11 ago. 2014

Proyecto Monarca





Finalizada la Segunda Guerra queda la impresión de que Alemania perdió. Es una apreciación con la que hay que tener cuidado. Desde los últimos dos años del conflicto, los Estados Unidos saben bien que su gran enemigo no es Alemania, sino Rusia. De hecho, después de 1945 comienza la Guerra Fría, cuyas secuelas llegan hasta nuestros días: conflictos en Ucrania, amenazas, movimiento de tropas, aviones civiles derrumbados. Varios de los científicos alemanes terminaron trabajando en Estados Unidos y continuaron con sus investigaciones financiados por este país.
Una de las obsesiones del Reich era la propaganda y el control mental. Joseph Goebbels se la pasaba investigando para proponerle nuevas iniciativas al Führer. La CIA montó después un programa llamado Proyecto MK Ultra. Experimentaron con alucinógenos, con estimulantes, con tortura psicológica y física, con predicadores religiosos, con drogas psiquiátricas. El objetivo: evitar levantamientos, emancipaciones, grandes revoluciones. ¿Cómo tener a los ciudadanos bajo control, quietos, oprimidos, sin que protesten ni digan nada? Los años sesenta, tan ricos en pensamientos libertarios, fueron en realidad para las autoridades una auténtica pesadilla. ¿Cómo detener esa fuerza de rebelión que hay en todos nosotros, esa fuerza de justicia social, esa fuerza que nos conduce a decir no? ¿Cómo delinear ciudadanos mansos y serviles? ¿Cómo hacer para que cada quien trabaje callado, se endeude y no empiece a vociferar y a quejarse?
MK Ultra tuvo varias ramificaciones, entre ellas el Proyecto Monarca. Se llama así porque hace referencia a las mariposas Monarca, que le transmiten a sus crías toda la información que necesitan en el código genético. De igual modo, se trata de lograr que los padres les transmitan a sus hijos toda la información para que se pongan de rodillas, sean empleados eficientes, obreros y esclavos del sistema. Para que se casen, tengan hijos, se enfermen y se mueran. Que no estudien aquello que aman, sino lo que les permita ingresar al sistema a producir económicamente. Que no se enamoren con libertad, sino que se relacionen socialmente con los estratos superiores. Que no se pregunten, que no se cuestionen, sino que trepen, que sean arribistas, racistas, depredadores. Los mismos padres funcionan como patrocinadores y divulgadores del Proyecto Monarca.
Lo mismo sucede con la educación. Ya no esa academia de los años sesenta que condujo a los estudiantes a la revolución de Mayo del 68, sino una academia basada en el rendimiento, la especialización y los resultados laborales. Escuela viene del griego scholé, que significa ocio. Hoy es exactamente lo contrario. La escuela, bien sea el colegio o la universidad, son empresas que deben producir ciertos beneficios económicos, no lugares para indagar, cuestionar y pensar. Universidad tiene la misma raíz etimológica que Universo: qué lejos estamos de entender esto.
Uno de los renglones claves del sometimiento mental está en la franja del entretenimiento: la música, el cine, la televisión que vemos, en su gran mayoría, están diseñados para alienar a la población. Lo mismo pasa con las religiones y las creencias, la autosuperación y los seminarios acerca de la felicidad o el liderazgo. Mucha de la publicidad que vemos y oímos está orientada en esa línea: puedes ser exitoso, bello, rico, famoso. Viaja adonde quieras, el mundo está a tus pies. Visita nuestro hotel con salas de masajes y piscina de olas. Ven a nuestro gimnasio o a nuestro consultorio, practica el nuevo método para bajar de peso, hazte un diseño de sonrisa, opérate, tenemos las claves de una dieta milagrosa, compra nuestro aparato que te dará ese cuerpo que tanto anhelas, te puedes parecer a los famosos, te garantizamos los resultados. Esta es la vida que te mereces... 
Hay que leer y releer el magnífico libro de Naomi Klein, La Doctrina del Shock, porque es principalmente la política la que hace parte de este gigantesco programa que busca tener controladas a las masas, que ya sobrepasan el escandaloso número de siete mil millones de personas.
Ya nadie se rebela, nadie se sale del esquema, nadie se hace ciertas preguntas. La publicidad funciona como los implantes de memoria de Blade Runner. No sabemos que desde niños nos estamos cayendo todos por el mismo agujero. Y que por ese mismo hueco se caerán las generaciones venideras.

Hay que estar atentos, vigilantes. No es fácil. Es un programa todopoderoso. Y en cualquier momento descubrimos que uno de nuestros pies quedó capturado en una de sus infinitas trampas. 

5 comentarios:

  1. Muy concetamente, hay que oir el programa de las mañanas de candela estereo. Es una aplicacion juciosa, punto por punto, de todas estas teorias goebelianas de alienacion y amancebamiento de las mentes.

    Por ejemplo, insisten en hacer creer a sus oyentes que la emisora no es una empresa sino una familia, tu familia. Que esas voces al otro lado del radio corresponden a seres cercanos, afectuosos. Gentes con las que tienes una relacion intima y que de corazon se interesan por ti.

    Que tu, oh bienaventurado oyente de candela, perteneces a ellos y ellos a ti.

    Creo que una de las lecciones aprendidas por el poder es la de no mostrarse abiertamente feroz sino la de hacerse pasar por amigo, por confidente, por sabio, por guia.

    ResponderEliminar
  2. Montag lo sabía, por eso tuvo que huir y esconderse mientras era falsamente capturado... Así somos, la verdad es la que vemos, la que nos dicen, la que nos cuentan en la esquina o en la pantalla... ¿ Cuando seremos capaces de huir, de alejarnos del centro y correr a la "periferia"? ... Creo que no basta con desenredar la lógica, hay que actuar con una nueva, hay que volver la crítica acción, pero cómo, solo, sería absurdo pensarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que urdir estrategias para resistir frente a ese poder que parece invencible... MM...

      Eliminar
  3. Mario,

    ¿ El artista resiste en soledad? ¿ Acaso es una especie de oráculo que vislumbra las intrincadas estructuras de dominación, y lo grita con bellas formas para darle sentido a quienes resisten con impaciencia la deshumanización? ¿ Es ese silencio, esa reflexion , esa fuerte idea que antecede a la acción? ¿ Puede estar en la "barricada" ?

    No sé si son claras mis palabras, tengo ambición de resistir y necesidad de acción que son muchas las dudas que me asaltan. En el fondo aspiro a empuñar el puñal de Gaby sin renunciar a encontrar el efímero absoluto en el arte. ¿ Es posible concebirlas juntas?

    Con amor intelectual y estético,

    HF

    molloy_1948@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Muy bien lo supo visionar un escritor del Reino Unido, George Orwell con su novela "1984", estamos inmersos por los hilos de Titiritero de los grandes hermanos...muchas veces utilizan el concepto de la democracia para ayudarse a tejer sus redes de manipulación; existen pocas salidas y una de ellas es la ficción...

    ResponderEliminar