23 feb. 2015

Aquí sólo está mi cuerpo






Una tarde me encontré en una calle cualquiera con uno de mis antiguos estudiantes de la universidad. Estaba flaco y ojeroso, con el cabello largo y grasiento recogido en una cola de caballo, el pantalón descosido, los zapatos rotos. Daba la impresión de estar pasando por un momento muy difícil, literalmente contra el muro. Una barba de varios días le daba a su rostro un aspecto patibulario. Lo abracé con fuerza y le pregunté cómo iba la vida.
- Súper, profe, mejor imposible –me dijo con una sonrisa de lado a lado.
La respuesta me agarró por sorpresa. No supe cómo interpretarla inicialmente. Le pregunté si tenía unos minutos y lo invité a tomarse un café. Me contó entonces que estaba sin empleo desde hacía cinco años, que no tenía un centavo, que vivía donde una tía arrimado en el cuarto del servicio y que comía gracias a la caridad de varios amigos que le echaban un cable de vez en cuando.
- ¿Y a eso llamas estar de maravilla? –le pregunté con curiosidad.
- Es que yo no vivo en esta realidad, profe, aquí sólo está mi cuerpo.
- ¿Y en cuál otra se puede vivir?
Entonces me contó que desde finales de los años noventa empezaron a surgir universos paralelos en la red, lo que se llama el Metaverso, un cúmulo de posibilidades infinitas, una red secreta, muy profunda, donde sólo una millónesima parte aflora a la superficie, eso que los aficionados llamamos Google, Youtube, Facebook, los blogs, las páginas web. Pero la verdadera profundidad de lo virtual descansa allá abajo, en una serie de interconexiones y mundos subterráneos que no podemos ni siquiera imaginar.
Uno de los metaversos más conocidos se llama Second Life. Como su nombre lo indica, se trata de la posibilidad de crear un avatar y de llevar una segunda vida en ese nuevo mundo. Hay obreros, ingenieros, médicos, artistas, hombres de negocios, una moneda propia, casas, edificios, de todo. Allá, al otro lado de lo real, la gente se cambia la edad, el sexo, el color de la piel, incluso habla en otros idiomas. Hay países que ya abrieron embajada en Second Life y partidos políticos y religiones que decidieron construir una sede con operarios, secretarias y ejecutivos que trabajan en ellas.
Pero este es, en realidad, un ejemplo banal. Hay metaversos muchísimo más complejos. En uno de ellos, mi ex alumno es un líder brillante, de altísimo poder, y vive en una mansión en la playa y es multimillonario. Está casado con una modelo exitosa y tiene cuatro hijos que están ya en bachillerato. Es famoso y mucha gente lo sigue porque es el creador del helicóptero personal, un aparato pequeño que permite ir al trabajo o de vacaciones por nuevas autopistas aéreas que también se diseñaron con su colaboración. En una libreta ajada y sucia que de pronto sacó de la chaqueta, me mostró sus diseños, los trazos que mostraban la perfección de sus aparatos.
Sobra decir que esta conversación la estábamos llevando a cabo en una cafetería de barrio y que él no tenía ni con qué pagar un tinto. Yo lo miraba con la boca abierta. Me habló de sus negocios, de su prestigio, de cómo no daba abasto con más entrevistas a los medios de comunicación de su metaverso. Necesitaba retirarse unos días a una de sus innumerables casas de campo a descansar, a tomar un poco de aire fresco.
Me advirtió que si deseaba ingresar y crear mi propio avatar, debía tener mucho cuidado porque no siempre las cosas salen así de bien. Me contó de otro de mis alumnos, muy amigo de él, que estaba hecho pedazos porque había elegido ser el avatar de una cantante muy talentosa que poco a poco estaba empezando a hacer una carrera brillante. Pero de repente, a la salida de un concierto, dos tipos la habían arrinconado en un callejón oscuro, la habían metido en una bodega y la habían golpeado y violado. Ahora estaba en terapia y sufriendo de unas depresiones crónicas. No sabía si suicidarse o continuar luchando.
Yo no decía nada, estaba perplejo. Claro, allá, en lo más profundo de los metaversos virtuales, también había bandas de ladrones de bancos, gente que eligió ser un asesino serial, un pervertido sexual o un atracador.
Mi alumno me miraba no sólo con superioridad, sino con tristeza. Aparte de ser un ignorante en el tema, un tipo de siglos pasados, prácticamente no existo en las infinitas conexiones y laberintos de la red. Un mísero blog como éste, una paginita en Google+ y un correo electrónico me convierten en un indigente, en un don nadie.

Cuando nos despedimos, me dio una palmadita en el hombro con cierta suficiencia contenida, como sintiendo una compasión que no podía expresar por miedo a ofenderme.

48 comentarios:

  1. La película. Gamer (2009) con Michael C. Hall. Hace una crítica futurística muy interesante, donde se combinan la interacción de estos sitios online, con los realties y lo que supone el juego: una solución o un escape para los presos o condenados a cadena perpetua. Opino que la película no es la mejor de todas, pero la crítica es oportuna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la conozco. Mil gracias, Luisa. Ya la buscaré... Espero que el viaje esté dando ya buenos frutos... Un abrazo, Mario...

      Eliminar
  2. La vida se vuelve de cierta manera tan rutinaria y estresante que nos obliga a escaparnos de la existencia, todos los días las mismas calles, el mismo horario, las mismas personas, personalmente desde niño eh perdido horas valiosas en el mundo de los video juegos, el internet y las redes sociales ,que nunca recuperare, tal vez que no tenemos las agallas suficientes para vivir y nos tenemos a escapar a otros mundos menos hostiles, en donde en el caso de los video juegos siempre ganas y si no lo logras, el juego te da la oportunidad de iniciar desde cero, cosa que es difícil en la vida real, pienso que no hay esclavitud mas grande que la tecnología, es droga mental para mi es igual de grabe que consumir sustancias alucinógenas, es bazuco mental. El objetivo de la vida debería ser domarse y encontrarle a cada instante la magia y el sentido de vivir. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la red es un paraíso y un infierno al mismo tiempo. Hay que tener cuidado. Está llena de agujeros negros... Saludos, MM...

      Eliminar
  3. Aquí también hay multimillonarios virtuales (basta ver la fortuna acumulada en los paraísos fiscales), propiedades escondidas, redes intrincadas de laberintos virtuales y no virtuales. Tu estudiante sólo es una revelación, todo lo que ves, en parte es mentira. Sólo los niños son videntes: el cielo es azul, la hierba es verde y el horizonte naranja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen punto. Entrecruzamientos, idas y venidas, paralelismos... Saludos, MM...

      Eliminar
  4. Excelente!!! Que grato leerle. Grande! Mario Mendoza 💙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los grandes son mis lectores... Saludos, Luisa, MM...

      Eliminar
  5. Entiendo a este personaje. Por mi parte cuando me siento tardes enteras a jugar siento que entro a otras épocas, otros mundos, puedo ser un templario, un guerrero, un robot futurista, lo que sea...
    Me siento con cierta libertad al poder escapar a esos mundos y esas historias lejos de esta realidad y esta sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor estrategia de fuga (una fuga que al mismo tiempo puede ser una inmersión en el presente) sigue siendo la lectura...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Vivimos en una realidad muy triste y debido a eso las personas se refugian en este tipo de metaverso, queriendo escapar de toda la inmundicia que nos rodea, pero lo cierto es que esta es nuestra realidad y tenemos que aceptarla y luchar por que sea más llevadera y justa por así como es de mala también tiene cosas buenas podemos ir a miles de realidades con solo abrir un buen libro, ver una buena película puedes estar en otra realidad sin perderte a ti mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sigo creyendo que la lectura es el desplazamiento mental de mayor intensidad... Saludos, MM...

      Eliminar
  7. Ola señor mendoza y lo dejo ir asi no mas? no se le ocurrio darle un abrazo o algo? hace tiempo que perdi mi licencia de psicologo por un lio que tuve en un carulla y que involucró a un niño que gritaba mucho, un carrito de mercado, un tarro de mostaza y mucha pero mucha sangre, pero por lo que usted plasma en el escrito, claramente el pelado estaba buscando ayuda.

    Lo del cuento del second life, que ademas todo mundo sabe que es un proyecto de vigilancia de la CIA, era precisamente para contar con una zona segura y decir las cosas sin decirlas, esperando que usted, hombre de mayor saber y experiencia, pudiera leer entre lineas y decirle algo que le permitiera recobrar el norte, o por lo menos sentirse menos güerfano.

    Es mi humilde opinion que ahi le metieron un golazo.

    Pilas con la CIA Billy...

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La CIA me parece irrelevante en comparación con esa escena del supermercado. ¿Cómo pierde uno su licencia de psicólogo entre sangre y mostaza? ¿Qué pasó con ese niño?
      No hay que olvidar esa bella charla de Billy Meier a los niños:
      http://youtu.be/etfzrOggWFM
      Saludos, ex psicólogo,
      MM.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. El rollo con algunos "psicólogos" es que creen con su súper ego que todos quieren ser salvados y son los héroes del mundo y no lo digo por criticar, lo digo porque como amante de la psicología también caí en ese error. Pero

      Eliminar
    4. Así cómo hay personas adictas a las drogas o al alcohol que no están buscando ayuda porque ni siquiera consideran que tengan un problema, no quiere decir que porque alguien nos cuente en que anda, nos esta dando señales para ser "salvado". El hombre puede estar de lo más feliz viviendo en su mundo de fantasía porque mentalmente le da la satisfacción de tal vez muchas cosas que en el mundo material ve muy difícil alcanzar

      Eliminar

  8. A la edad de cinco años mi hija creó su primer alter-ego pingüino, un avatar que vivía en la Antártica, que vivía en un iglú y donde sus otros amigos eran pingüinitos con los que ella saltaba la cuerda, compraba juguetes, esquiaba, patinaba, hablaba lenguaje de pingüinos, se cambiaban los nombres, tenían mascotas,etc. Tras varios días de verla interactúando con sus amiguitos-pingüinos virtuales comprendí lo que pasaría si algo no cambiaba. Afortunadamente, al poco tiempo y sin mucha presión ella misma empezó a practicar deportes, y hoy con 14 es una joven con amigos reales de carne y hueso, con los que sale al cine, va a conciertos y socializa normalmente.
    Los padres somos claves en esto de los juegos online, hay plataformas para estar al tanto de esos Clubs que aparentan ser muy divertidos y son un peligro tremendo.
    Buen artículo para padres y jóvenes.
    Buena semana.
    Aleja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bella escena. Muy seguramente recordará a esos amigos pingüinos toda la vida, y los extrañará... Yo nunca sé hasta qué punto es nociva o genial la red, dónde está la línea que divide el cielo del infierno...
      Saludos, Aleja, MM...

      Eliminar
  9. Sabe Mario el uso de una segunda vida es necesario para muchos, la necesidad de ser algo diferente de salir de sus perjuicios, de su lengua, de su peso, su altura, sus rasgos y sumirse en otra vida como otra persona. El olvidarse de una existencia es casi orgasmico es como volver a nacer. Yo no se si unirme a el o seguir como soy esa creo yo es la `regenta mas grande de mi generación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, escapar de sí es una fuerte tentación. Lo que no tengo muy claro es cuándo se trata de una fuga positiva y cuándo de una destructiva... Saludos, MM...

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por la interesante historia colega! Me impresiona ver la inmensidad de "escapes de la realidad" que van surgiendo, validos y útiles en su momento, lo importante es que sean solo parte de un proceso, que si logramos superar nos dejara grandes lecciones. Lo digo con tanta certeza porque en mi primer libro "Crónica de una Obsesión" después de muchas horas de escribir descubrí que todo había sido solo un escape a una realidad que en su momento fue tan asfixiante que inconscientemente busque un escape. Lo importante es todo el aprendizaje que todo esto me dejo. Deseo de todo corazón que este chico logre salir alguna vez de ese shock que lo hizo huir de la realidad, pues finalmente es maravillosa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo complejo después de la red es intentar definir el término "realidad"... Saludos, MM...

      Eliminar

  13. Por esta razón dice: Despierta, tú que duermes, y levántate de entre los muertos, y te alumbrará Cristo.

    Efesios 5:14

    https://www.youtube.com/watch?v=0iTInN6FH9I

    ResponderEliminar
  14. El poder de la mente...
    ¿Quien nos asegura que esta no es nuestra Second Life?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, definir lo real es cada vez más difícil... Saludos, MM...

      Eliminar
  15. Es muy interesante leer esto porque todos vivismos en una realidad distinta, todos vivimos nuestra vida sin conocer la de los demás.
    Acabó de terminar de leer la saga juvenil de "El elegido de Agartha" y estoy impactada de cuanto estamos equivocados viviendo la vida; y en este mundo alterno o "Second life" ni siquiera se puede dejar de lado la violencia o los placeres bajos; aun se quiere tener mansiones, casas, comodidades, lujos de los que disfrutamos sin pensar en el prójimo.
    Gracias Mario por brindarnos libros que intenten cambiar el mundo desde los mas pequeños, con mensajes claros y fáciles de entender.
    Cuando tenga hijos les leeré esta clase de literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a reeditar la saga con Planeta, con nuevo formato y nuevas ilustraciones. Ya les contaré... Saludos, Lucía, MM...

      Eliminar
  16. Mi primer contacto con el mundo de bits fue en una habitación en algún lugar de Miami con el hijo de una amiga de mi Padre, el muchacho tenia una CPU de esas antiguas de la época del Apple II, básica, programable. Recuerdo que mi impresión fue lo aburridor que era verlo plantado frente a la pantalla tanto tiempo embebido, ido, programando, muy similar al tiempo del escritor, del pintor, del músico, del matemático, del diseñador, etc… Años después tuve una Macintosh con la que podía comunicarme con mi vecina utilizando una técnica única; tamaño de letra extra gigante, luz apagada, cortina bien abierta, computador mirando a la ventana de mi vecina y letra por letra le decía que me fascinaba, que me encantaba, tuvo buenos efectos, una relación de año y medio que me permitió conocer el mundo análogo de la mujer que exploré con determinación, ese amor me mantuvo alejado de las consolas de juego y de las CPU´s. De esos años recuerdo mi primera idea de una red global porque era muy aburridor tener una caja electrónica con pantalla, mouse y teclado al frente y no poder conectarse con nadie, supongo que para esa época en en las universidades gringas ya estaban pensando en lo mismo y solucionando el asunto. Hoy tenemos el mundo digital alterno y es una vía de escape al igual que tantas otras formas, la variedad de personas, pensamientos, marcos de referencia, ideas consientes o inconscientes nos hacen elegir esas vías. No podría juzgar de ninguna manera a estos “outsiders” digitales tal vez? Es una vía mas como el que se entrega al alcohol, las anfetas, la coca, el sexo, de pronto con muchos menos efectos perjudiciales para el cuerpo, aunque hay que decirlo como al escritor la espalda de estos “outsiders” digitales les puede empezar a molestar por esto es necesario ahora mismo tomar una pausa activa, levantarme y dejar la escritura por ahora. Gracias por este espacio para escribir, hacia tiempo no lo practicaba y lo necesito, es un escape!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, juzgar es cada vez más difícil. ¿Desde dónde se puede emitir un juicio? ¿Dónde está el piso firme que permita sojuzgar? ¿Dónde está el principio de realidad?... En cuanto a los problemas de espalda de los escritores, ni me los nombren. Ya tengo una desviación de columna de la que no me recuperaré nunca... Saludos, MM...

      Eliminar
  17. Siguiendo con el tema tan interesante, ayer hablé con algunos de mis alumnos de12 años, muchachos que han crecido en el área del Silicon Valley hijos de padres ingenieros creadores del mundo virtual; ellos tienen muy claro que su manera de socializar en el metaverso es algo "normal" y simplemente dicen que se cuidan de algunos juegos muy realistas (a nivel visual) porque no quieren sufrir del estrés post traumático que podría causarles si pasan muchas horas en el mismo juego.
    La lista de juegos es infinita, y tienen muy claro que los amigos más interesantes son los que han conocido allá adentro. Su "realidad" es esa, hasta hablan que las niñas que más les gustan son las que encuentran en ese "más allá", pero que desafortunadamente no hay muchas. Luego de jugar por meses el mismo juego dicen que muchas veces entran en comunicación con la persona de verdad y así les dan más ganas de entrar a jugar para destruirla.
    Algunos juegos les permiten vender su "otra" personalidad si han podido vencer a todos los demás e instaurarse como héroe/ganador, ya hacen negocios en la red; compran, venden; cambian de voz y estilo en segundos.
    Lo único que me preocupa de mis estudiantes más involucrados es que llevan un par de años recibiendo terapias sicológicas aunque sus padres parecen no inmutarse.
    En estos jóvenes el dolor de espalda aún no es un problema, yo sólo veo que sus padres y nosotros los maestros no hemos entendido aún lo que esta pasando. Una nueva forma de comunicación sobre la cual tengo muchas dudas.
    Cuídate la espalda Mario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me preocupa que hemos pasado de la sociedad de la vigilancia antigua, donde nos controlaban y nos prohibían, a una sociedad en donde todo el mundo se desnuda, se confiesa, se vigila a sí mismo. Todo el mundo anuncia en su último selfie dónde está, con quién, cómo se encuentra. Todo el mundo se pone de rodillas en su Facebook y en su Twitter, y nos confiesa cómo se levantó, qué siente, adónde va, con quién. El panóptico antiguo ha devenido panóptico digital. Creamos celdas virtuales y cada quien se mete juiciosamente en su agujero y deja allí su vida. No hay que exigirles nada, no hay que meterlos a bolillazos, no hay que preocuparse por ellos. Cada quien está obedientemente en su panal y es inofensivo. Al punto de que termina anulado, deprimido, convertido en un gusano, en la cucaracha hermana de Gregorio Samsa. Cada quien es su carcelero y su prisionero. Ya no hay que dominar a nadie, ni ponerle inyecciones ni electrochoques. Todos se controlan y se anulan a sí mismos, todos se vigilan entre sí. Todo el mundo en Facebook deviene detective.
      Creo que la siguiente columna es ahondar en este punto.
      Abrazos,
      Mario

      Eliminar
  18. No hay que ir tan lejos para llegar hasta participar de una realidad virtual como “Second Life”, a uno le venden el cuento del libre desarrollo de la personalidad cuando eso solo se queda en palabras y no es más que una utopía, desde que nacemos primero nuestra familia nos empieza a condicionar y a dar pautas de cómo debemos compórtanos, después el colegio, los amigos y compañeros y demás y va pasando el tiempo y se va uno lentamente hartando de mantener la compostura por el que dirán o se llena de culpa por no ser lo que lo que están esperando de uno, hasta que empieza a buscar una vía de escape y fabrica en su fantasía otra versión totalmente diferente de uno mismo y se va distorsionando y va alimentando en la sombra el lado oscuro que se avergüenza de revelar a la sociedad y que el que de cierto modo complementa y hace más llevadera la realidad por más sórdida que sea.

    ResponderEliminar
  19. Fascinante, y más allá de las consecuencias de la revolución digital, un relato así, replantea muchos esquemas de lo que uno a veces cree que define la realidad, la vida, la felicidad.

    Gracias por compartir Mario.

    ResponderEliminar
  20. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  21. Sin ningún asombro es notorio que se sigue en la constante lucha de ser y conseguir el papel de prototipo establecido en la sociedad. Sabiendo que uno mismo puede diseñar su vida, a su gusto; con letras y tinta, o quizá números, miradas, con lo que sea. Y sólo porque la vida es propia, y uno mismo es el que define su meta. Hay que tener retos grandes, ¿Y qué más grande que la vida?
    Mario, siempre serás a quien mas admire.
    Escribir es resistir, ansiosa a que llegue la feria del libro, Alejandra.

    ResponderEliminar
  22. Solo puedo pensar en el último libro del maestro Milan Kundera: La Fiesta de la insignificancia. Second Life es un juego que consume a mentes débiles pero que, ¡ojo!, no son culpables del mundo.

    ResponderEliminar
  23. http://misteryinternet.blogspot.com/2015/07/pactos-suicidas-parte-2.html

    eso me hace acordar a los miles de cosmos que están acá en la web. la historia de la "deep web" y todo lo que se ha escrito en torno a su misterio, a sus tentáculos paranormales, a sus historias surrealistas. todo un aura mística rodea estos mundos . por otra parte se encuentran los videojuegos en linea pero no como second life si no por ejemplo world of warcraft donde pareciera que el mundo de tolkien se combinara con los estereotipos ya sean banales o no de esta sociedad. en cada rincón de estos videojuegos hay seres humanos como lo describe Mario, algunos llenos de frustración, odio, importaculismo o dotes extraordinarios para cortejar sin saberlo aún.. solo puedo decir fascinante estar allí y tratar de hablar acerca del cura camilo torres o del cartuchito del sur de Bogotá por ejemplo en "azeroth" o en "orgrimmar" es sumanmente chocante, inesperado,repentino,desquebrajando cotidianidades... definitivamente desde todas las vías posibles :)!!!

    ResponderEliminar

  24. Esto es una historia triste. Es aun más triste que en estos días mucha gente pasa los días así, en un mundo virtual.Pero una vida virtual no es la vida.Es una escapada de los emociones. Es una hibernación de los sentidos. En este mundo estamos limitados a usar solamente dos sentidos: la vista y el oído sin los que podemos vivir en el mundo físico. Esta 'vida virtual" nos restringe otros sentidos. No nos permite usar el sentido de tacto, por ejemplo, sin que no podemos vivir en el mundo físico. Esto me pone preguntar:¿por qué queremos entrar en una existancia tan limitada? ¿por qué queremos escapar de nuestars emociones que nos dan la vida? ¿por qué no podemos sentir las emociones con toda la fuerza? ¿por qué no podemos decir que está bien sentir? En su lugar, tratamos de matar nuestras emociones y nos arrojamos en una existaencia que nos limita los sentidos y nos quita la vida. Uno que se sigue escapando nunca puede ser libre. No podemos escapar de nosotros mismos. Pero al final, todos creamos nuestra propia realidad y esto es la elección nuestra. Pero el problema es que si no podemos conectar con nuestras emociones nunca podemos conectar con otras personas y acabamos de vivir en una soledad para siempre, aunque estamos rodeados de mucha gente.Creo que a veces es necesario pasar el tiempo en soledad pero una soledad perpetua es triste. Quiero incluir aquí que aunque no estoy de acuerdo con todo lo que usted dice, su escritura siempre me genera emociones fuertes. Debo admitir que muchas veces cuando leo sus libros o textos tengo muchas ganas de pelear y argumentar la percepción del autor. Pero eso es precisamente la razón por la cual su escritura es tan interesante para mí. Disculpas por mi español, todavía estoy aprendiendo, pero no es ninguna exageracón decir que su escritura me hace más fácil de aprender y me inspira cada vez más.
    Mil gracias,
    Kai

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu español es perfecto, Kai.
      No olvides que a veces no hablo yo, sino mis personajes. No son opiniones personales, sino opiniones de ellos. Y me alegra que mis libros te estimulen el pensamiento, los deseos de investigar, de argumentar y contra-argumentar... Saludos, MM...

      Eliminar
  25. Gracias por fascinarnos con cada uno de tus relatos, en este en particular pienso que hay personas que ya están hastiadas de la realidad y prefieren crear una vida paralela donde se sienten completos y pueden ser lo que quieran sin obstáculos, aunque es evidente que los extremos siempre seguirán siendo perjudiciales. De nuevo gracias Mario por deleitarnos con tus escritos, un abrazo y me encantaría verte en Ulibro de este año.

    ResponderEliminar
  26. Acabo de conocerte por el vídeo del plebiscito y te busque. No sabia ni tu nombre. Muy buenas tus reflexiones. .cuenta con una seguidora más. .

    ResponderEliminar
  27. Acabo de conocerte por el vídeo del plebiscito y te busque. No sabia ni tu nombre. Muy buenas tus reflexiones. .cuenta con una seguidora más. .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho. Mañana necesitamos mucha esperanza... Saludos,MM.

      Eliminar