7 oct. 2013

El cuerpo como revolución





     4 años a bordo de mí mismo, de Eduardo Zalamea Borda. Uno de mis libros preferidos. El subtítulo de esta novela es prodigioso: “Diario de los 5 sentidos”. En esta novela el diario, el estudio sistemático de los sentidos que hace el protagonista, es un viaje a través del cuerpo: sonidos, olores, rugosidades. El cuerpo como termómetro de una realidad disonante cuyas fuerzas están en movimiento. Es un proceso de refinamiento sensorial, de entrenamiento y experimentación con la máquina corporal. Produciendo nuevas funciones en los engranajes, en las palancas y en los interruptores, aparece, de pronto, una nueva realidad. Esto suprime la idea de una realidad fija, cierta, inmóvil, verdadera. Lo que hay es una sumatoria de fuerzas y cada máquina de percepción, según sus funciones y sus programas, agrupa o disemina esas fuerzas, las resta, las suma o las multiplica, produciendo una determinada realidad. No una realidad dada, única, sino realidades virtuales construidas por máquinas de percepción.
     Un momento claro de esa experimentación con los canales de percepción lo encontramos en Bahíahonda, cuando el barco que lleva las provisiones se retrasa varios días. El protagonista, acuciado por el hambre, siente el desorden, el desajuste total de los sentidos. Por ende surge una realidad anárquica, caótica:

El hambre aguza todos los sentidos. Se perciben hasta los más pequeños olores, y aún los recuerdos de los olores cobran fuerza. Aquí, en el cuarto, huele a plátanos, a banano, pero no me explico por qué, porque no hay ni una hoja ni una corteza. ¿Será una alucinación? No, no es alucinación... Huele a bananos, a esencia de bananos... Olor que tiene un color rojo, rojo, sí, rojo... En mis manos está dormido el tacto. Toco la tela de mis pantalones, que es gruesa, burda, áspera, y la confundo con la manta. Me equivoco y tomo entre mis dedos un extremo de ésta, y es lo mismo de burda que los pantalones... No, no es eso, no es eso... Es que los pantalones son tan sedeños y finos como la manta... Sí, sí, pero, ¿Por qué voy a volverme loco? Si todo está revuelto, confuso, tan mezclado que no puedo diferenciar nada... (p.p. 444-445).

     Pero “cuerpo” en Zalamea no es la antinomia de “alma”, de “espíritu” o de “pensamiento”, no. En contra del juego de oposiciones simples heredadas de la tradición, el protagonista propone un modelo de completudes indisolubles. El protagonista se ejercita no en una razón clasificatoria y diseccionadora, sino en un pensamiento afectivo que emane del cuerpo.
A lo largo de la novela el protagonista va encontrándose con un pensamiento que fluye en la medida en que fluye el cuerpo, un pensamiento que bordea los límites de la vida, compulsivo, agresivo, y que es capaz de pensarse a sí mismo. Ese pensamiento que viene de una hipermateria en velocidad, de una máquina de percepción potenciada, se piensa y se violenta a sí mismo. Hipercorporeidad metamental. “Allá también hay sismos, conmociones” (p.385).
Este cuerpo hipermatérico es un problema de ritmos, frecuencias, tonos, niveles de fuerzas. La Guajira no es sólo en la novela una zona distante, alejada, dispuesta a ser penetrada por un viajero audaz. Es una atmósfera donde cambian los niveles de ondas que abren y modifican el cuerpo, modificando simultáneamente sus secreciones: sudor, flujos, aire, ideas. La Guajira es un espacio donde el cuerpo se acerca a los ritmos animales, a la intuición y a la empatía generalizada con la materia, con la densidad y con el peso que gobiernan el mundo. El protagonista comienza a entrar en los objetos, a sentir extrañas fusiones con las plantas y los minerales. Mira lentamente los animales y percibe en ellos la extraña superioridad de una masa corporal no atrofiada.

Me preguntaban unos lectores hace poco por el concepto de “revolución”. Bien, no hay revolución si no hay una modificación en los modos de percepción. Estamos atrapados en un cuerpo que ha sido sometido, vigilado, subyugado, esclavizado con pseudomorales que lo han debilitado y atrofiado. Nuestro deseo ha sido encarcelado porque es peligroso. Lo primero es liberarlo. Percibir de otro modo es convertir lo real en un modelo plegable. Lo real no debería ser un discurso preestablecido, sino un ejercicio de la voluntad. Habrá revolución cuando nuestro cuerpo-pensamiento sea capaz de inventar infinitas bifurcaciones en la realidad.

18 comentarios:

  1. No se señor mendoza... hasta que punto la carcel que somete a nuestra imaginacion es una imposicion? es innegable que los canibales de este mundo gastan cantidades ingentes de plata y recursos de todo tipo en diseñar y aplicar metodos que nos vuelvan brutos, insensibles y automatas, pero tambien hay que reconocer que la inmensa mayoria de estos metodos, y sobretodo los mas efectivos, solo funcionan si hay una complicidad de la victima.

    Le pongo un ejemplo, si usted le dice a una persona que trate de vivir, digamos tres o seis meses, sin ver television, sin oir radio, simplemente tratando de limpiar sus sentidos de la diarrea y dejandose llevar por cosas pequeñas y bonitas, como ver la luz del sol, oir el viento, o caminar sin rumbo, solo por sentir las pequeñeces del asfalto, lo mandan para la porra.

    Pero si usted les ofrece diarrea, si usted les dice: mira, abreme tu mente para que te la pueda saquear y a cambio te la voy a llenae de caca, de cantidades de caca, de montañas y montañas sin fin de heces frescas, de pilas y pilas de materia fecal, entonces ahi si aplauden, brincan de emocion y repiten cuanto jingle usted les ponga a recitar como si fuera un mantra.

    Un reality, una telenovela, una porqueria de esas no funciona a no ser que haya un menso que se tire de narices a verla, uno que deje entrar en su mente y se deje habitar, sin filtro alguno, por todas las sandeces que el goebels que escribio los libretos haya tenido a mal parir.

    Hay algo, hay un topo, hay un saboteador dentro de nosotros mismos, uno que nos quiere brutos, uno que le abre la puerta al violador y se abraza con el asesino...

    ¿Por que cree usted que es eso asi? ah?

    Continuando con el esquema de dos partes, queria tambien comentarle que tengo una cuita que tal vez usted, en su calidad de hombre de palabras, este en capacidad de aconsejar.

    Resulta que en el trabajo hay una mujer que me gusta mucho, pero como usted señalo anteriormente, soy un vago, y a esta mujer mi especie le huele a rancio.

    Como podra suponer, mi comportamiento en el mundo de las cuatro dimensiones es bastante peculiar. Debo cuidarme, debo ocultarme: trato de acallar mis cambios de ritmo y mis lances al vacio, pues conozco la brutalidad de los "normales". No quiero terminar en un manicomio o muerto a patadas. Pero a pesar de todo esto, es inevitable que mis congeneres noten en mi un algo "raro". Esto, tristemente, no ayuda, pues la mujer en cuestion es "normal".

    "paparruchas! olvidese de ella" es la primera reaccion, el primer consejo, pero hay un deseo, una cosa eroticoancestral que me jala. Observaciones, consejos? le hago zancadilla cuando la vea distraida? he planeado varios cursos de accion, pero todos me parecen estramboticos, algunos implican un billar cercano donde a veces voy, un truco de ventriloquismo que todavia no domino y un fuchi, pero no creo que sirvan con ella.

    Se deja coger de doctora corazon señor mendoza? consideraria yo que ese es un deber social de los artistas señor mendoza, pero claro, no quiero cohercitivar a nadie, es solo una opinion señor mendoza, una percepcion que quiza mañana ya no tenga señor mendoza, se anima?

    En lo de blade runner le queria decir que aunque es universalmente reconocida la existencia del unicornio como una señal inequivoca de que Gaff conoce el sueño de Deckard, esto por si solo no implica que Deckard sea un replicant. Hay una posibilidad diferente: es posible que Gaff sea el replicant, clonado de Deckard, un replicant que se sabe copia y que toda la pelicula camina silencioso observando al original...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doctora corazón, listo... Yo le regalaría un libro, algo que encaje bien con su modo de ser. Hay que intuirla bien primero, porque de lo contrario el regalo podría ser un desastre. Cuando ya el análisis-intuición esté hecho, hay que buscar el autor, la obra (poesía, relatos, novela, libros de viaje, cocina, depende...), y una edición bella que dé en el blanco. Si a ella le gusta, luego viene otro, y otro, y unas palabras que se cruzan, y luego una visita a la Librería Merlín, donde Célico Gómez, en pleno corazón de la ciudad, y allí se toma uno un café, y habla sobre los libros, y el resto ya depende de su capacidad de seducción, maestro, de su capacidad para convertirse en un buen amigo en quien confiar... Si no le gusta el primer regalo, ni el segundo, o si sencillamente no quiere intimar con nadie en este momento de su vida, o no quiere intimar con Demonz en particular, ni modo, hay que respetar eso y hacerse a un lado... No tenemos por qué gustarle a todo el mundo... El respeto ya es una forma de afecto... Eso es... Buena suerte con Rachel, MM.

      Eliminar
    2. Como demonz es un buen escritor a lo mejor se anima a intentar algo que podría funcionar.
      Un día, cuando era estudiante universitaria empezé a encontrar papelitos con bellos mensajes en mi pupitre, encontraba poemas escritos a mano entre las páginas del libro que tenia en mi mochila; pasaban los días y descuidadamente yo dejaba mi mochila en la silla, iba al baño y regresaba segura de encontrar un poema o una bella carta ahí en mis cosas; así por varios meses; aveces el poeta era tan osado que me los mandaba con alguien, pero hacia jurar a todos que no revelarían su identidad. Los poemas eran tan hermosos que hasta hoy los guardo; antes de conocer al remitente ya estaba rendida a sus pies, ya sabía que estaría ligada a ese hombre por muchos años. Hasta hoy respeto infinitamente su poesía. (Mario tu sabes de quien hablo, pero se mantiene en secreto para el sumario de la doctora corazón, abrazos).
      Hermoso demonz, las mujeres amamos que nos escriban.

      Eliminar
    3. Heyyyy, Demonz, no se puede quejar, maestro, el consejo no puede ser mejor. Me sumo por completo a este mensaje. Escribirle pequeños textos es una idea magnífica. La clave es que no sepa al comienzo de dónde provienen, quién se los manda... El que le escribía a mi amiga Aleja es alguien a quien también yo admiré profundamente, y a quien todavía leo con alegría cuando me tropiezo algún texto suyo... Así que, a trabajar, viejo, a pulir bien esos textos, y a conseguir libros claves para la conquista de Rachel, la replicante que un día hallará su destino en esas misteriosas y enigmáticas palabras... Saludos, MM.

      Eliminar
  2. Me pareció que en Frank Molina hay ese desorden de la percepción, y es por ello que el periodista puede soportar vivir en el infierno. Abrir esas "puertas de la percepción" es algo que nos han prohibido y nos han enseñado a temer; porque cuando los sentidos se agudizan los límites dejan de existir. Recuerdo al inspirador de Huxley, W. Blake, cuando decía, es "abriendo esas puertas de la percepción, cuando todo nos parecería como es: infinito", y pienso, seguramente, o mejor, abriéndolas del todo dejaríamos de filtrar la realidad y nuestro cuerpo fundiría lo interior con lo exterior; no más paredes, límites, tiempo, relojes; no más unidad, lenguajes. Con hongos, ayahuasca, meditación, creación, que más da.
    Evocaste muchas lecturas pasadas, menos mal porque últimamente sólo me la paso oliendo los colores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, las puertas de la percepción, he ahí la clave. Hay otros mundos, sólo que no sabemos cómo percibirlos... Nos dejan atrapados solamente ne el mundo de la producción y el consumo, el más insulso de todos... Abrazos desde Ciudad Gótica, Aleja, Mario.

      Eliminar
  3. Bienvenida al barco alejandra. Le cuento sumerce que es un barco con un hueco en la mita, entonces a arremangarse las mangas y cojer el balde para sacar agua y echarla al mar y decirle a los pecesitos " tuttutututu".

    Una duda, como le comente en un post anterior a señor mendoza, una vez lo vi en una feria del libro y el señor mendoza nos ofrecio a mi novia de aquel entonces y a mi unas entradas, iba el acompañado de una simpatica mujer rubia... es esa mujer usted? bueno, no tiene que responder, pero seria muy chusco que la respuesta fuera si!

    Señor mendoza, su idea de los libros es muy buena en una dimension y muy mala en otra.

    En la dimension que es mala es en la dimension en la que la chica en cuestion, rachel, no lee. le horroriza la lectura y le apasiona el reggeton (favor ubicar videos de don omar en youtube mientras lee para tener el contexto, gracias. la administracion. favor recoger el desecho de tu mascota)

    En la otra dimension, estirando las palabras, yo asumo que lo que sumerce quiere decir es crearle un vacio simbolico en su reALIDAD a partir de palabras que lo tuercen a uno, como las suyas de sus novelas. Por cierto, pude comprar los libros ilustrados, no los he comenzado, el de papaya blues, no, no se llama asi, como es? flamenco tango..no, tampoco, buda blues, ese!. sigue sin existir. Seguro que si lo escribio? o es una fantasia delirante?.

    Volviendo al cuento...

    Digamos, rachel cree que "yo" soy "yo", o sea que ella es ella, que hoy es hoy y que lo real es real, entonces lee un libro, que yo le regale, de un señor que le gusta la cocaina o que le gusta mucho el tinto, o que se yo, y el hippie mugroso le mete unas ideas absurdas sobre la rrealidad de lo real, sobre la hoyedad del hoy y sobre la soyedad del soy, y ella queda diciendo"maldito jipi! maldito seas, yo era yo y ahora no se! pudrete en tu cripta!" entonces llego yo, en mi caballo blanco, desde el atardecer, y le digo a la chica "oye, el roto existencial que te pusieron las palabras del jipi inmundo tambien me las pusieron a mi, no es chocante!?" y ella dice "si, mucho, cierto?" y entonces nos damos un piquito en los labios y llega el mesero y nos deja el unicornio de origami y tan! se acaba la dicha, nos metemos en el ascensor y suena la cancion esa que es muy buena y suena en todos los programas de analisis futbolistico (blade runner closing theme).

    Como version 1. como una de las tantas versiones posibles , es buena, pero quedo con la angustia, con el deseo de oir la version 2. una cosa mas venenosa, mas tramposa, mas erotica, porque que es eros sino el dios de la mentira? que es un escritor sino un mentiroso consumado? mas mugre por favor.

    y llega alejandra, claro, las mujeres son mas sabias que los hombres, mas antiguas, mas claras y mas directas. Y su idea de los papelitos misteriosos me suena mucho.

    Le escribi a rachel un palido y maltrecho "poema" que me tomo la liberta de transcribir a continuacion para su comun infelicidad:

    "
    Su carne, su piel y su pelo me despiertan un duelo.

    Una tristeza cruel y cochina que es la de su ausencia divina.

    La de no saberla, la de no entenderla y no conocerla.

    La de no saber que le gusta, que le duele y si se anima a un tinto.

    Porque sus ojos azules me recuerdan un cielo.

    una vena pulsante de una tierra que se hunde en un mar que encuentro ajeno.

    Tintico a las seis en el billar?

    favor asisitir sin acompañantes.

    Cordial saludo,

    El señor que escribe raro.
    "

    Estoy leyendo lecumberri: muy bueno. les tengo una pregunta: ese libro de "las correcciones " que tal?

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupefacta demonz, "la risa remedio infalible".
      Bueno, sólo para decirle que entre otras cosas, la risa es una buena manera de seducir. Si un hombre tiene ese don y propicia la risa, en combinación con la palabra hablada, escrita o cantada pues tenga la seguridad que le va a ir bien. Si Rachel no lee, induzcála también a ese pecado; qué tal si prueba y le regala por ejemplo las Mil y una Noches, un libro que la alborotará pues es erotismo puro; sin la hoyedad del yo o soyedad del soy; sus conceptos, no?
      Pero escríbale poemas, muchos poemas.
      Y bueno, en cuanto a su pregunta si soy la rubia de Mario, eso ya se puso color de hormiga; no, no lo soy; pero cuando sumercé usa la palabra "chusco" muero de risa y pienso en todo lo que puede evocar una palabra. Ánimo pues con su Raquel.

      Eliminar
    2. Ayyy, Demonz, sospecho que esta seducción se está complicando cada vez más. No sea tan radical. No hay que regalarle una literatura extrema, para desestabilizarla y ponerla contra las cuerdas. Esa no es la idea. Si ella no lee es porque le castraron ese placer desde el colegio. No es que no le guste, sino que esa fascinación está allá abajo escondida, agazapada, negada. Hay que subirla a flote. Y hay literatura de viajes, historias de amor poderosas, intriga, hay de todo. Toca elegir bien. Algo que la capture. Recuerde "La noche de los feos", de Benedetti. Hay que sintonizar con su soledad, con sus cicatrices... En cuanto al "tintico a las seis en el billar", no sé, viejo, quizás un billar en el centro no sea un lugar tan romántico para una primera cita... Sospecho que si continúa por esta línea se va a quedar soltero de por vida... ¿Qué tal unas onces en Salerno, en la séptima con 18? Se puede hablar mejor y los postres son buenísimos... En cuanto a la rubia, no, era mi editora española, que andaba por Bogotá de visita ese año... Aleja es una antigua amiga de universidad que estudió conmigo Filosofía y Letras y que ahora vive por fuera del país... Suerte con Rachel, y recuerde que en estos casos, como en casi todos en la vida, uno es su peor enemigo... MM.

      NB: Le dejo algo de Benedetti suave, delicado, insinuante, a ver si vamos dando con el tono...


      Amor de tarde



      Es una lástima que no estés conmigo
      cuando miro el reloj y son las cuatro
      y acabo la planilla y pienso diez minutos
      y estiro las piernas como todas las tardes
      y hago así con los hombros para aflojar la espalda
      y me doblo los dedos y les saco mentiras.

      Es una lástima que no estés conmigo
      cuando miro el reloj y son las cinco
      y soy una manija que calcula intereses
      o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas
      o un oído que escucha como ladra el teléfono
      o un tipo que hace números y les saca verdades.

      Es una lástima que no estés conmigo
      cuando miro el reloj y son las seis.
      Podrías acercarte de sorpresa
      y decirme "¿Qué tal?" y quedaríamos
      yo con la mancha roja de tus labios
      tú con el tizne azul de mi carbónico.


      Lee todo en: Amor de tarde - Poemas de Mario Benedetti http://www.poemas-del-alma.com/mario-benedetti-amor-de-tarde.htm#ixzz2hPdzSqUO

      Eliminar
  4. Mario un saludo desde medellin, como siempre exaltando el valor del resistir cde ser nuestros creadores y recuerda el poema que te hice, no lo olvides

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te respondo lo que ya te dije, Sevas. Tú lo subiste en otra entrada. Súbelo aquí, con eso lo compartes con todos. Me di cuenta de que tu última versión era mejor que la escrita en papel. Una especie de versión mejorada. Quedamos pendientes... Saludos, MM.

      Eliminar
    2. OK Mario, me llamo Sebastián y este fue un poema que le di a el "señor mendoza" en medellin
      ¿Quien es yo?
      S.Vásquez
      Yo, un otro
      Yo, un nada
      Yo, un algo
      Yo, una linterna cegada, cegada por lo oscuro
      de la habitación turbada.

      Caos esencial
      en nebulosas fantásticas
      hacen conocerte
      hacen conocernos
      hacen inventar
      sueños, recuerdos
      realidades, vanidades
      misterios del yo
      el yo, un sarcófago
      el yo, un desierto.

      Mal te perdonaran a ti las horas
      Yo, un susurro?
      Yo, un embrujo?
      Yo, un bárbaro?
      Yo, una bestia?
      Yo, fuego y tormenta?
      Yo, ave siniestra?
      Yo, calamidad?
      infinidad, perplejidad
      ambigüedad, quizás
      eso y mucho mas
      soy yo.

      Eliminar
    3. El yo, un sarcófago. El yo, un desierto... Yo, calamidad, yo, infinidad, yo, perplejidad... Me gusta eso... Gracias por el texto...
      Saludos, viejo, MM.

      Eliminar
  5. ¡Cuál Corín Tellado, 50 Sombras, ni que ocho cuartos! Esto está interesantísimo.
    Cómo puedes estar tan seguro de que a esa mujer, tu especie le huele a rancio.... seguramente no sabe nada de tu especie. Tendrías que darte a conocer, escarbar bien hondo en el huequito ese y encontrar pedazos de ti, con aroma a autenticidad. Ese olorcito es cautivador, te lo aseguro.
    Después es solo cuestión de ir dejando trocitos pequeños en los lugares y ocasiones apropiados. Claro al final, ningún método tiene garantía, porque aunque funcione, el aroma se va agotando y hay que encontrar nuevamente en el fondo, muy en el fondo otro pedazo de autenticidad, que quizás ya no aromatice igual.
    Bueno, pero funcionará por un rato, más largo o más corto, no importa lo que dure, sino lo que alimente nuestra esperanza.

    ResponderEliminar
  6. Hola. muchas gracias a todos por sus lamidas a mi herida abierta, es con la saliva del projimo que nos curamos.

    Bienvenida rocio tambien al barco, si quiere abrirle otro huequito, bienvenida, use sus palabras de mujer que son mayores y mejores que las de nosotros los hombres.

    Les actualizo: rachel me acepto encantada el tintico en el billar. le charle y me sonrio, movio sus pestañas y me cautivo.

    Todo fue de maravilla, casi nos damos un pico, pero en su momento algo, quiza un hermano mayor, me dijo "aguante parce, aguante otro rato, que aqui falta todavia mucho guaguanco".

    Espere, como me dijo la voz, le esdrujule el monosilabo, le cambie el tema y me aleje del beso.

    El bemol llego despues: me dio fue una tristeza bien grande cuando un amigo me dijo "uyyy conque echandole el perro a rachel, ah gonorrea! (gonorrea es un termino afectuoso que se usa bastante en el medio en el que me muevo) " y luego me informo que anda con novio.

    Mucha tristeza peces. Mucha. Confirme con otros medios independientes y si, la muchacha anda con un caballero. Aun no se como responder, como reaccionar. Espero...

    Salerno, merlin, son sitios efectivamente maravillosos, efecitvamente magicos y evocadores, pero por otro lado, aunque entiendo que "tinto en billar del centro" suena a rey de la lichiguez, se aproxima mas a mi idea de romantico que las otras posibilidades.

    Hay algo, algo maravilloso que el baño publico, que el paradero de transmilenio en hora pico tiene que se pierde con la higiene.

    Sin embargo, sabiendome confuso y torvo, tomare esas sugerencias muy en cuenta y prometo explorar su potencial estetico, pues reconozco que el escritor señor mendoza es un hombre mucho mas sensible y mas sabio que yo.

    En cuanto a lo de que la lectura es un placer escondido, de acuerdo estamos en que leer es un placer, pero como todo placer, tiene un componente aterrador, y es que para acceder a todo placer toca entregarse.

    Leer, lo saben inconscientemente hasta las gentes mas vulgares, es talvez uno de los riesgos mas grandes.

    Llega un tipo o una tipa, escribe unas cosas y al pobre pendejo que las lee se le desconfigura el mundo.

    Y no me diga que no lo pone a uno contra las cuerdas señor mendoza, si "los hombres invisibles" no hubiera ejercido ese efecto en mi, no tendria, espere cuento... uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, nueve libros originales suyos! ... . (sigo algo rabon por "la importancia de morir a tiempo", pero en fin, es solo una opinion).

    Lo que no lo pone a uno contra las cuerdas, de una u otra manera, termina como donacion en "libro al viento" (http://www.culturarecreacionydeporte.gov.co/portal/libro-al-viento).

    Por eso es que rachel elije (jota o ge?) regueton, por que sabe que si lee, algo se le va a torcer, algo se le va a romper, en cambio daddy yankee pues no ofrece mayor peligro.

    De resto, acepto los consejos de mis mayores. De las madres me queda la idea de irme entregando a pedacitos, de irme desgranando mazorcalmente en palabras u otros simbolos que poco a poco le vayan contaminando la estampa a venus.

    De señor mendoza "...sintonizar con su soledad, con sus cicatrices..." ah monstruo!, que frase tan filosa y tan cierta! es usted un centauro que dispara con gran precision al corazon, realmente resuena usted en una frecuencia mas lucida que la mayoria, dedicare buen tiempo a reflexionar sobre ella, me gusta el cuento de benedetti, muy apropiado, y tendre a buen recaudo su prevencion sobre la infamia que es uno con uno. un saludo a la editora, muy chusca, un saludo con todas las zetas!. No se si le habia dicho anteriormente, pero que bueno que se dedico a escribir, que bueno que tenga este espacio virtual y solo me resta recordarles, por el bien de sus almas, que comer carne es una de las costumbres mas barbaras y asquerosas de la especie humana, es una de las multiples inmundices que dan verguenza de ser humanos. Si alguno sufre de ella, por favor abandonela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bueno, que Rachel tenga novio no cambia en nada las cosas. No se trata de casarse con ella, se trata de acercarse, de ser su amigo, de abrir un agujero en lo real para estar con ella. Si más adelante el agujero prospera y los cuerpos entablan ellos mismos su propia gravedad, bienvenido sea... Que ella tenga novio es irrelevante. No viene al punto. Incluso, si lo sigue teniendo después de ingresar en la nueva realidad que se le propone, da igual... Nuestro problema no tiene nada que ver con él, sino con ella... Rachel debe enterarse de que alguien la está esperando en una realidad paralela, y debemos intentar que acuda a la cita... "Todo encuentro casual es en realidad una cita" (Borges)... Eso es... Nuestro problema no es matrimonial, sino existencial... Tenemos que conducirla a un punto en el que, gracias a Demonz, la jaula en la que ha vivido se vuelva pájaro... Va un poema de la Pizarnik para sintonizar la frecuencia, para ajustar el tono de nuestro propósito...

      EL DESPERTAR

      Señor
      La jaula se ha vuelto pájaro
      y se ha volado
      y mi corazón está loco
      porque aúlla a la muerte
      y sonríe detrás del viento
      a mis delirios

      Qué haré con el miedo
      Qué haré con el miedo

      Ya no baila la luz en mi sonrisa
      ni las estaciones queman palomas en mis ideas
      Mis manos se han desnudado
      y se han ido donde la muerte
      enseña a vivir a los muertos

      Señor
      El aire me castiga el ser
      Detrás del aire hay mounstros
      que beben de mi sangre

      Es el desastre
      Es la hora del vacío no vacío
      Es el instante de poner cerrojo a los labios
      oír a los condenados gritar
      contemplar a cada uno de mis nombres
      ahorcados en la nada.

      Señor
      Tengo veinte años
      También mis ojos tienen veinte años
      y sin embargo no dicen nada

      Señor
      He consumado mi vida en un instante
      La última inocencia estalló
      Ahora es nunca o jamás
      o simplemente fue

      ¿Còmo no me suicido frente a un espejo
      y desaparezco para reaparecer en el mar
      donde un gran barco me esperaría
      con las luces encendidas?

      ¿Cómo no me extraigo las venas
      y hago con ellas una escala
      para huir al otro lado de la noche?

      El principio ha dado a luz el final
      Todo continuará igual
      Las sonrisas gastadas
      El interés interesado
      Las preguntas de piedra en piedra
      Las gesticulaciones que remedan amor
      Todo continuará igual

      Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
      porque aún no les enseñaron
      que ya es demasiado tarde

      Señor
      Arroja los féretros de mi sangre

      Recuerdo mi niñez
      cuando yo era una anciana
      Las flores morían en mis manos
      porque la danza salvaje de la alegría
      les destruía el corazón

      Recuerdo las negras mañanas de sol
      cuando era niña
      es decir ayer
      es decir hace siglos

      Señor
      La jaula se ha vuelto pájaro
      y ha devorado mis esperanzas

      Señor
      La jaula se ha vuelto pájaro
      Qué haré con el miedo

      Eliminar
  7. Que dia comentaba un escritor, Carlos Eduardo Noriega Bustos, que no era muy afecto a las representaciones teatrales. Me dejó perplejo. En su momento no supe que decirle; sabia que habia algo ahi que no me sonaba, pero todavia no tenia las palabras para expresar que era.

    Ahora, en esta iteracion, lo pondria yo asi: para escribir, creo que toca primero actuar: vivirla, creer que es real, asi no lo sea,para luego, como dijo dicho escritor, tomar la voz del testigo.

    el cuerpo. el cuerpo vendria siendo el escenario, el teatro donde se representa el juego. El problema es que ya no jugamos.

    ResponderEliminar