21 feb. 2015

CAMINO A LA FERIA DEL LIBRO (NUEVAS CARÁTULAS)



Gracias al increíble talento de Oscar Abril y Alejo Amaya, van a salir pronto las nuevas carátulas y ya la obra quedará toda unificada.







24 comentarios:

  1. Que bien Mario, muy buenas imágenes para esos lectores que van llegando y que seguramente como yo se quedarán enganchados a tu literatura.
    Aunque sobra decir que las primeras ediciones también tuvieron su forma de llegarnos. Tu último libro Paranormal Colombia me encantó, además de unas excelentes entrevistas sensibilizas a los lectores suprimiendo el amarillismo que puede haber en el tema con unas profundas reflexiones sobre la sabiduría ancestral, los arquetipos, la metafísica, el mito, etc.
    Un abrazo y muchos éxitos en la feria,
    Aleja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Aleja, el hiperrealismo conduce de manera inevitable al surrealismo. Hay un tenue y difuso umbral entre ambos.
      Calurosos abrazos, Mario.

      Eliminar
  2. Felicitaciones Mario, yo también soy refousiano, escritor, y ah, budista. Abrazo Francisco Bermúdez Guerra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos uno. La identidad es una ilusión... Saludos, MM...

      Eliminar
  3. Felicitaciones Mario. Me parece muy bella la colección, especialmente la de "la travesía del Vidente", tal vez por que es el escrito tuyo que más me gusta. Mi colección en un revoltillo, pero me parece también bella porque refleja el trabajo de conseguir libro a libro.
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú, que has estado detrás de bambalinas, sabes lo duro que es esto... Saludos, MM...

      Eliminar
  4. la imagen de la travesia del vidente es posiblemente la mejor caratula de un libro que haya sido impreso en colombia. Ese señor oscar abril es un animal completo. Es dibujo o fotografia?

    salud para usted y para el monstruo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fotografía, Prefijo. El día de la producción contrataron a esta modelo y la colgaron de un arnés. Yo no entendía muy bien porque parecía un ángel ascendiendo. Resulta que tomaban la foto así, y luego le daban la vuelta. Si miras la imagen al revés, ves la posición original... Y sí, qué suerte tener a Óscar en el equipo. Y ahora él y Alejo serán los ilustradores de la saga, que la voy a reeditar de nuevo desde el comienzo. Mejor imposible... Saludos, MM...

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Ahora sí quedará toda la obra con una unidad estética... Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Tremenda obra literaria y brutal el talento de Oscar Abril.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oscar y Alejo son garantía total de calidad... Saludos, MM...

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Impresionante trabajo Mario, el paso a seguir es empezar a adquirir las obras con sus nuevas caratulas, bella colección, aunque conservaré las que tengo, ya bien trajinadas, llenas de Horror y felicidad, mezcla extraña pero perfecta que me has transmitido a lo largo de tu obra literaria...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El horror purifica, limpia, hace catarsis. El único camino para llegar al paraíso es cruzando el infierno... Saludos, MM...

      Eliminar
  9. Estaba esperando hace mucho por esto. Y más aún con Cobro de sangre. Ese libro tiene parte de algo de mí. Será una colección bonita en la biblioteca - Ya casi completa-

    Gracias por crear toda una resistencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Cobro de Sangre fue una novela muy difícil de escribir... Yo también la estimo de manera especial... Saludos, MM...

      Eliminar
  10. Estaba esperando hace mucho por esto. Y más aún con Cobro de sangre. Ese libro tiene parte de algo de mí. Será una colección bonita en la biblioteca - Ya casi completa-

    Gracias por crear toda una resistencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Imparable su genialidad Mario, hace poco lo leo y he tenido enormes enseñanzas, un fuerte abrazo y hay que continuar abriendole los ojos a todos aquellos que siguen cegados y no entienden que somos uno.

    Nicolás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la identidad es quizás la máxima ficción... Saludos, MM...

      Eliminar
  13. Mario (si me permite quitarle el "Don" que siento que amerita), usted me conoce.
    O bueno, alguna vez me vio por ahí, en una de sus memorables charlas. Claro, es aquél entonces yo tenía el cabello largo y era más escuálido que un jamelgo. Estamos hablando de una visita que usted hizo a mi colegio, más de diez años atrás.
    La primera novela suya que tuve en mis manos (que me fuera sugerida por mi entonces profesora de literatura) fue "Scorpio City"; de ahí, trasegué por varios años en sus caminos de tinta hasta llegar a la locura (literalmente; no es una poética figura de un pseudobohemio, sino algo que fue "clínicamente real") de mano de "La Ciudad de los Umbrales" (aunque he de reconocer que algunas lecturas del Marqués de Sade jugaron parte también allí y, por supuesto, la mano de Dios que en su misterio me estaba salvando al condenarme -para luego volverme a la vida al perdonarme y redimirme.)... y ahora, después de más de diez años, al haber pasado por mi adolescencia, mi juventud, y ahora caminando por lo que es un difuso umbral entre mi tardía juventud y mi joven adultez, después de tanto tiempo, sigo pensando que yo soy su obra, o que su obra mora dentro de mi ser; las calles de Teusaquillo, la suciedad y violencia del Centro, los barrios de parques y tejados, la juventud perdida de aquellos años de la Nacho en los setenta, las putas misteriosas con aroma de anís que se esparce en el ambiente, la reclusión a decisión propia, el dolor agónico que se prolonga en las tardes de sol sabanero y que va a morir al poder tomar ese trago de aire mientras abiertos los brazos se encuentra el entendimiento y la aceptación, la familia ahora ya ida, la soledad del mendigo que carga en silencio sus penas...
    Difícil de mutar en palabras lo que inspira una obra literaria en un ser que transita lentamente su camino a la añorada muerte y a la esquiva vida, mientras en cada paso se imagina y se cuestiona si será o no un personaje de sus novelas.

    Hace poco leí dos obras de Santiago Gamboa (quien, en la conferencia de aquellos diez años atrás, usted refirió como su amigo); "Vida feliz de un joven llamado Esteban" y "El Síndrome de Ulises"... ni qué decir que me fue imposible detenerme al devorar sus páginas -de vuelta... una novela que también marcó mi adolescencia. Tienen ESE ESPÍRITU incomprensible e indescriptible para quien no sea bogotano...

    Espero pronto volver a la librería a buscar un libro suyo que aún no haya pasado por mis ávidos ojos y por mi ansioso corazón.

    ¡Un abrazo, Don Mario! Ojalá la Vida provea que podamos seguir(lo)(me) leyendo en los mundos por venir.

    Le saluda,

    Un personaje de su pluma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo tenía 17 o 18 años, leí Sobre héroes y tumbas, y de inmediato me sentí un personaje de Sábato. Estaba enamorado de Alejandra y sentía a Fernando Vidal Olmos como un hermano espiritual. Luego fui un personaje de Durrell y después uno de Auster... Así es la vida del lector, vivimos en muchos países al tiempo, nos han matado muchas veces y hemos renacido otras tantas, hemos dormido en calles mugrientas y en castillos elegantes, nos hemos enamorado de mujeres callejeras y de aristócratas distinguidas... Hemos tenido muchas vidas... Los que no leen sólo viven una...
      Saludos, MM...

      Eliminar
    2. No recuerdo quién dijo -o quién escribió- que los escritores no escriben para escapar de su destino, sino que lo hacen para cumplir todos los(sus) destinos posibles.
      Saludos.

      Eliminar