11 may. 2015

En medio de la selva





Durante la feria del libro de Bogotá, en uno de esos días ajetreados y confusos, tomé un taxi hasta Corferias y me recogió un hombre joven, buena onda, conversador. Empezamos a cruzar opiniones sobre una cosa y la otra, hasta que él me preguntó qué hacía yo, a qué me dedicaba. Le dije que era escritor y que mi último libro se llamaba Paranormal Colombia. Él se quedó unos minutos pensando, ensimismado, y entonces me volvió a preguntar por algún ejemplo de los casos del libro. Le cité dos o tres al azar, de paso. Entonces me dijo con seguridad, mirándome por el retrovisor fijamente:
- Mi caso hubiera sido clave para su libro.
Se me encendieron las alarmas enseguida y lo invité a que me contara su historia. Desde las primeras palabras que pronunció quedé atrapado por completo, fascinado por ese relato en el que el país más profundo emergía segundo a segundo.
Me contó que había hecho parte de un pelotón especial de contraguerrilla. Le había tocado patrullar primero la frontera con Venezuela y llevar a cabo persecuciones en caliente de cabecillas de los frentes de las FARC y del ELN. Se destacó como un soldado ágil, inteligente y muy perspicaz. En lugar de perder el tiempo durante las largas horas de vigilancia en el monte, lo que él hacía era leer. Me habló de algunos autores latinoamericanos que había leído y me sorprendió que en su lista estuviera Rayuela, de Cortázar. A la luz de unos rayos de sol que se filtraban por entre la espesura, entre los mosquitos y los ruidos de la selva, con su cantimplora y su morral junto a él, se acomodaba junto a un árbol y se le iban las horas leyendo y leyendo. Una imagen conmovedora.
Un día cualquiera les dijeron a él y a sus compañeros más cercanos de ese pelotón especial que debían capturar o matar al Negro Acacio, uno de los jefes más temidos de las FARC. Los trasladaron selva adentro. El cordón de seguridad de Acacio era legendario: varios hombres lo custodiaban escalonadamente, en anillos que se iban cerrando poco a poco hasta llegar hasta él.
Durante meses recogieron datos sobre sus rutinas, lo siguieron, buscaron informantes, consiguieron contactos, lo rastrearon. Estuvieron en varias ocasiones a punto de dar con él y capturarlo, pero nada, siempre se escapaba en el último segundo. Era extraño, parecía como si alguien le estuviera avisando justo antes de la captura definitiva. No entendían qué estaba sucediendo.
Una noche, en una tienda de un pueblo remoto junto a un río, un informante les advirtió a la luz de una vela:
- El Negro Acacio está rezado. Él anda con un espejo embrujado en el que puede ver los movimientos de sus enemigos. Si quieren capturarlo tienen que agarrar primero a su hechicero personal, al brujo que le hace los trabajos.
Y aunque parezca inverosímil, eso hicieron. Una noche llevaron a cabo un operativo en un pueblo remoto y dieron con el tipo. Los soldados llevaban agua bendita y la esparcieron alrededor del hombre mientras lo sujetaban con fuerza. Llevaban también una Biblia y no hacían sino orar para evitar embrujos o algún tipo de mal o enfermedad. Viajaron por la selva con el hechicero esposado y amordazado. Varios días después, el mago aceptó un trato: entregar al Negro Acacio a cambio de dejarlo a él en libertad.
- Ustedes no tiene nada contra mí, no he cometido ningún delito. Yo se los entrego y ustedes me sueltan enseguida.
El jefe del pelotón aceptó el trato. Y el brujo nubló el espejo, le quitó poder al vidrio mágico que acompañaba al guerrillero a todas partes, y empezó a dar las coordenadas de dónde se encontraba. A los pocos días, en efecto, la Fuerza de Despliegue Rápido (Fudra), en medio de la Operación Sol Naciente, dio con el Negro Acacio y con sus hombres más cercanos, los bombardearon y los mataron. Encontraron entonces pelucas y trajes de mujer entre las pertenencias del jefe guerrillero, y confirmaron uno de los rumores más extendidos en la zona: que el jefe guerrillero era transformista, una especie de narco-combatiente travesti.
Esa misma noche soltaron al hechicero, que se desapareció enseguida entre la oscuridad y la espesura de la jungla.

No tengo cómo confirmar si la historia es cierta o falsa. Cuando llegamos a Corferias le dije al taxista que si quería visitar la feria al día siguiente yo le daba entradas gratis y le regalaba varios de los libros de Planeta, mi editorial. Me dijo que sí. Lo esperé al otro día con la esperanza de volver a verlo, pero, por razones que desconozco, nunca se presentó a la cita.




25 comentarios:

  1. En la región del llano se escucha mucho acerca de historias similares, a veces bastante lejanas de lo que en general se considera real otras no tan lejanas, pero historias con toques fantásticos. No siempre relacionadas con hechicería pueden hablar de prodigios de campesinos, animales extraños, cacerías confusas. Mi papá y sus contemporáneos las contaban al atardecer en las calles. Los abuelos de pueblo saben muchas historias, pienso que sumercé disfrutaría mucho algunas horas con un abuelo de pueblo, tal vez un paranormal siglo XX.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda me vendría bien, qué duda cabe... Saludos, MM...

      Eliminar
  2. Se le tiene sumercé: Brujo, gente, sitio donde quedarse.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el problema, como siempre, es mi tiempo... Saludos, Rocío, MM...

      Eliminar
  3. Esa historia tiene de todo: selva,magia, combate, violaciones a los derechos humanos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sería un buen relato o una buena película... Saludos, MM...

      Eliminar
    2. Si, en particular la parte donde el ejercito secuestra, amordaza y encadena a un hombre por el simple hecho de haber rezado, muy probablemente bajo amenaza de muerte, un espejo.

      Eliminar
    3. No sólo por eso. El Negro Acacio creó dos redes muy fuertes e indestructibles de comercio: el tráfico de armas con Perú a través de Montesinos (el siniestro asesor de Fujimori), y el tráfico de pasta de coca y heroína con funcionarios de las altas esferas de Brasil... Mostrar ese submundo latinoamericano sería extraordinario... Saludos, MM...

      Eliminar
  4. Muchos no lo saben, pero en el ejército y en la policía hay varias historias parecidas, lo que pasa es que como no son fáciles de creer, omiten esos pedazos. Es interesante lo que ellos tienen para contar y cómo lo cuentan, son historias que atrapan.

    ResponderEliminar
  5. Hay incluso algunos videos circulando en Youtube...
    Saludos, MM...

    ResponderEliminar
  6. Cierra tus ojos corpóreos para poder ver tu cuadro con los ojos del espíritu, y haz surgir a la luz del día lo que has visto en las tinieblas...

    Hay una historia en la serie gotham (ciudad gótica) en la que capturan a un asesino serial, que se hace llamar la cabra. Lo extraño para los detectives es que ya le habían dado de baja anteriormente a un asesino que se hacia llamar de igual manera, y sus métodos eran exactamente iguales, idénticos. habían pruebas de que no podía ser un discípulo, un aprendiz ni un aficionado, nada por el estilo, los estudios concluían que el tipo era un solitario y un enfermo mental. la historia termina con una mujer psiquiatra que los induce por medio de la hipnosis para que comentan los actos dejando la misma marca. me parece buena historia. tiene ese tinte policíaco, no se si este bien escrito. la ciudad gotica, batman etc... jejejeje Saludos que buen libro paranormal, en general todos los suyos Mario. Gracias por esa Resistencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hipnosis, qué gran misterio... No me canso de investigar sobre Mesmer y su extraña vida. Es poco lo que se sabe de él en los últimos años... Huía de la cárcel, la tortura y la muerte final... ¿Dónde estuvo, qué hizo, dónde están las notas de esas últimas investigaciones sobre el magnetismo corporal y psíquico?... Saludos, Jason, MM...

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿En qué ciudad? Me gustaría ver la noticia... Saludos, MM...

      Eliminar
  8. Nunca nos alcanzamos a imaginar la fuerza q tiene ese mundo paralelo a esta realidad por la q pasamos y considero q en esos lugares donde abunda la coneccion con lo natural es donde se puede presentar con mayor facilidad eventos como esos. Son historias de familia, de mi abuelo por mi parte.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el bosque ha sido siempre el espacio privilegiado para cruzar los umbrales de esos mundos paralelos... Saludos, MM...

      Eliminar
  9. La manera en que nos encontramos historias nos ataca como un tren atropella a un inocente hombre que se balancea entre los rieles del ferrocarril. Es una experiencia que nutre pero que impacta.

    Por otro lado, inspirado en usted Maestro Mario, abrí un Blog llamado "Los Sueños de Los Videntes" Me gustaría que lo mirará y me de sus comentarios que posiblemente pueden alimentar mi escritura.

    http://losvidentesam.blogspot.com/2015/05/el-prisionero.html

    Agradecería cada comentario que haga para hacer crecer mi narrativa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya mismo le echo un vistazo... Saludos, MM...

      Eliminar
  10. Quizá el taxista era el mismo brujo y desapareció, esta vez, en esta jungla gris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen final para un relato... Al bajarse del taxi, el protagonista nota que no hay espejos afuera y que el retrovisor, misteriosamente, se nubla o se quiebra... Saludos, Mauro, MM...

      Eliminar
  11. Que temas! El bosque Mario, alguna vez te conté que viví en Malí en un pueblito llamado Kaniko a 300 kilómetros de Bamako por un periodo muy largo de mi vida, fue súper duro pues tuve Malaria varias veces, giardia y muchas otras enfermedades las cuales siempre me fueron curadas por el "médico" del pueblo . Yo no tenía acceso a un médico normal, sólo si me desplazaba a Bamako, por esa razón debía y tenía que tener plena confianza en los curanderos animistas, que de hecho no me fallaron nunca. Una de las cosas que estaban totalmente prohibidas, y siempre obedecí, era no poner jamás un pie o adentrarme en lo que ellos llamaban el "bosque Sagrado"; pero obviamente había extranjeros en misiones que no les creían y se metían ahí dentro de la espesura del bosque. Vi a muchos de esos toubabs (así se llama a los extranjeros en lengua bambara) salir enfermos, afiebrados y muchas veces tuvieron que ser desplazados en helicópteros por su gravedad.
    Vi muchas cosas relacionadas con el animismo que hasta hoy no tienen explicación para mi; las celebraciones y los entierros duraban semanas y algunos sacrificios estaban prohibidos de fotografiar; aún tiemblo cuando pienso en mi vida allá.
    Saludos,
    Aleja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En momentos así siempre he sentido un respeto profundo por aquello que no comprendo... Hay razones más allá de la razón... Abrazos, Aleja, Mario...

      Eliminar
  12. Buenas tardes señor Mario Mendoza, me es satisfactorio poder establecer un primer contacto aunque sea a través de este medio virtual, soy un seguidor de su trabajo y me alegra enormemente haberme encontrado con su libro: PARANORMAL COLOMBIA. Intuyo que se trata de un proceso de difusión en relación con la edución de las facultades humanas y el análisis para una comprensión parcial de aquello que implica y abarca la conciencia humana. Si bien es cierto que existe un aparato conceptual amplio respecto a la conciencia; también es un hecho que proviene de enfoques académicos donde impera el reduccionismo y mecanicismo, que aún hoy es incapaz de ver el carácter complejo de aquello que denominamos conciencia y su naturaleza no local. Guardando las proporciones debo admitir que le considere tras la lectura de su libro, el Rusell Targ Colombiano, no con ánimo de establecer un parangón, sino más bien para referir su trabajo pionero, el cual es presentado a lector tan sutilmente a través del recurso literario. Me fascina el campo de posibilidades y aplicaciones prácticas, de una herramienta como la visión remota y sus aplicaciones prácticas. Por ello el episodio de apertura con Armando Marti, me emociono mucho. Definitivamente es imperativo, explorar el alcance y sentido de la VR para el desarrollo del potencial humano, si se quiere lograr una sociedad nacional más integrada y equilibrada. Lamentablemente ello parece ser aun materia desconocida para una gran mayoría. Siendo este el estado de hechos, me di a la tarea de forma individual de entender los mecanismos que subyacen a la mente humana y como lograr desarrollar un potencial autentico en términos de integración de recursos, que manaban de nuestras facultades. Intuyo entonces, que tanto la VR como otras habilidades más, mal denominadas "paranormales" o mejor aún incomprendidas, realmente ilustran parte de nuestra real arquitectura funcional. Por ello estoy dispuesto a comprender tanto como me sea posible cual es al final el propósito de las mismas. Mi área de interés se centra en la proyección extracorporal, la dificultad en dicho tema se deriva de la tergiversación y toda la carga des-informativa que sobre el mismo ha recaído. Estoy desarrollando actualmente un texto titulado: VISIONES DEL OTRO LADO, a propósito de la proyección extracorporal y hasta donde he llegado a corroborar se correlaciona de cierta forma con la VR, así que de ser viable me gustaría intercambiar diálogos con usted y recibir orientación de su parte, para continuar en el desarrollo de este texto. Mil gracias por tomarse el tiempo de leer estas líneas y de antemano agradeceré su ayuda al respecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen título para un texto. Estoy de acuerdo en que la antigüedad es rica en matices con respecto a lo que hoy podríamos llamar el misterio. Se comprendía mejor que el yo no es un campo estrecho, reducido, sino un cúmulo de posibilidades, un vector de fuerzas en expansión... Y me alegra que mi libro abra una puerta para que otros exploren en esta línea...
      Lamentablemente no tengo tiempo ahora para sentarme a leer textos ajenos y sugerir correciones o ampliaciones. Yo mismo estoy en proceso de escritura y ando del cuello.
      Deseándole lo mejor, MM...

      Eliminar
  13. tal vez el placer de escuchar mas no oir... con las cosas que uno se encuentra allá en la indómita selva de cementooo

    ResponderEliminar