2 mar. 2015

Una nueva esclavitud





A finales de los años noventa, Umberto Eco publicó un pequeño texto en el que se iba lanza en ristre contra el celular. No habíamos ingresado todavía en esta época de maniquíes que sólo teclean y no hablan. Era el momento de una especie de arribismo social por medio del cual mostrar un buen celular significaba que uno no era cualquiera, que uno tenía estatus, que uno tenía clase, que uno estaba a la orden del día.
Eco daba en el blanco de algo que disgustó a muchos y que incluso abrió debates apasionados. Decía el escritor italiano que sólo si uno era médico, o paciente grave, o un periodista para el cual la información inmediata era clave, o un adúltero que necesitaba comunicarse con su amante, tenía sentido usar un celular. El resto era en realidad una horda de esclavos sometidos, esclavizados, recibiendo órdenes de alguien que los tenía controlados. Eco los llamaba yes-man, es decir, pobres diablos que estaban esperando siempre la llamada de un jefe. ¿Por qué? Porque el verdadero hombre de poder jamás contesta el teléfono, lo rehúye, le desagrada, es una forma de estar bajo el arbitrio del que llama. El que tiene poder está ausente, es invisible, no tenemos acceso a él. Y cerraba Eco diciendo: Se trata de un curioso fenómeno de masas en el que todo el mundo se empeña en demostrar su inferioridad social.
Tantos años después de esas afirmaciones tan duras y tajantes, descubrimos que escondían una lucidez asombrosa. Mediante miles de artimañas y trampas, poco a poco la red y los celulares han venido convirtiendo a todo el mundo en un esclavo, en un ser doméstico, obediente, manso, servil, abyecto. Antes la vida privada, la libertad, el uso estrictamente personal del tiempo libre, era algo que se cuidaba, que se reservaba, que incluso se protegía como un tesoro.
- ¿Y usted dónde andaba? –le preguntaban a uno cuando se desaparecía.
- Y a usted qué le importa –era una respuesta que iba acompañada de cierta agresividad porque uno estaba defendiendo un derecho inalienable: el derecho a hacer lo que a uno le daba la gana.
Hoy en día hemos pasado de la sociedad de la vigilancia antigua, donde nos controlaban y nos prohibían, donde nos intentaban convertir en una pieza más del engranaje, a una sociedad en donde todo el mundo se desnuda, se confiesa, se vigila a sí mismo. Todo el mundo anuncia en su último selfie dónde está, con quién, cómo se encuentra. Todo el mundo se pone de rodillas en su Facebook o en su Twitter (los nuevos confesionarios virtuales), y nos cuenta cómo se levantó, qué siente, adónde va, con quién.
El panóptico antiguo ha devenido panóptico digital. Todo el mundo contesta su celular o está enviando mensajes de texto. Creamos celdas virtuales y cada quien se mete sumiso en su agujero y deja allí su vida. No hay que exigirles nada, no hay que meterlos a bolillo, no hay que preocuparse por ellos. Cada quien está obedientemente en su panal y es inofensivo. Al punto de que termina anulado, deprimido, convertido en un gusano, en la cucaracha hermana de Gregorio Samsa.
Cada quien es su carcelero y su prisionero. Ya no hay que dominar a nadie, ni ponerle inyecciones ni electrochoques. No hay que preocuparnos por la diferencia: todos están juiciosos tecleando. Se acabaron los interrogatorios, ya no hay que preguntarle a nadie dónde estaba ni haciendo qué, porque ya nos lo contó, ya nos mandó la foto. Todos se controlan y se anulan a sí mismos, todos se vigilan entre sí. Todo el mundo en Facebook deviene detective, policía, investigador privado. “¿Tendrá ya otra relación? ¿Estará saliendo con alguien? Revisémosle el Facebook a ver en qué anda”.
Lo peor es que nadie les está anunciando a los que vienen, a los niños, a los más jóvenes, que la tecnología tiene una trampa en donde terminamos metidos de cabeza en el experimento de Pavlov (estímulo-respuesta), sólo que esta vez nosotros somos el perro. Cada vez que suena el timbre, cada vez que se oye el ruido de un mensaje que acaba de entrar al buzón, nosotros batimos nuestra cola y vamos felices por nuestra recompensa.
Nos parecemos a las papas de Víctor Grippo, que en lugar de dar vida, de retoñar, de sembrarse para renacer, permanecen suspendidas en un limbo, conectadas a la nada, es decir, desconectadas de todo, sin voluntad para transformarse a sí mismas.

La libertad no es para todo el mundo. Y es difícil estar permanentemente rebelándose, sublevándose, emancipándose de esas sutiles dictaduras que ya se han tomado nuestro tiempo.


(Exposición de Víctor Grippo, Museo del Banco de la República, Bogotá)

34 comentarios:

  1. Asumir la calma a la fuerza,
    como una imposición,
    es la contradicción predilecta
    de monos civilizados.
    El psicólogo añora la lágrima
    el médico la herida
    y el sacerdote el pecado...
    Tan inútiles somos
    que nos reconocemos en la utilidad.

    ResponderEliminar
  2. La realidad virtual es una libertad condicional, que no solo nos somete a unos estímulos digitales de cualquier aparato, también nos somete a una jerarquía de fibras sensibles o conflictos de comportamiento que están ahí... debajo de las piedras desde hace mucho, y se han puesto en evidencia, gracias a las detonaciones progresivas de una revolución digital, es como si un simio aprendiera a usar un arma y canalizar el odio contra los humanos, de igual forma, la vida digital estimula la expresión exagerada del narcisismo y amor/odio propio, y plantea otros esquemas de poder, usando argumentos como la "seguridad nacional" o la "inteligencia militar”, como pretextos para seguir preparándose para ganar guerras (Así la próxima nos deje combatiendo a piedra y palo).

    Haciendo conexión con el post anterior, pareciera que los humanos buscamos desesperadamente justificar nuestra existencia teniendo muchas cosas que representen estatus y poder, buscando paraísos artificiales( ahora virtuales) donde floten mariposas de ego y el amor propio nos haga levitar, queremos ser “grandes o inmortales” ya sea en esta vida, en una virtual, o en una vida después de la muerte como se promete desde algunas religiones.(Con todo respeto a los creyentes, es solo un punto de comparación).

    Muy buena reflexión Mario, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. Supe por un profesor que el semestre pasado un alumno muy prometedor de la carrera se retiró de la universidad porque se sentía aislado por no tener uno de estos aparatos de "alta gama", lo que más me preocupa es que se haya dejado confundir por su condición económica.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que hacemos click en la red, quedamos registrados. Pero ya no hay que preocuparse por la CIA o el FBI, que se la pasan revisando todos los contenidos de las redes sociales. Lo preocupante es que nos hemos convertido en nuestro propio carcelero y no sabemos cómo salir. No queremos salir, no podemos, no nos interesa. Estamos bien en nuestra celdita, cómodos, confortablemente instalados, vigilando a veces a los otros reos...
    Saludos, MM...

    ResponderEliminar
  5. Al final vamos a ser parte de la red... solo otro perfil solo otra pagina, nos quedaremos sin sentido, sin rumbo y para muchos sin algo parar que vivir... es muy triste que por cada acción hay una foto, un comentario y si uno no quiere ser parte de tan mórbida manada lo tratan de anciano (Y aun así en todas las antiguas civilizaciones trataban a los ancianos con benevolencia y con respeto, ahora no, ahora es una ofensa, un pecado.) y de desactualizado.

    ResponderEliminar
  6. Querido Mario este escrito como todos me parece bueno, pero creo satánisas el celular. Creo que es irónico que te lea justamente desde uno. Es claro que algunos se vuelven esclavos pero en donde quedamos quienes lo utilizamos "responsablemente" dedicando un tiempo para el ocio, para los amigos que están muy lejos y no podemos verlos personalmente, para esos momentos de verdadera emergencia?
    Que apesar de estos usos, no le damos la importancia de la vida "real " a la vida tras la pantalla.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  7. ¿Y qué?
    Acaso no muchos mueren en el alcohol, las drogas, la promiscuidad, el amor...
    Cada quien mata y es consciente de su condena.
    La tecnología es un ciclo en evolución, cada instante de cada día se avanza en proyectos que pretenden mejorar la existencia humana, y sí, aquella existencia se quedó en -selfies, tuits, fotos, estados, pero acaso, no todos quieren dejar un legado, una huella de su vida, su razón de existencia en este mundo...
    Y acaso, no todos prefieren alejarse e ignorar esta realidad tan insulsa y banal, alejarse con una botella de ron, unas rayas de cocaina, un cacho de marihuana, un poco de amor clandestino, un buen libro de Bogotá y unas ganas de morir sempiternas.
    Saludes Mario

    ResponderEliminar
  8. Sí, es cierto, cada quien lo usa como desea, y hay un costado positivo, pedagógico, digamos. Pero es mínimo. A procesos autodestructivos como el alcohol, los casinos o las drogas tenemos acceso cuando somos mayores de edad. Aquí no, aquí creces con el peligro al lado, en casa, pero nadie te advierte... Luego me los tropiezo en las clínicas psiquiátricas a los 15 o 16 años deshechos, con las vidas arruinadas por la nomofobia. Y duele ver chiquitos así antes de la mayoría de edad... Saludos, MM...

    ResponderEliminar

  9. En días pasados recibí una fotografía de mi infancia que un primo había guardado por años; nunca la había visto y por ende la sorpresa fue inmensa.
    Obviamente no es una foto digital por lo que tiene ese toque de "ensoñación", de tiempo detenido, hace parte de la crónica personal y fue guardada posiblemente en un álbum como afirmación de los lazos familiares.
    Muy distinto a lo que hoy pasa hoy con las fotos que nos bombardean desde todos los ángulos y que ya no son más la crónica de algo, la conmemoración de un logro, o por lo menos el documento de un viaje. Nos convertimos en este "homo digitalis" que ya no imprime fotos, no escribe cartas, sólo manda textos o emails; todo lo sube a la nube y todas sus relaciones se desenvuelven online, que ademas comparte sus gustos vía tuits y en Facebook, en fin, que digitaliza toda su vida.
    Entonces pensé que si quienes teníamos la boda, los grados de los hijos, y otros momentos importantes en cassettes VHS, no nos apurabamos a pasar a formatos JPEG, nuestros nietos y amigos jamás podrían ver esos recuerdos.
    ¿Y la música que teníamos en discos? Ahora debiamos pasarla a mp3, pero debemos apurarnos antes que lleguen otras aplicaciones y otros sistemas operativos porque a lo mejor en un tiempo los cambian y vaya uno a saber a dónde los mandan y nos quedamos sin vida. ¡Que pesadilla!
    Excelente artículo Mario, me inspiraste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hiciste recordar una columna de alguien de la vieja guardia que le dijo al nieto: fulanito, por favor tráeme el casete que dejé sobre el escritorio. Y el niño, a los dos minutos, asomó la cabeza y preguntó: abuelo, ¿qué es un casete? Y de pronto ahí, en esa pregunta ingenua, está el abismo, la enorme distancia que te separa ya, que te aísla, que te indica el inexorable paso del tiempo. En esa pregunta aparentemente sin trascendencia, en un sólo segundo, en un instante fugaz, te quedas a años luz del presente, como si estuvieras en una tribu en África o viviendo en un iglú en el Polo Norte.
      Abrazos, Aleja, Mario.

      Eliminar
    2. Pero nada como la reacción de los niños al teléfono de disco.

      Yo tengo uno como reliquia que aveces les hago dibujar y mis estudiantes disfrutan mucho preguntando como se usaba.
      Un videito para reírse.

      http://youtu.be/z3rga_s92k4
      abrazos,Aleja

      Eliminar
  10. Los avances tecnológicos de cierta manera - Para no decir totalmente- Han cambiado nuestra forma de llevar la vida. La han hecho más llevadera. Ahora nos podemos comunicar de forma instantánea, algo verdaderamente muy bueno. Pero se nos olvida que es todos estos aparatos, no solo los teléfonos... tiene una carga política, ideología, discursiva inherente a nosotros los individuos, invisible a nuestros ojos. Cómo el Canto XII de la odisea, donde Ulises reta el canto avivador de las sirenas; Ulises pensado que había logrado resistirse al canto se había equivocado, las sirenas si habían cantado, pero en silencio, jugando con el mismo Ulises. Lo mismo pasa con eso, Se trata de un lenguaje silenciosos, que se va imponiendo poco a poco en nuestras vidas, creado necesidades innecesarias, volviéndolas vitales para seguir con nuestras vidas; nos crean mundos paralelos, donde ya no toman las decisiones por nosotros, ahora somos nosotros y nuestra frase actual "Si lo quiere hágalo". una dominación silenciosa. Pero sabe algo maestro, yo soy una de las personas que aún piensa esta ese lenguaje silencioso, que no nos domina, si no que hace que tomemos consciencia y nos resistamos, ¡claro!, es difícil salir de ese letargo estructurado, pero ahí estamos, resistiéndonos

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que usar las mismas armas de alienación como resistencia. Pero no es fácil, Andrés. La gente va quedando atrapada sin darse cuenta siquiera... No olvides enviarme luego los enlaces de Leer es Resistir... ... Saludos, MM...

      Eliminar
    2. Maestro acá dejo el primer vídeo.
      Para comenzar con toda. Un abrazo
      https://www.youtube.com/watch?v=3HuLWOVF9YE

      Eliminar
    3. Gracias, Andrés... Buenísimo... Estaré pendiente... Abrazos, MM...

      Eliminar
  11. Es el triunfo de freud. Los gentiles y los galantes nos confesamos en la red como medio de terapia. Este mundo enferma por que es umano, y por ende una porqueria y por tanto venenoso y asesino.

    Claro, esta la cosa de la arrogancia, de poner la foto para decir "contemplad gentiles! he estado donde vosotros jamas llegareis. Alabadme y doblad vuestros vulgares espinazos ante la sola sugerencia de mi efigie", claro, pero tambien es la necesidad, mas o menos inconsciente, de decir "maricaa me dueeeele!".

    Se pegan las fotos en facebook y se suben los tuits buscando ese sentido que solo el Otro puede darle. Como los escritores, que escriben para que alguien los lea, porque si nadie los lee no solo se mueren de hambre, sino que se pudren por dentro.

    La lectura de "eres un falto de caracter porque reportas tu vida, al detalle, en la red, que es controlada por la CIA y el FMI" es correcta, pero paradojicamente hay otra, mas compasiva, e igual de correcta, que es que en todo ese exhibicionismo por debajo lo que hay es exactamente el mismo fenomeno que puso a las señoras atildadas de principios de siglo 20 a buscar a un psiquiatra amante del cigarro y la cocaina para contarle cosas aparentemente banales que conducian, invariablemente a la verdad mas sempiterna de nuestra peyorativa especie: hay un malestar en la cultura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, completamente. También hay una soledad, y una búsqueda de un otro, una dolorosa alteridad, una ausencia de una fraternidad que perdimos en el camino... Saludos, MM...

      Eliminar
  12. Estamos en la sociedad donde los teléfonos son inteligente y los hombres brutos, competentemente esclavizados en donde la sociedad castiga a aquel que no ande con ese aparato...soy joven y he visto como se ha generado gran dependencia por esos celulares y el daño que le ha hecho a la juventud al no dejar disfrutar la vida de una forma libre, sin limite algún, dejar que la mente se escape de esa pequeña pantalla que nos ordena qué será lo siguiente, liberarnos de ordenes malditas siempre pensando el qué dirán...sin embargo esto es todo un monopolio así que entre mas aplicaciones mas vendido es el celular y que nos ha dejado esto: la mente en blanco...nos convertimos en maquinas que no procesamos nada porque nuestro cerebro se creó una frontera en donde todo nos lo darán como papilla.

    Tenemos de cualquier forma que evitar que esto siga creciendo mas y mas porque todavía hay algunos sobrevivientes recuperables que puede guiar a los otros...difícil es pero tengo al esperanza de que puede ser posible.

    Y estoy totalmente de acuerdo...somos como las papas de Vícto Grippo, somos unas papas conectadas sin un fin, de allí venimos según el, una analogía bastante interesante que encierra mucho sobre contexto social.

    ¿y ahora que serán de las nuevas generaciones?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa es la pregunta, ¿quién protege a los que vienen de la nomofobia?... Saludos, MM...

      Eliminar
  13. Bueno este tema es para muchos una lucha diaria, yo pienso que estar en una red social conectado es la muestra más grande de soledad que podemos mostrarle al mundo, imploramos reconocimiento porque nosotros mismos no llegamos a aceptarnos, ni a establecer un vínculo tan fuerte que nos permita vivir si el otro al lado. Esas interacciones no son reales son una demagogia, formas de perder el tiempo (que no vuelve) y sentirse especial, su utilidad está en la comunicación, sin embargo como cualquier cosa placentera termina dominando nuestras vidas.
    Me gustar colocar ejemplo del indigente y drogadicto que todos miran con lastima y pesar, sabiendo que ese logra ser quizá más libre que muchos de nosotros, no defiendo el consumo de drogas simplemente es graciosos ver la ironía, socialmente el adicto al Facebook a whatsapp es bien visto, nadie se escandaliza por ver a alguien perdiendo la vida en el ordenador, en cambio ven al consumidor de drogas y a ese si lo señalan todos, un esclavo no puede juzgar a otro ¿qué le da el derecho? , si ambos son presos de una misma realidad. Tus palabras son alentadores sensei.
    Este video retroalimenta lo que escribiste:
    https://www.youtube.com/watch?v=l80SCITTa6E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen video, sin duda... Gracias... Saludos, MM...

      Eliminar
  14. Y, ¡¿cuando tuvimos fraternidad?. Creo que me lo perdí. Hicimos grupos de intereses comunes, hemos tenido el mejor amigo (a), a veces amante, marido, a veces compañeros, pero ese amor fraternal leal y permanente, siempre está cambiando. Queremos que nos vean, que sepan que hacemos, pero en realidad lo que de veras queremos es que nos amen. Dirán que queremos que nos admiren, pero la admiración es un atajo al amor y el poder otro. Siempre permanecerá ese estado latente de quiero amar y que me amen.¿ Seremos imanes
    buscando por medio de cualquier comunicación, que se nos pegue el complemento?
    Es sólo otra forma de llenar soledades, más peligrosa por que nos vuelve más solos cada día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes existía un principio de realidad y de alteridad. La red anuló ambos principios... Saludos, MM...

      Eliminar
    2. me uno a rocio en su pregunta. Igualdad, fraternidad y libertad son declaraciones de intenciones, al parecer imposibles, mas que descripciones de la realidad. Por ahi hay un video en interned sobre una ciudad que descubrieron que es anterior a ur y tiene como cincomil años.

      Encontraban las tumbas, eran como 700 o algo asi. en 8 de esas tumbas encontraron el 90% del oro total que hallaron en todo el lugar.... suena demasiado familiar.

      Eliminar
  15. aqui dejo un programa chileno sobre gente que se mama del sistema y se va a vivir en soledad a lo walden. En particular me parecio tremendo el caso que sale en el minuto 35. Que chevere que en colombia se pudiera hacer eso...

    https://www.youtube.com/watch?v=9GgudhaE7Rc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que gusto saludarlo Sr. Prefijo, aunque la gramática es aveces aburrida no deja de sorprenderme su interés por los umanos. Estoy totalmente de acuerdo con usted en el punto sobre la arrogancia, el exibicionismo y demás categorías que usted aplica a los gentiles. Me parece bien apropiado el video sobre los ermitaños para ejemplificar el porqué de ese malestar en la cultura del que hablaba su amigo Freud, -sí mal no recuerdo, una de las tesis era que la cultura nos hace reprimir nuestras pulsiones y nuestra libido; y a cambio nos da trabajo y "seguridad",- razón tal vez por la cual algunos umanos desean escapar de esta sociedad moralista y disciplinaria y se separan de la tribu.
      Estos ermitaños del siglo XXI no tan jóvenes, por obvias razones, se dieron cuenta de que "el progreso" no los hacía felices, y siguieron firmes a su libido, a su eros; a su soledad y vida sencilla. Bien por ellos.
      No cabe duda que a esta "civilización" se la llevo el .......Satanás!
      buen viernes.

      Eliminar
    2. hola alejandra. el cuento con los ermitaños es que salen de un patio de la carcel para meterse en otro. tocara a punta de ensayo y error mirar hasta donde se es isla y hasta donde continente. saludes, buen fincho y quede muy tramado con los pinguinos.

      Eliminar
  16. Qué buen video... Gracias por compartirlo... Sé que hay algo parecido en Silvania, intenté encontrar una breve nota que vi alguna vez en Youtube, pero no di con ella... También recordé Into the Wild con nostalgia: http://youtu.be/_y9vzYDaKRY
    Buen fin de semana para todos,
    MM.

    ResponderEliminar
  17. Buen video. Es un fenómeno bastante común en Colombia, se organizan en una especie de comunidad que se llama Reserva Civil y nada más en el tapón del Darién hay más de una decena de ellas aunque sospecho que hay muchas más. Cerca del Orinoco también me han dicho que existen varias de ellas. También hay una en Triganá que admite visitantes y en el parque nacional natural los Katios también se ha registrado su presencia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Mario creo que usted mismo se refiere esto

    http://marcianosmx.com/wp-content/uploads/2012/09/zombie_art-e1347497912649.jpg

    Alguna vez conocí a alguien que me decía, que a los que tienen el poder, solamente les interesa como dominar a los demas y esta es una de las tantas formas a las que nos acostumbran desde pequeños...Saludos.

    ResponderEliminar
  19. También quería dejar este link que es algo independiente al tema:

    http://www.taringa.net/post/noticias/18505051/Un-nino-afirma-que-reencarno.html?utm_medium%3Demail%26utm_source%3Dtaringa_mailing%26utm_campaign%3Drecomendados_HF_m_4%26utm_content%3D1880%26utm_term%3Dpost_5_title

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buen dato... Otro ejemplo más... Saludos, MM...

      Eliminar
  20. Magnífico texto, maestro.

    Lo invito, a usted y sus lectores a que le den un vistazo a una experiencia personal con los mentados aparatejos. (Aquí va el link de mi blog:)

    http://eltornilloquehacefalta.blogspot.com/2014/07/diatriba-de-odios-al-smartphone.html

    ResponderEliminar