17 may. 2015

Oscar Collazos. In Memoriam.





Hace unos días, cuando me enteré de la crisis de salud del escritor Oscar Collazos en una clínica de Bogotá, le escribí unas breves palabras que no sé si alcanzó a leer o no. Las cuelgo aquí como un sentido homenaje a su memoria: 

Querido Oscar,
no tengo ni idea si este sigue siendo tu correo o no. Y si lo es,
tampoco sé si leerás estas breves palabras. Sólo quería decirte
que acabo de enterarme por la prensa de que estás pasando por
una crisis grave de salud. Primero decían que te iban a desconectar
y luego que acababas de presentar una mejoría. Espero que sea
lo segundo.
Yo sólo te quiero decir que los escritores no se mueren. Permanecen
en sus libros para siempre. Y una obra como la tuya, sólida, hecha
en piedra, no tiene de qué preocuparse. Gracias, Óscar. Gracias por
las lecciones de valentía, por el coraje, por el temple, por el aguante
que siempre has demostrado. Incluso hoy, en momentos tan duros 
para ti, te vi vapulear a Gossain desde tu cama de hospital. Yo siempre
te he llevado en el corazón y nunca he olvidado tu fuerza narrativa ni tus
lecciones de ética literaria. Si continúo resistiendo es en parte gracias
a tu tremendo ejemplo.
En ti, con todo mi afecto y mi admiración,
Mario Mendoza


En este mismo blog, escribí hace un tiempo una columna sobre él:



1 comentario:

  1. Poco lo conozco, cuando escuché la noticia leí algunas cositas que se encuentran por ahí y su referencia en el blog; buscaré un tiempo para escucharlo leerlo.
    Que sus palabras sigan su recorrido!
    Un abrazo

    ResponderEliminar