28 oct. 2013

El Sur





(Librería Merlín, foto El Tiempo)

Cuando estoy en alguna conferencia y alguien toca el tema de la segregación de la cultura en nuestro continente, siempre recuerdo que en Bogotá no hay una sola librería en el sur de la ciudad. La Panamericana no cuenta porque es papelería y prácticamente un supermercado. La última librería hacia el sur es la Lerner, en la Jiménez con la Cuarta, entrando a La Candelaria. Hay una de libros de Historia cerca de la Plaza de Bolívar, pero no se consiguen sino textos especializados. Y pare de contar. No hay una sola librería en Santa Isabel, en el Quiroga, en Las Cruces, en Soacha, en Kennedy, en Bosa, en Usme. ¿Cómo explica uno que la ciudad está atravesada por una cicatriz cruel que la divide de mala manera? ¿Qué análisis certero puede uno dar acerca de una sociedad que segrega la cultura de un modo tan evidente y no pasa nada? Nadie se queja, nadie protesta, nadie denuncia…

http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/viajar/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-12747800.html

http://www.publimetro.co/opinion/cinco-librerias-para-descubrir-en-bogota/lmklex!XJVJXjfHkJqC2/

Anexo dos artículos que le sugieren al público visitar librerías en Bogotá que valen la pena, bellas, bien armadas, administradas por personas capaces y que conocen mucho de libros. Las conozco todas y son, en efecto, maravillosas. No tengo nada contra ellas, ni más faltaba. Me encanta visitarlas. El problema no es criticar con veneno a aquéllos que defienden los libros y que aún creen en ellos, bien sean las librerías de cadena como la Librería Nacional o las librerías independientes. Todos ellos son héroes anónimos defendiendo la biblioteca como pilar de una sociedad. No. La pregunta es: ¿por qué todas quedan de Chapinero hacia el norte? ¿Por qué nadie pone una librería de este estilo en el sur de la ciudad?
Esto significa que si yo soy un estudiante de Ciudad Bolívar (y hay cientos de miles), o una persona que trabaja y a quien le gusta leer de vez en cuando, tengo que desplazarme hasta el centro de la ciudad para poder entrar a una buena librería y curiosear un rato. Necesito coger un bus para ir allá, al otro lado de esa línea que parte el territorio en dos; allá, donde están los libros, los conciertos, las obras de teatro, las conferencias.
Alguna vez me bajé en Riohacha a dictar un taller de literatura. El director del taller me sacó un fajo de billetes y me dijo:
- Mira, ten, aquí está el billete.
Me quedé frío y le dije que no, que a mí me pagaba el Ministerio de Cultura, que se quedara tranquilo.
- No, esto es lo de los libros.
- ¿Cuáles libros? –pregunté yo en mi infinita ignorancia.
- Los tuyos. ¿No trajiste tus libros para venderlos?
- Yo no vendo mis libros. Están en las librerías.
Y entonces el director del taller me miró como quien está observando a un despistado sin remedio, y me dijo con infinita tristeza:
- Aquí no hay librerías, Mario.
No podía creerlo. Riohacha es una capital departamental, no un municipio perdido en los confines del país. Y sí, la gran mayoría del territorio nacional no tiene una sola librería. Hace parte del esquema, del cómo hemos manejado la administración de la cultura en Colombia. Si yo vivo en Riohacha y quiero visitar una buena librería y quedarme unas horas ojeando (hojeando) libros, tengo que viajar varias horas en bus hasta Barranquilla. Increíble. De no creer…
Antanas Mockus y Sergio Fajardo creyeron en sus respectivas ciudades que era posible cambiar a la sociedad con bibliotecas públicas. Y así fue. Derecho a la lectura como base fundamental de la democracia participativa. Después, cuando crearon La Ola Verde, casi se toman el poder. Tres y medio millones de personas. La Ola Verde es anterior a la Primavera Árabe y al movimiento de los Indignados europeos. Casi nada. Una emancipación cultural, una revolución educativa en contra de todos esos analfabetas funcionales que se han apoderado de la política y que no son más que gángsteres camuflados.
Sueño con una librería magnífica al sur de la ciudad. Una librería que se llame, justamente, El Sur. Un lugar donde algún día nos encontraremos a debatir, a pensar, a pasarnos libros los unos a los otros, a resistir en grupo mientras nos tomamos un café o una cerveza.

41 comentarios:

  1. Mario, yo vivo al sur de la cuidad y sinceramente creo que el tema de que nadie ponga una librería al sur no es segregación sino que a la gente no le interesa, no muchas personas que viven en el sur destinan una plata de su bolsillo para ir a comprar un libro.
    Por otro lado, personalmente no me molesta tener que ir al centro o a chapinero para buscar mis libros, me gusta recorrer las calles en busca de esas palabras escondidas. Conozco casa tomada; por ejemplo, que es preciosa y siempre es muy grato ir allá. También está la opción de la biblioteca pública que también es buena. Así que yo discrepo de tu idea y digo que la cuestión no es segregación sino voluntad. El que quiere, puede.

    Abrazo. Karem

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Mario.
    Conmigo pasó algo curioso. En mis tiempos de estudiante, en los cuales no tenía un peso para comprar libros debía recurrir a las bibliotecas públicas y lo que deseaba leer estaba en préstamo o ya estaban apartados, y encontré que en las bibliotecas públicas del sur de la ciudad esos libros estaban disponibles, entonces debía ir desde mi casa a Tíntal o Tunal para poder leer lo que quería, dure casi 2 años luchando contra esa segregación.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo fui lector de la Luis Ángel Arango porque vivía al lado, a dos cuadras. Pero luego me mudé al Quiroga, y para leer me tocaba pagar transporte para ir hasta el centro. Esa renta diaria era tremenda para mi bolsillo de estudiante pobre. Entonces tuve que volver a mudarme a La Candelaria. Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  4. Alguna vez cayo en mis manos un libro de editorial Porrua que vivira en la infamia: era una edicion economica en un papel periodico grisaceo que se confundia con las letras, cuya fuente ademas era de seis o siete puntos, en la cual apeñuscaban con tanta crueldad a ya no recuerdo cual autor, que resultaba un atentado contra la salud visual intentar leerlo.

    Libros asi, creo que estara de acuerdo, no los quiere nadie.

    Toca entonces respetar la calidad del fisico. Buen papel, letra grande e impresion decente. Que sea sabroso leer. Eso, claro, cuesta babilonica, y mucha gente no puede pagar los treinta o cuarenta que valdria un libro en esas condiciones. La salida? el suicidio. Si, el suicidio si, pero tambien habria otra, quiza mas utopica:el subsidio.

    Si el estado o algun buen samaritano subsidiaran los libros para que su costo oscilara entre 5 y 10 mil pesitos, creo que parte de la brecha desapareceria.

    Hay otra parte quizas mas grande: en ciertos sectores de nuestra sociedad, decir que uno es lector es como decir que se es idiota y entrar a una libreria a comprar un libro, no por obligacion sino por gusto, es impensable. La lectura (gracias sistema educativo de mierda) es considerada la antitesis del goce.


    Yo creo que antes de pensar en libreria como tal, habria que echarle ojo a ciertos experimentos bien interesantes que hay por ahi.

    Por ejemplo, cuenta la leyenda que Matt Groening, el creador de los simpson y quien es dibujante, antes de ser famoso y cuando andaba vaciado, elaboraba una revistica, life in hell, le sacaba digamos unas cien fotocopias y las echaba en dos carritos de mercado.

    Un carrito lo cogia la novia y el otro el. Recorrian ciertas zonas de la ciudad empujando el carrito y vendiendo cada copia a un precio asequible (pongamosle un dolar) y charlando con las personas.

    Que chevere que en un parque de barrio, junto a los hoppers, a los jibaros y a los chinos jugando micro, hubiera una chaza donde poder comprar dulce, cigarrillo, cafe, cerveza y libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Ahh... me pica la lengua o mejor me pican los dedos y me toca intervenir o me ahogo.
    Vamos a ver, entre comprar el recadito mísero del almuerzo de hoy o comprar un libro, ¿Qué escogerían? y como anota nuestro amigo Bibliófilo, aún se encuentran oportunidades en las bibliotecas públicas, que gracias a dios, Existen hoy.
    El problema está en el sistema educativo que encarcela mentes y no da libertad de acción. Estimula lo vanal, el consumismo, la música "chiquicahaque" ( lo cual tiene su justificación, reconociendo el efecto del ritmo trepidante sobre el cerebro) y encierra la curiosidad natural en ideas fijas, dogmas, políticas cerradas y en el mejor de los casos el "meimportaunculismo", sobre que pasa en el mundo y en mi entorno, prevaleciendo la necesidad de cosas, sobre el interés de conocimiento. Eso es producto de la "Educación Equivocada", que está impuesta en el sistema.
    Por otra parte, vamos a ver a cual editorial le interesa la difusión de la cultura por si misma, de las ideas sin una mirada mercantilista, que permita su crecimiento como "Grandes y Exitosas Empresas". Les va el puesto y la vida a los directores de las mismas , si no hay rendimientos financieros apreciables. Detrás de estos intereses vienen los empleados, los autores, los diseñadores, todos los que hacen posible la aparición de una obra, pero vienen detrás, bien detrás. ¿Cuantos libros se quedan sin vender?, pues el precio de las primeras ediciones ya pagó los costos y podrían implementarse comercializaciones, donaciones, rotaciones, bancos de libros etc, etc.. que permitieran el acceso a todos los que necesitan, quieren y deben acceder al mundo del conocimiento, Rico tener la cafetería, la chaza y los libros baratos. Las ediciones despues de 18 o 24 meses, ya están listas para comercializar muy baratas. Claro eso creo yo. "una cosa piensa el burro y otra el que lo está enjalmando"
    Las bibliotecas públicas son una excelente opción

    ResponderEliminar
  6. PD: El burro soy yo. A mi siempre me enjalman

    ResponderEliminar
  7. pues el primer comentario de la chica, me parece sin fundamentos, a la gente del sur si le interesa leer, yo soy del sur y me caminaba hasta la biblioteca del tunal a sacar libros gratis (si estas afiliado, lo cual también es gratis), y como yo, habían muchos personajes que hacían lo mismo, ir hasta aya y leer.
    El problema, es lo que resalto el personaje del ultimo comentario, la educación esta mal enfocada, solo nos venden ideas consumistas y de obsolescencia programada y adquirida, que no nos dejan ver el valor detrás de un buen libro. Faltan proyectos de motivacióny propagación para la creación de buenas librerías en el sur de Bogotá. Los costos de un libro en este tiempo no son muy accesibles para personas que estudian en colegios públicos y en zonas donde una familia de 8 sobrevive con un salario minimo; pero si las alcaldías locales y distritales se preocuparan más por la educación del puedo y no por la del tengo se podría. Ahora mientras tanto, las bibliotecas publicas son una excelente salida hacia los mundos que nos trasmuta un buen libro......

    ResponderEliminar
  8. Creo que aquí cabe perfectamente un video que subí al blog hace meses, y que este es el lugar que le corresponde:
    http://www.youtube.com/watch?v=_VEYn3bXz34
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  9. Iteracion 2. Ya mande la version decente. pero ahora, sin pena, pero tampoco queriendo ser irrespetuoso, mando una mas pesada. paso al telefono al ñero y si no le gusta el comentario, señor mendoza, espero que haga acopio de toda su resistencia artistica para cogerle la pita al dolor ajeno. a los otros foristas, pues a hacer ejercicio de imaginacion compadres y comadres...

    Imagine un estrato uno. ¿Imagine o recuerde? usted ya habra visto esto antes..

    y dice el ñero:

    marica, usted es que es bobo o que? yo no tengo con que comer y usted me sale con que me ponga a comprar libros! Ustedes los gomelos de mierda se la pasan pensando en libros y maricadas de esas porque no saben lo que es acostarse pensando en un desayuno... Usted que sabe de esto? sabe lo que es llegar con miedo por la noche al barrio? usted habla de "comprarse un tinto, comprarse una cerveza" conque hijueputa plata voy yo a hacer eso? yo no necesito mentiras de paris o ciudades que no existan, yo no necesito leer tanta maricada, yo lo que necesito es resolver una dormida, un desayuno y usted me ofrece a cambio visiones de cosas que no puedo tener, sabe como se siente? noooo marica, que va a saber! usted abre la nevera y tan! comida, abre la puerta y tan! nenas, uste que va a saber de acostarse con hambre, con miedo y solo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy tan seguro del ejemplo... Hay gente sin dinero que no lee por las razones que expone Demonz, y gente con mucho dinero que no lee tampoco por otros motivos... Pero siempre hay un vacío dentro de la gente que no se cura con nada, un hueco en el alma, una especie de agujero negro que nos carcome y nos lesiona y nos ensucia la existencia. Por eso necesitamos del arte, de la música, del buen cine, de las palabras... Para cada quien hay un libro esperándolo en una estantería, una cura, un bálsamo, un antídoto... Podemos tener mucho dinero, viajes, comer abundantemente, y ese abismo continuará intacto dentro de nosotros... Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Es que sr mendoza, hay un conflicto bienhijueputa entre el arte y el dinero. y se lo digo, ya sabe, no desde la perspectiva del creador, sino desde la del creyente. Imaginemos esto: usted, sea MM o no, esta jodido, con el vacio, con el hueco en el alma, like a rolling stone, with no direction at all, atrapado en una vida que lo atrapa en un sistema que es una rata voraz y cochina.

      perdido, ¿perdida? en sus dolores de existir tiene dos alternativas:

      1. hacerse el marica y repetirse todos los dias el estribillo de bancolombia: ponerle el alma a un trabajo que come almas y alegrarse con los chistes de candela estereo.

      2- paila,no, no cabe. no. le pesa. le pesa un resto la humanidad. la ajena y la propia. le duele respirar, le duele caminar. le duele ser.

      vamonos por opcion 2. llega usted a un sitio, digamos un parque, oye unas gentes tocar, imaginar guitarra, imaginar una percusion, imaginar voces. uy! algo lo toca. algo lo quiebra! tin! por un instante siente hermandad, siente una energia que sale del artista que le llega a usted... y luego, pam! tenga marica! el man le rompe esa esfera cuando llega y le pide plata. Es como el bicho blanco ese del laberinto del fauno, el que se come a las hadas.

      El punto no es que la literatura o el arte no puedan curar el alma. No creo que sean la parte unica, pero si son el andamio que puede o no llevar al sufriente a permitirle brincar para cogerle las paticas al pterodactilo salvador que pasa volando.. el punto es que hay un punto, cuando se mete plata de por medio que embadurna, de mala manera, el asunto.

      Claro, el artista merece recibir un credito, merece un redito. Eso no tiene discusion. pero el punto es que mucha gente no tiene disponible ese simbolo satanico al que llamamos plata y la libreria, a diferencia de la biblioteca, lo introduce como condicion y cuando a alguien con hambre se le habla de otra cosa que no sea comida, con justa razon se ofende.

      Eliminar
    3. Demonz, me sigue gustando su literatura, su tono, como le va saliendo por los rotos y va cosiendo los retazos. Y la opinadora también la maneja a su antojo. Qué bien!

      Eliminar
  10. La cuestión es de ignorancia Mario, a la gente no le interesan ese tipo de cosas, los padres no tienen para comprar un libro, pero si tienen para celebrar que la selección clasificó; la gente se conforma con ser analfabeta funcional, no les interesa más, ahora ves a los jóvenes comprando el cartón de bachiller, que cuesta al rededor de 200mil pesos, les interesa el papel para salir a buscar trabajo. Los conocimientos no importan.
    A 45 estudiantes les mandan a leer el Quijote, 3 lo compran original, 5 lo compran chiviado, 37 buscan en Internet un resumen de dos páginas, medio lo leen y lista la tarea.

    Lamentablemente es así, no hay librerías en el sur porque para que, si nisiquiera van a la biblioteca que es gratis, y esta al alcance de todos, ahora si mucho menos teniendo que pagar, la gente se escandaliza porque un libro vale 40mil pesos, pero les encanta pagar por una canasta de cerveza.

    Yo creo que en el sur funcionaría una librería de libros de segunda, donde puedan conseguir un libro bueno, entero y de buena edición en 10mil pesos, es la única manera en la que tal vez salgan de hoyo en el que están, y lo mejor, es que eso, es lo que quieren los dueños del país, entre menos gente lea y se eduque, más mano de obra barata...

    *´¨)
    ¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•` ¤ Librería el Sur ¤*'``';.;`'``';.*
    Porque a nosotros, también nos apasiona...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. señorita estefania, yo estoy buscando un carton de especialista. si sabe donde puedo conseguirlo, le agradeceria con toda el alma y, claro, tambien le reconoceria pecunariamente el enlace...

      Eliminar
  11. Cuando observas que un niño lee un libro, se mueve algo adentro, un no se que muy profundo, conmovedor. Si la oportunidad estuviera a la mano, no dudo; los adultos engancharían a sus niños.

    ResponderEliminar
  12. Si, si le había visto, a Hernán Casciari, creo que aquí mismo en P.F. Gracias M.M: Maestro Mendoza. :)

    ResponderEliminar
  13. Muy buenas opiniones de todos que hacen reflexionar sobre el derecho a la lectura y algo diferente que es el mercado del libro. Creo que todos soñamos con la igualdad en la educación y la cultura en nuestro país y por supuesto eso incluye la forma como se distribuyen los libros. Las Bibliotecas son las mejores opciones para todos, las librerías con precios y ediciones también accesibles a todos los gustos y bolsillos.
    ¿porqué la gente no lee? Eso no es cuestión de dinero, claro que no, el artículo no habla de quienes no tiene para el desayuno, habla de la posibilidad de tener un acceso más justo a los libros.
    Sin embargo creo que lo grave de este asunto apenas acaba de empezar para nuestra sociedad. Al libro mismo como objeto le quedan pocos años de vida, muy a mi pesar pues adoro los libros de papel, amo su olor y diseños además de sus contenidos; creo que cada vez son más las presiones para que las editoriales y editores dejen de publicar libros en papel; ya en muchos países, grandes y pequeñas librerías no han resistido la competencia de las tabletas y han tenido que cerrar sus puertas y vender todo online.
    Que bello sería ver una librería en cada sector de Bogotá y jóvenes, niños y adultos mayores ahí leyendo, tomando un café y hablando acerca de libros y escritores. Un sueño, que cualquiera de nosotros lectores, quisiera se hiciera realidad.
    Saludos a todos.
    ¡definitivamente Demonz qué tono!

    ResponderEliminar
  14. Entre otras muchas verdades de las que han hablado en esta familiar reunión, que por lo demás, me ha dado un buen rato para reflexionar sobre lo dicho, -gracias Mario- (y también para sorprenderme con la evolución de la escritura de Demonz), hay algo que se me quedó enredado. Norita Ro nos habla del embeleso que nos provoca un niño leyendo, y eso es cierto. Pero me queda una duda. ¿Han visto un niño harapiento y con hambre con un libro en la mano? Yo pensaría, que aparte de los problemas inherentes a los libros y su próximo destino, la escasa cultura que ronda por todos lados, los líos de roscas librescas que involucran a editores; a parte de esas cosas tan serias e importantes, me parece, que mientras sigan existiendo niños con hambre, la cultura no puede avanzar ni aquí ni en Cafarnaún.
    Y sí, esa es la palabra, Alejandra, el "tono" de Demonz.

    ResponderEliminar
  15. Pero qué texto más bonito, la defensa del libro, qué causa más noble y grande. Y la discusión que se ha dado hasta ahora me parece muy buena... quiero participar en la discusión y lo haré en algunas horas... por ahora quiero decir que esa librería de la foto "Merlín" es simplemente maravillosa, cada vez que entro no quiero salir de ahí pero finalmente llega la hora de cerrar y te sacan.

    ResponderEliminar
  16. Mi problema es cuando mezclamos panes con libros. Alguna vez Sartre dijo: la literatura no tiene sentido si hay niños muriéndose de hambre... Es una frase tajante, brutal, radical. Y comprensible. No hay que darle muchas vueltas para entenderla en toda su dimensión. Viene de la desesperación, de ser testigo de tanta inequidad. Pero aún así, es una frase injusta. Porque esa comparación no la aguanta nada: ni la pintura, ni la física, ni la arquitectura, ni la religión, ni la medicina. No hubiéramos producido ningún conocimiento, no hubiéramos pintado la Capilla Sixtina, no hubiéramos llegado a la luna, no hubiéramos escrito Cien años de soledad. Ante esa comparación, la vida de cualquiera de nosotros no vale nada. No podríamos ni levantarnos de la cama en la mañana... Por eso es tan injusta y tan despiadada... Nos liquida de entrada, nos anula, no podemos responder, no podemos argumentar. Sólo nos queda bajar la cabeza muy avergonzados... Yo creo todo lo contrario: que hay que luchar, combatir, resistir... Que pensar, inventar, pintar o escribir son formas de resistencia ante la barbarie, modos mediante los cuales nos emancipamos de tanta bestialidad, de tanto salvajismo... La Quinta Sinfonía de Beethoven no le da de comer a los niños de África, es cierto, pero sin ella el mundo sería menos, más desolado, más incompleto, más inhumano... He ahí la fuerza de los libros, su contundencia y su severidad... Leer es peligroso porque abre el pensamiento, la conciencia, la sensibilidad. Por eso le queman la biblioteca a Don Quijote. Por eso los regímenes de izquierda y de derecha prohíben libros. Por eso la Inquisición incineró textos y encendió sus hogueras con páginas de poetas, astrónomos y filósofos.Por eso no hay librerías en el sur. Porque leer no es tan recomendable a nivel político. Y es por eso mismo que tenemos que fomentarlo: porque sólo así un pueblo empieza a tomar conciencia de sí mismo y de su lamentable condición. Saludos para todos, MM.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es una frase muy injusta. A veces los mayores tambien se equivocan y dicen ese tipo de estupideces sin imaginarse el daño que causan.

      Eliminar
    2. Picasso dijo, el arte es una mentira que nos acerca a la verdad. Lo que mas atemoriza a la burguesía es que si nos educamos, vamos a conocer la verdad de todo...
      Besos.

      Eliminar
  17. ಠ_ಠ No es delito conocer la verdad, todos merecemos saberla, y la verdad es que sufrimos de pereza mental. Siempre queremos asociar hambre y pobreza con ignorancia. Así nos quedamos justificando todo el tiempo, es que como mierdas me voy a poner a leer, si eso no me pone la comida en el plato, pobre yo que nadie me da, pobre yo que no tengo con que comer.
    Ese pobresito se nos incrusta en el alma, en la mente y de ahí ya no queremos salir. Ser pobre no tiene que justificar la falta de educación, Somos un pueblo que está siendo dominado por bárbaros, un pueblo que tan solo es ciudadano para votar, pero es animal para dominar, y el no educarnos no hunde más y más en ese abismo...

    ResponderEliminar
  18. El arte nos sana y nos alimenta a quienes tenemos la fortuna del acceso a él, pero las grandes obras como la beethoveniana o la dostoyeskiana, por sólo nombrar dos de las más cercanas a mis afectos, en sí mismas, no le proporcionan el pan al niño hambriento. Ni aquí, ni en ninguna parte del mundo. En eso estamos de total acuerdo.
    La tarea de voluntad y amor que haces tú, para intentar fomentar e inculcar algo tan valioso como es la lectura entre los habitantes de esta ciudad, es encomiable y sirve para poner las esperanzas en que algún día, los libros, la cultura, el saber estén, si no al alcance de todos, al menos sí más cerca. Si no fuera por el arte, la ciencia, el pensamiento y el saber que han horadado la sensibilidad humana, seguiríamos trepados a los árboles. Gracias a los escritores, que pican, tocan, hurgan en las filigranas de la conciencia social, es que la trama infame de la injusticia con sus inquisidores de siempre, se puede ir socavando, aunque pasen siglos para ver su alcance. Creo en eso y me entibia el alma.
    Sin embargo y a pesar de todo, me sigo preguntando por los niños hambrientos que no pueden leer.
    Y sí, la frase de Sartre, es brutal. Y no diría con el filósofo, que la literatura no tiene sentido habiendo hambre, ni la literatura ni nada, como tú bien lo acotas. Pienso que no es cuestión del sentido que tenga, sino del cómo hacer para que la cultura de la lectura, llegue a tocar las puertas de los niños con hambre. Tal vez así, quieran y puedan leer, digamos al brasileño Monteiro Lobato.
    Y aquí sí, Mario, el problema entre el pan y el libro se torna en algo terriblemente complejo. Para que esos dos lleguen a una armonía, en sociedades como la nuestra, habría que reinventarse al hombre.
    Lo que no entendí es por qué hablas de “comparación”. La frase de Sartre, no compara, solo anota algo según su pensamiento. Es mi parecer o yo no entendí bien.
    Gracias por este espacio de discusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  19. La comparación está implícita. Hay actividades que sí ayudan de manera directa a solucionar el problema del hambre en el mundo, y hay actividades que no ayudan para nada. Comparamos las unas con las otras, y llegamos a una conclusión: la literatura pertenece a las segundas, a las inútiles, a las que no sirven para ayudar a llevar un mendrugo de pan a la boca de los hambrientos. Y de comparar el bloque 1 con el bloque 2, decidimos al final que, moralmente, sólo se justifica la existencia del bloque 1. Todo el resto no vale nada. He ahí la injusticia. Saludos a todos, MM.

    ResponderEliminar
  20. Y que tal si esta maravillosa charla, produce algunas ideas prácticas que ayuden realmente a convertir en realidad nuestros sueños.
    Propongo:
    1.- Fomentar actividades de donación de libros con destino a las juntas comunales, parroquias, escuelas, centros comerciales, centros de madres comunitarias, iglesias de todo pelambre.
    a.- En las comunidades más deprimidas hay cantidades de organizaciones voluntarias, trabajando por construir salones comunales, de bienestar y nutrición. Aquí una bibliotequita no caería mal.
    b.- El Sur también tiene grandes centros comerciales, a los que se podría acceder para instalar bibliotecas pequeñas en sus zonas de descanso y espera.
    c.-Las escuelas pueden disponer de un espacio para lectura de la comunidad a la cual pertenece, de acceso libre a sus alumnos y familias.
    d.- Todas las comunidades tienen montones de iglesias (lavando cerebros).
    Se puede conseguir lo mismo donación de espacios donde instalar bibliotecas y zonas de lectura - Aquí tendríamos el problema de la censura, pero hay mucha literatura que pasa pruebas de mentes amarradas.
    e.- Los libros se pueden conseguir haciendo campañas de donación y hablando con las editoriales, incluso donaciones extranjeras y grandes campañas.
    f.- Formar equipos de personas con conexiones en entidades gubernamentales, medios de comunicación, medios de educación, instituciones de voluntarios.
    La cosa es sentarnos un grupo a soñar en grande, armar un motor, señalar los caminos y echar a andar la locomotora. Al comienzo será despacio, pero con paciencia y empeño, poco a poco se le añadirán carros y carros hasta que el tren arranque.
    El proyecto tendrá muchos enemigos, especialmente políticos y religiosos y muchos amigos, tratando de ganar loas y poder, Pero si andando, andando se logra interesar e ingresar en el mundo de la lectura a un porcentaje pequeño de los niños y jóvenes de cada comunidad, se habrá justificado la existencia de quienes non comprometamos y del proyecto.
    Claro que es un sueño gigantón, pero de seguro se puede y los resultados pueden ser maravillosos.
    Con afecto,
    LA MAXIMA SOÑADORA DE ESTA CIUDAD.

    ResponderEliminar
  21. Realmente me sentí identificado con este pequeño escrito, si bien no soy un asiduo comprador de libros, (en promedio 4 al año) lo hago por lo general con mi novia, quien también compra libros y habita en el sur de ese hemisferio de segregación que se construyo en lo macro y en lo micro, siguiendo las dinámicas globales. Con tristeza he leído que muchas personas ni siquiera creen en la posibilidad de una librería en el sur, pero estoy seguro que si bien se consumen pocos libros, al tener tan poca oferta, una librería seria exitosa pues casi se tendría el monopolio de los libros en el sur de la ciudad, ese primer paso para atender a una zona discriminada entre otras culturalmente. Eso me da la certeza y hablando en términos que poco me gusta referirme pero que son necesarios por ser el idioma de la mayoría de los ciudadanos; seria un éxito comercial, tendrían el monopolio y su "Inversión" generaría réditos que harían parte de un éxito, para esos que tienen el capital y para la zona y sus habitantes.

    ResponderEliminar
  22. Los que deseen vincularse a trabajo comunitario, Proyecto Buda Blues ya está rodando bastante bien. Ellos están muy organizados. Aquí en el blog hay una entrada acerca de su fundación y su desempeño... Con respecto al comentario de Tavocreed, sí, es cierto, lo más increíble es que, aunque el objetivo no sea ése, comercialmente marcharía bien porque no tiene competencia. Daría ejemplo y se quedaría con buena parte del público lector de la ciudad... Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  23. Bueno estimados tigres y tigresas, jovenes furiosos de mirada perdida y funcionarios del das que puedan estar leyendo este blog, aprovecho la ocasion para comentarles que desde hace unas semanas largas vengo promoviendo la cultura mediante una modesta coleccion de libros llamada "Los libros que no me gustaron".

    Realizo las donaciones en un sitio distinto cada vez y dejo el libro, original y gratis, a disposicion de quien quiera recogerlo.

    Debo admitir que es muy probable que estos libros terminen siendo recogidos por personal del aseo y descartados como basura o, en el mejor de los casos, terminen en la bolsa blanca del reciclaje.

    Es una perspectiva triste pero es un riesgo que debo correr...

    Sale a la luz un nuevo titulo: la trepidante historia de misterio llamada "un crimen dormido", escrito por la inmortal Agatha Christie.

    Misterio, asesinato, pistas confusas y una mente sagaz se dan cita en el vertiginoso ambiente victoriano de la inglaterra del siglo 19.

    Si alguien tiene sugerencias sobre el sitio en donde le gustaria que fuera depositado, posiblemente con la intencion de hacerse con el, las lineas estan abiertas.

    Para mayor informacion sobre los titulos donados, fechas y demas detalles, visite:

    http://calentamientosyalucinaciones.blogspot.com/2013/10/coleccion-los-libros-que-no-me-gustaron.html

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  24. Mario, de acuerdo con la explicación sobre la comparación sartreana. A la final es cuestión moral, algo bastante refundido por estos tiempos.
    Muy buena la idea de Demonz de andar cambalacheando libros, aunque él no los reciba. Es una idea estupenda, esa de ir dejando por ahí las obras que ya no leemos o que no nos gustaron para que otros tengan la oportunidad de acercarse a su lectura. Repito: Estupenda idea y de hecho la seguiré. Buen día.

    ResponderEliminar
  25. Personalmente no era consciente de que en el sur no había ninguna librería y el dato en sí mismo me parece impresionante y uno podría interpretar que a nivel social esto es muy discriminatorio… yo pienso que el problema es que en nosotros no hay una cultura del libro y de la lectura. Creo que la lectura es toda una experiencia del conocimiento y del pensamiento y hasta que una persona no viva eso y lo sienta en su piel y lo sienta en su manera de ver y entender el mundo y la realidad entonces no podrá entender el valor de leer libros, no podrá comprender lo que la lectura puede hacer de un individuo en la sociedad. Mario le dice a Marlon en la entrevista sobre cuándo debe llegar un libro que lo cambie a uno…

    A mí por ejemplo la lectura me llegó tarde, a los 17 o 18 años paradójicamente inmediatamente después de haber terminado el colegio, y me llegó de una manera muy brutal pero así debía ser y después entendí por qué. Estudiaba inglés en un instituto y ya podía hablarlo con bastante fluidez. Un día una compañera de clase me informó sobre un espacio (aparte de la clase) en donde personas interesadas se reunían dos veces a la semana en este instituto para compartir y practicar el idioma (como un club de conversación) así que me pareció genial poder practicar el idioma y aprender más y fui muy entusiasmado. No había un tutor o profesor ni nada por el estilo puesto que era iniciativa de los que conformaban el grupo y me di cuenta que las sesiones las organizaban voluntariamente las mismas personas del grupo tomándose turnos por sesión y usualmente se organizaban temas de discusión y de debate. Al cabo de unas pocas semanas de estar asistiendo asiduamente me di cuenta que aunque mi nivel de lengua era muy bueno e incluso mejor que el de muchos en el grupo, yo no participaba mucho ni aportaba ideas y me empecé a sentir mal pero no entendía por qué me pasaba esto. Así que tuve un momento de conflicto con mí mismo y me di cuenta de lo peor: no participaba pues no tenía nada que decir, nada que opinar, nada que argumentar, no tenía ideas en mi cabeza. Por primera vez tuve consciencia lúcida de mi propia ignorancia y esto me dejó decepcionado, humillado y molesto conmigo mismo. No pude soportar saberme ignorante y desde ese momento empecé a desarrollar un entendimiento de la importancia del conocimiento y del pensamiento y por eso me acerqué a la lectura que después terminaría de completar esa experiencia que tuve. Y claro, después llegaron libros fundamentales que me terminaron de hacer ver lo que un libro puede hacer en la vida de una persona.

    Me parece que la mayoría de la gente no lee porque precisamente no ha tenido una experiencia crítica que la haga entender de lo que un libro puede significar. Creo que hay personas que son ignorantes y no son conscientes de lo que esto implica o son ignorantes y simplemente no les importa serlo, no le ven problema a serlo.

    Aunque también tiene que llegar el libro que es como dice Mario en la entrevista, William Ospina ha reflexionado sobre el tema de leer y en uno de sus ensayos en La Escuela de la Noche dice que no solamente necesitamos hábitos de lectura sino también criterios de lectura y confiesa por ejemplo que fue terrible cuando en el colegio lo obligaron a leer el Quijote.

    Leer es una experiencia potente porque es una experiencia del pensamiento. Recuerdo una entrevista muy corta que le hacen a Mario después de una charla en Medellín que se llama LEER ES PENSAR. Uno de los libros claves que llegó a mis manos cuando empecé a leer fue Educación y Democracia de Estanislao Zuleta y en este libro él dice: “LA EDUCACIÓN Y LOS MAESTROS NOS HICIERON UN MAL FAVOR: NOS AHORRARON LA ANGUSTIA DE PENSAR”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué extraordinaria y sincera intervención la de Juan Manuel... Magnífica... Da en el blanco, en toda la diana... Como dice el mismo maestro Zuleta: pensar no puede ser obligatorio, es una dinámica del deseo, es como el amor... Yo añadiría que leer ficción da también una educación emocional. No sólo nos da una formación en el mundo de las ideas, sino que aprendemos a pensar, a sentir y a percibir desde el otro. Es una lección de alteridad, y eso es clave en una democracia. ¿Cómo es el otro? ¿Quién es el otro? ¿Qué siente el otro? La lectura de ficción nos permite adentrarnos en asesinos, en héroes, en mujeres infieles como Emma Bovary, en transexuales, en estudiantes atormentados como Rodia Raskolnikov. Ese aprendizaje no tiene precio... Saludos para todos, MM.

      Eliminar
  26. Justo en estos días me encuentro leyendo una novela de ciencia ficción, no se si es casualidad que estén debatiendo sobre este tema, pero ahora veo que lo que narra Ray Bradbury en Fahrenheit 451 de un mundo en una dimensión diferente, es tal ves un futuro o algo que ya esta pasando. este libro me inspira para seguir resistiendo. un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ese libro es una rechimba! dele despacito, con tinto, si le gusta, con cigarrillo y ojala tirado en un cesped de algun parque. saludes

      Eliminar
    2. don demonz, buen consejo, el libro me ha tenido todo envideado, el problema es que cuando lo acabe me encontrare buscando frenéticamente un libro así de bueno, su merced me podria recomendar alguno, un abrazo

      Eliminar
  27. El problema no es solo del sur, es de toda Colombia. En los pueblos y en las ciudades pequeñas es casi imposible encontrar un libro. Bogotá tiene una gran ventaja y es que cuenta con las bibliotecas públicas, que son una excelente opción para leer, estas bibliotecas tiene un servicio de préstamo gratuito (libro viajero) y se puede llevar los libros a casa por 15 días incluso un poco más y están regadas por toda la ciudad (la Victoria, Bosa, el Tunal, el Tintal, Lago Timiza, Puente Aranda, Ricaute, la peña niñas, Fontibon, ETC...) , son visitadas a diario por personas de todos los lados, claro está, que no mantienen tan llenas como debería pero creo que el espacio están para encontrarse con los libros.
    Pienso que el problema radica es en la falta de incentivar cultura, de saber lo importante que es tener algo en el coco, a los gobiernos les interesa que no pensemos, que seamos ignorantes, eso está claro.
    Tristemente para las personas de bajos recursos la cultura es un lujo. Los libros, el teatro, los conciertos, son muy caros para familias que escasamente pueden pagar un arriendo y medio comer, pero cultura al GRATIN se puede obtener, por ejemplo, el pasado viernes comenzó Opera al parque, en parques como el tunal o como el nacional presentan obras de teatro, museos como el del banco de la república, la quinta de bolívar, son gratis. Hay que incentivar tanto a niños como a grandes a amar el arte, la literatura, la música, la pintura, la danza. Tenemos que sembrar para recorrer.

    ResponderEliminar
  28. De acuerdo Lapiz de color, la cultura debe ser promovida incansablemente y es verdad lo de la ventaja de esta ciudad con las bibliotecas públicas y su existencia es fundamental. Gracias por el dato de Opera al parque.

    ResponderEliminar