27 ene. 2014

Resistencia Civil




Del caso Petro en la Alcaldía de Bogotá hay algunos puntos en los que coinciden varios de los analistas neutrales:

1. Que era correcto des-privatizar el sistema de recolección de basuras, pero que sí hubo fallas en la implementación del nuevo modelo, y que esas fallas se debieron a una terca improvisación por parte del alcalde y de su equipo de trabajo.
2. Que el procurador Ordóñez no sólo se extralimita en el castigo (prácticamente una muerte política), sino que hay que buscar otro mecanismo de control por medio del cual un procurador no elegido por voto popular no tenga el poder que actualmente detenta éste.
3. Que Petro complica aún más las cosas al invocar una persecución política, cuando en realidad se trata de un debate estrictamente jurídico. La prueba de que no la hay, es que otros líderes de izquierda, como Antonio Navarro, han sido excelentes administradores públicos sin problema alguno.
4. Que no es correcto utilizar los medios públicos, como Canal Capital, para protagonismos personales.

Algunos añaden otros puntos que hay que tener en consideración:

1. Que Petro es un tipo brillante, capaz, y que por algo fue elegido repetidas veces como el mejor congresista del país. Sí, eso está fuera de toda discusión.
2. Que su alcaldía ha tenido mil aciertos en cuanto a los derechos de las minorías. Cierto.
3. Que el procurador ha mostrado en más de una ocasión serios problemas de intolerancia hacia ideas, creencias o elecciones vitales distintas o contrarias a las suyas. No es un funcionario ecuánime que entienda bien la diferencia entre las decisiones que debe tomar en el ejercicio de su cargo y las convicciones de índole personal o privado. Verdad.
4. Que hay intereses oscuros por parte de esa derecha recalcitrante que desde siempre se ha dedicado en este país a torpedear, a atacar e incluso a liquidar de manera criminal cualquier iniciativa que atente contra sus intereses. Sin duda, los ejemplos abundan.



Creo que los columnistas de opinión y los expertos en análisis político han dado en el blanco en varios de sus textos publicados en los medios de comunicación en las últimas semanas. Pero a mí lo que más me ha disgustado de esta situación es que Petro dejó pasar una oportunidad histórica para llamar a un auténtico movimiento de resistencia civil. El problema de Colombia no es su destitución ni que su cargo esté en peligro. Llamar a una población a una protesta de gran envergadura por un asunto personal (alegando que se trata de la violación de los derechos de muchos), no sólo me parece inoportuno y equivocado, sino mezquino. Como tantos otros tipos brillantes, el ego de Petro no lo deja ver con claridad. Se envalentonó y asumió un tono mesiánico y profético sólo cuando le tocaron su cargo, su puesto y su futuro político. Qué narcisismo tan delirante. Yo voté por él, lo admiro profundamente y sé que ha sido un hombre valiente y un luchador incansable. Además, le debemos mil denuncias durante todo el reinado de los paramilitares y sus negros contactos con la clase política de este país. Pero en esta oportunidad Petro se equivoca por un exceso de ego, por creer que sus problemas personales son los problemas por los cuales este país debe emanciparse.
No, desde hace tiempo, mucho antes de la destitución del alcalde por parte del procurador, estamos atravesados por fuerzas nefastas que están acorralando a buena parte de la población, que la están dejando al borde del abismo: corrupción política, violación de derechos humanos (hace unos días volvimos a rajarnos en el informe de Human Rights Watch), clasismo, segregación social, persecución a los líderes populares, violencia de género, violencia infantil, violación de los derechos de los campesinos, falta de políticas de inversión en la universidad pública, más un largo etcétera. Petro perdió una oportunidad histórica para llamar a un verdadero movimiento de resistencia civil que no pasara por él y sus asuntos personales. Se olvidó de los estudiantes, de los campesinos, de los trabajadores más marginados y pisoteados. Y en la medida en que va controlando la pelea jurídica, sus llamados a la resistencia van menguando. Claro, porque a él lo único que le interesa es él. Lástima. Hubiera sido verdaderamente grandioso que saliéramos a la calle a exigir que esta sociedad se revise a sí misma, que haga un examen de conciencia y que corrija su rumbo.

Por último, no le hace bien al proceso de paz que un líder popular como Petro lo enturbie y lo contamine con sus asuntos privados. Lo que nos faltaba: que aparte de los ataques permanentes del ex presidente Uribe y del procurador, nos toque ahora lidiar con los delirios de grandeza y la megalomanía de ciertos políticos de izquierda. Kaput.






18 comentarios:

  1. Mejor dicho, imposible. Totalmente de acuerdo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Maestro. Deseo comunicarme con usted en privado. Estamos organizando para el 25 de Abril un megaevento de lectura y es nuestro anhelo contar con tu presencia. biblioghetto@gmail.com.

    Gracias Maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de responder al correo personal... Saludos, MM.

      Eliminar
  4. "Que Petro complica aún más las cosas al invocar una persecución política, cuando en realidad se trata de un debate estrictamente jurídico..." discrepo.

    Por un lado porque, filosoficamente hablando, lo juridico es por definicion politico.

    Y por otro, de manera un poco mas amena, y haciendo una pequeña analogia, petro es falcao, las elecciones presidenciales son el mundial y ordoñez es el señor ese que lesiono a falcao y cuyo nombre se me escapa.

    Joder a todos los posibles candidatos presidenciales viables de izquierda.

    En cuanto a la comparacion con navarro, creo que no aplica. Si mal no estoy, navarro fue o es alcalde de pasto, que es muy mucho diferente de bogota.

    Para comenzar pasto tiene, preguntemosle a wikipedia, "approximately 500,000 inhabitants", eso es que? una localidad de las chiquitas de bogota? un barrio? y para nadie es secreto que en pasto adoran a ese señor.

    Petro por otro lado, tiene que enfrentarse a una poblacion 16 o 17 veces mayor, con una poblacion flotante que debe ser por ahi de otro millon, donde, digamos que la mitad de los habitantes todavia vive en el embrujo uribista de "la derecha es buena, la izquierda es caca, sirve a tu patron sin chistar, trabaja mucho, cobra poco y bebe de rcn y caracol como de los labios de tu amada", o sea cuatro o cinco millones de alucinados que si lo vieran en la calle le echarian la madre, lo escupirian y lo agarrarian a bate por ser un "maldito comunista que se opone al progreso de las gentes de bien".

    Si navarro hizo o hace buena gestion, claro es un golpe simbolico para la derecha, pero un golpe pequeño, tolerable, como un gato, igual para la mayoria de los colombianos pasto es una region remota que suena mas a peru o a ecuador que a colombia, como si fuera alcalde de sanandres.

    En cambio, si petro hace buena gestion, en la capital, el registro se sube. Un precedente asi puede terminar en una segunda vuelta uribe o marioneta vs petro.

    Y los toros. No hay que olvidarse de que ellos tambien son gente. Salvo a muchos toros. Es como un Schindler. Ojala le cambien el nombre a la plaza por algo menos paraco.

    ResponderEliminar
  5. oiga sr mendoza, una pequeña noticia: existe al menos un colegio donde estan pidiendo el viaje a shambalá como parte del programa curricular. Felicitaciones. Que si sabe donde se puede comprar pirata.... jeje, mentira.

    Es deber de los lectores comprar los libros originales siempre y cuando el autor tenga una fortuna personal inferior a 3 millones de dolares, de ahi para arriba, se debe comprar el texto pirata. Es un deber moral.

    Ola y buda blues, como que murio :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Bien por disentir. Buen punto.
      2. Sí, lo de Shambala me alegra. Como no tengo una fortuna comparable a esa cifra, y creo que ya nunca la tendré, aplico para el libro legal.
      3. La editorial va a sacar una nueva colección y ahí saldrá Buda Blues. Les avisaré.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  6. Oiga mendoza imaginario, a usted no le da asco que todo el mundo le diga "maestro"? no le da una ceba inmunda cuando todo el mundo espera de usted una opinion sabia y coherentemente formailizada en bellas palabras que respetan la rima y la cadencia de un hombre que ha vivido mil años en contemplacion extatica de una montaña solitaria? como en las peliculas de miyazaki.

    Eso es lo del asco. lo de hablar de mocos y cacas y pipis parados: zafarcele a esa hijueputa asepsia, a esa corrrectitud asesina que solo existe en la mente de los malvados, de los psicopatas.

    Este blog para que lo abrio? para oirnos a nosotros o para tener un escapecito de ese tipete lleno de medallas e insignias que lentamente se le fue culiando la vida a medida que los libros vendian mas?

    Que triste oir que le digan "maestro"! que lo llamen ejemplo. Que carcel! que preso!

    No recuerda el orgullo que uno siente cuando le dicen "imbecil"? la potencia fulgurante que se siente en las carnes cuando alguien con mirada despectiva se burla de uno?

    cuando fue la ultima vez que alguien le dijo a usted que era un guevon? que lo hizo sentir absurdo y cagado hasta la lengua? que lo aniquilo hasta el punto de tener que ser usted mismo el que tuviera que darse el valor de vibir? eso es lo que lo hace sentir a uno vivo.

    Yo veo en su escritura una higiene cancerigena que se le va enquistando de a poquitos. Una impersonalidad que pica a pala va borrando al niño cagado de susto que vio a la muerte ahi, de frente.

    Eso es lo que me rayo tanto de la importancia de morir a tiempo. Ese es un punto de quiebre, para mal, de muchas ideas. ah mendoza imaginario!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelvo a un punto que ya habíamos tocado antes. Algunos lectores creen que a mí sólo me interesa el realismo sucio, también llamado realismo degradado. Y no es así. Los libros de textos breves, La travesía del vidente y la saga juvenil demuestran que yo tengo otros intereses estéticos también... Lo otro es que ese Mendoza imaginario se parece mucho a mis personajes. A nosotros los narradores nos suele pasar lo mismo que a los actores: que nos confunden con nuestros protagonistas. Pero somos seres distintos... Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Estimado señor mendoza real, espero no me incluya en ese subconjunto de lectores.

      Claramente, si usted solo pensara en cosas como las de cobro de sangre, ya se habria suicidado hace un buen rato, habria muerto de una sobredosis o estaria detenido en alguna carcel tropical por matar a cuchillazos a un amigo durante una borrachera.

      En cuanto a Mendoza imaginario, si, claramente la idea es esa: arranco siendo una fotocopia del hombre inexistente que sale en la contracaratula de algunos de sus libros y en el camino se ha ido deformando con aportes de la cultura pop de los ultimos veinte o treinta años y con las intervenciones que ha tenido usted a bien hacer en este espacio.

      Saludes para los tres.

      Eliminar
    3. Me alegra que esa imagen se deforme cada vez más... Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Hace seis meses viaje a México y me fui con la idea de conocer las más profundas de sus raíces, sus artistas y sus museos, pero nunca imaginé que pudiera encontrarme con una casual sorpresa.

    Meses antes me había dejado impactar con "La importancia de morir a tiempo" y este libro, a su vez, me había llevado a la lectura de "Siddartha" y de "Ernesto Guevara, también conocido como el Che". Este último título lo leí con la idea de conocer un poco de su autor, de tratar de descubrir quién es Paco Ignacio Taibo II y de saber por qué tú, Mario Mendoza le agradecías al final de tu libro.

    Iba a quedarme 13 días en México, pero solo hasta el día cinco aterricé en el D.F a las 8 de la noche. Llegué con mi familia a la casa de un amigo y le pedí indicaciones de cómo llegar al museo de la Ciudad de México. Yo quería ver con mis propios ojos el estudio de Joaquín Clausell, ver las mil ventanas, los mundos, los detalles, las yuxtaposiciones y la inspiración de tu libro.

    Me monté en el metro y cuando me paré en el Zócalo, no podía creer que estuvieron tan cerca de conocer aquel lugar. Caminé junto con mi hija y mi esposo y a tres cuadras estábamos, por fin allí. Entramos y Bruno, un joven guía nos dio el recorrido por la casa y como sabía lo que en realidad queríamos ver, lo dejó para lo último.

    Subimos y mis manos sudaban. Al finalizar la escalera sentí miedo de entrar, avancé y por fin lo vi, las vi. Confieso que no era yo.Eras tú, era Mario Mendoza quien se sorprendía otra vez, que miraba cada detalle, que dejaba ir su mente por cada uno de esos cuadros. Las imágenes se me mezclaron con los relatos de tu libro.

    Bruno me hizo volver en mí, empezó a explicarnos interpretaciones, que a él le habían dado. Pero quise no escuchar más. Me alejé del grupo porque quise sentir mis propias interpretaciones. Estaba dejándome ir por alguna ventana y escuché su voz. Giré mi mirada y lo reconocí. Allí estaba él con un pequeño grupo de hombres, hablándoles con propiedad de Joaquín Clausell. Me acerqué a escucharlo y cuando hizo una pausa, le pregunté:

    -- Usted es Paco Ignacio Taibo II ¿Verdad?
    --Sí-- me dijo.
    --Yo estoy aquí por usted y por Mario Mendoza que me recomendó este lugar antes de venir a México...¡Muchas gracias!
    --Es un lugar mágico y el libro de Mendoza también....¿Le gustaron?
    --Mucho-- le dije.
    -- Gracias a usted por venir... ¡Dele saludos a Mario de mi parte, por favor!

    Aún no puedo explicar ese momento, aún no puedo entender si mi alma, que soñó por tantos meses estar allí, fuera capaz de invocar al escritor, de intuir la hora precisa y de reconocerlo aunque nunca hubiera visto su foto.

    Quiero terminar ofreciéndote disculpas, Mario. Paco Taibo II te mandó saludos y yo hasta ahora te los doy.

    Diana López Garzón
    dianal@gi.edu.co



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena historia, Diana. Fantástica. Es un entrecruzamiento de universos estéticos muy poco usual. Te agradezco los saludos de Paco. Ese pequeño estudio de Clausell es para mí uno de los lugares más extraños del mundo entero, un pasaje a otra dimensión de conciencia... Lo que intenté en La locura de nuestro tiempo fue justamente llevar eso a la página escrita: un mural literario...Me alegraste el día y la semana completa... Increíble... Saludos, MM.

      Eliminar
  8. Tú me alegraste la vida entera dando un comentario a mi relato. Recibo tus saludos con mucho cariño y te cuento que estaré en Bogotá en el IV Seminario de actualización para docentes en literatura y humanidades, por si la vida me da otra casual sorpresa. Un abrazo, Diana.

    ResponderEliminar
  9. Mario, voy a compartirte el recuerdo gráfico que tengo de ese momento, lo que escribí después del mágico encuentro.

    https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10151942806647965&set=p.10151942806647965&type=1&theater

    Gracias por leerme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pude entrar al Facebook porque no tengo Facebook. Lo cerré hace tiempo... Saludos, MM.

      Eliminar
  10. Mario perdón molestar: me podría ayudar con bibliografía sobre literatura urbana y novela urbana, es para un proyecto de doctorado. Gracias. Abrazos. Ó. A. MI correo es oscar.escribe@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oscar, hace tiempo que me retiré de la academia, y no estoy actualizado. Creo que debes buscar un académico que esté metido en el tema. Saludos, MM.

      Eliminar