29 mar. 2013

Marina Abramovic



Tuvieron una relación amorosa intensa en los 70's. Cuando vieron que ésta se venía abajo decidieron caminar la Muralla China, cada quien desde un extremo para encontrarse en el centro, darse un fuerte abrazo y no volver a verse. Muchos años después ella expuso en el MoMa y presentó 'el artista está presente', un minuto de silencio mirando a los ojos de quien quisiera sentarse frente a ella. Esto es lo que pasó cuando él llegó. 








Tomado de AdQat

3 comentarios:

  1. Hermosa la profundidad de ese instante.
    Nuevamente, gracias, Mario, por darnos estos intensos momentos.

    ResponderEliminar
  2. Me recuerda la ultima vez que vi a un excelente amigo. Alguien que siempre esta en mis pensamientos y mi corazon.

    ResponderEliminar
  3. Que pequeñito debió sentirse tras esto, sentado en el mismo sitio y el mismo tiempo que otros seres anónimos, frente a "ella" después de tanto tiempo. O no. Quién sabe por qué lo hizo.
    Ya había visto el vídeo pero a la primera impresión, que fue la de "que historia más hermosa", se me ha sobrepuesto ésta. ¿Te has fijado el rostro tan triste que tiene él? O quizá sólo sean imaginaciones mías. Al fin y al cabo, ella le tomó de las manos...y se soltó. Y lloró para él.
    Un saludo.

    ResponderEliminar