13 may. 2014

Carta a los lectores





     No importa que hayan sido unos breves segundos, un saludo rápido, un cruce de palabras apenas perceptible. Yo sentí el impacto de cada uno de ustedes, su fuerza, su contundencia al leer, su hastío de una realidad tramposa y mentirosa en la que se nos va la vida de mala manera. A veces el gentío, las personas que estaban en la fila aguardando juiciosamente, me impedía saber más de ustedes, preguntarles detalles, enterarme de quién es ese otro que está allá, detrás de los libros, recreándolos desde su propia existencia, desde su propia dicha o su propia fatalidad. Ocasionalmente, cuando el stand no estaba tan lleno, entonces sí tenía esa oportunidad y con algunos de ustedes crucé palabras, preguntas, opiniones. Sin embargo, aunque el tiempo fuera breve o largo, procuré intuirlos, imaginarlos, sospechar qué había detrás de sus miradas, de sus sonrisas, de sus lágrimas. Gracias por estar ahí, por leer de ese modo, por defender el poder de la imaginación y del arte.
     Para mí el fenómeno de la lectura es, ante todo, una sublevación, una manera de decir no al entorno, al penoso mundo que nos rodea, una forma de indignarse. Como Don Quijote, decidir un día que la realidad no es algo impuesto, algo que está dado, sino una elección, una decisión. No vivimos lo que nos toca, sino lo que elegimos. Los libros son puertas, conductos, pasadizos que nos conducen a otros mundos, a otras formas de percepción, a otros modos de conciencia.
     Durante mucho tiempo se le dio excesiva importancia al escritor. Luego vinieron los análisis de texto, el libro como eje y motor de la literatura. Creo que ha llegado la época del lector. En el extraño y misterioso proceso de la lectura, el costado más fascinante es esa persona que se acerca, que abre las páginas y que les da vida en su propia imaginación, en su propia existencia. La literatura existe porque aún hay seres inconformes que se acercan con entusiasmo a los libros y los abren como quien abre la puerta de una celda en busca de un poco de sol y de aire fresco. Esos seres son indestructibles, son héroes anónimos. Esos seres son ustedes, y yo nunca encuentro palabras claras y precisas para agradecerles toda su valentía y su compromiso con ese grito de libertad que es la lectura.

     En posición de reverencia, de rodillas,
Mario Mendoza

9 comentarios:

  1. Muchas gracias Mario. Tuve la oportunidad de saludarte y de pedirte unas referencias sobre el tema de la Alemania Nazi y gracias por la amabilidad de haber compartido esa bibliografía. Bibliografía que quedó anotada en las últimas hojas del libro que me firmaste: Lady Masacre. Y del cual olvidé decirte que en esta novela hubo un personaje que a mi me pareció absolutamente conmovedor. Kalimán. Me pareció que ese personaje es la representación de la amistad más sincera y entregada. Qué fortuna tener a un amigo como él.... que puedas poner tu vida entera en las manos de otro y que tu tranquilidad sea una certeza absoluta.

    Volviendo a la bibliografía en realidad tuve la intención de preguntarte si era posible pedir tu correo sólo para esto mismo: consultarte bibliografía de varios temas que me interesan. Pero no, me dio verguenza pues claro que es algo muy personal y más para alguien público. Pero por si acaso dejaré mi correo aquí por si es posible que me escribieras con respecto a esto: me recomendarías la trilogía de Primo Levi la que viene en un sólo libro o las ediciones individuales serán mejores (imagino que estoy pensando en el tema de la traducción); y qué textos me recomendarías del profesor Chomsky sobre el tema del capitalismo salvaje. Mi dirección es juanelt@gmail.com

    Firmes en la causa de la lectura y el pensamiento. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Claro, por supuesto, Juanma, recuerdo bien la conversación... Apenas me recupere un poco de tanta fatiga, te escribo al correo... Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Está gestándose la rebelión en el interior...

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias por tu fuerza, Mario! Como siempre, un placer verte, leerte y escucharte. Abrazos enormes. Conny.

    ResponderEliminar
  6. "Firmes en la causa de la lectura y el pensamiento."
    "Está gestándose la rebelión en el interior..."
    Qué excelente vaina.

    ResponderEliminar
  7. Copio aquí una opinión que puse en otra entrada porque me parece que encaja perfectamente con lo que estamos hablando:

    La Indignación como fenómeno político tiene sus bases en otra parte. No olvidemos que la Ola Verde es anterior a la Primavera Árabe y al movimiento de los Indignados tanto europeos como norteamericanos. El ataque del Capitalismo Depredador efectuado en el 2008 no contaba con estos movimientos de oposición que luego tumbaron a Gadafi, a Mubarak, a Ben Alí y que tienen hoy en día a Bashar al-Assad en una situación de guerra civil. Basados principalmente en la educación, en la biblioteca pública, Mockus y Fajardo lograron en sus ciudades cambios sustanciales de mentalidad. Y estuvieron a punto de alcanzar la presidencia. Matemáticos y académicos al poder. Una revolución muy extraña que hubiera sido una vanguardia mundial. La educación y la ética al poder. En contra de las mafias políticas unidas a los banqueros y a los grandes consorcios económicos, una ilustración cuidadosa tomando las riendas para conducir a una nación por las vías del aprendizaje y la educación. Haber perdido esas elecciones nos ha conducido a ocupar el puesto 44 entre 44 países en las pruebas Pisa, y a ocupar uno de los 5 peores sistemas educativos del mundo. Mientras continuemos eligiendo en los cargos de poder a analfabetas funcionales y a políticos de oficio corruptos y mañosos, será imposible el despegue educativo del país. The Economist calcula que ciertos países de América Latina tenemos 10 años para lograr pegar ese salto que antes lograron Singapur, Corea o India. No tenemos más tiempo. Si no logramos ahora resistir en contra de los carteles políticos y de los mafiosos que desde cargos estratégicos desmantelan el erario, nos quedaremos hundidos en el fango de nuestra propia inmundicia. No se trata de asistencialismo social, lo cual sería de una ceguera penosa. Se trata de crear redes de inteligencia creativa que logren una emancipación política. Difícil, claro, pero vale la pena intentarlo.
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar