10 mar. 2014

Adicción al control





Lo más difícil de aprender en la vida es el desprendimiento, el desapego. Estamos construidos de un modo animal: posesivo, territorial, darwiniano. Mío, mío, mío. Todo el dolor del mundo arranca en el pronombre posesivo de primera persona del singular: mi casa, mi carro, mi novia. Los psiquiatras están empezando a detectar una nueva patología arraigada profundamente en las posesiones: la adicción al control. Significa que deseamos, tarde o temprano, apropiarnos de la vida de otro: un hermano, un hijo, una novia, y creer que esa vida nos pertenece, que es nuestra, que debemos someterla y controlarla a nuestro antojo. Somos como un conquistador europeo entrando a territorios indígenas: todo esto es mío.
En la pareja, la adicción al control va ligada a convertir el cuerpo amado en una obsesión. Exceso de dopamina en el cerebro. El amante se vuelve un drogadicto, un yonqui desesperado que necesita su dosis para tranquilizarse. Son esos novios o novias pesados que llaman diez mil veces al día, que mandan mensajes de texto desde la madrugada hasta el anochecer, que revisan el Facebook de su pareja, que están pendientes del Twitter o del celular por si aparece algún pretendiente o amigo que les pueda arrebatar su propiedad, que necesitan estar cerca, saberlo todo, controlarlo todo. Son como los gerentes de las multinacionales, avaros, pequeños espiritualmente, mezquinos. Sólo que se aferran a una esposa o a una novia, y no al dinero o a las propiedades. Pero es el mismo principio. La novia es la multinacional, la novia es América, a la que hay que colonizar.
No nos enseñan que en una relación es tan importante la presencia como la ausencia. Hay que saber hacerse a un lado, respetar el espacio del otro, no hacer preguntas indebidas, no atosigar con un exceso de cercanía que puede asfixiar y dejar sin aliento. El exceso de posesión es una forma de acoso y de matoneo, una forma de maltrato psicológico y a veces físico también.
Hay que cuidarse de ser tan elemental, tan mezquino, tan ruin. Esto tiene que ver con la zona cerebral a la que pertenece ese amor posesivo, con nuestra miserable condición primitiva. Pero también hay en nosotros un lado excelso, supremo. No tenemos por qué arrastrarnos como un bicho repugnante cuando adentro nos está esperando lo mejor de nosotros mismos. Celebremos siempre la partida del otro, agradezcámosle a la vida que nos haya puesto en el camino el amor y la compañía, y, cuando llegue el final, despidámonos con gratitud.
Aprendamos a respetar la libertad, a admirarla. No estamos condenados a convertirnos en negreros, a ir por el mundo buscando esclavos que se sometan a nuestros deseos. Los demás no son nuestros. No somos señores feudales. Qué asco. Aprendamos a ser libertarios, leamos sobre las revoluciones, sobre Gandhi, sobre Martin Luther King, sobre Mandela. Aprendamos a amar la libertad, tanto la nuestra como la de los demás. Dejemos esas manías de terrateniente, de capo mafioso que cree que los demás no pueden hacer una vida independiente lejos del jefe. No tenemos por qué convertir al otro en nuestra jeringuilla para chutearnos. Hacia adelante nos está esperando lo mejor de nosotros, nuevos afectos, nuevos cuerpos, nuevas experiencias que nos mostrarán nuevos costados de nosotros mismos.
También nos hace falta dejar de tomarnos tan en serio y aprender a reírnos de nosotros mismos. Dejar de ser tan pesados, tan densos. Burlarnos de nuestras propias pasiones. Sólo así aprenderemos que todo lo que sentimos no es tan importante y dejaremos de hacer un drama por eso. Dejemos que las pataletas ridículas las hagan los protagonistas de las telenovelas en el horario triple A de la noche.

Empecemos a admirar los viajes, las carreteras vacías, los barcos que van a la deriva, los puntos de fuga, los espacios abiertos en donde el horizonte dibuja una línea magnífica en lontananza. Dejemos de mirarnos el ombligo. Afuera está sucediendo de todo. El mundo no empieza ni termina en nosotros. El mundo, por fortuna, siempre es una línea poderosa que se mueve hacia adelante.


60 comentarios:

  1. Eso va en cada persona, de mi depende dejarme dominar... Si desde el principio permito que de adueñen de mi ser, ahí se putio todo, hay que poner límites, y en el primer asomo de control y autoridad frenar de una la situación... Ese tipo de relaciones dan miedo, son relaciones que sacan lo peor de cada uno, son dañinas, autodestructivas... Hay que estar loco para comportarse de manera posesiva con la pareja, pero esta más loco el que permite que su pareja lo domine...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, habría que recordar Portero de Noche, de Liliana Cavani... Saludos, MM.

      Eliminar
  2. Maestro, me encantó su texto. Genial. Esas relaciones son recíprocas, un dominante y un dominado quizá sientan lo mismo. (Por otra parte, solo ya no se tilda).
    Saludos desde Bucaramanga, Colombia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo sé... Es un arcaísmo... Pero era más claro antes, cuando la tilde nos señalaba la diferencia entre solo de soledad y sólo de solamente... En cosas así es que se empieza a notar la edad... Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Las tildes son un poco de llovizna sobre el texto... Saludos, MM.

      Eliminar
  3. Con la experiencia de estar solo durante mucho tiempo, aprendemos a amaestrar nuestro cerebro animal y también aprendemos a pasar de largo, a sentir menos, a buscar menos, en resumen a no enamorarnos, por el miedo inconfeso a sufrir. Pero, ¿que pasaría si nos encontramos con la persona que corresponde?. Con corresponde me refiero a aquella persona que tiene las cualidades humanas, que nuestro imaginario ha construido a través de todas nuestras experiencias de vida, de todas las cargas energéticas que nos han marcado, incluso las que traemos como carga genética. Creo que todo se nos podría volver un bla, bla, bla y nos costaría mucho trabajo tenerle las tiendas al caballo desbocado de nuestros impulsos animales. Esto a cualquier edad, estamos llenos de ejemplos. Realmente no estoy segura de que sea tan malo. Comerse la cereza del pastel, siempre será un gran placer.
    En cuanto a curarse de la adicción... creo que se puede transformar la adicción. Igual que dejar de fumar...difícil, pero posible.
    Cabe también la posibilidad de que cuando todo se acabe, no se acabe realmente. Se puede transformar en una bella amistad que enriquezca en vez de atormentar.
    Por mi, un hurra por el amor, todas las veces que llegue. Al fin y al cabo la química del cerebro debe estar a nuestro servicio y estoy segura que podemos aprender a no dejarnos esclavizar.

    ResponderEliminar
  4. http://www.youtube.com/watch?v=V-0uvo2TpTM

    Hola Mario, recordé al leer tu texto esta escena de El lado Oscuro del corazón, Eliseo Subiela es ese artista argentino que en cada una de sus películas describe una faceta crítica y distinta del amor, desde los encuentros más pasionales y fugaces hasta ese amor comprometido, marital... Quizá su película "No te mueras sin decirme a donde vas" es esa descripción del amor desde todas sus formas. Un gusto leerlo siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las recuerdo bien, por supuesto... Gracias... Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Pensar que mi mejor amiga se ha alejado bastante de mi por uno novio celopata que tiene ahora, cosa que me ha dolido mucho, trabajamos juntas y veo sus nervios cuando le escribe al celular, su angustia y ya opte por no decirle nada pues cuando lo hice, casi dejo de hablarme. Creo que a la gente le gusta estar en esa situación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si uno tiene alma de esclavo va por el mundo buscando amo... Saludos, MM.

      Eliminar
  6. Recientemente lo descubrí, con el libro "Los Hombres Invisibles", maravilloso para el momento de la vida en el que me encuentro; le declaro mi admiración. Buen texto este, me recuerda aquel libro llamado Alford de Luis Fernando Charry.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que el libro le haya llegado en el momento acertado, Jhon... Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Para mi esto es algo que he ido descubriendo con el tiempo, y me causa una alegría que justamente el autor que tanto sigo me apoye en ese punto.

    Mario, desde hace buen tiempo he ido acostumbrándome a mi mismo, aprendo a soportarme, a quererme y -por qué no?- a odiarme, porque justamente son las emociones las que nos complementan, pero no siempre son necesarias las emociones de otros.

    Ahora, no sé si sea parte del proceso pero evitar que el resto se preocupe por uno es algo que me ha traído problemas, pues como quiero mi libertad también quiero la del resto, por lo tanto evito que las personas que me quieren se vean agobiadas por mis problemas y tampoco quiero agobiarme con sus problemas. Es decir, muchas veces evito afianzar relaciones afectivas para evitar ese tipo de intromisión en el modo de vida, tanto con mujeres, amigos y familia. Esto muchas veces me hace preguntarme si voy por un camino de un ermitaño o de un simple incapacitado emocional.

    En fin, siempre es un gusto leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que buscar el punto donde se sienta uno a gusto, tranquilo, sin hacer grandes esfuerzos. Ni tan lejos ni tan cerca. El exceso de proximidad fatiga, contamina. Y el exceso de lejanía aniquila, arruina. La vieja sabiduría oriental del punto medio... Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Exacto, estoy en busca de ese punto medio.

      Cuando nos visita de nuevo por Perú?

      Un saludo.

      Eliminar
  9. Excelente artículo, hace unos minutos hablaba de eso y ahora sé que es cierto y a pesar de que hay muchos que dicen que no son así, creo que en los más profundo de su ser hay un Sr. feudal que predomina en sus actos y un siervo que se destaca en sus decisiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que estar atentos porque en cualquier momento nos podemos convertir en nuestros peores enemigos... Saludos, MM.

      Eliminar

  10. “No tenemos por qué arrastrarnos como un bicho repugnante cuando adentro nos está esperando lo mejor de nosotros mismos”

    Aunque exista un sin fin de formas para decirlo , en este día , fueron tus palabras , las que inyectan este hermoso sentir. Que cachetean y acarician a la vez. Sin duda, no necesitamos encadenar un alma , ni ser conejillos de indias de otros, es cierto. Sin embargo, siento que se necesita de tiempo , para que esa línea poderosa que se mueve hacia delante , pinte en los cuerpos oportunidades, instantes, caídas y reencuentros, para que las personas puedan abrazar cada vez más a la soledad. Para que esa musa vestida de gris que ha sido estigmatizada por occidente durante tiempos , baile con nosotros en las noches y en los días. Solo en el encuentro con uno mismo , danzando con la soledad, es que nos podemos botar al vacio del compartir, del acompañar, del ser gente y ser comunidad.

    Gracias por tus palabras Mario. Son como un manantial de sabor en un paraíso de mil formas.

    ( Con tu permiso compartire tu texto en mi blog. Un abrazo desde el corazón )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Igor, de la soledad a la comunidad hay un lapso de tiempo en el que el interior se prepara para recibir el exterior... Otro abrazo de regreso, MM.

      Eliminar
  11. Tiene usted toda la razón en lo que escribe.

    Mario, con cada cosa que leo de usted me enamora un poco más. Que hijueputada no tener plata para comprar sus libros y que en las bibliotecas públicas o en la de la Universidad no haya algo suyo que ya no haya leído.
    Gracias por hacerse mas alcanzable por este medio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mándame un correo personal y miramos cómo lo solucionamos. Saludos, MM.

      Eliminar
  12. Qué tema este ¿no?, el desastre de lo que son nuestra relaciones de pareja. Es increíble ver cómo nos acostumbramos desde el inicio a entender las relaciones de esa manera tan inconveniente y equivocada, estamos tan mal educados desde la infancia. Ese tema de control y de vigilancia del otro es tan desastroso. Me parece que hay varios factores importantes, por ejemplo, lo que insinúa Igor sobre la soledad es clave ya que en nuestra cultura nos enseñan a tenerle pavor a estar solos y de ahí nos lanzamos a estar con cualquiera a toda costa y sin criterios sólidos y bien fundamentados. Pero también lo que dice Elizabeth es brutal de que nos gusta comportarnos así y creo que muestra lo alienados que estamos… nos gusta controlar y que nos controlen, disfrutamos eso de entender al otro como una posesión más, es increíble pensar hasta qué punto estamos infectados por ese malentendido y creo que esto también explica por qué sufrimos tanto y nos llenamos de angustia y dolor… es como no darse cuenta que estos comportamientos al final son contraproducentes, algo masoquista. Qué buena invitación la de este texto… creo que el amor debe ser una experiencia extraordinaria y no permitirse ser algo menos. Este texto ilustra en parte el por qué del rotundo fracaso de nuestras relaciones románticas: las empezamos a construir mal desde el principio.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buen análisis Juan Manuel, yo creo que este artículo tiene mucho de Budismo Zen, desprendimiento, vaciarse... De acuerdo, la única manera de acercarse amorosamente al otro es cuando aprendemos a estar solos y a controlar nuestras emociones, así simplemente deja de ser importante controlar a alguien. Con los hijos sucede mucho, padres que controlan porque tienen miedo de fracasar ellos mismos.
      Vaciarse de deseos innecesarios.
      Buena onda Mario.

      Eliminar
    2. Juanma y Aleja: No recuerdo quién es el que dice que la mayoría de los malestares del mundo empiezan cuando una persona es incapaz de estar bien consigo misma en la soledad de una habitación... Saludos, MM.

      Eliminar
  13. considero que no siempre estar un tiempo solo o sola te ayude a conocerte a ti mismo y sobretodo estar bien consigo mismo, ya que muchas personas pueden pasar temporadas solas y sentirse independientes y realizadas, pero cuando conocen a alguien especifico porque no pasa con todos..empiezan a cambiar de actitudes, es en esa experiencia que se dan cuenta de sus apegos, inseguridades y como las afrontan... la verdad es complejo y estar solo también necesita de ciertas instrucciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un bello título: Instrucciones para la soledad... Saludos, MM.

      Eliminar
  14. "soy tu amor, pero no tu esclavo" Lo leo hace rato señor Mendoza y me encanta !! saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese "señor" suena a que me hice viejo y no me di cuenta... Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Lo siento. Tampoco volveré a llamarlo señor Mario. Aunque en la poesía española antigua el título Señora era para la más honrada, la más hermosa, la amada.

      Eliminar
  15. Querido Mario:

    Créeme que si esto lo hubieras dicho en un auditorio, yo seguiría de pie aplaudiéndote.

    Un abrazo grande.

    Le.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que eres la esposa de Richard Gere, y que, como Al Capone, te tocó hacer el trabajo sucio... Saludos, Le, MM.

      Eliminar
  16. Me gustó tanto que me tomé el atrevimiento de compartir tu texto en el facebook, (con tu nombre, claro) Por favor dime sino no hay inconveniente.

    Recibe mi afecto y admiración

    Le.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguno, ni más faltaba. Me honra mucho... Regreso el abrazo también con afecto y complicidad, MM.

      Eliminar
  17. uuufff!!,, Tenia que leerte justo Hoy, mi Querido Mario Mendoza!!.. <3 el vídeo..Artículo.. Escrito..todo todito.. me llega como anillo al dedo.. como respuesta a un Por que Diablos Siento lo que siento.. por que no dejo de pensar en.. por que se convirtió en un Maldito Vicio??..
    Me haces recapacitar, mirar a mis adentros.. y decir.. "Hacia adelante nos está esperando lo mejor de nosotros, nuevos afectos, nuevos cuerpos, nuevas experiencias que nos mostrarán nuevos costados de nosotros mismos.."
    Gracias por Existir!!.. por tu Mente Brillante.. por ser Siempre tan Amable con todos!!.. por Ser.. Gracias por Ser Mario Mendoza!!.. <3 :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no estamos condenados a repetirnos... Podemos irnos cuando queramos... Un saludo, MM.

      Eliminar
  18. Mario todos tus artículos y libros llegan cuando mas necesito, por ahora paso por algo similar y ahora se que debo hacer, luchar por eso, mi libertad y por buscar el equilibrio que necesito, la soledad aveces es una buena compañera y a medida que pasa el tiempo con esta podemos conocernos y saber quienes somos y a que nos enfrentamos.

    Gracias !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que aprender a decir no y a decir adiós... Son palabras claves... Saludos, MM.

      Eliminar
    2. También a escuchar ese no e irse cuando nos dicen adiós.

      Eliminar
  19. Básicamente Mario, nos haces un análisis de lo que has expuesto en varias de tus obras, solo que las dos que más relaciono curiosamente, son la de Buda Blues y Apocalipsis; En Buda Blues nos exponen el despojarnos del ser del cada quien, eso me parece maravilloso, el ego nos puede hacer ver fuertes ante una sociedad, pero la ausencia del mismo, el vació, nos hace realmente indestructibles, en este libro nos muestras las dos caras, las del hombre preso y sometido a su mismo deseo que es Vicente en su relación dañina con Barbara, pero así mismo, le das la solución que El buda le provee a Sebastian, la otra parte sería la relación con la presa en Apocalipsis, un amor ligado a miedos y ausencias; así entonces, quien es capaz de enfrentarse y aceptarse a si mismo, tendrá menos vacíos emocionales que llenar con la presencia de un tercero.



    Admirandote siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es un lector aplicado... Al revés, el que te admira soy yo... Un abrazo, Marilyn, MM.

      Eliminar
  20. Estimado Mario Mendoza: Desde que tuve la oportunidad de ver clases con usted he querido poder contactarlo. Me gustaría saber si hay posibilidades de ello, ya que quisiera preguntarle que posibilidad tendría para venir a la Universidad donde trabajo para hacer un conversatorio acerca del tema de la ciudad y la literatura y claro esta de su obra.

    Ha sido muy grato poder encontrar este blog y poderlo leer nuevamente.

    Un saludo

    rodrigo lombana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Rodrigo, ahora estoy del cuello porque estamos preparando la feria del libro de Bogotá, y no tengo un solo minuto libre. Pero si quieres nos vemos en alguno de los eventos de la feria y conversamos unos minutos. Quizás podamos cuadrar algo para el segundo semestre. Caluroso abrazo, Mario.

      Eliminar
  21. Estimado Mario Mendoza:

    Estare pendiente de los eventos en la feria y asi poder conversar un momento, además me gustaria de nuevo poder pregunatrles algunas inquietudes.

    Un saludo,

    rodrigo lombana

    ResponderEliminar
  22. Estoy de acuerdo con lo que dices, de hecho casualmente estaba discutiendo del tema con un amigo, sin embargo en cuanto al vídeo: ¿que pasa en el cerebro de una persona homosexual? ¿el ver a la pareja con deseos de procrear se convertiría en una función inconsciente del cerebro o seria entonces éste un híbrido que actúa de ambas formas, o quizá seria diferente al cerebro de una persona homosexual?

    ResponderEliminar
  23. Es tristemente nuestra realidad. Me encanto, muchas veces tenemos que morir, dejar ir, que la soledad nos invada un poco para renacer y ser mejores personas (dentro de lo que nos permiten). Muy buen texto

    ResponderEliminar
  24. Me recuerda mucho al protagonista de Scorpio City... aquél no era capaz de vivir con una persona al lado porque sencillamente no lo soportaba, la rutina lo agobiaba y las parejas no entendian su sencilla forma de ver el mundo, por lo tanto sufrian y lo odiaban. Como me gustaría ser como el detective. Saludos, Mario.

    ResponderEliminar
  25. Alimentas los deseos de las almas que no permitirán enjaularse y olvidar el dulce sabor de volar .. Saludos desde la grande y fría Alemania .

    ResponderEliminar
  26. Gracias Mario...ahora sé que alguien me comprende...

    ResponderEliminar
  27. como hace???.... si!! como hace para sacar cada pensamiento en letras. como lo hizo, su libro "al filo de lo real" todo es muy cierto!! me sentí muy identificada, me gustó mucho.. espero haga mas libros de este tipo quizás una segunda parte?... me gusta su forma de pensar creo que conectamos nuestros puntos energéticos en el momento de leer publicaciones suyas. Grande Mario Mendoza..
    saludos!!

    ResponderEliminar
  28. Esta entrada es lo mejor que he leído en mucho tiempo, de verdad que la aprecio bastante, hasta ahora la comento pero es prácticamente un manual; Ud. puso en palabras, simplificó, ese complique que son los afectos humanos, como me decía una amiga a la que me hice adicto "puros videos".

    ResponderEliminar
  29. Gracias por salvarme tantas veces con tus palabras y por recordarme la importancia de morir a tiempo. A veces olvidamos que en esta ladera que es la vida estamos solos y si no nos tenemos a nosotros mismos, ¿a quién más?. Hay que defender con ahínco nuestras libertades, cumplirlas todos los días, hacerlas parte de nuestra realidad, sin olvidar como tú lo dices que realmente todo nos pertenece cuando nada nos pertenece, sin embargo hay días en que parece que nos olvidamos de eso y la realidad se distorsiona y la libertad se acaba y acabamos con la libertad de otros y ahí están de nuevo una y otra vez tus palabras.

    Recordé lo que dice Ricardo Pligia en su último libro: "Nunca más deberás tomar en serio las cosas que no dependen solo de ti. Como el amor, la amistad y la gloria."

    Un abrazo desde Armenia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no hay que tener espíritu de esclavo ni de amo. Las dos son prisiones... Abrazos, Vanesa, MM...

      Eliminar
  30. El noviazgo, y por entensión, el matrimonio, son formas de posesión, dominación, limitación de la libertad y otras pulgas socialmente aceptadas como la "normalidad" que ha permitido el desarrollo de la sociedad humana...

    ResponderEliminar
  31. Si es verdad todo lo que dices respecto al APEGO, de esto habla mucho Anthony de Mello , esto lo vivo en la relación con mi esposo y cómo se sale fuera de contexto para muchos, no entienden y critican, quieren sembrar dudas diciendo : no lo dejen tan solo, mira que puedes perderlo, otros admiran la relación y la libertad de cada uno, el respeto de esta que siente el uno hacia el otro. Claro que sé que me dolería su pérdida, pero siempre pienso: no soy su dueña y si lo amo, amo su libertad, su felicidad. El desapego, en esta sociedad que te forma para que te apegues al sufrimiento, que difícil es.

    ResponderEliminar
  32. Alfonso, el protagonista del último libro de Mario Mendoza, no es un personaje ficticio. Existe, es real y numeroso. Tan cierto es como la sociedad enferma en que tiene que nacer y vivir. El abandono, la indiferencia, y la humillación son situaciones a las que tienen que enfrentarse millones de personas en el mundo todos los días. Maltrato que proviene desde el desconocido que lucha por entrar primero al Transmilenio hasta el padre que golpea con rabia a su hijo.

    La sociedad, a través de la familia y el colegio, la televisión y la internet ha dado un lineamiento a cada ser humano: “compite por lograr reconocimiento”. Ese mandato ha pervertido todas las relaciones humanas. Cada vez existe menos bondad, amor o solidaridad, y en su lugar, se interpone el interés egoísta. La reunión de seres humanos que actúan bajo esa lógica produce como resultado sociedades que lastiman al más débil. Un usuario de un plan complementario o de una póliza recibe un mejor trato en el sistema de salud. Una persona con mayor número de años de educación tiene mejor ingreso y unas condiciones más dignas de vida. Un pobre está más alejado de los sitios de trabajo y tiene que desperdiciar más tiempo y recursos en desplazamiento. Un pobre tiene menos posibilidades de adoptar un hijo. Un feo recibe rechazo por parte de los bellos.

    Así como los feos y los pobres van llenando de rabia su corazón por toda esta humillación, también los bellos, los ricos, y los exitosos tienen su melancolía. Porque construyeron su belleza, su riqueza, y su éxito pisoteando a quienes no lo tienen. Ellos son unos lisiados al revés, tanto reconocimiento los ha deformado, ahora tienen la joroba abultada por cargar un corazón vacío y una soledad extenuante. Alfonso, tuvo una gran virtud, entendió que alimentar ese odio y poner a maquinar su venganza solo lo iba a dejar con la melancolía de los exitosos.

    Alfonso se redimió de toda esa pesada carga que la sociedad le impuso a cada cual, buscando el bienestar de otras personas. Botar a la basura la careta de exitoso y reconocerse en armonía con todos los demás. En la educación sentimental de Alfonso fueron decisivos los animales. Del perro de León Soler, su mejor amigo de infancia, aprendió la bondad, la lealtad, el perdón y la reconciliación. Necesitamos fijarnos más en los animales para que el pobre no reproduzca el odio y el abandono, y para que el rico no reproduzca la tiranía y la soberbia. Necesitamos reeducarnos para llevar el mundo hacia la bondad y no hacia el genocidio. Gracias Mario por sus libros. Poco a poco estoy saliendo de la turba moderna para ponerme al margen, gracias a “Hombres Invisibles”, “Buda Blues” y este último. Abrazos.

    ResponderEliminar
  33. Que buen articulo Mario, si en la vida no tuviéramos esos apegos que libres seriamos de amar y vivir.

    el 30 estaré allí como siempre cada año en el lanzamiento de tu libro, esperando una historia mágica.

    ResponderEliminar