4 sept. 2013

Los lectores



A las cuatro y media llegué al auditorio y ya estaban allí dos chicas con las cuales nos saludamos efusivamente. Después de revisar sonido y demás, a eso de las seis y veinte, salí a echar un vistazo y la fila le daba la vuelta al auditorio. Saludé a algunos lectores muy conmovido por la respuesta a la convocatoria. Después vi cómo se iba llenando el auditorio. Estudiantes de Soacha, de Venecia, de la Nacho, de la Pedagógica, de la Central, de los colegios de la 170, de Chía, maestros, profesionales, desempleados, lectores duros con sus libros bajo el brazo... No saben lo que uno siente del otro lado. Para rematar, muchos de ustedes esperaron hasta casi las once de la noche para que yo alcanzara a firmar los últimos libros. Increíble. Escribir es resistir, es un trabajo de aguante solitario. Nunca hay nada a favor. Todo está en contra. Uno, muchas veces, se dice: ya, listo, llegó el momento de retirarse, no más... Yo jamás he estado preparado para una recepción así. Yo estaba listo para la soledad, la periferia y la resistencia marginal...Pero son gestos como los de hoy los que nos mantienen en pie de lucha con la esperanza renovada, combatiendo, firmes en la trinchera creativa... Gracias... Gracias totales, como diría Cerati...
Con aprecio y gratitud,
Frank

14 comentarios:

  1. La resistencia de Mario en Colombia. Muchas gracias maestro. Hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo que la última vez que lo había visto fue en la feria del libro del 2011 por una casualidad, un amigo me prestó el libro Apocalipsis, el primer libro con el que lo conocí, llevaba tan solo unas cuantas páginas, pero ya me sentía atrapada por la lectura. Cuando lo vi en la feria del libro no dude en acércame para que firmara el libro de mi amigo, fue con ese libro que inició un gran gusto por leerlo. Cuando le devolví el libro a mi compañero le agradecí por habérmelo presentado, él también me mostró su gratitud por la firma del autor.
    Después de aquel día me convertí en una consumidora feliz de sus textos, sacaba los libros prestados de la Luis Ángel Arango o de la biblioteca de universidades públicas, hacia trueque literario con conocidos y por supuesto leo los textos de su blog cada semana o cada vez que pública.
    Hace mucho quería verlo en vivo y en directo, poder escucharlo, pero por cuestiones que van más allá de mis deseos el encuentro se postergó hasta anoche. Estaba emocionada. A las 5:30 pm, después de pagar unos recibos, cogí el transmilenio en el portal del sur rumbo a la caótica estación de la 74 con caracas.
    Iba sola así que mi paso era rápido, aceleré más cuando vi semejante fila. Llené el papelito con la esperanza de ganarme la colección, yo creo que no era la única con ese deseo, aquella chica que ganó tiene mucha suerte pero creo que en su lugar yo hubiera gritado.
    Me senté junto Estefanía una de las protagonistas de “El dolor”. Casi todas las personas que me rodeaban ya tenían su libro, muy bonito el diseño. Mientras usted saludaba a la gente que se le acercaba lo miraba desde mi puesto y luego cuando comenzó la presentación estuve con los ojos muy abiertos atenta y sorprendida con todo lo que dijo.
    Sinceramente me gustó mucho escucharlo, los recursos que utilizó me alentaron y sentí como mi mente se llenaba de una energía que realmente necesitaba.
    Cuando la presentación terminó después de que la gente que ya tenía el libro corriera en estampida hacia usted, me puse los audífonos Muse y Foo fighter me acompañaron hasta la calle 63 para coger el bus de regreso a casa. Aunque ya eran más de la 9:30 pm el bus estaba completamente lleno sentí el calor humano y pensé en todo lo que dijo, pero especialmente en un tema que no profundizo mucho la toma de decisiones y en cómo estás cambian nuestras vidas.
    Muchas Gracias y solo me queda una cosa más por decir ¡Qué linda voz!

    ResponderEliminar
  3. Yo, que de conversatorios y eventos tan grandes paso casi siempre, me animé a ir porque bueno, ¡era el maestro!

    Llegué un poco tarde, me tocó un poco atrás; mi hermano, que tiene catorce años se emocionó con cada vídeo, con la firma del libro para dos...no tengo más por decir que simplemente: Gracias.

    Lo leo como quién se aferra a una tabla en medio del océano, lo leo como quién sabe que puede caer en un hueco oscuro y se aferra a lo que tiene a la mano, a lo más sólido que encuentra a su al rededor.

    Un abrazo, maestro, un abrazo a Frank, un abrazo a todos los yo que es usted, a todos esos otros que lo componen.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mario. Estuve en el lanzamiento. Como siempre, mudo al discurso, a la exposición y, hoy, al método utilizado para hablar del proceso creador, sin nadie que haga la presentación, a parte de quien debe hacerlo. El poder de las palabras, la riqueza de la expresión, el centro de la cuestión. ¡Perfecto! ¿Cuándo podré leer en este blog el texto con el cual terminó? Lo pregunto porque me alejó de este mundo poco auténtico para permitirme entender que la bipolaridad es un forma de salvación. Nada más real que la literatura. Hay quienes dicen que la escritura literaria aleja de la realidad: pues claro, hace que a uno no le interese andar pegado a las redes sociales (tal vez sí para promocionar lo que se hace); ni tener como adicción un celular de alta gama para buscar alguien con quien chatear porque le cuesta el trato verdadero del cara a cara y nada más propio que dedicarse todo el día a teclear expresiones que no salen del alma (Einstein lo dijo: llegó el tiempo en que la tecnología hará estúpido al hombre); y le ayuda a alejarse de la televisión barata (Woody Allen). Todo para comprender que nada más sensato que luchar por la libertad sin andar pensando en que lo que se come engorda, lo que se viste no está de moda y lo que se piensa no es tan estúpido como lo hace la mayoría (con algo de argumentación). Además quisiera tomar unas líneas de ese texto para penar más mi vida. Bueno, en verdad lo felicito, excepcional. Si fueera posible un favor: escribir el listado de detectives, libros y autores que cito como ejemplo de construcción de un detective literario (oscar.escribe@hotmail.com). ¡Gracias! Queda como tarea llegar a la última línea de "Lady Masacre" y lanzar la máscara (o tal vez vestir otra). Un abrazo. Con afecto. Óscar Alfonso. PD: creo que quienes despotrican y critican sin base, no leen, les hace falta eso de que "Aquello que lo que no se sabe es mejor no hablar y leer más".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, viejo. El Manifiesto ya está publicado aquí, en el blog. Hace unas dos o tres semanas. Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Ahora entiendo con total certeza porque cuando escuché hablar de Satanás me sentí obligado a leerlo en un sentada. Fue en noviembre del 2002, en la Biblioteca Nacional: llovía a cántaros y tronaba, perfecto para el crescendo de la obra. Desde entonces sus obras, como las grandes obras, son la almohada necesaria. Sí, hay que dejar los cuerpos libres y el amor verdadero es el de la amistad, el otro lo dañamos bajo la consigna egoísta de los muchos "yos" que tenemos: el deseo de poseer y usar el "es mío o mía".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la Biblioteca Nacional se escribieron varias de las páginas de Satanás, en tardes de lluvia... Saludos, MM.

      Eliminar
  6. Increíble Mario, no me cansare de estar en cada uno de tus conversatorios. Con cada libro aprendo más y crezco mucho más. Ese manifiesto creo que me llego hasta el alma, me sentí tan identificada que no pude dejar de sonreír mientras lo leías, desde que lo vi publicado en tu blog sentí que describía con cada palabra un aspecto de mi. Mil y mil gracias (como siempre digo) por hacer de este uno de mis puntos de fuga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puntos de fuga que ojalá se transformen en líneas de fuga (Deleuze)... Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Uno nunca esta preparado para muchas cosas en la vida, pero en eventos como esta noche, queda demostrado todo el agradecimiento que tenemos para ti. Gracias por brindarnos tu conocimiento, tus emociones y magia en cada publicación que inevitablemente son un éxito. Te deseo lo mejor como siempre y mis mas sinceras felicidades con todo lo que vendrá para ti. Con aprecio una lectora que solo cuando te ve, sabes quien soy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca sabremos quién es yo... Y el agradecimiento es mío... Saludos, MM.

      Eliminar
  8. Resistencia!!! gracias por escribir , excelente noche.

    ResponderEliminar
  9. ¡Maldita sea Mario! usted siempre me ha logrado dar ese empujón que todos en dado momento necesitamos. Estoy seguro que todos nosotros como lectores, de una u otra forma nos hemos sentido como usted se sintió. Creo que no estoy diciendo nada que no se haya dicho, o por lo menos que se pueda suponer. Cuando terminamos de leer algún libro, cuando nos identificamos con un personaje y vemos como termina cada viaje, es un renacer de la esperanza, no he leído un solo libro suyo y no he dejado de sentir ese regocijo dentro de mí, ese brillo de esperanza que me dice que no todo está echado al traste, que pese a lo duro de la situación ha de haber algún aliciente, por pequeño que sea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Andrés, somos muchos los que nos hemos sentido fuera de lugar... Una minoría puede ser mucha gente... Y sí, Sthephanie, resistir es la cuestión...
      Saludos, MM.

      Eliminar