2 may. 2013

Gracias






La escritura es un acto solitario. Pasan meses y meses, incluso años, y uno sigue ahí, sentado frente a la página, en silencio, transportado, embebido, ido, convertido en otros. Se nos olvida muchas veces que allá, al otro lado, hay un mundo tangible, real, de seres que van y vienen por las calles, que trabajan, que están llenos de angustia o de esperanza.
Publicar, como la misma palabra lo indica, es un acto público, es ir en busca del otro, es lanzar un mensaje en busca de alguien que lo rescate, que lo lea. Un escritor que publica se convierte en un mensajero, en un pequeño Hermes que transporta palabras por el aire.
Cuando yo empecé a escribir, y luego a publicar, jamás pensé que mis libros tuvieran una grata recepción. Son mundos tan extraños, obsesiones tan crudas y tenaces, que me imaginé siempre solo, monologando, delirando conmigo mismo. Por eso me sorprende tanto ver a los lectores con mis libros bajo el brazo, en las firmas o en las conferencias, y poder constatar que en esas páginas hay algo que, aunque sea de un modo muy modesto, ha contribuido a reflexionar sobre nuestra miserable condición humana.
Gracias a todos ustedes, los lectores, por estar ahí. No importa que hayamos cruzado sólo unas breves palabras, o ninguna. Yo sentí su fuerza, su convicción, su fe, sus ganas de transformar el mundo. Y gracias a esa potencia yo continúo vivo y de pie.
Con afecto, y profundo respeto,
Mario Mendoza

11 comentarios:

  1. Gracias a Ud. Maestro, sus libros para mi han sido ese yo interno que grita por una utopía de revolución en contra de esta sociedad egoísta y banal. Su obra la conocí con "los hombres invisibles" por eso quería tener su firma allí (yo soy quien tenía la edición de tapa dura) y desde ahí he seguido sus pasos leyendo sus otras obras, apuntando y buscando sobre los libros, películas situaciones y personajes mencionados (con decirle que leí "Servidumbre Humana") y así construir un engranaje que me ha llevado a ver la realidad desde una perspectiva mucho más interesante y de verdadero aporte para nuestra Pachamama y sociedad 

    De nuevo muchas gracias fue muy grato conocerlo, Ud.Tiene una energía del putas, lastima que no pude volver otro día para conversar.

    Mis mejores deseos con la saga de Pipe y Elvis la cual estoy esperando con ansias.

    DTB

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Mario,independiente de la dureza de sus escritos, lo que se siente entre lineas cada vez que uno lee un libro suyo, es una grandeza de espiritu asombrosa.
    Una profundidad que va despertando rincones desconocidos en uno, y por mas que sean dramaticos los hechos, al final de cada narracion suya, queda un sabor de sosiego, de paz.

    Cada libro suyo transforma.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Mario por tu compartir tu universo interno o mejor multiverso... gracias por contagiarnos por curiosear y mirar màs el mundo, la gente, a nosotros, a todos... Gracias por escribir. Cada libro tuyo es siempre para mì un encuentro que bendigo y agradezco.

    ResponderEliminar
  5. Mario te agradezco por cada historia, por mostrarme que la dualidad en los hombres es tangible y tiene dos o mas caras, que hay mucho mas en cada uno de nosotros de lo que encierra nuestra apariencia, gracias por abrir la ventana de una ciudad en la que geográficamente vivo pero que hasta que leí tu obra no había descubierto, gracias por ayudarme a encontrar el norte de mi propio punto de fuga. Fue un gusto conocerte y haber cruzado un par de palabras contigo.

    ResponderEliminar
  6. ..Hermosas letras,palabras, escritos..Mario Mendoza!!..tú..como siempre..tan cercano,cálido y especial..#)

    ResponderEliminar
  7. Mario, fue un placer verte de nuevo, aunque las palabras no me salgan cuando te tengo al frente, has sido una de mis grandes admiraciones en el transcurso de éstos años que llevo siguiéndote. Muchas veces me has salvado de un infierno interno que sólo la franqueza de tus palabras han logrado que supere. Gracias por todo.

    ResponderEliminar
  8. MARIO. somos estudiante de la CUN nos encontramos estudiando comunicacion social y periodismo, hace algunos dias nos pusimos en la tarea de localizar a la persona que para nosostros es una eminencia en cuanto al periodismo literario se refiere, y por eso en este momento nos dirigimos a usted. nuestra idea es poder tener alguos minitos para conversar y profundizar un poco mas en el tema...
    quedaria atento a cualquier comentario y a ese tan anelado espacio brindado por usted.
    mi nombre es andres rodriguez y mi correo es andresrodriguezhenao25@gmail.com.

    estoy atento a cualquier comentario y su agradable tiempo saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  9. Mario. Te sigo desde "La Ciudad de los Umbrales”, cuando terminé el libro busqué los lugares descritos y hallé sinceridad en tus palabras y una profunda realidad que me aterrizan para comprender la maravillosa cotidianidad y los personajes que en ella confluyen.
    Con cada libro me regalas un nuevo tesoro, por ejemplo, con El extraño Mundo de Shambala me has regalado el tesoro de compartir tu escritura con mi hijo y sin más él ha comprendido porque tanto Mario Mendoza en mi vida.
    Me alegró mucho escuchar ese compartir con los escritores antioqueños, en el marco del encuentro Nacional de Escritores en Bello. Me sentí muy identificada con tus opiniones sobre el despertar erótico de los jóvenes y el cambio sociopolítico a través de la lectura.
    Gracias por compartir tu esencia a través de tus palabras, también me cargas de energía.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a ti, que calidad de persona, verte firmando mis libros quedar en silencio sin saber que decirte, de repente empezaron a llegar rápidamente los recuerdos a mi cabeza de cada historia, de cada personaje, de cada palabra que leí con tanto gusto y ansiedad, de esas noches de silencio que pasaba leyendo cada palabra y luego me iba a dormir con una sonrisa en mi cara. Recibir de tus manos de nuevo el libro sentir muy dentro de mi una tranquilidad, una alegría, pues por fin te conocía. Despedirme solo diciéndote gracias, salir de ese lugar sin decir una palabra por mucho tiempo, pensativa, pues había algo mas no pude decirte lo mucho que me gustan tus libros, tu manera de pensar y darte el feliz día del trabajador ya que es una profesión única que no todo el mundo puede hacer y lo mas importante hacerla BIEN. Asistí el ultimo día de la feria, el 1 de mayo, de nuevo GRACIAS y que triste es saber que uno sea mas valiente de decir las cosas por acá y no en persona como debería ser

    ResponderEliminar
  11. Hoy puedo decir que no hay mejor autógrafo que una mirada perdida entre la multitud... No cruzamos palabra, cruzamos tan sólo una mirada. Una mirada que tu no recordarás y que yo no olvidaré. Quise decirte que no había mejor autógrafo que un abrazo. Pero, no fue tan fácil: los nervios hicieron de las suyas. Tanto así, que no pronuncié mi nombre con el volumen adecuado y lo escribiste de forma errada(Soy Tatiana y escribiste Diana)Gran diferencia :) Cualquiera que lea esto reirá. Yo lo hago cada vez que lo recuerdo. Pero, bueno debes saber que no olvidaré esos ojos verdes llenos de literatura. Antes de irme te tomé una foto y sonreías. No pude descubrir si sonreías para ti o para los demás.Por esta razón hoy puedo decir que...No hay mejor autógrafo que una mirada perdida entre la multitud. Te aprecio, te admiro y te recuerdo .

    ResponderEliminar