23 nov. 2014

Democracias mafiosas






Estas semanas pasadas apareció en cámaras el hijo de Miguel Rodríguez Orejuela, uno de los capos del Cartel de Cali, a confirmar que durante los años noventa esa organización había financiado, en efecto, la campaña presidencial de Ernesto Samper. Ya todos lo sabíamos, por supuesto, pero en su momento nadie del cartel salió a confirmar esa transacción. La clase política se las ingenió para amañar un juicio a favor del Presidente y sus secuaces, a los cuales también se les pagaron cuantiosas sumas de dinero. Una escena repugnante que nos avergonzó a todos los colombianos.
Como si esto fuera poco, el hijo de Pablo Escobar, Juan Pablo Escobar, publicó un libro en el que también cuenta la financiación de la campaña de Samper, pero además asegura que el cartel de Medellín financió a su vez la campaña de Belisario Betancur, conversaban con el ex presidente López Michelsen, eran amigos del general Noriega en Panamá, de Santofimio Botero, en fin, un carrusel criminal de conexiones, amistades y redes mafiosas establecidas en el corazón del poder político. Y, como digo, no es que no lo supiéramos, sino que no nos había sido confirmada esa red por los propios jefes de los carteles. Ahora la segunda generación, fuera del negocio y dedicados a reconstruir sus vidas, nos confiesan la profunda unión que viene de tiempo atrás entre políticos y capos del más alto calibre.
Este es el espejo que México empieza a descubrir en sus propias instituciones. La clase política mexicana, desde la época de los Salinas de Gortari, está infiltrada por los carteles y ha financiado sus campañas con dineros ilícitos. Por eso la declaración de guerra del ex presidente Calderón a los narcotraficantes daba risa. De ser cierta esa guerra, hubieran tenido que empezar a meter en la cárcel a congresistas, gobernadores, alcaldes, ministros, e incluso a sí mismo, pues se sospechaba que había cometido fraude electoral al robarle las elecciones a Manuel López Obrador.
 El problema de México es que no tiene un sistema judicial lo suficientemente fuerte como para investigar, procesar y encarcelar a esa clase política corrupta, tramposa y mentirosa. No hay investigadores ni jueces capacitados y listos para enfrentar ese poder político mexicano sucio y vendido. Nosotros, los colombianos, llegamos en un momento a tener a la mitad de los congresistas en la cárcel. Algo increíble, de no creer, que salvó nuestras instituciones en el último minuto, cuando estábamos ya sin aire y a punto de desmayarnos.
Y ahora, con el secuestro y la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, el pueblo mexicano no pudo más y se ha manifestado de manera contundente. ¿Cómo es posible que el alcalde estuviera implicado en semejante ataque a los estudiantes? ¿Por qué, para qué, con qué propósito? ¿Cuál fue el móvil de esa acción tan desmedida y brutal? ¿Dónde están los estudiantes? ¿Los mataron, los tienen retenidos en algún lugar, los sacaron del país? Acaban de capturar al jefe de la policía, que también está implicado en el ilícito, y aún no se sabe cuál fue la suerte de los muchachos. Mientras tanto, el Presidente Peña Nieto, con un desdén que rayaba en el cinismo, estaba de gira por Asia, como si lo que estuviera pasando en su país fuera un problema menor, sin importancia ni trascendencia alguna.

Y la clase política mexicana, por primera vez, está contra las cuerdas. Sabe que en el inconsciente colectivo de su gente está la Revolución Mexicana de 1910. Y no pueden alegar que hay que defender las instituciones y la democracia, pues están viciadas. Ese es el problema central. Que cuando el mismo Estado practica el terrorismo, negocia por debajo de la mesa, pacta y se vende a poderes mafiosos, pierde legitimidad. Y lo único que queda es la dignidad del pueblo, que tiene todo el derecho de protestar, de exigir justicia y de enfrentarse a unos dirigentes políticos que no sólo los traicionaron y los vendieron, sino que los atacaron brutalmente hasta el punto de tener hoy desaparecidos a sus propios hijos.

22 comentarios:

  1. El tema del narcotráfico es un tema tan antiguo como el hombre: poder.

    "La fuerza interior no viene del poder, es al contrario".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta frase es cierta en el caso de un tipo como Mandela, pero jamás en el caso de tipos serviles y acomodaticios como Peña Nieto o José Luis Abarca... Saludos, MM...

      Eliminar
  2. Me parece a mí que las fuertes reacciones de los tumultos enardecidos puede llevar a represalias contundentes. Ya se ha dejado más que claro que cuanto todas las instituciones fallan, las riendas de un pueblo dejan de existir para dar cabida a la autosuficiencia moral, ahora, ¿éstas micro-independecías ideológicas no pueden dar lugar a eventos como los del terror de la Francia del siglo XVIII? Si por adventicio, esta causa toma el cauce equivocado y se dirige a la coerción por la que tanto tiempo han sufrido, ¿quien podrá determinar que estará bien o mal cuando los fundamentos jurídicos en las que los parámetros estaban delimitados no son precisamente los mas convenientes? No quiero decir que deban someterse a un objetivismo coactivo, pero en tiempos modernos ya nadie vigila a los vigilantes y las vanas y profanas pasiones de un ser que toca por primera vez el poder son algo tan abundante como los humanos, verdaderamente temible en un terrorismo anti-estatal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se corre en riesgo grande, pero ojalá que las organizaciones internacionales continúen vigilando de cerca este proceso. Lo que es importante es que sólo la fuerza de la sociedad civil puede depurar la corrupción descarada que hay en México... Saludos, MM.

      Eliminar
  3. Cuando un maton mata, mata tranquilo. sabe que puede hacerlo y no le va a pasar nada. Sabe que tiene el respaldo de uno que, desde las sombras, le garantiza impunidad.

    La vieja y el tipejo este dieron la orden que seguramente han dado ya tantas veces que ni se pueden contar, la orden que seguramente es, de lejos, la mas dada en la historia mundial: "coronel, mateme a esta gente mientras yo tomo champaña, bailo, e inhalo coca. Lo unico que le pido es que porfavor no me deje reguero, es antiestetico."

    Lo diferente esta vez es que uno o mas de sus amos decidieron echarlos al agua. Por que?

    Por que se nos permite esta vez ver algo que ya los mejicanos llevaban varios años denunciando sin que nadie les parara bolas?

    Este aberrante episodio es un vertice, un punto de inflexion, pero no sabemos de que.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay una pequeña gota que rebasa el vaso... Recordemos la Revolución de los Jazmines y la Primavera Árabe... Saludos, MM...

      Eliminar
    2. y que quedo de eso? no estan ahora las naciones de oriente medio sumidas en una edad media islamista, degollando gente y cometiendo atrocidades? si hubo una primavera arabe, es claro que llego el invierno, si hubo jazmines, es claro que se marchitaron

      Eliminar
    3. No hay que mezclar una cosa con la otra. El origen de ISIS está en la invasión de Irak por parte de los Estados Unidos después del ataque a las Torres Gemelas en el 2001. De hecho, fue una facción de Al Qaeda luchando por la independencia de Irak y por la exclusión total de los extranjeros occidentales en ese país. Luego se radicaliza, aprovecha la guerra civil en Siria y pretende ahora extender su zona de influencia a Líbano y Turquía... Saludos, MM...

      Eliminar
    4. En concreto no me referia a ISIS señor Mendoza, me referia precisamente a aquellas fuerzas que hicieron que hubiera un 11 de septiembre en primer lugar.

      A esas fuerzas antiquisimas y al parecer inmutables que, habitando el alma humana, permiten que dinastias de psicopatas hayan gobernado ininterrumpidamente cada pais del mundo desde que el primer protohombre cogio un palo para abrir un hueco en el suelo.

      A esas fuerzas que hacen que a mucha gente le parezca bueno y encomiable cortarle el cuello a un inocente (y no me refiero solo a victimas humanas), crucificarlo, quemarlo vivo, someterlo al potro, agarrarlo a puñaladas hasta que vomite sangre, poner una bomba en un metro, estrellar un avion, hacer pasar a un campesino por un guerrillero, etc.

      La humanidad parece ese estudiante que repite y repite tercero de primaria y le dan los 20 años y nada que pasa. Se raja en exactamente las mismas materias e incluso, si algun profesor bondadoso le presenta el mismo examen, con las mismas preguntas año tras año, saca las mismas notas deplorables.

      En ese orden de ideas, las revoluciones si han servido para algo diferente a cambiarle los ropajes al emperador? no se, de pronto si, pero entonces porque la cosa sigue tan parecida a lo que uno oye de la antiguedad?

      Digamos, eso de que los parapoliticos de iguala hayan podido mandar torturar, matar y desaparecer a su antojo a casi 50 personas de un solo golpe, mientras se encontraban en una reunion social sonriendo y muy posiblemente sosteniendo bebes y dandoles picos - recordemos que la tipeja esta dirige alguna de esas fundaciones de "me preocupan los niños"-, no recuerda acaso bastante a los emperadores romanos o a los faraones egipcios ?

      Que son el mismo franco, el mismo estalin,..., no sigo con los parecidos porque nos da la medianoche.

      Sera que toda esa sangre es por buscar poder y dinero, o sera que hay gente convencida de que es redituable realizarle sacrificios masivos a alguna entidad, imaginaria o no, que llaman dios?

      Eliminar
  4. De acuerdo. Esta sensación de impotencia contra esas fuerzas oscuras que detentan el poder en medio de la corrupción, ni siquiera da fuerzas para protestar duramente. Subsiste el temor de la injusticia ante esos monstruos sin conciencia. Por aquí ya pasamos por eso y aún no saltamos el bache. Seguramente el proceso de paz desatará nuevamente las fieras y veremos aún más inmundicias. Cuando el mundo entero tome conciencia y se una en una sola voz, resurgirá la esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cuando el mundo se una en una sola voz... de pronto ese es el problema, buscar una sola voz. De pronto lo que toca hacer es lo contrario, buscar la manera de que haya muchas voces, todas en armonia. Como las orquestas.

      Eliminar
    2. Sí, eso es la democracia, como una orquesta con distintas voces y distintos instrumentos... Saludos, MM...

      Eliminar
  5. Pobre México, un país tan bello y que está siendo, de manera progresiva, destruido por el narcotráfico. La solución es tán fácil: legalizar las drogas, ponerlas al alcance de quien se quiera matar. El dinero que se emplea en la lucha contra ellas podría invertirse en educación preventiva en los colegios y sobraría mucho dinero para otras causas sociales. Lo triste es que el G8 ni siquiera contempla la posibilidad de legalizarlas. Es increíble que líderes tan importantes sufran de una oligofrenia tan exponencial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya hay mucha gente estudiando la legalización. Hacia allá va la cosa... Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Gracias Mario: Esa es la interpretación, una orquesta. Se busca la armonía o la disonancia dentro de un propósito que cohesiona todas las partes de la partitura y todos los intérpretes. El director solamente recuerda y le da el sabor y el gusto particular sin ser una voz regente y dictatorial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la democracia es pura polifonía... Saludos, MM...

      Eliminar
  7. Una de las cosas que más me repugna del caso de los estudiantes mexicanos desaparecidos es la forma como los medios de difusión han presentado el hallazgo de fosas comunes por todos lados: se hallaron cadáveres pero no son los estudiantes, punto. Nadie pregunta de quiénes son esos cadáveres, quién, cómo, cuándo y dónde los asesinó, qué está pasando en México. El doloroso caso de los normalistas se ha convertido en el dedo con el que han conseguido tapar el sol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, muchos de los medios pertenecen a la misma élite corrupta... Saludos, MM...

      Eliminar
  8. Que curioso que muchos escritores, activos o retirados (aunque dicen que el que escribe jamás puede dejar de hacerlo), se trasladan a México a vivir 'tranquilamente' por ejemplo: 'Gabo'... quizá, como en Relato de un asesino, estos necesitan estar cerca del caos para ser ellos mismos y estar en paz, igual que Tafur.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, García Márquez, Mutis, Fernando Vallejo, Botero... La lista es larga. México es como un doble, un hermano gemelo de Colombia en el que nuestros artistas han encontrado un refugio. Pero las razones van más allá y se deben a la increíble hospitalidad del pueblo mexicano. No olvidemos a los surrealistas franceses e ingleses, a los Beat Generation, a Trotsky, a los exiliados de la Guerra Civil Española... México sabe acoger con beneplácito a los extranjeros. Es un país maravilloso y muy complejo. Por eso indigna tanto que su clase política no esté a la altura de su pueblo... Saludos, MM...

      Eliminar
  9. Hasta ahora me encuentro con el blog, lo cual me parece algo maravillo. Siempre he admirado la forma en que mira la realidad y asi mismo en todos sus aspectos ha intentado entenderla. Sus libros me han abierto los ojos de una forma un poco escandalosa, desde que yo empiezo a leer el primer libro no veo al mundo igual, no veo esa "realidad" igual, de hecho no me empiezo a ver igual. Eso es lo verdaderamente exquisito de leer a Mario. Otra cosa que quisiera resaltar es el entendimiento como persona hacia otras personas y no precisamente iguales a el sino totalmente diferente, es tener eso que nos ha faltado como personas, y es mirar al otro sin ningun prejuicio. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso es la literatura, un salón de espejos de distintos tamaños y figuras, un caleidoscopio que nos permite ver el entorno y a nosotros mismos de manera diferente... Saludos, Daniela, MM...

      Eliminar