental de tu vida y tu escritura. Lamentablemente, en mi caso, las letras parecen darme la espalda, se esconden, no acuden a la cita que les propongo en las esquinas de mi ciudad. Por eso vengo a este espacio, a sumergirme en la palabra que se me ha vuelto esquiva y hasta me saca la lengua cuando pretendo caminar de su mano. Un abrazo enorme

    Carlos Eduardo

    ResponderEliminar
  8. Hola Mario, gracias por esas palabras que arrastran el ocaso hacia el amanecer, tuve la oportunidad de tomar con usted la clase Patología de lo fantastico en la Javeriana, tal vez en el año 2001, que gratos recuerdos, leyendo su obra me encuentro con muchas de esas inquietantes claves literarias que cada viernes en la tarde nos compartía. En el 2010 leí Los hombres invisibles en medio de la selva chocoana mientras compartía con una comunidad indígena Emberá a orillas del río Pató, no se imagina que experiencia alucinante esa. A su vez, en medio de las movilizaciones estudiantiles del año pasado me acompaño Buda Blues al tiempo que veía renacer la dignidad en las calles. A continuación le comparto un link al canal en youtube del colectivo Kinorama, del cual hago parte, allí encontrará una apuesta por documentar audiovisualmente aquello que se queda en el fuera de campo por el temor al despertar. Sobra decir que la fuerza de su pluma nos ha contagiado y nos ha acompañado a lo largo de esta labor.

    Con profunda gratitud

    Raúl Vidales

    http://www.youtube.com/user/ProduccionesKinorama

    ResponderEliminar
  9. Hola Mario.
    Estoy de acuerdo, que las letras sean una forma de hacer resistencia, de hacer ruido, de pronunciarnos.

    Gracias por compartir las tuyas.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Mario por tus palabras.
    Sin ser escritora , escribir me salvo la vida!!
    Siempre estas ensañando, de una manera bien real, sin censura, muchas veces con mucho sentido del humor.
    Te admito
    Argentina -Pergamino

    ResponderEliminar
  11. Mario muchas gracias de nuevo por compartir tus creaciones, aquí te dejo el link donde quedo el escrito.

    http://revista-innombrable.blogspot.com/2012/01/desobediencia-civil-mario-mendoza.html

    ResponderEliminar
  12. Un saludo especial para todos. Gracias por los comentarios. Me alegra volver a ver nombres de lectores que han estado muy atentos este año, nuevos que se van sumando, antiguos alumnos... Creo que los que no encajamos en este horror general somos minoritarios, sí, pero no somos minoría. Somos muchos. Sólo falta encontrarnos.

    ResponderEliminar
  13. Mucho se ha hablado y criticado en nuestro tiempo, el “mal uso” de la internet y de las nuevas tecnologías. Yo sin embargo soy un defensor de un medio que nos permite, más que en cualquier otra época de la humanidad, comunicarnos a la distancia, con personas con las que tenemos realmente algo en común. Los lectores de Dostoievski, Kafka o Nietzsche, solo podían comunicarse con estas personalidades a través de sus escritos. Hoy, cualquiera que tenga un PC con acceso a internet, puede descargar las conferencias de Jorge Luis Borges, las entrevistas de Julio Cortázar o los discursos de Mario Vargas Llosa. Tener el placer de escucharlos de viva voz, es una dicha comparable con leer sus obras escritas.

    De igual modo, estas nuevas tecnologías permiten que los lectores estemos más cerca de nuestros escritores y nos convirtamos en camaradas, no solo en seguidores; tal es el caso de esta iniciativa “Proyecto Frankenstein” liderada por Mario Mendoza. Admiro profundamente esta tarea titánica de Mario por formar una red que cada día tiene más nudos que crecen de manera exponencial. Si algunos en nuestro país pudieron crear pirámides que arrastraron a miles hacia los abismos, ¿Por qué nosotros no podemos crear redes que nos ayuden a salir de las profundidades? Felicitaciones Mario y sigue adelante.

    ResponderEliminar
  14. Apreciado Mario, soy Pablo García Arias (33 años), hijo de Jaime García Maffla e intenso alumno suyo en la Javeriana. Estoy haciendo un Doctorado en Buenos Aires sobre Victor Hugo. Me enteré con alegría de su blog. Creo que puedo aportar. Si es sincera la propuesta, no se negará a pesar unas breves páginas que tengo sobre Bataille, y quisiera compartirlas. Si es real su proyecto y lo que dice, ¿a dónde se las puedo enviar para que me diga si están a la altura? mi correo es pablogarciaarias@gmail.com

    Con mucho afecto,

    Pablo.-

    ResponderEliminar
  15. hola Escritor. un abrazo en este nuevo año gregoriano 2012. te recomiendo esta pagina...www.retornomaya.com

    ResponderEliminar
  16. Hola Mario, encontrar este blog donde tan abiertamente nos compartes tantas cosas me ha alegrado enormemente.
    Gracias por crear este espacio y dejarnos ser parte de este maravilloso proyecto Frankenstein!!!

    ResponderEliminar