29 oct. 2012

Apología del delirio







El establecimiento vive haciendo la apología de la cordura por una sencilla razón: hay que ser productivo. El modelo a seguir es el Homo Faber, el hombre que hace, Bob el constructor, el hombre capitalista por definición, el ahorrador. Y el Homo Ludens, el hombre lúdico, el poeta, el creador, el que inventa en momentos de ocio, el derrochador, es mal visto, censurado, es acusado de perder el tiempo, de no hacer nada. Y resulta que el exceso de realidad también enloquece, genera neurosis, destruye. No hay nada más exasperante que la cotidianidad, la rutina diaria, las obligaciones, pagar facturas, hacer filas interminables para reclamar cualquier tontería, lavar la loza, acudir a reuniones de vecinos para definir si se envía una carta o no a la alcaldía. ¡Qué pereza, qué aburrimiento, qué inutilidad tan insoportable!
El problema de nuestra educación es que nos enseña esa especie de amodorramiento doméstico, de docilidad casera. Muchos profesores son tipos acartonados a los que nada entusiasma, que bostezan con las mismas clases que dictan, que repiten año tras año las mismas ideas, incluso los mismos chistes. En sus calificaciones premian al estudiante soso que suele no poner problemas, al que hace la tarea sin cuestionar nada, al pelmazo que más adelante quiere también ser profesor y repetir las mismas sandeces. Uno nunca entiende por qué le va bien a tanto estudiante melcochudo, almibarado, que suele pasearse por la sala de profesores y hacerse amigo de todos ellos, llevarles café, preguntarles por sus hijos, sus mujeres o sus esposos; ese o esa estudiante que siempre lleva puesta una sonrisa idiota y que tiene espíritu de lacayo. Lo mismo pasa con los empleos: siempre ascienden al que hace caso, al manso, al sumiso, al que se deja moldear a su antojo.
No hay que olvidar que en los juicios de Nuremberg les preguntaron a muchos asesinos del talante de Adolf Eichmann por qué habían cometido semejantes atrocidades, por qué habían cremado a seres humanos, por qué habían gaseado con veneno a tantos niños y a tantas mujeres inocentes. Y resulta que toda esa gente no era gente mala, sólo era gente obediente, gente que había recibido órdenes, gente que deseaba congraciarse con su jefe y cumplir con sus trabajos del mejor modo posible.
Sospecho que es exactamente al revés: deberíamos premiar al insumiso, al desobediente, al que lleva la contraria, al apasionado que mantiene sus sueños intactos y que no se deja machacar por la atrofia de la costumbre. Deberíamos calificar bien al que siempre está fuera de lugar.
Invoco en este justo momento la fuerza que nos arrastra por fuera de todo sometimiento; la fuerza que nos conduce a fugarnos a territorios inhóspitos; la fuerza de la aventura; la fuerza de la rebeldía, que nos obliga a decir no; la fuerza creadora que siempre está maquinando insubordinaciones y motines. Bienvenida sea toda capacidad de riesgo.
En un mundo tan plano, tan chato, donde cuerdo es sinónimo de esclavo, hagamos la apología del delirio. Benditos los que desvarían, los que siempre están al borde del despropósito, los que permanecen en estados de éxtasis. Bienaventurados los desenfrenados y los frenéticos, que nos recuerdan la importancia de la desmesura y el desequilibrio.

(Próximamente en Bacánika.com)

36 comentarios:

  1. Después de toda una vida de trabajo, la mejor respuesta a la pregunra: ¿usted que sabe hacer?
    - c a s o
    El precio de la cordura es alto, muy alto: matrimonio para toda la vida, neuronas a punto de desaparecer, pensión que te permite sobrevivir, pero no vivir (al fin y al cabo se ha pasado la vida sin vivir), medicina de pensionado, asilo de ancianos y olvido, aún antes del funeral.

    ResponderEliminar
  2. la obediencia a caso a servido para algo ? Nada, el lacayo sigue mas sometido dia a dia, victima de su ingenuidad y falta de caracter... en cambio, quienes tienen por filosofia un espiritu libre sin opresion... Son aquellos tildados de locos y rebeldes... pero ahi esta la puerta...

    ResponderEliminar
  3. Sí, la uniformidad es un asco. Qué lamentable ver que a las personas no les importe ser como todos los demás, realizan las mismas actividades, hablan de lo mismo, hasta sueñan con lo mismo: un carro, un puesto, una familia, prestigio. A los más jovenes les atrae esa idea de ser "diferentes".... pero no se les ocurre que si leyeran marcarían gran distancia con respecto a la masa, y en un país de aficionados al fútbol y entregados al alcohol y a la rumba sí que más. La desmesura y desequilibrio están en las ideas, en el pensamiento. Bienaventurado es el lector en un país como Colombia.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con ustedes... Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  5. Mario, tu entrada de esta semana trae a mi memoria el poema "Aullido" de Allen Ginsberg. "
    Como quisiera que muchos jóvenes lo leyeran completo, al igual que algunos libros o textos de la Generación Beat (golpeada) porque allí se expresaban los delirios, las experiencias límites, el trasegar por el mundo; todo eso que también a nuestra generación "golpeada" le abrió las puertas de la percepción. Y era en ese delirio, en esa rebeldía, en ese grito desesperado que los jóvenes se alejaban de la academia, del sistema, de la familia, del rebaño.

    Solo un pedacito....

    "Vi las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura, hambrientas histéricas desnudas,
    arrastrándose por las calles de los negros al amanecer en busca de un colérico pinchazo,
    hipsters con cabezas de ángel ardiendo por la antigua conexión celestial con el estrellado dínamo de la maquinaria nocturna,
    que pobres y harapientos y ojerosos y drogados pasaron la noche fumando en la oscuridad sobrenatural de apartamentos de agua fría, flotando sobre las cimas de las ciudades contemplando jazz,
    que desnudaron sus cerebros ante el cielo bajo el El y vieron ángeles mahometanos tambaleándose sobre techos iluminados,
    que pasaron por las universidades con radiantes ojos imperturbables alucinando Arkansas y tragedia en la luz de Blake entre los maestros de la guerra,
    que fueron expulsados de las academias por locos y por publicar odas obscenas en las ventanas de la calavera,
    que se acurrucaron en ropa interior en habitaciones sin afeitar, quemando su dinero en papeleras y escuchando al Terror a través del muro,
    que fueron arrestados por sus barbas púbicas regresando por Laredo con un cinturón de marihuana hacia Nueva York,
    que comieron fuego en hoteles de pintura o bebieron trementina en Paradise Alley, muerte, o sometieron sus torsos a un purgatorio noche tras noche,
    con sueños, con drogas, con pesadillas que despiertan, alcohol y verga y bailes sin fin,"
    Etc.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto me trae unos recuerdos tremendos... Gracias, Aleja... Saludos de regreso, MM.

      Eliminar
  6. Mario, desde hace mucho tiempo quería preguntarte algo, ¿Crees tu que Colombia es un narcoestado? me interesa mucho saber tu opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te remito a una entrada antigua de este mismo blog que se llama "México". Puedes buscar por "Felipe Calderón" en las etiquetas. Saludos, MM.

      Eliminar
  7. "el rebelde no es mas que el soñador que se atreve a actuar".

    ResponderEliminar
  8. "Bienvenida sea toda capacidad de riesgo". Muy buena frase que alude a quienes no tienen miedo, a todas aquellas personas que se atreven a ir a donde no se llega de forma fácil...es una "apología del delirio"...bueno seria "elogiar la locura", es parecido pero uno se enfoca a dar rienda suelta a las ideas sobre la locura, y el otro a lo que se vive día a día...

    ResponderEliminar
  9. Por decir lo que pensaba, que era lo mismo que pensaba el resto pero que no se atrevía a decirlo, me hicieron el grandísimo favor de echarme de la empresa para la que trabajaba.
    Pero uno es tan feliz cuando es diferente!
    ¿o no?

    ResponderEliminar
  10. ¿Mario Mendoza?, ¿Leonardo Sinisterra?, ¿Efrain Espitia?, ¿Samuel Sotomayor?, la verdad no se como llamarte; deberia llamarte por todos, pues parece que eres todos. Eres un excelente escritor que inspira a muchos. Gracias por toda esa fortaleza, loco. Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Te falta tu punto de fuga. Tu paz, hallar la comunión con el Creador; te recomiendo que los busques o te busques en el mar o en el desierto. Tu envías fortaleza, pero necesitas que te envíen fortaleza. Puedes tener una conciencia tranquila te desenvolviste muy bien, cuídate del suicidio y escapa de el por medio de la aventura. Que el verdadero y único Dios te acompañe en esa ultima y misteriosa aventura.

    ResponderEliminar
  12. Buenas noches Mario:
    Haber leído esto en este preciso momento me llena de ánimo y me hace creer que no todo está perdido. Pues le soy sincero, hoy ya venía dispuesto a escribirle algo , aunque le confieso que no soy muy bueno para esto, y precisamente este sea el motivo de hacerlo con usted Mario, la última clase que tengo en la semana es: Español y comunicación; desarrollada por el profesor Arminio, quien en clases anteriores ya lo ha mencionado a usted, sus libros , su forma de escribir y demás; salí realmente desilusionado, preguntándome ¿que estoy haciendo mal? con unas ganas enormes de tirar la toalla, con mi confianza destrozada, sintiendo pena por los errores ortográficos, de redacción, de comprensión que tanto en el trabajo como en la universidad saltan a la vista con solo ver mi caligrafía.
    Yo estoy comprometido con mejorar ese tipo de errores y soy consciente que solo podre con la práctica, no sé si le interese pero escribirle esto a usted me ayuda a desahogarme un poco, ya que no lo hago por ningún otro medio.
    Intentare con su Blog y por su puesto con sus libros nutrirme y ejercitar mi actividad de lecto-escritura que hasta el día de hoy ha sido mi debilidad.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer y escribir son prácticas, acciones que se van perfeccionando en la medida en que se van desarrollando. No hay que angustiarse. Como son ejercicios, con el tiempo se van puliendo y se van incorporando lentamente a la cotidianidad. Saludos, MM.

      Eliminar
  13. Mario en tus escritos he encontrado una hermosa red que atrapa muchas pasiones y que definitivamente me transporta a un mundo en el que cada palabra leída es quizá una nueva conquista y un inquietante despertar...

    Muchas gracias por compartir tus ideas y resistir en un mundo con el corazón adormecido

    ResponderEliminar
  14. Entre los tejidos de mi vida, donde se entrelazan el esfuerzo por ser mejor persona y mejor profesional, y la necesidad de huir de la cordura agotadora de la rutina, tus escritos me dan aire.

    ResponderEliminar
  15. digamos que freud existe.

    y que entonces todo es erotico.

    ludens es erotico y su goce es jugar y ser feliz inventando cositas.

    El placer de vivir.

    y faber es erotico y su goce es ir a un puto trabajo que detesta y besarle el rabo a un puto jefe que le cae como un culo y anularse mentalmente.

    El placer de morir.



    ResponderEliminar
  16. "sólo era gente obediente" Esto me recuerda el análisis que se llevo a cabo hace un tiempo sobre el experimento de Milgram, ¿Hasta donde puede llegar la obediencia? https://www.youtube.com/watch?v=1C4lzJ6ttK4#t=57

    ResponderEliminar
  17. Me resulta sumamente atractiva la intención.
    Resultado de Satanás llegue a Proyecto Frankenstein.

    Curiosamente en una de las tantas sensaciones de irrealidad, de la que a hablado, me he encontrado con algunos de sus escritos, resultan ser bastante oportunos, por llamarlos de alguna forma, y a mi mente llega la posibilidad de un alter ego, de una creación de mi cabeza en busca de una respuesta a una pregunta... ¿cómo saber que realmente existimos, que tanto desenfrene social es verdad?

    Es una madrugada de jueves si no estoy mal, soy estudiante de la Universidad Pedagógica Nacional. Una bófeta de ese mundo inhumano me arrastro a las profundidades del Hades, de esto que llamamos sociedad capitalista. Hoy ese mundo superfluo de las redes sociales me hace pedir a gritos un contacto con la realidad, me es espantoso abrir una página y no ver más que noticas de jóvenes muertos, de luchadores sociales presos, de sindicalistas entregados a las luchas de pueblo desaparecidos, de jóvenes, probablemente como yo, de una misma clase social, la popular, pero sin la afortunada oportunidad de acceder a una educación superior (aunque con la educación en este país creo que la verdadera formación está en las calles y no en unos recintos que en esencia son reproductores de la inhumanidad) con orgullo publicar el acto más repúgnate que se pueda cometer contra cual ser humano, la violación de una niña ejecutada por ellos mismo, este fue el hecho que detono mi angustia. Tal vez por morbo, no lo sé, quise comprobar si lo que veía en comentarios era verdad y reproduje un vídeo en el que, aparentemente, se ve a uno de los jóvenes efectuando el acto sexual con una niña, en apariencia dormida, mientras el camarógrafo perversamente solicitaba no irse sin su "huevo".

    ! Como duela amar ¡ como diría el buen Benedetti. Como duele ser consiente de una realidad llena de falsas verdades, como duele ver los discursos probablemente con buenas intenciones pero peligrosamente incoherentes de muchos y muchas, como me duele ver un mundo frio y despiadadamente fetichista.

    ¿Sabe? A la final creo en un mundo diferente, en la esperanza, en una última eucaristía, una verdadera, donde el amor al prójimo sea verdadero y no caritativo, sea fraterno, no soy creyente católica pero creo en la verdadera fraternidad, esa que pregonan los curas de la Teología de la Liberación, esa de la que hablaba el desconocido cura Camilo Torres, creo en la utopía para seguir caminando.

    No sé de eso que llaman pertinencia así que no sé qué tan pertinente pueda llegar a ser lo que escribo con respecto a espacio, creo poder ser parte de del proyecto Proyecto Frankenstein, por eso lo público, y porque de alguna forma siento que a diferencia de cualquier otra mierdita de estas que pueda existir en internet el espacio es sincero, nada más podría esperar de un buen hombre como usted.

    Una lectora más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos vamos por el borde resistiendo. Lo grave es que no nos encontramos. Si hiciéramos equipo seríamos altamente peligrosos... Saludos, MM.

      Eliminar
  18. El dudar de la existencia del mundo que nos rodea, que se ríe a carcajadas de nuestra mutilación mental, de nuestra capacidad de existir, ese es el reto de nuestra vida, pero el dudar de quienes somos de nuestras ideas y de nuestros pensamientos de nuestra “cultura” y aún más difícil, ser capaces de transformarnos de luchar contra nosotros mismos para así cambiar lo que nos rodea, ese es el mayor dilema de nuestra existencia. Dejar el mundo un poco mejor de lo que lo encontramos ese es el objeto de nuestro trasegar por él.

    Sus palabras han conmovido a una futura profesora,

    Gracias por la motivación y el oxígeno para continuar en la lucha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Percibimos afuera lo que llevamos dentro. Por eso la mayor revolución siempre es interna... Saludos, MM...

      Eliminar
  19. Mis infinitas gracias por este maravilloso texto, ayer estaba hecha un manejo de nervios por haber tirado por la borda un trabajo que cualquiera envidiaría y hoy leyendote

    ResponderEliminar
  20. Pude re-encontrarme, decir si bien hecho, no naciste para obedecer a ciegas, naciste para cuestionar, para pensar, para crear, me estaba sintiendo absolutamente castrada en ese trabajo y el decir no sigo, no importa que parezca el trabajo perfecto, no sigo , aunque lo necesite, no puedo negociar lo que soy por unos pesos, no puedo vender mi alma por la necesidad, soy un alma libre necesito libertad para expresar la totalidad de mi ser y hoy al leerte encontré la señal de que había hecho la correcto. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que así haya sido... Saludos, MM...

      Eliminar
  21. Mario, es difícil durante la vida ser alguien que sin saber porque nace bailando en el caos, la incertidumbre, la duda, pero eso mismo es lo que nos hace seres curiosos, no especiales como usted nos ha querido hacer entender. Me gusta leerlo porque me identifico, no creo que seamos personas con vidas parecidas, claro, pero tal vez con una forma de pensar que va contracorriente y a veces no encuentra ideales estándar. Creo que desde que leí "apocalipsis" soy otra persona, abrace a ese libro y a cada uno de sus personajes y su pasión cuando lo termine. Esta vez de verdad me interese en leer, no había nada que me interesara de verdad antes, algo que me dejara una enseñanza diferente, y no lo digo porque fuera super critico o que leyera varias cosas, todo lo contrario, creo que de ahí radica la ingenuidad, pero no una ingenuidad buena sino una dañina, que nos ciega, las mentes cerradas a estrictamente lo que ven en su radio de visión, que no se informan, que no buscan, que la pereza no los deja o simplemente hacer las cosas por dinero, eso es triste pero cierto. Me alegro haber encontrado sus libros. Me gustaría que me recomendara un libro, ya estoy en la tarea leyendo los suyos, pero si me gustaría que usted me recomendara uno, y también me recomendara de sus libro para niños.

    Un abrazo.

    Roosevelt Blanco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busca los cuentos de Roberto Rubiano Vargas... Y la saga pronto será reeditada por Planeta. En dos meses saldrá el nuevo volumen, Zombies... Saludos, MM...

      Eliminar
  22. El delirio es rehuido por la sociedad contemporánea, dado que supone explorar los bordes de la auténtica libertad humana, es un salto al vació, donde no existe algo así como un mapa predeterminado, no hay rutas, ni muletas que refuercen el ego o solidifiquen al ser humano bajo la falsa idea de que este es solo, la suma de las partes, que configuraran la insulsa personalidad. Así también, el principal motivo por el cual impera la mal denominada "cordura" sobre la locura, es por el miedo.
    El miedo se convierte en el motor de la vida moderna y termina por someter la individualidad en el ser humano, aquello que hay de autentico en cada uno de nosotros y que no puede o más bien no debe ser contenido en los límites estrechos de lo que llamamos el yo. Por ello, le comparto señor Mario, esta reflexión sobre el miedo, realizada por un autor anónimo.

    ResponderEliminar

  23. Veamos el currículum vitae de un ciudadano medio de cualquier sociedad moderna de un país desarrollado con brevedad y con las inevitables generalizaciones: un niño nace, y acto seguido, es vacunado por el miedo que sus padres tienen a las enfermedades. Posteriormente, con cuatro o cinco años, sus padres le escolarizan por miedo a no poder ofrecerle ellos mismos una educación que integre a su hijo en una sociedad a la que tienen miedo. El niño crece aprendiendo de un profesor al que tiene miedo, comportándose según los patrones establecidos por miedo a no ser aceptado por el grupo, respetando a otros niños y profesores que amenazan a través del miedo. El niño continúa insertado en el sistema educativo –“estudiando”- por miedo a decepcionar las expectativas colocadas en él. Dentro de ese sistema, “escoge” una formación universitaria por miedo al porvenir, miedo al futuro, miedo a quedarse encerrado: busca una “salida” profesional. En este medio pre-universitario, se inicia en la sexualidad, poniéndose un condón por miedo al SIDA, a un hijo, a engendrar vida, o contraer una enfermedad. Finalmente inicia sus estudios universitarios según los miedos generales: carrera con más “salidas”, preferencia de la familia miedosa, ambiente de miedo… En la universidad tiene miedo a suspender, miedo a perder la “beca”, miedo a tener que pagar más dinero por tener miedo; y, tras unos cuantos años de angustias y miedos, se “gradúa” en un estudio del que tiene miedo que no sirva para insertarse en el mercado laboral. Por este miedo, hace un “master”, una “post-graduación”, una especialización porque tiene miedo de que lo ya estudiado no sea suficiente. Paralelamente, como tiene miedo a la soledad, conoce a una mujer y, tras cierto miedo al compromiso por parte de ambos, deciden casarse, a pesar del miedo que supone hacerlo sin tener un empleo estable. Sin embargo, él consigue un trabajo en una corporación a través de un proceso selectivo que da miedo. Trabaja en una corporación más de 40 horas semanales por miedo a quedarse en el paro, y no poder afrontar la hipoteca que firmó para vivir en un apartamento en el que su mujer tiene miedo cuando se queda sola. Él obedece a un jefe al que tiene miedo; inculca miedo a sus subordinados; actúa tal y como se espera de él por miedo a no ser aceptado por la empresa; silencia indignidades que presencia dentro del entorno de trabajo por miedo a romper el “secreto profesional”. Él tiene miedo de que su mujer le sea infiel, por lo que él mismo engaña a su mujer con la secretaria, completamente a escondidas, porque tiene miedo a que lo descubran. Tiene poder adquisitivo y puede comprar ciertos productos que aplaquen su miedo: firma seguros varios que cubren riesgos a diferentes miedos (incendios, accidentes, terremotos…), apoya activamente a partidos políticos que hablan del miedo a una amenaza terrorista, se hace una vasectomía por miedo a tener más hijos de los que ya tienen (1 ó 2, si es que tienen), compra una gran casa en las afueras de la ciudad por miedo a la inseguridad del centro, y la blinda con muros, alarmas y cámaras por miedo a los ladrones. Continúa trabajando en la corporación, y ahorra mucho dinero que guarda en un banco por miedo a perderlo. También invierte en un plan de pensiones porque tiene miedo de llegar a viejo sin garantías sociales; también firma un seguro de vida con 50 años porque tiene miedo de morir demasiado pronto. Ya es tarde: enferma gravemente y –como tiene un miedo atroz a la muerte- la medicina moderna hace todo lo posible para prolongar la enfermedad. En una agonía mantenida con fármacos, los médicos le suministran potentes opiáceos que alejan al moribundo del miedo al dolor. El ciudadano moderno muere, y su último pensamiento fue observar el miedo a cuestionarse si la vida así vivida tiene algún sentido…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo... Qué buena descripción... El miedo es el arma más eficaz que tiene el sistema para mantenernos atrapados en su modelo de producción vacía... Saludos, MM...

      Eliminar
  24. En este rebaño de ovejas, con miles de kilómetros de extensión la perfección moral es confundida con los valores religiosos y todo aquel que quiera salir de busca del perfeccionamiento intelectual es saturado por los mediocres.
    Gracias Mario por esta crítica que a la vez es una reflexión y naturalmente una invitación. Creo necesario salir de esta zona de confort en la que nos quieren y asumir el valor de la vida afirmándonos y siendo más responsables de nuestras vida.
    CARPE DIEM!!!

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  26. Quiero compartirles esto que me llego al alma y parafraseo a los autores: "Ahora que la economía asfixia, que el tiempo se mide por horas de oficina, que es más fácil escribir un mensaje por el móvil que mirarnos a los ojos, ahora son imprescindibles esos muertos de hambre."

    https://www.youtube.com/watch?v=6X08zzXWzag

    ResponderEliminar
  27. No se trata de ser rebeldes, no se trata de no hacer caso, el secreto es ser deliberante, escoger atenta y detenidamente el objeto de rebelión, y tener claro por qué se hace y qué se va a aportar con ello.

    ResponderEliminar