27 abr. 2014

Entrevista Guillermo García

5 comentarios:

  1. Que proyecto tan lindo Sr. García, que gratificante es escuchar su entrevista y darse cuenta que el proyecto no se hace por ser un gran negocio, sino que lo hace de corazón, porque de verdad le preocupa la educación de los niños. Es realmente importante comprender que tenemos que sembrar ese espíritu de lector en ellos desde bien chiquitos, con eso cuando llegue la cosecha van a ser grandes pensadores. Estos días de feria ha sido muy interesante y admirable ver tanto niño contento por un libro, la saga de Mendoza son libros que te cuentan infinidad de cosas que a mis ventitantos de años me han llevado a perderme en sus hojas, imagino que soy Pipe, que tengo una gran misión, y que Baloo mi hijo peludo es Elvis, el guerrero, al amigo fiel, confieso que a mi cachorro le encanta que le lea, siento que se emociona porque mueve su cola como loco. Agradezco también a Mario, una gran persona muy dada a sus lectores y ante todo admiración porque con ese tren de cosas que hace este hombre para infundir conocimiento saca de su tiempo para firmar libros, hasta el final, sonríe, conversa, saluda en fin…. Y mil gracias a Arango Editores por abrir y apoyar estos espacios.
    Por último a todos los que leen, que están infectados y que transmiten este virus de conocimiento… que vivan los libros!!!

    ResponderEliminar
  2. Desde hace poco menos de un año conocí la obra de Mario Mendoza y no he parado de leerla, me apasiona. Este nuevo proyecto me parece más que loable, aunque no he leído aún ninguno de los libros de la saga. Sin embargo, tengo una duda que puede ser, a un tiempo, una crítica: ¿Cuáles son las estrategias para llegar al público de los colegios oficiales? Soy docente de un colegio público y sé que muchos estudiantes no cuentan con el capital para adquirir libros. Si la editorial no tiene un plan para que los estudiantes de quienes hablo tengan la forma de llegar al libro, la campaña no sirve para nada o, mejor, para lo de siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida R: una de las condiciones cuando saqué la saga fue que los libros no pasaran de los 20.000 pesos. Y así fue. Desde entonces, he visitado más colegios oficiales que públicos. Dentro y fuera de Bogotá. Sin embargo, mi sorpresa ha sido llegar a esos colegios y ver celulares de última tecnología, todos carísimos. Sí hay dinero para eso, los papás sí tienen dinero para beber trago, pero no tiene dinero para libros. Hay que tener cuidado con esas generalizaciones, porque son tramposas... Gracias por leer así, con pasión... Abrazos, MM.

      Eliminar
    2. Me alegra mucho su respuesta. No conozco las características específicas del proyecto pero me atreví a realizar la pregunta porque de verdad me parece admirable. Estoy de acuerdo en lo que afirma sobre las prioridades de las familias: celulares y trago. Sin embargo, también es cierto que las generalizaciones pueden ir hacia el lado contrario. Yo soy docente de un colegio rural y confirmó muchas veces lo que usted dice pero también descubro que aunque un buen número de ellos gastan su dinero en un celular, algunos, quizá los más importantes, quisieran adquirir el libro pero no pueden. Además, comprender la importancia de tener el libro es muy complejo. Muchos no lo logran nunca, otros solamente hasta llegar a la universidad y son muy pocos los que se convierten en coleccionistas.
      Agradezco la atención.
      P.D. Pertenezco al género masculino.

      Eliminar
    3. Tienes razón, toda generalización es tramposa. Recuerdo mi propio caso, en el que me tocaba elegir entre el almuerzo o el libro. Claro que sí... No sé por qué pensé que la R era de Rosa o Rita, cuando puede ser de Rogelio o Ricardo... Abrazos, MM.

      Eliminar