10 nov. 2014

La princesa de Bir Tawil





Durante la época en que la familia de Pablo Escobar quería escapar del país y no podía por trámites legales e impedimentos de todo tipo, el Gobierno colombiano los refugió en un piso de Residencias Tequendama, al lado del prestigioso hotel del mismo nombre, en pleno corazón de Bogotá. Por aquel entonces yo solía ir al baño turco de ese edificio los sábados en las horas de la tarde.  Cruzar los cordones de seguridad era toda una proeza. La esposa de Pablo Escobar, María Victoria Henao, bajaba a la zona húmeda con sus dos hijos y se quedaban allí intentando combatir el estrés de esos días nefastos. Fue entonces que vi en varias ocasiones a Manuela, la chiquita que era la princesa de la casa Escobar.
Hace poco, en una entrevista, escuché a Juan Pablo Escobar, el hijo de Pablo Escobar, contar una anécdota increíble acerca del afecto descomunal que sentía el capo por su hija. Dijo que, cuando estaba recluido en la Catedral, tenían vigilado cualquier tipo de comunicación entre la prisión y la zona exterior. Incluso los gringos habían dispuesto radares y dispositivos de rastreo para interceptar mensajes, llamadas y demás. Entonces Escobar, para poder comunicarse con su princesa, entrenó palomas mensajeras y se mandaba papelitos con ella sin que los aparatos pudieran detectar nada. Qué imagen tan increíble: el ogro encerrado en su gruta en las montañas comunicándose con su niña a través de pájaros mensajeros.
Todos recordamos a Sofía Coppola en el papel de la hija de Michael Corleone en El Padrino III. Michael es un héroe de guerra y después hereda la organización de su padre, Vito Corleone, y tiene que entrar en guerra con las otras familias de Nueva York. Es decir, es un tipo rudo, frío, calculador, despiadado como pocos. Sin embargo, cuando se trata de su hija es un padre adorable y hace cualquier cosa por complacerla. Es su debilidad, su talón de Aquiles.
En la famosa serie Los Soprano, Tony, la cabeza de la familia, un mafioso temperamental y narcisista, es baleado por su propio tío un día cualquiera. Entra en coma y pasa días enteros suspendido en otra dimensión. Y cuando está a punto de morir, es la voz de su hija Meadow la que lo trae de regreso a la vida, el llanto de su chiquita, sus palabras de desesperación rogándole que no la vaya a dejar sola.
Pero mi historia preferida es la de Jeremiah Heaton, un hombre que vive en Virginia y al que un diciembre su hija, que por aquel entonces tenía seis años, le preguntó con seriedad si alguna vez ella podía ser una princesa de verdad, con reino y todo. Y en lugar de contestarle que eso era imposible y que sólo sucedía en los cuentos infantiles, Jeremiah le dijo que sí, que por supuesto, y se puso entonces en la labor de investigar si aún era posible encontrar algún lugar a lo largo del planeta donde él pudiera declararse rey y jefe supremo. Y lo encontró. Se trata de una zona entre Egipto y Sudán, Bir Tawil, que no ha sido reclamada por ninguno de los dos países. Es un desierto deshabitado al lado del Mar Rojo, sin acceso al agua potable y que ha estado olvidado por más de cien años. Así que este hombre se armó de un GPS, diseñó una bandera con su chiquita, y se fue hasta allá y la puso en medio de la arena. Gritó a los cuatro vientos que ese era su reino y que a partir de ese día su pequeña hija era la princesa del desierto de Bir Tawil.


Desde entonces, Emily, que ahora tiene ya siete años, es princesa de verdad, princesa del nuevo reino de Sudán del Norte. Y la productora Disney les acaba de comprar los derechos para cine de la historia, que no es otra que la de un hombre que decide vivir no en la realidad impuesta por los demás, sino en una realidad paralela creada por él mismo y por su pequeña de siete años. Ejemplar.


10 comentarios:

  1. Que bonita historia, nos demuestra que los sueños si pueden hacerse realidad sólo cuando se quiere

    ResponderEliminar
  2. Maestro Mario, extraordinaria historia. Mas alla de ser una frase repujada..: el amor todo lo puede. Es el imponderable universal que con hilos misteriosos mueve al universo entero. Hermoso relato que nos mueve a soñar en que todo es posible y que el limite lo encuentramos cada vez mas lejos. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó conocerte ayer y poder saludarnos personalmente. Hay que seguir luchando para cambiar este presente tan peligroso. Saludos, MM.

      Eliminar
  3. http://www.dailymail.co.uk/news/article-360000/Mysterious-Piano-Man-exposed-fake.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena historia. Otro outsider extraviado en la contemporaneidad. Saludos, MM.

      Eliminar
  4. Hola Mario.

    Feliz día de los Veteranos. Para alguien que combatió en una vida anterior con armas para lograr la liberación del mundo, el alma del universo le ha recompensado con permitirle liberar las mentes a través de las letras, y vaya que lo estas logrando.

    Gracias. Un abrazo

    Pablo C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mister Duncan, claro... Qué maravilla... Saludos, MM...

      Eliminar
  5. Bella historia. Es una muestra más de que el amor más grande y puro es el que sentimos hacia nuestros hijos. Por ellos estamos dispuestos a hacer cualquier cosa, incluso luchar contra la inevitable muerte, rogar para seguir viviendo y no dejarlos solos en este mundo lleno de tanta corrupción, pues siempre sentiremos que sin nosotros quedarán indefensos. A mi hija es a la única persona que le perdono y perdonaré setenta veces siete, sin ningún rencor. Por eso no entiendo como hay padres que maltratan, cometen actos atroces, incluso, causan la muerte de sus propios hijos.

    ResponderEliminar
  6. Nodo sur en cáncer: el ama de casa soñadora, conectada con la luna y la familia. Nodo norte en capricornio: el empresario, el ejecutivo, el amante del trabajo. Mi vida ha sido mutar de un mundo donde la magia es algo natural hacia la realidad del poder, las cosas concretas que a menudo no me cuadran.

    ResponderEliminar