26 abr. 2013

El poder de la infancia








   Veo estas fotos, y hay en ellas algo esencial: el poder de la imaginación, la fuerza, la capacidad para ir más allá de la realidad inmediata. En la primera soy el Llanero Solitario, uno de mis ídolos por aquel entonces. Me la pasaba por toda la casa a caballo y no permitía que nadie cuestionara mi segunda identidad. Mi madre, cansada ya de tanta terquedad, aceptó al final que me sentara a la mesa así, como todo un vaquero. Aunque el pantalón corto me delataba penosamente... En la segunda estoy en Santa Marta con unos vecinos que me enseñaron a leer. Estoy ahí, frente al libro, embebido, transportado, fascinado ante la maravilla de esa historia, de esas ilustraciones que tanto me gustaban. Recuerdo que a todas partes iba con mis libros bajo el brazo. Llegué a dormir con ellos, y mi madre, cuando constataba que ya estaba profundo, me los quitaba de las manos y los ponía en la mesa de noche.
   Ahora me pregunto qué me hizo, de verdad, un escritor. Y veo estas fotos y la respuesta creo que está ahí: que supe guardar intacta dentro de mí esa fuerza infantil para ir un paso más allá de lo real inmediato. Supe sospechar a tiempo del mundo de los adultos.  Nunca me lo creí del todo. 
   Quizás por eso mismo es normal que ahora escriba la saga de Pipe y Elvis. Escribo para ese Llanero Solitario que está bien montado sobre su caballito de madera. Escribo para esos dos vecinitos que tuvieron tanta paciencia conmigo. Escribo para cada enano que veo por ahí, arrastrando su maleta y su lonchera después de una jornada larga de deberes escolares. Y una parte de mí, por fortuna, se sigue negando a crecer. Quien ha sabido ser niño a cabalidad seguirá siendo niño para siempre.

PD: Este fin de semana estaré de nuevo en la Feria del Libro de Bogotá, en las horas de la tarde, firmando los libros de los lectores. Los horarios están aquí abajo.

Saludos para todos,
MM

13 comentarios:

  1. La capacidad de ser maravillado con las pequeñas cosas de la vida es invaluable, la mayoría de los adultos suelen perderla.

    ResponderEliminar
  2. Excelente Mario...GRACIAS, espero puedas escuchaR EL CD, son historias de un niño :)

    TYNOKO

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Mario, fue un gusto y un honor haber podido conocerlo en la FILBO.
    Lo invito a revisar esto:
    http://eltornilloquehacefalta.blogspot.com/
    espero, como se lo dije en el mensaje, poder hablar con usted cuando sea necesario...
    Allá nos veremos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Mario ayer te comenté de la visita al colegio Conquistadores en el encuentro de la biblioteca Marco Fidel Suárez.
    Te agradecería me avisaras con quién puedo hablar para organizar todo.
    Gracias!

    Te dejo mi correo para lo que necesites
    daniheal96@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya mismo te hago el enlace, Daniela. Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Mario, cada día me desconciertas, pues la niñez para todos ha sido el referente conceptual, para elegir lo que somos hoy en nuestra adultez. ver la fotografía tuya, me recuerda a mí infancia cuando buscaba libros para leer o los que me regalaban mis padres de los que salían en la prensa.De ahí mi deseo de ser docente de Filosofía y Literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser profesor es un privilegio como pocos. Saludos, MM.

      Eliminar
  8. Mario finalmente no pudimos cumplir nuestra cita en la feria, y es comprensible, estuviste bastante ocupado. Espero que podamos vernos pronto, puedes escribirme. Besos. Karem

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo, Karem. A ver si la próxima sí lo logramos. MM.

      Eliminar
  9. Ok. Quedo muy pendiente. Tu me avisas. Abrazos. Karem

    ResponderEliminar