20 abr. 2015

El poder de la sociedad civil




(imagen tomada de laboratoriosdepaz.org)


Los medios de comunicación resaltan cada vez que pueden las crueldades de la guerrilla. Me parece muy bien. Nadie va a salir en defensa de una pandilla de asesinos, secuestradores, extorsionistas y narcos que han ensangrentado nuestro país de la peor manera. Recuerdo bien que cuando empezó a ser famoso el Subcomandante Marcos en México, la guerrilla colombiana intentó crear lazos con él y no pudo. El Subcomandante les dijo que abandonaran primero la extorsión y el secuestro, que esos métodos no eran legítimos para hacer una revolución. Imagínense: una guerrilla que era despreciada por guerrilleros latinoamericanos de otros países. Cómo serían de viles, tramposos y mañosos sus procedimientos.
El problema para mí empieza cuando los medios ocultan, falsean y pasan por debajo de la mesa los horrores del otro bando. Porque en La Habana no están sentados unos bárbaros con un grupo de hermanitas de la caridad. No. Están sentados asesinos con asesinos.
Las Fuerzas Militares están implicadas no sólo en las torturas de miles de estudiantes universitarios (todo lo que les suena a socialismo o a comunismo es demoníaco para ellos), en desapariciones forzadas y en crímenes selectivos (como los de los sobrevivientes de la cafetería del Palacio de Justicia), sino en genocidios a gran escala, como el exterminio de todo un partido político, la Unión Patriótica. Es decir, en el crimen de miles de colombianos, con sus familiares y sus amigos incluidos, que fueron cazados en sus casas, en sus trabajos, en la calle, y masacrados de la peor manera.
Por esos años, con la complicidad directa o indirecta de integrantes de las Fuerzas Militares, mataron a candidatos a la Presidencia de la República (Bernardo Jaramillo, Jaime Pardo Leal, Carlos Pizarro, Luis Carlos Galán), a Héctor Abad Gómez, a Álvaro Gómez (que venía de la derecha más recalcitrante), e incluso llegaron hasta Jaime Garzón, un humorista, y no soportaron sus chistes, sus imitaciones ni su humor negro. Y cuando empezamos a rastrear hasta dónde el establecimiento colombiano tenía vínculos con la mafia, llegamos hasta el Ministro de Defensa (Fernando Botero hijo por aquel entonces) y el mismo Presidente de la República, Ernesto Samper. Y en los últimos años nos hemos venido enterando de que muchos otros presidentes recibieron dineros de los narcos, y pactaron con ellos y armaron grupos de delincuencia organizada patrocinados por el Estado, como los famosos Pepes.
Es decir, los medios de comunicación, serviles, mediocres y tendenciosos, se hacen los de la vista gorda cuando se trata de informar a cabalidad sobre quiénes son los personajes que están sentados en La Habana negociando la paz. Que no se nos olvide que el Presidente Santos, cuando era Ministro de Defensa, ofreció jugosas recompensas por las cabezas de varios guerrilleros, estableciendo en Colombia la pena de muerte de manera ilegal, violando flagrantemente la Constitución. Y cuando uno de los subalternos de un frente guerrillero fue a cobrar una de esas recompensas, le preguntaron que cómo sabían ellos que el tipo sí estaba muerto, que mostrara pruebas, que trajera al menos la mano del fulano para confirmar las huellas dactilares. Se trataba de Iván Ríos. Y, como salidos de una película de salvajes primitivos o de un film de terror de bajo presupuesto, los secuaces que traicionaron a Ríos le amputaron la mano al cadáver y la presentaron como prueba. Santos pagó la recompensa a cambio de ese miembro humano todavía sanguinolento. La sola imagen, que está a años luz de una democracia moderna, habla por sí sola.

En La Habana no hay unos tipos malos negociando con un rebaño de ovejas desamparadas. Son dos bandos de carniceros y genocidas que han incendiado nuestro país saltándose la Constitución sin reparo alguno en miles de ocasiones. Y es precisamente por ello que el tercer bando es fundamental, el bando clave: la sociedad civil. Van a intentar que nos inclinemos hacia un lado o hacia el otro, que nos matriculemos, que los respaldemos, que los defendamos. No, no y no. Nosotros no hemos empuñado armas, no hemos matado, no hemos extorsionado ni expropiado campesinos. Por eso tenemos la supremacía moral. Nosotros no hemos resuelto nuestras diferencias a cuchillo ni a plomo. Nuestro deber es vigilar y exigirles a los bandos en conflicto que no se levanten de la mesa, que se pongan de acuerdo, que firmen, que se comprometan a respetar los acuerdos. Si se logra la paz es porque ese tercer bando ha asumido a fondo su responsabilidad histórica. Nosotros somos no sólo necesarios, somos indispensables.

26 comentarios:

  1. Siguiendo con el cuento de los griegos, que al parecer eran muy pilos, no deja de llamar la atencion que en su panteon la diosa tutelar fuera mnemosine: la memoria.

    "Sin memoria no hay nada" parecieran gritar.

    Tenemos que recordar y entender el pasado. Saber con nombre propio cuales son las dichosas 12 familias que llevan gobernando desde la epoca de la invasion europea.

    Saber por ejemplo que esta mujer loca y demente llamada paloma valencia - la de "gabo te vas a podrir en el infierno" - es descendiente de un linaje de nobles que viene desde el siglo 18 -quiza de antes incluso.

    Saber que cuando jose asuncion silva se suicido - o lo mataron - al entierro fueron los Santos - ancestros del actual presidente -.

    Saber que hace tres decadas la iglesia catolica tenia mas del 30% de las tierras de colombia y que esas propiedades venian otorgadas por cedulas reales del siglo 16.

    Saber que en pleno siglo 20 los curas le decian en los pueblos a la gente que matar liberales no era pecado. Creo que eso le gana a lo de la mano.

    En fin, hay tantas cosas... Son linajes de nobleza que llevan ejerciendo el poder siglos de manera ininterrumpida y en cada generacion, cada año, cada dia, buscan - y logran- afianzarlo y aumentarlo.

    Pero todo esto dicho asi, tan en el aire, no sirve de mucho. Necesitamos datos concretos que nos permitan seguir la traza. Entender que decir que el problema de colombia tiene solo cincuenta o sesenta años es falso. Marquetalia no es el comienzo, sino un punto mas en una linea que viene de tiempo atras.

    SAber quienes han sido y son los char, los pretelt, los mismos santos. Quien es yair klein, etc.

    Y ahi es donde le toca a los intelectuales arremangarse y ponernos a los gentiles los productos culturales que nos permitan acceder a ese saber basico sin tener que sacar un PHD en historia latinoamericana.

    Novela historica, mitad realidad, mitad ficcion. comics, peliculas, relatos fantasticos con dragones y muertos vivientes que ocurran en un transfondo real. Que uno se entretenga y los niños y los divergentes salgamos del cine haciendo ruiditos de pistola laser pero que se expongan datos veridicos que por lo menos le dejen a uno la duda para buscar en wikipedia.

    Unos muchachos buscando un tesoro se enteran de la historia de mariano ospina perez. Una colonia minera en el espacio es atacada por una criatura extraterrestre y los residentes, expatriados de la tierra que no se conocen, al interactuar entre ellos mientras tratan de sobrevivir reconstruyen la historia de la union patriotica. Cosas asi.

    Alguien que plagie pokemon y le meta la historia de los curas dominicos y las porquerias que hicieron y hacen en tierras indigenas vista por los ojos de ash al recorrer el pais en busca de su siguiente batalla.

    Les queda tarea señores, y harta.

    ResponderEliminar
  2. Mario,

    Realmente valoro cada una de tus palabras, como simplemente una razón mas para seguir luchando, agradezco las reflexiones, las verdades a sangre fría y aquellas esperanzas que no se desvanecen, que deja cada uno de tus escritos. Soy estudiante de Artes Escénicas y tengo una investigación sobre la definición de la paz según un artista, realmente sería un completo honor si pudieras responder que significa la paz desde tu perspectiva, unas cortas frases, una palabra o cualquier idea que este en mente, lamento molestarlo, simplemente agradecería de corazón esta colaboración.
    Con el afecto de siempre,

    Julieth

    ResponderEliminar
  3. No hay que olvidar el extraño caso de Anna O. Una de las fuerzas más poderosas del arte es la katharsis. Hay sociedades enteras que se parecen a esta mujer, y los artistas deben intentar, por medio de sesudas creaciones, elaborar los traumas más ocultos y dañinos del inconsciente colectivo...
    Saludos, MM...

    http://www.abc.es/20120528/archivo/abci-anna-freud-201205251648.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es un comentario al comentario de Prefijo Sustantivo, y al mismo tiempo un intento de respuesta para Julieth. Contesto al concepto paz desde un concepto de la salud, de la higiene: katharsis.
      Saludos, MM.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  4. Con el solo "No hay que olvidar el extraño caso de Anna O.." me mando de un certero batazo de vuelta a una existencia previa... tremendo jonrronero.

    ResponderEliminar
  5. Colombia es nuestra... SENTIDO DE PERTENENCIA hacia esta tierra donde reencarnamos... esos asesinos sentados en la Habana no es ni la tercera parte de los que estamos acá esperando que se firme la paz. El problema es que llevamos mucho esperando…. ya no tenemos que esperar más, llego el momento de que todos los colombianos dejemos de quejarnos y echarles la culpa a unos pocos. Colombia está así por el descuido de todos y mientras sigamos dejando el país en las manos de estos personajes,lo único que recibiremos es una Colombia sangrienta y desequilibrada, una COLOMBIA AMARGA…. YO APUESTO POR LA PAZ, POR UN RENACER COLOMBIANO. Y como dijo el coronel-.”La vida es la cosa mejor que se ha inventado”… y… Yo quiero vivir mi vida en COLOMBIA-

    Buen articulo Mario… Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una columna muy dura, pero es clave que sepamos que no tenemos que inclinarnos hacia ninguno de los bandos. Nosotros somos el tercer bando, el fundamental... Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Sr Mario quiero felicitarlo por esa forma tan maravillosa de escribir, espero me recuerde, me siento feliz de haberle ayudado el día de hoy y lastima que no vivo Bogota para ir a su firma de autógrafos pero eso no impide que me diga deleitando con su forma de redactar.

    ResponderEliminar
  8. El mayor de los placeres en la vida es leer un buen libro como los que sólo un maestro sabe hacerlo, para mi es un placer haberle servido Sr. Mario, lastima que no viva en Bogota para ir a su firma de autógrafos pero eso no impide que me siga deleitando con su forma de escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Yuliana, fuiste más que amable hoy. Nunca te dije a qué me dedicaba y no sabía que conocías mis libros. Aprovecho la ocasión para agradecerte enormemente tu gentileza, profesionalismo y deferencia... No puedes estar en la Feria del Libro de Bogotá, pero en septiembre iré a la de Medellín, y espero entonces poder saludarte y regalarte uno de mis libros... Con afecto, Mario...

      Eliminar
    2. Por supuesto que si Sr Mario estaré muy pendiente eso no me lo perderé.

      Eliminar
  9. El mayor de los placeres en la vida es leer un buen libro como los que sólo un maestro sabe hacerlo, para mi es un placer haberle servido Sr. Mario, lastima que no viva en Bogota para ir a su firma de autógrafos pero eso no impide que me siga deleitando con su forma de escribir.

    ResponderEliminar
  10. Feliz de haberle ayudado a un ser que hace tanto por la literatura colombiana.

    ResponderEliminar
  11. Feliz de haberle ayudado a un ser que hace tanto por la literatura colombiana.

    ResponderEliminar
  12. Somos de un país involucrado en un conflicto armado por eso debemos indignarnos por la muerte de todo ser humano que causa este, Donde morimos todos cada día por que todos somos COLOMBIANOS, cada vez que se derrama sangre injustamente.
    Apostemos por la Paz, pero que empiece en cada uno de nosotros en darnos cuenta, que la Paz no está en acabar con el otro bando, si no en respetar la vida de todo ser humano, en la tolerancia y la aceptación de las diferencias y primero que todo ¡despertar¡ de una vez por todas y recamar nuestro derechos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lugar de dejarnos polarizar, lo que debemos hacer es incorporarlos a ellos a nuestro bando, el de la legalidad, la democracia y el respeto por el otro... Saludos, MM...

      Eliminar
  13. La paz arranca desde el interior, desde la perspectiva individual, de esa que nos permite colocar la cabeza y dormir tranquilamente, para que la suma de todas se logre la colectiva y podamos salir adelante de este conflicto absurdo, que por fin haya una generación que se levante y no vean en los noticieros la sangre de los inocentes, porque ya esto hace parte del paisaje cotidiano no quiere decir que se debe continuar y aceptar por más tiempo.

    Un abrazo sincero para ti, Mario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, exactamente, tenemos que pensar en los que vienen. No más masacres ni de un lado ni del otro. Ambos bandos nos duelen porque son campesinos, muchachos pobres y humildes. Los ricos no envían a sus hijos a la guerra. Los que mueren, la carne de cañón, son jóvenes que se vieron abocados a entrar en la guerra. Por eso apoyar el conflicto es tan inmoral: porque se trata de hacer la guerra con sangre ajena, con sangre de los de abajo... Saludos, MM...

      Eliminar
  14. recordemos que nuestro país es llamado el Israel de latinoamérica, la guerra colombiana hace parte de estrategias comerciales (multinacionales que saquean al país y el negocio redondo del narcotrafico) que van mas allá de los intereses de la oligarquía colombiana, por eso es un conflicto de intereses externos internacionales. Creo que hay una parte de la mesa que no se visibiliza pero que está ahí. Saludos Mario :)

    ResponderEliminar
  15. recordemos que nuestro país es llamado el Israel de latinoamérica, la guerra colombiana hace parte de estrategias comerciales (multinacionales que saquean al país y el negocio redondo del narcotrafico) que van mas allá de los intereses de la oligarquía colombiana, por eso es un conflicto de intereses externos internacionales. Creo que hay una parte de la mesa que no se visibiliza pero que está ahí. Saludos Mario :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Desmontar esa maquinaria es muy difícil. También por eso se están tardando tanto... Saludos, MM...

      Eliminar
  16. Existe un problema con estos medios de comunicación, son parte de un monstruo gigantes y casi imparable: La Industria Cultural, un fenómeno típico de la modernidad. El problema con este terrible ente es la actitud de la sociedad frente a ella. Pareciera que los individuos no solo estuvieran acostumbrados a ella, sino que cada vez que tienen contacto con la cruda y carnal realidad corren para que los vuelvan a engañar. "¿Porqué los hombres corren hacia sus cadenas como si corrieran a su libertad?". La sociedad esta engañada y pide que la engañen cada vez más. Espero que el sueño de George Orwell expuesto en 1984 no se vuelva realidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día que pasa es un paso más hacia el mundo de Orwell... Saludos, MM...

      Eliminar
  17. “Nuestro sueño y utopía, es la democracia. Nuestra tarea, que da sentido en estos momentos al anhelado democrático, ¡La Paz! Y nuestro camino, para avanzar en la búsqueda de ellas: la gobernabilidad democrática lograda mediante una educación política integral.” (Instituto Luis Carlos Galan para el Desarrollo y la Democracia , 2000) ¡No más moralismos! ni buenos, ni malos, todos somo colombianos y por tanto se deben cumplir nuestros derechos humanos, no mas sangre derramada

    Gracias por las respuestas de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo que decía Mockus: el otro es sagrado... Saludos, MM...

      Eliminar