16 feb. 2015

La sociedad del cansancio





Por todas partes, en todos los estratos sociales, sin distinción de género o credo, el mundo se está llenando de personas que ya no pueden más, personas arrojadas al fondo de una habitación, que no quieren ni hablar siquiera, sumidos por completo en la nada, en unas tinieblas que los convierten en muertos vivientes. Varias enfermedades están asociadas a este aniquilamiento general: el síndrome de fatiga crónica, el síndrome de desgaste ocupacional, la depresión.
Primero nos vendieron el discurso del éxito, de “tú puedes hacer todo lo que te propongas”, “tú no eres cualquiera”, “tú estás llamado a grandes cosas”. El poderoso mundo de los líderes.
Una sociedad de trabajadores ególatras tarde o temprano tenía que convertirse en una sociedad del dopaje laboral: los termos de café que hay en toda oficina, la Coca-Cola, el Red Bull, la cocaína, las anfetaminas, la fluoxetina, el guaraná, los antidepresivos en general. La sociedad de los gimnasios, la sociedad del coaching, la sociedad de la gente linda, siempre sonriente, hiperactiva, que nunca duerme.
La diferencia es que ya no hay un jefe que nos explote, que nos vigile, que nos someta. Somos nosotros mismos los encargados de esclavizarnos, de abusar de nuestras fuerzas y nuestras capacidades. Las altas expectativas que hemos depositado en nosotros nos condenan a doparnos, a no dormir, a volvernos adictos al estudio o al trabajo, a sobre-excitarnos, a vivir nerviosos, siempre ocupados, haciendo mil cosas a la vez, con diez mil planes, pendientes de grandes proyectos, haciendo tres carreras al tiempo, cumpliendo con los horarios de dos trabajos distintos. Somos el verdugo y la víctima, el carcelero y el reo. Abusamos de nosotros hasta el punto de hacernos pedazos, de aniquilarnos en vida. Y llega el día en el que, sencillamente, no podemos más.
Este colapso se puede manifestar de mil modos, con mil patologías distintas. Lo cierto es que el sujeto queda derrengado, no puede levantarse, se aísla, no desea nada. Millones de personas alrededor del mundo pasan horas y horas frente a sus computadores sólo abriendo ventanas y ventanas en la red, inoficiosamente. O haciendo zapping de canal en canal, o andando por el apartamento en pantuflas y piyama al mediodía de un lunes cualquiera. No están ociosos, están agotados. Agotados de su imagen, de tantos selfies, agotados de tanto ego, de haber puesto tantas expectativas en sí mismos, de años y años de neurosis consecutivas.
El extraordinario ensayista de origen coreano, Byung-Chul Han, en su libro La sociedad del cansancio (Editorial Herder), llega incluso a equiparar a esta humanidad deprimida y agotada con los prisioneros de los campos de concentración, que un día ya no podían ni siquiera caminar y se quedaban por ahí en cualquier rincón con la mirada perdida en el vacío, sin poder erguir la columna vertebral. Sólo que nosotros no estamos famélicos ni subalimentados, sino obesos, con un pedazo de pizza en la mano. La diferencia es que ahora el peligro no está allá afuera, en otros que nos van a encarcelar y a torturar. Estamos en la época en que nosotros mismos somos nuestros peores enemigos.

Estamos pasando de la sociedad del trabajo y el rendimiento, a la sociedad de la fatiga, a la sociedad de la depresión zombie. Hay que estar alerta. Hay que tener a la mano siempre alguna estrategia de fuga, de desobediencia civil, de ocio contemplativo. Hay que tener unas escasas expectativas con respecto a sí mismo. Hay que disfrutar al máximo el supremo placer de andar por la calle con las manos entre los bolsillos meditando, o analizando un cuadro durante horas en un museo, o leyendo en el banco de algún parque un buen libro. Hay que disfrutar al máximo el supremo placer de ser nadie.

37 comentarios:

  1. Me cayó como anillo al dedo, maestro. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lee el libro, es muy revelador... Saludos, MM...

      Eliminar
  2. Es muy triste tener que aceptar que uno es o fue así, precisamente hace unos meses yo salí de ese círculo vicioso de exigirme mucho en el trabajo, prácticamente de no exigir respeto por mi tiempo y mi vida que al fin de cuentas, era no respetarme. Cuando me enfermé me di cuenta que no valía la pena desperdiciar el tiempo ni la vida en solo trabajo, que lo que uno debe hacer es ser disciplinado pero no cruzar el límite y perder la vida ahí.

    Ahora que me doy tiempo para hacer mis cosas, para estar con mi familia, con mis amigos, disfruto más cada segundo. No es que no me importe mi trabajo, porque mi carácter no me da para eso, pero ya no es mi prioridad y mi salud mejoró considerablemente.

    Gracias Maestro Mario por mostrar lo que a veces cuesta aceptar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo tú... Todos nos hemos excedido en algún momento. Es parte de la época... Busca el libro, es de una lucidez difícil de igualar... Saludos, MM...

      Eliminar
  3. En el momento que eliminamos las obligaciones que tenemos con nosotros y que están minadas por un afuera, también prescindimos de las que han puesto sobre nosotros la sociedad, la familia, los afectos cercanos... La celebración por ser nadie es real cuando nos deshacemos de todo lo que nos han dibujado y hemos dibujado como condición para actuar, para ocupar un lugar "Tienes grandes cosas que aportarle al mundo" "no eres como los otros" "eres el elegido para cambiar el mundo". En el momento que nos arrojamos a la apertura de hacer lo que nos da la gana, por deseo y no por expectativas, nos liberamos del gran lastre de un ser que han prefabricado a capricho de un sistema que quiere que nos mantengamos en él para el funcionamiento del mismo. Cuando resistimos a sus pretensiones y nos relajamos un poco con todo lo que demanda la sociedad contemporánea: Resultados, prisa, acciones que solo generen utilidad, llegar a una meta... le damos paso a ese tiempo de ocio que nos queda para hacer lo que realmente nos da vida... Lo que deseamos, lo que nos genera placer y dicha.

    ResponderEliminar
  4. Convertimos a la vida en un gerundio continuo, disfrutamos de la terminación "endo" "ando". Estamos amando, viviendo, haciendo, pensando, es decir gozamos más el recorrido, los caminos... disfrutamos del trayecto, de los pasos que damos y no de una meta. La vida es un viaje y lo que disfrutas no es el nacimiento ni la muerte, lo que gozamos es lo que hay en medio y que está atravesado por el presente. Eduardo Galeano en su libro los hijos de los días tiene un texto que da a conocer claramente esto que quiero decir " En 1887 nació, en Salta, el hombre que fue Salta:
    Juan Carlos Dávalos, fundador de una dinastía de músicos y poetas.
    Según dicen los decires, él fue el primer tripulante de un Ford T, el Ford a bigote, en aquellas comarcas del norte argentino.
    Por los caminos venía su Ford T, roncando y humeando.
    Lento, venía. Las tortugas se sentaban a esperarlo.
    Algún vecino se acercó. Preocupado saludó, comentó:
    ―Pero don Dávalos… A este paso, no va a llegar nunca.
    Y él aclaró:
    ―Yo no viajo por llegar. Viajo por ir." El placer está en amar más lo que vas haciendo en cada presente, en cada azar, en cada excentricidad, en cada casualidad. El placer está en lo que generas para vivir a tope. Y como dice Jorge Drexler en una de sus canciones reveladoras "Amar la trama más que el desenlace" Una muerte continua a lo acartonado, a lo que nos aprieta y nos encarcela en convenciones armadas por otros.

    ResponderEliminar
  5. Hacer lo que nos da la gana nos pone otro tipo de exigencia y esta se resume en urgencia, en necesidad de vivir y de habitar el mundo desde muchos lugares, desde los espacios huidizos de la costumbre. Desde los espacios que encontramos en la apertura de una vida que quiere vivir porque es urgente y no porque toca. Y cuando digo urgencia me refiero a necesidad por sentirnos vivos, por resistir, por crear. Por desgarrarnos en cada acción, pero también en cada quietud, en cada momento de incertidumbre... En cada trocito de vida que sentimos en el presente. Vivir a prisa y con tanto ruido elimina la capacidad de desmenuzar los instantes, de saborearlos, de convertirlos en singulares. Todo se traga y se pasa derecho, no hay notas, ni matices y una vida así necesita llenarse de ruido y ese es el ruido al que te refieres Mario... ruido que quite el aburrimiento, que disimule la vacuidad. Se hace mucho pero sin pensarlo, sin sentirlo... El movimiento no está atravesado por el deseo, en este caso está atravesado por el miedo al vacío, por la apariencia de mostrar a los demás que no hay fracaso, que todo está bien... Que no pasa nada, que hace parte de la sociedad que vende la felicidad y el triunfo como antídoto para enfrentar la vida, vida que a mi modo de ver está tan llena de matices, de atributos y cualidades. El agite genera ruido, este nos aleja de nuestro silencio interno. Un silencio que es necesario para escucharnos, para sentirnos y pensarnos. La sociedad en la que vivimos cada día más nos aliena... Nos aleja del deseo, de la creación, del ejercicio de pensar, de amar. Nos aleja, y de nuevo aunque suene redundante, de la capacidad de saborear y degustar la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la antigua oposición Homo Faber vs Homo Ludens. En lo lúdico, en lo gratuito, hay una hondura y una poesía difícil de igualar... Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Gracias por compartir y recomendar este libro Mario, el emblema del alto rendimiento profesional nos oculta las delicias de sumergirnos en un libro, en una película, en la contemplación de nuestros propios laberintos, en los paraísos del arte y las dimensiones temporales de la historia, o de cualquier cosa que haga florecer nuestra capacidad de asombro y creación de otros imaginarios.

    Por otro lado, aunque una versión digital de un libro no supera el misticismo y la magia de la versión impresa, ni los paseos asimétricos entre los pasillos de una librería en busca de un ejemplar entre portadas, títulos y pilas de más libros... hasta esa oportunidad de tener este libro en nuestras manos, en la red se encuentra la vista previa de algunos capítulos para curiosear un poco, no pongo el link directo por que creo que no se puede, pero con esta url se resume la búsqueda http://lmgtfy.com/?q=kindle+preview+La+sociedad+del+cansancio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale la pena que lo lean completo. Son apenas 70 páginas, pero da en el corazón de nuestro tiempo... Saludos, MM...

      Eliminar
  7. Debo comenzar argumentado el sentido que tiene el "Deseo" ese que por lineas mediáticas e intereses de unos ha sido limitado Pero, que también no lo han puesto como ilimitado. El deseo de consumo. El deseo de tener más, sentir más.... El deseo de la experiencia. ¿Que tan deseosos estamos de ser mejores a los demás? ¿Qué necesidad tengo de desear lo que me muestran sabiendo que no lo necesito y no es una necesidad? son algunas de las preguntas que a diario debemos contestarnos. Ahora, como lo ha Profundizado usted maestro: el capitalismo a evolucionado, se ha vuelto un capitalismo voraz. Pasamos del capitalismo industrial, donde el tiempo era el motor de la industria y el capital. Ahora, contemplamos un capitalismo de signos, donde los objetos comienzan a tener un sentido político y regulan nuestras vidas. Nos volvemos dependientes. Un Semiocapitalismo donde no importa la colectividad si no lo que repercute en nosotros los individuales. ¿Qué tipo de sensibilidad tenemos? sabiendo que estamos en una sociedad en movimiento, donde "el debe hacer" ya no existe sino apremia "Haga lo que usted quiera" porque como lo dije antes, los signos median nuestra vida.

    Un saludo
    Espero se acuerde de mí maestro
    Con afecto: Andrés -UCentral

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen punto. El deseo es clave en este tema, en efecto...
      Vi tu video en Youtube sobre Paranormal Colombia, por supuesto, y recuerdo la entrevista gratamente... Un abrazo, MM...

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Quiero compartir la versión digital que conseguí:
    Link
    https://read.amazon.com/?asin=B00FOWPHM0
    Usuario:dfamayal+47@gmail.com
    Contraseña:universoescrito

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy útil...Varios lectores te lo agradecerán... Saludos, MM...

      Eliminar
  10. Frase acorde : "El cansancio de la sociedad de rendimiento es un cansancio a solas , que aísla y divide."

    Buen libro y buena publicación Mario.

    Cordial saludo,

    Carlos Orjuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, cada día estamos más solos y más aislados. Sólo trabajamos... Saludos, MM...

      Eliminar
  11. Señor Mario Mendoza, yo eh leído un buen número de sus obras y artículos que publica en este blog, primero me gustaría agradecerte por ese despertar que genera con cada blog y cada libro que publica, me considero un simple observador de opiniones, sin embargo en este caso ya que no opino mucho, quisiera contar un poco acerca de mi experiencia personal.
    Desde pequeño siempre me eh sentido un inconforme con el mundo, sentía que habían cosas que no cuadraban, todo parecía un simple engaño , el colegio era el lugar más aburrido del mundo, nos tenían presos 8 horas, supuestamente estudiando y cuando nos enviaban a devuelta a casa teníamos un lista de tareas interminables, la vida se iba por el drenaje lentamente, los años pasaban y yo inventaba excusas siempre para faltar, le decía a mi mama que el colegio era una guardería en realidad no ningún lugar de conocimiento, mis docentes de colegio en su mayoría dejaban largos talleres y posteriormente se iban a la tertulia con sus amigos docentes, como los personajes de tus libros nunca encaje en ese modelo de niño servil, que hace todos los deberes sin cuestionarse ¿porque? ¿Para qué sirve esto? siempre viviendo la vida como en piloto automático, aclaro que no estoy diciendo que el conocimiento no sea importante, es la herramienta de progreso mas eficaz que tenemos y mas un país en vías de desarrollo como Colombia, pero hay un tipo de conocimiento ya “mandado a recoger “ diciéndolo de una forma mas coloquial, recuerdo que de niño preguntaba¿ para que me va a servir esto en la vida profesor? Los docentes siempre alegaban diciendo que quizá mas adelante me serviría, cosa aun espero que suceda.
    los doce años de educación para mí fue tiempo perdido, siento aprender mas de literatura en el tiempo que llevo leyéndote que en todos esos años sentado en un pupitre, escuchando cátedra de profesores con sueño sin vocación que no entendían a profundidad ni lo que enseñaban.
    siempre eh tenido afición por el deporte desde una temprana edad, precisamente ese deseo de éxito me alego del mundo, me volví individualista, solitario, envidioso. Todo el tiempo pensando en la manera de ganar y me volví un ser alegado el mundo mi único pensar era demostrarme que era mejor que los demás a toda costa, se me transformo el carácter por eso me identifico con tus personajes las ansias de victoria te matan en vida, y vivir así significa estar en incertidumbre todo el tiempo, luchando por cosas que tal vez ni sucedan. Nunca me enseñaron cosas así de básicas en el colegio a gestionar emociones o pensamientos a no pasar por encima de otro, a dejar los celos o la envidia, a trabajar en equipo, valores tan básicos que como sociedad pocas personas poseen. no obstante hice todo lo contrario, me encerré en mí mismo y estaba perdido odiando al mundo y sentía que de igual manera el mundo me odiaba a mí, ese éxito y creer esa mentira del establecimiento de conseguir los sueños a cualquier precio me mantuvo delirando en los laberintos escabrosos de la mente, no tenía entrenador ni nada por el estilo así que estaba conmigo mismo todo el tiempo, cuando se está demasiado tiempo solo llegan los vicios y entras en lugares ocultos de la mente, y te das cuenta que enloquecer es sencillo no es un proceso tan complicado así lo sentí yo por esos años, por eso como los personajes de tus libros en esos puntos me odie profundamente y el mundo se me convirtió en un lugar donde todos eran mis enemigos igual que tu personaje Samuel Sotomayor cuando sale de la prisión, yo me sentía de otra especie.

    ResponderEliminar
  12. un ser que no encajaba con nada ni nadie por esa época llego a mis manos relato de un asesino . Me sentí plenamente identificado y la lectura se convirtió en un escape del mundo y en una forma de correr un velo que no me dejaba ver, , termine la secundaria a los 16 y me dedique 2 años de lleno al deporte, este texto de la sociedad del cansancio me gusto por eso fue y aun soy ese perfil que pintas en este artículo, por eso ahora que retome la vida académica veo con claridad los errores que cometí y leyendo textos como este entiendo que el concepto del éxito es algo superfluo una mera fantasía, gracias por materializar ese inconformismo y Mario, no importa si nadie lee esto siento que escribo esto para mismo, dé igual manera es con respeto y admiración.
    Miguel valencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no nos enseñan algo que en Oriente es clave, y que en algunos países budistas se llama "la acción sin mérito". Significa que hay cosas que no se hacen por ego, por la importancia personal, esperando un reconocimiento, un aplauso, una palmadita en el hombro, un premio. Hay cosas que se hacen por amor, porque sí, gratuitamente. Y eso no significa que no sean impecables, o que no se hagan en medio de una disciplina feroz. Significa que no las hacemos para encumbrarnos a nosotros mismos, sino porque ellas se imponen, porque es importante hacerlas, porque son necesarias. Y eso nadie nos lo enseña...
      Saludos, Miguel, MM...

      Eliminar
  13. “Me siento triste porque perdí el parcial de métodos numéricos, porque al parecer no sé derivar, porque ya lo he arruinado todo tantas veces que ya no tiene arreglo, porque él se veía hermoso mientras iba caminando y él ya no quiere nada conmigo, porque no me siento bien estando sola pero tampoco me siento bien estando acompañada, porque ya no consigo sentirme bien de ningún modo, porque siempre termino alejando a las personas que realmente me agradan y estando con las que no debería estar, porque la gente va por las calles y yo también pero no puedo sentir ni lo uno ni lo otro, porque mataron a Jaime Garzón, porque ya no me gusta la música que me gustaba, ni tampoco he encontrado otra que me vuelva a gustar, porque no soy ni seré una ingeniera, porque deje de tocar guitarra, o más bien ella dejo de tocarme, porque arruine completamente mi brazo y tal vez ni con un tatuaje pueda arreglarlo, porque la gente parece tener una vida, yo no, porque esta realidad que se han inventado me resulta una mierda muy difícil de sobrellevar, porque estoy segura que cuando me muera solo el infierno estará esperándome, pero siempre he creído que el infierno será algo mejor que esto, al menos allá no estaremos presumiendo y añorando cosas como tanto lo hemos hecho acá, porque nunca seré músico ni estrella de rock, porque tampoco seré escritor, guionista o director de cine, porque no seré yo quien salve a este país, porque solo él pudo ver que yo tenía alma, porque mi gato me mira y yo lo miro a él pero eso no cambia nada, porque mañana será otro eterno hoy, porque mañana lo veré y seguramente él me verá pero seguiremos fingiendo que no nos vemos, que no existimos más. Porque no quiero salir a vacaciones ni tampoco seguir estudiando, porque no tengo un lugar en el cual estar a salvo, porque no tengo un papá, nunca lo tuve, porque mi mamá se vende a cambio de botas y carteras, porque ella tampoco quería que yo naciera, porque nunca conoceré a Mario Mendoza ni a Ernesto Sábato y no creo que haya otro como ellos, porque no sacaré el promedio de cinco punto cinco este semestre, porque quería ir a comerme un helado pero preferí subirme a un bus y tomar agua con galletas en la oscuridad de mi cuarto, porque la vida es esto que se me escapa y yo no consigo despertar, quiero despertar, y tener la vida que todos tienen, quiero sentirme bien con el hecho de estudiar una carrera, tener un trabajo, un novio, muchos hijos y una existencia vacía y sin sentido, pero no puedo hacerlo, busco algo más algo que ni yo ni ellos podemos ver pero existe. Porque bien podría bajar mi universidad llorando a gritos por los andes el centro, la cuarta, la diecinueve y quedarme en aquella esquina sin que a nadie le importara, sin que nadie lo notara, porque el mundo está muerto y no ve como todos sufrimos, porque odio verme en un espejo y ver que soy hermosa pero no puedo sentirlo, es solo una falsa fachada, porque odio el poder, porque quiero el poder, porque no somos un pueblo, porque odio la persona en la que me he convertido y la que ya nunca seré, y en el fondo estoy tan triste porque esa voz que me guía no deja de susurrarme al oído que nada de esto hubiera podido ser de otro modo, tenía que ser así y así seguirá, como una insoportable levedad de ser.”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me honra estar al lado de Sàbato... Debes buscar un libro que se llama "El hombre en busca de sentido", de Vìctor Frankl (Editorial Herder). Lo consigues fácilmente. Es clave que lo leas, Carol.
      Un abrazo, Mario...

      Eliminar
    2. El texto de Carol me recuerda al protagonista de un video. Un hombre que camina por una autopista dando a viva voz un monólogo casi ininteligible para los demás. Los carros lo atropellan una y otra vez. ¡Pum!, pasó un hombre en su auto y se lo llevó por delante, no volteó a mirar, apenas si sintió algo en el parachoques. Luego, otros tantos: ¡Pum Familia, Pum amigos, pum universidad…! El hombre, que a estas alturas apenas sangra, se levanta y continúa con su laberinto de palabras que se estrellan en muros imaginarios. Sabe que hay salida, pero no la encuentra. Sus palabras no son de dolor ni de rabia, son poder contenido que no se ha podido orientar. Esa es Carol, la mujer que tarde o temprano se convertirá en piedra, en muralla infranqueable y ya nada podrán derrumbarla.
      Gracias Mario por el texto. Una agradable movida de las blancas en el ajedrez de tus emociones intelectuales. Un abrazo, pronto nos veremos.
      Aquí el video: https://vimeo.com/11533560

      Eliminar
    3. Qué video, y qué buena lectura... Maravilloso... Gracias a ti, MM...

      Eliminar
  14. Después de leer este artículo no deja de causar inquietud, de empezar a generarse uno mismo preguntas, de sentir desolación que desde nuestra más temprana infancia nos están induciendo, formando, grabando unos conceptos denominados éxito, excelencia, calidad y demás sinónimos que se desprendan de estas palabras sin tener en cuenta que para llegar a estos se debe sacrificar una gran parte de lo que somos como personas, que vamos lentamente perdiendo primero la inocencia y luego la esencia, para ser en últimas un montón de gente arrodillada a una rutina monótona y sin sentido.

    ResponderEliminar
  15. Gracias miles por abrirnos la puerta a esta lectura Mario,leí el libro y como usted lo dice, es revelador, me encontré con varios "muros" por que más allá de entender los conceptos (a veces releyendo párrafos y buscando otras fuentes) y poner en contrapeso los argumentos con la experiencia, estas ideas le imprimen dinámica al proceso de romper esquemas preestablecidos en la educación, en las costumbres, y en todo el sistema que nos envuelve como "animal laborans".

    La obsesión por la "súper disciplina" en función de la productividad acelerada y el multitasking entre otras cosas, soslaya la atención "profunda y contemplativa", reemplazándola por una atención dispersa sujeta a la libertad condicional de la autosuficiencia y el miedo al error y no producir, esto nos hace cada vez más proclives a que la depresión, los trastornos mentales y el aislamiento, solo sean una fase de tantas, como si se tratara de una mutación de la "violencia neuronal".

    Destaco estas frases del libro:
    -- "Los recientes desarrollos sociales y el cambio de estructura de la atención provocan que la sociedad humana se acerque cada vez más al salvajismo"

    -- "Nunca nadie está más activo que cuando no hace nada, Nunca está menos solo que cuando está consigo mismo" (Hanna Arendt)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Violencia neuronal", qué término tan revelador... Buenas citas... Saludos, MM...

      Eliminar
  16. Ya basta de rodeos, es imposible dejar que mis ideas fluyan por si solas, siempre tengo que estar controlándolas intensamente para no ser víctima de mi misma, de no terminar siendo destruida por un ser que es necio, y siempre va por caminos oscuros y altamente peligrosos para el alma...

    ¿Acaso tengo que recordarme cada segundo del día por que estoy aquí? mi memoria me hace malas pasadas privandome de tener mis principios siempre prensentes. los principios, valores, e ideas que me hacen SER. no poder tenerlos prensentes me hace caer constantemente en los brazos de la inseguridad, en el horrible deseo de no querer estar, en las fuerzas de llevar a mi mente a un estado de estupidez y vacios donde no logro encontrarme. Es triste, es mas triste saber que nadie te entiende que por mas que no quieras verlo, todos y todas son personas que nunca pasaron por cosas así, que no tienen idea de que es sentirse fuera de lugar, de tener impertinencia sobre su entorno, de no sentirse del todo comodo, y estar en constante segregación por una sociedad indiferente.

    Son puntos de partida de importantes reflexiones en mi vida, como saber en donde estar y para que, si vale la pena seguir, y si tiene algo de validez las luchas internas para combatir el mundo externo.

    No se que mas pensar, estoy en constante contradicción. puedo pensar ser algo, pero termino actuando de manera increíblemente contraria. No encuentro solución, ni en el pasado, ni en el presente, casi siempre en el futuro, como si hechos futuros tuvieran alguna relevancia aquí... Siendo así no me queda mas que apaciguar cuan idea se me aparezca, quitarme de la idea de reflexionar sobre cualquier pensamiento que se me presente, por que siempre o en la mayoría de los casos me lleva a conclusiones temibles, oscuras y pretensiosas a querer mi inexistencia.

    Extraño lo oscuro y siniestro de los personajes de Mario Mendoza, cuando me encuentro como una persona que esta siempre busca estar estable social y emocionalmente, que no necesita de la soledad y tiene sus objetivos claros, que es exitosa en todo lo que se propone y tiene un futuro asegurado, o bueno tal vez no me haga falta solo hasta cuando vea que todo ese estado "perfecto" es muy vacío... que necesito algo de terror, algo de cinismo, algo mas profundo bajo y obseno, algo fuera de sí, que no necesito de mucha luz ni reconocimiento. Y que para mi es un extraño pero buen alimento para el alma. ¿ Como estar en ambas lineas ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata de oponerse al sistema y de autodestruirse en ese proceso. Tampoco se trata de venderse a él, de regalarse, y de perder una posición crítica. Hay una tercera opción: participar creativamente. Esa tercera vía te permite resistir sin hacerte daño. Desde cualquier disciplina puedes armar una trinchera y buscar a otros para resistir en equipo. Y siempre teniéndote a ti misma como tu amiga más fiel y confiable... Saludos, MM...

      Eliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos estamos inmersos en la misma época y recibimos la misma presión. Lo importante es resistirnos a ella, Vane, no dejar que nos avasallen de ese modo tan sucio y vulgar...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  18. Excelente para el comienzo del día, si bien muchos somos consientes de nuestra situación y de la fatiga interna a la cual nos vemos sometidos día a día por este mundo que nos agobia es difícil salir alejarse, dejar de pensar en todo lo que nos persigue, pero pienso que es un proceso en el cual todos debemos interiorizar conocimientos, hacernos más concientes de nuestra espiritualidad y así ir saliendo poco a poco de la rutina que nos está consumiendo.
    Un fuerte abrazo Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que desactivar ese discurso de la sociedad del rendimiento, y así evitar explotarse uno a sí mismo... Saludos, MM...

      Eliminar
  19. Yo... estoy deacuerdo, hay que jugar.
    un abrazo Mario ,buenaonda

    ResponderEliminar

  20. Es Dr.EBHOSE usted puede email él si necesita ayuda en su relación ebhodaghespell@gmail.com
    Te prometo que sus problemas se resuelven de inmediato. Después de estar en
    relación con él durante siete años, me dejó, yo hice todo
    ¿Podré yo hacerle volver atrás, pero todo fue en vano. Quería
    por el amor que siento por él, suplicó, pero él se negó hasta
    explicado mi problema con alguien en línea y ella me sugirió que debería
    más bien por correo un lanzador de conjuros que me podría ayudar a un hechizo que le trajera
    espalda, pero soy el tipo que nunca creyó en hechizos, no tenía más remedio que
    Pruébalo, enviado al taumaturgo, dije no hay problema
    todo estará bien dentro de tres días, mis ex vuelven a mí
    dentro de los tres días, el hechizo fue lanzado y, sorprendentemente, en el segundo día,
    que fue alrededor de las 4:00 pm. Mi ex me llamó, yo estaba tan sorprendido, respondió el
    llaman y todo lo que dijo fue que estaba tan mal por todo lo que pasó,
    quería volver a mí, que me encanta tanto. Yo estaba tan feliz y
    sorprendido. Desde entonces, he hecho la promesa de que todos los que conocemos la voluntad
    nunca tienen un problema de relación, que me voy a referir al hechizo
    lanzador para ayudar. Cualquier persona puede necesitar la ayuda de la máquina de colada, su
    email ebhodaghespell@gmail.com
    También hizo muchos hechizo-like,

    (1) quiere que su ex atrás.
    (2) Usted siempre tiene pesadillas.
    (3) Para ser promovido en su oficina
    (4) ¿Quieres un niño.
    (5) ¿Quieres ser rico.
    (6) quieren mantener su esposo / esposa a ser solo tuya para siempre.
    (7) la necesidad de asistencia financiera.
    8) ¿Quieres estar en control de que el matrimonio
    9) ¿Quieres ser atraído a la gente
    10) La falta de hijos
    11) ¿NECESITA UN ESPOSO / ESPOSA
    13) Cómo ganar su LOTERÍA
    14) HECHIZO DE PROMOCIÓN
    15) HECHIZO DE PROTECCIÓN
    16) HECHIZO DE NEGOCIO
    17) BIEN TRABAJO HECHIZO
    18) cura para cualquier enfermedad / H.I.V.
    Póngase en contacto con él hoy en: ebhodaghespell@gmail.com

    ResponderEliminar
  21. me gustaría siempre estar agradecidos a DR. EHIS para la restauración de mi felicidad. las cosas se pusieron tan mal entre yo y mi amante (prometido) que llevó a nuestra ruptura. Me encantó este uno y no podía soportar otro divorcio después de 2 divorcios anteriores. por compasión a lo mucho que el divorcio me había desgarrado, mi amigo buscó una solución para mi situación y finalmente consiguió uno. me presentó a hacer. Esto y así fue como comenzó el milagro. DR. EHIS hizo lo que mejor sabe hacer y dentro de las 8 horas mi amante llama. hablamos y reconciliados. Ahora estamos de nuevo juntos. Yo sé que no soy muy buena con la explicación, pero creo que me entiendes. ¿estás en una situación que le parece que no tiene solución? ya sea aman problema, problema educativo, problema financiero, la enfermedad. cualquiera que sea el problema puede ser, DR. EHIS lo resolverá. lo juro. él me salvó la vida. aquí está su dirección de correo electrónico: thebrotherhoodtemple@gmail.com

    i would forever be grateful to DR. EHIS for the restoration of my happiness. things got so bad between me and my lover (fiance) which led to our break up. i loved this one and could not stand another divorce after 2 previous divorces. out of pity for how much the divorce had torn me apart, my friend looked for a solution for my situation and finally got one. he introduced me to DR. EHIS and that was how the miracle started. DR. EHIS did what he does best and within 8 hours my lover called. we spoke and reconciled. now we are back together. i know i am not really good with explanation but i believe you understand me. are you in a situation that you think is unsolvable? be it love problem, educational problem, financial problem, sickness. whatever the problem may be, DR. EHIS will solve it. i swear. he saved my life. here is his email address: thebrotherhoodtemple@gmail.com

    ResponderEliminar