24 sept. 2013

Lecumberri





Uno de los grandes libros de la literatura colombiana es el Diario de Lecumberri, de Álvaro Mutis. En él se rememora la dura prueba que pasó este autor en la Ciudad de México al ser recluido por más de un año en esa prisión cuyo otro nombre era El Palacio Negro.
Hoy en día la antigua cárcel de Lecumberri es el Archivo General de la Nación. Una mañana visité el lugar y me sorprendió la geometría perfecta del diseño, la visión matemática del espacio, las figuras simétricas que aumentan aún más el horror. En el centro del lugar, sin saber muy bien cómo ni por qué, empecé a recitar en voz baja, sólo para mí, aquel fragmento inicial que dice:

La ficción hizo posible que la experiencia no destruyera toda razón de vida. El testimonio ve la luz por quienes quedaron allá, por quienes vivieron conmigo la más asoladora miseria, por quienes me revelaron aspectos, ocultos para mí hasta entonces, de esa tan mancillada condición humana de la que cada día nos alejamos más torpemente.


Salí a la calle ahogado, sin aire. A los pocos días tuve el honor de saludar al escritor en un evento literario. Y no pude hablarle de cuánto han significado sus libros para mí. No veía al artista, sino al recluso. No veía al poeta y narrador premiado, sino al reo que disfrutaba como ningún otro el momento de la ducha y del vapor en los baños de la prisión. No pude decirle que yo había leído ese libro mil veces desde mi propia experiencia, desde mi propia reclusión, desde mi propia desesperación. La cárcel no es sólo un lugar, sino un estado del espíritu, un estado que regresa una y otra vez para hacernos daño, que nos visita de vez en cuando, y contra el cual tendremos que luchar hasta el día de nuestra muerte.

(La importancia de morir a tiempo)

3 comentarios:

  1. Buena sugerencia para lo del bono en la panamericana. Ole, le cuento que la formula de los fugados parece funcionar: deporte, trabajo y alucinacion. No estoy tan seguro de lo de ir donde las putas... me da como cosa, sobre todo con lo del molusco contagioso, pero de resto va como bien. En otro asunto, me ha resultado imposible conseguir el dichoso buda blues, en ningun lado lo hay :(

    ResponderEliminar
  2. Diario de Lecumberri es ideal, en efecto... Buda Blues está a punto de ser reeditado... Sospecho, Demonz, que le gustará más que Los Hombres Invisibles... Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  3. Hola Mario: vi su charla en el bar calle 9 del Poblado. Una exposición desconcertante en la que volviste a exhibir una alucinada lucidez. El evento fue transmitido por LIVE STREAM y es una lástima que en los lanzamientos de Lady Masacre no exista ese servicio. No sabes lo importante que es para las personas que por alguna razón no pueden desplazarse al lugar del evento.

    Saludos.

    ResponderEliminar