12 ago. 2013

Manifiesto




Creo en la diferencia. Me declaro xenofílico. Me gusta todo lo que no se parece a mí. Me atraen otras costumbres, otras comidas, otras maneras de entender el mundo. Quisiera ser maorí y tener mi casa junto al mar, ser musulmán y orar varias veces al día mirando hacia La Meca, ser budista y seguir las cuatro nobles verdades y el óctuple camino, ser judío, y rastafari, y sikh, y esquimal, y atravesar las grandes extensiones de nieve subido sobre mi trineo y acompañado por mis perros.
Cuando veo a los músicos en un concierto me encantaría ser ellos, daría lo que fuera por tocar la guitarra o cantar con furia y desesperación. En ciertas noches me sueño subiendo al escenario y tocando la batería junto a Kurt Cobain. Y no soy escritor ni me llamo Mario Mendoza, sino Boris Johnson, y tengo la misma cara pero soy rubio y llevo el cabello largo. He sido invitado a tocar con Pink Floyd y he acompañado a Robert Plant y he rapeado con Nach entre multitudes enardecidas y estadios a reventar. Alguna tarde, en Florencia, Italia, en un concierto de Jethro Tull, le grité a Ian Anderson a voz en cuello que yo era él, que la realidad se había dado la vuelta, que yo estaba allá, cantando sobre la tarima, y que a él le iba a tocar pasar media vida sentado en un escritorio, entre insomnios angustiantes, junto a libros ajenos y propios.
Cuando veo a los atletas en medio de sus competencias me imagino que soy ellos, que estoy ahí, corriendo en la pista o pasándole la pelota a mis compañeros. Y me llamo Mateo Almeida, y soy zurdo y muy peligroso. He corrido varios Tours de Francia y he procurado siempre ser un buen coequipero. También practico artes marciales mixtas. Soy campeón de peso mediano. Nací en Curitiba y me entrené con Anderson Silva, el mejor entre los mejores. Me siento cómodo dentro del octágono, me gusta que dentro de la jaula hay una sinceridad a toda prueba: todo es a golpes, a las patadas, literalmente. No hay metáforas dentro de la reja, no hay farsas ni mentiras. He sido también el entrenador de Ronda Rousey, la temible, la única, y fui yo el que le enseñó a destrozar a sus contrincantes con llaves de brazo que muchas veces las dejó lisiadas durante semanas y meses.
Creo en la libertad por encima de todo, incluso hasta el punto de convertirse uno en un anarquista, en alguien que recela y se emancipa siempre frente a todo poder que intente someterlo y doblegarlo. No me gusta sentirme atrapado, vigilado, exigido. Me disgusta cualquier presencia que pretenda dar órdenes o controlar de un modo explícito o soterrado. Nada me parece más agresivo y exasperante. Hay que estar atentos y listos en todo momento para emprender la fuga.
Creo en el deseo, en su fuerza desmedida y liberadora. Nuestros cuerpos nos lanzan siempre en busca de otros cuerpos. Por eso no creo en la conyugalidad estable, policiva, en la que se exige una fidelidad carcelaria. No hay que permitir que encierren nuestro cuerpo y no hay que encerrar a nadie. Todo lo contrario: hay que celebrar cuando el otro nos deja, cuando se va, cuando se lanza a su propia aventura. Celebremos siempre la libertad del otro, porque, de algún modo, es también la nuestra. Cada despedida es un motivo de alegría. Por eso la manera más inteligente de amar sigue siendo la amistad.
Creo en el caos, la desmesura y el exceso de generosidad. Alguien demasiado aplomado y apegado al confort no puede crear nada. Un artista es alguien que no tiene medida, que todo lo hace atravesado por la obsesión, porque sí, en medio de un delirio vitalista. Bienaventurados los que dan todo de sí porque sólo ellos entienden la majestuosidad de estar vivos.

Quizás hemos estado aquí antes y algún día regresaremos convertidos en otros, con otros nombres y otros rostros. El eterno retorno de lo no idéntico. Por eso creo en la empatía, en la solidaridad, en el cooperativismo. No existo sin los otros, no soy nadie sin ti, sin ella, sin vosotros. Todos giramos, rotamos, estamos en una carrera de relevos. Mañana yo seré un empleado de almacén, me llamaré Cándido Augusto y deambularé por las calles de una ciudad que ahora desconozco. Me llamaré Magdalena Marulanda y seré costurera en un barrio humilde. Después de muerto regresaré, y me llamaré Hugo Garrido y seré falsificador de billetes y pasaré media vida entre las rejas. Estoy dentro de ti y tú estás dentro de mí. Mañana tú estarás escribiendo estas páginas y yo te estaré leyendo con la vaga sensación de que estos párrafos me pertenecen.


43 comentarios:

  1. genial mas que algo para leer es algo para aplicar a la vida gracias mario por tus palabras

    ResponderEliminar
  2. Si damos por seguro quienes somos, que inconforme se vuelve el existir, dudar de lo que somos, buscar a diario a quien nos parecemos, no creamos todo lo que vemos.
    Excelente publicación .....

    ResponderEliminar
  3. La otredad es uno de los juegos que nunca dejamos,correr para evitar un ponche,un gol,una canasta o un golpe son juegos que suelen diluirse con el trasegar de la vida y la rutina pero ser alguien y sentirse o desear ser otro siento que será una fantasía para siempre. Esquivando balas y marcando el gol de la final del mundial de fútbol.
    Jamás me decepciona leerlo.

    ResponderEliminar
  4. Aqui te comparto mi nuevo video... en cierto modo inspirado en apocalipsis, espero puedas verlo pronto un abrazo!
    ►http://www.youtube.com/watch?feature=youtu.be&v=a8fqHjHqnRs&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3Da8fqHjHqnRs%26feature%3Dyoutu.be&nomobile=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No logré abrirlo, Nicolás. Pero en mi página de Google+ acabo de colgar uno tuyo que me gusta mucho, callejero, muy urbano: "Sin importar lo que dicen". Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Hola Mario, me ha gustado mucho lo que escribes, talvez lo anarquico aún no este obsoleto. Sobre todo, cuando se trata del amor.

    ResponderEliminar
  6. Y soy Luz Estella y me gustaría ser tú, Mario.

    ResponderEliminar
  7. Excelente Mario eres el mejor te admiro mucho. esto estuvo increible Por eso la manera más inteligente de amar sigue siendo la amistad.intento escribir pero siento que el camino es demasiado largo te comparto http://michelle29alasmujereslimon.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. quiero ser todo eso q escribe genial¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Me gusto mucho! mas porque en muchos momentos quiero ser diferente, quiero tener los pensamientos de muchas personas y sentir lo que esos pensamientos producen.

    ResponderEliminar
  10. Hola Mario me encanta como escribes, estoy empezando con el blog quisiera compartirlo contigo un abrazo muy especial http://michelle29alasmujereslimon.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. Que mas Mario, palabras muy ciertas, de hecho es inevitable pensar en jean dominique bauby cuando mencionas con esa efervescencia la infinidad de escenarios que nuestra imaginación nos puede llevar a pensar, en palabras de Jeando "la imaginación y la memoria, son las únicas medidas para escapar de mi escafandra" tal vez la escafandra de Jeando era su cuerpo inmóvil y la de muchos otros incluyéndonos sea la rutina devastadora que nos persigue día a día, te recomiendo el libro y la película, son excelentes, te felicito por el blog y en especial por este manifiesto, bastante reflexivo. Comparto contigo un fragmento de la película que dice exactamente lo mismo que voz piensas Min 40:30 de la peli, un abrazo. http://www.youtube.com/watch?v=tkvxlx8r1HY

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta película es magnífica, así es... Adhiero a lo dicho, totalmente... Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Mario te conoci cuando fuiste al colegio integrado en Duitama y hay me enamore de tu literatura... saludos

      Eliminar
  12. Increíble es poder encontrar un blog, un libro, un escrito, una palabra... que en tan poco describa tanto, que logre en ti un mar de sensaciones, que despierte anhelos, que entierre recuerdos. Nuevamente (y como siempre suelo decir) mil gracias Mario, por hacer de este uno de mis puntos de fuga.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Que maravilla de escrito. Los múltiples personajes que podemos encarnar a través de la historia dan cuenta de lo esquizofrenico que es el eterno retorno de lo no idéntico.

    ResponderEliminar
  15. señor mendoza, toca es que se empelote y suba uno foto suya haciendo pistola y cogiendose el area genital, eso seria bien,pero bien punk...

    ResponderEliminar
  16. Que palabras mas hermosas,llegan al corazón,y se quedad por siempre en el alma ♥
    Gracias mario,gracias por existir.

    ResponderEliminar
  17. Hablando de Nach... https://www.youtube.com/watch?v=cNDyMpoUQ7A&feature=kp

    ResponderEliminar
  18. Hola Mario llevo 7 años leyendo tus libros desde que era una adolescente que no encajaba en mi grupo social, siempre con ideas diferentes y algo marginal haha, tus libros me encantan, ya había estado en varias de tus conferencias pero ninguna me gustó más que la del 1 de mayo de Lady Masacre, de hecho fui la primera en llegar a Arango editores para tu firma, sigue escribiendo ya que has aportado mucho a mi vida, y a la manera como me desenvuelvo en este sistema tan absurdo, un fuerte abrazo con afecto: Tatiana Silvera Uribe

    ResponderEliminar
  19. Como siempre es un placer leer sus declaraciones. Mas que identificada con esta entrada.
    Un saludo
    D.A

    ResponderEliminar
  20. Nunca en mi corta vida de 17 años había conocido a una persona tan asombrosa, magnifica o simplemente fantástica al momento de leer.
    Yo nací en una sociedad donde es mas importante tener la cabeza llena de mierda igualitaria, esa de la cual todo el mundo piensa, pero yo siempre me he sentido diferente, no sé si es por el hecho de que odio lo igualitario o simplemente quiero ser diferente, así que con esta escrito que tal vez no leas (lo cual en parte me da igual) quiero confesarte de que estoy enamorada de tus libros, pensamiento, y crítica a la sociedad, espero algún día conocerte y decirte esto en persona.
    Con amor, otra mas del montón, pero con pensamiento diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que así sea. Espero que los otros textos también sean de tu agrado. Saludos, Karen, MM.

      Eliminar
  21. Textos así quiero leer a diario. No puedo darle las gracias al Escritor sin antes darle las gracias a quien me recomendó el blog y específicamente el Manifiesto. Gracias Mario

    ResponderEliminar
  22. Fabuloso escuhe tus palabras hace poco en una emisora y quede cautivada por eso decidi buscar tu nombre y hace un par de horas estoy leyendote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho. Espero que encuentres textos que te hagan buena compañía... Saludos, MM...

      Eliminar
  23. que forma mas acertada de describir la libertad, no se debe permitir atarse a una persona, aunque te acusen de crueles por ofrecerle amistad a quien trata de enamorarte.
    Grande Mario, acabo de terminar de leer Paranormal Colombia y me encanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La libertad no es para todo el mundo...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  24. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  25. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Lore, cuando viajamos no lo hacemos para recorrer nuevos lugares, ni para sumar sellos a nuestro pasaporte. Lo hacemos para descubrir nuevas zonas de nosotros mismos, para atravesar esos paisajes psíquicos propios que desconocíamos. Disfruta esa sensación de estar siempre en movimiento, nómada, un paso más allá de ti misma.
      Con aprecio,
      MM.

      Eliminar
  26. Podría hacer con vos un bailarín que desafía su cuerpo, el espacio, sus dolores, hallando su movimiento propio. Todos los cuerpos lo guardan celosamente. Y yo, que soy una presa voluntaria de mi cuerpo y el misterio del movimiento, amo vagar sin rumbo fijo, de selva a desierto, de país en país, desconocida. Por el mundo. O por otro cuerpo, siendo las muchas que soy, sin medida alguna.

    ResponderEliminar
  27. Excelente manifiesto Mario!!
    Hace rato andaba buscando un autor que tuviera esa clase de pensamientos que suenan a locura y saben a verdad pensamientos como los del gran A.Huxley (haciendo un llamado a dejar de ver las utopias como un imposible), o A. Mattelart (sin mesura para criticar al sistema)...
    Autor que por causalidad descubrí en #LEEResRESISTIR y que estoy seguro (ahora que leí Manifiesto)confirmare en La melancolía de los feos...
    Saludos,un neófito de MM

    ResponderEliminar
  28. Me alegra que estas palabras les multipliquen la potencia de afirmación de la vida... Saludos, MM...

    ResponderEliminar
  29. deliciosas palabras....alimentan el pensamiento,,,grande M-M

    ResponderEliminar
  30. En 2008 estaba estudiando en el Liceo Católico y uno de los libros (el primero en mi vida) que leí fue Satanás. Fue la recomendación, una de las más acertadas en términos literarios, que me hayan dado (la única). Yo en verdad no soy lector de libros y aun así hago mi pregrado en Lic. en Lenguas Extranjeras. En mi casa nunca se fomentó el hábito de la lectura, y menos de lo que P. Freire llama la lectura de la realidad para la emancipación. No entendía para ese entonces lo que significaba la liberación, ¿la liberación de qué? si yo ya era libre. Menos iba a entender la relación intrínseca que podía existir entre la liberación y la lectura. El mundo era pequeño y fácil pero no inteligible. En realidad nunca supe para dónde iba y ese era uno de mis mayores miedos, veía cómo muchos se jactaban de su claridad para divisar un futuro muy concreto, alcanzable, duradero. Yo pretendía tener esa misma visión de lejos pero con el pasar de los años descubrí que era miope. Ahora recuerdo que la idea de perder la vista me resultaba aterradora. También recuerdo que quería salir del país porque en Hollywood todo era mejor, qué pero qué tentación de una vida más fácil y más pequeña aún! y proporcionalmente menos inteligible. Quise volverme discípulo del mejor postor, ese que me mostraría el camino plano, que con uno o dos giros, por mucho, me hubiese llevado al paraíso, en donde yo encontraría la cura para la vida. El fulano no llegó, pero mi pensamiento evocaba el siniestro deseo de volverme otro u otros pero no todos y jamás yo. . (Me encantaría seguir pero mañana debo terminar Un Coeur Simple de Flaubert). Ahora sé que siempre supe para dónde iba, era muy claro. No voy a ningún lado, aquí estoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien dicho. Y a veces hay que volver a despertar, pues hay sueños dentro de sueños.
      Saludos, MM.

      Eliminar