9 jun. 2015

Álvaro Robledo





Para los que de pronto tengan mañana tiempo y ganas. Vale la pena leer esta novela tan curiosa que no hay cómo clasificarla en la tradición de la literatura colombiana.
Saludos para todos, MM.

19 comentarios:

  1. Mario!, Mario!
    3:01 am 10 de julio de 2015 acabo de finalizar Los hombres invisibles que es quizás la mas personal de todas las novelas de Mario Mendoza.
    Vengo a traer la noticia de que probablemente sea yo la próxima persona que siga en el camino del espiral de la serpiente, siento que cederé mi puesto de lectora y te sonsacaré el puesto de la hoja y la tinta.
    Esto era lo que necesitaba, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que así sea... Pero no tienes que ceder el puesto de lectora. Escribir y leer no son excluyentes, sino complementarios... Saludos, MM...

      Eliminar
  2. no sé ni cómo decirle esto, no he leído la novela, no lo haré jamás de los jamases, pero no le creo a un escritor para el que todo lo que lee vale la pena, para el que todo tiene sentido, "no hay cómo clasificarla" es decir, excepcional, es decir, de una magnitud incomparable, un escritor Es cuando hace de su vida un instante, el instante en que se vive, en que sabe que es uno más, y no que es más que todos, yo sé quien es este "escritor" y su hermano, "ayudémonos entre los escritores" dirá usted, no ayudemos a la literatura, usted no dirá jamás, "ayudémonos entre todos" porque es para todos, porque la literatura comienza a despertar despertarme, de mí mismo, quienes son ustedes para autoproclamarse "escritores" cuál es su responsabilidad, cuales son sus razones ¿escribir? jaaaaa... ¿soy escritor porque leí un montón? dígame una cosa, ¿qué tiene usted y sus amigos los "escritores" en el alma y en el corazón? o mejor, ¿desde donde están hablando?, vanidad, ego, he aquí la primera batalla y desde la batalla y su tensión sale la primera luz, muuuuucho después a lo mejor, puede venir la primera letra de la primera palabra, de la primera frase, de la primera oración, de la primera hoja que dice escribir. Leo su blog y no leo más de lo que escribe porque para mi no tiene sentido porque ya me dí la oportunidad y no vi nada, prefiero decírselo, asi que como prefiero decirle que un artista no es más que nadie, un escritor no es más que nadie, tal vez usted y sus amigos "escritores" no sabrán esto jamás pero usted no es nadie, usted no es nada, usted vino a hacer algo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Carlos Mario:
      No todo lo que leo me gusta. Leo mucho más de lo que reseño o comento. Sólo que hace mucho decidí no escribir sobre lo que no me gusta. Por una razón: en un país cuyas tasas de lectura son tan bajas me parece un poco ruin andar diciéndole a la gente que no lea esto y que no lea aquello. Prefiero sugerirles más bien que sí lean.
      En cuanto a la novela de Álvaro, creo realmente que no hay un referente para ubicarla. No recuerdo nada similar en nuestra tradición. Si usted cree que es fácil clasificarla, me gustaría que me iluminara al respecto.
      Sobre mi supuesta amistad con Álvaro y su hermano, ambos escritores, lamento desilusionarlo: no somos amigos íntimos. Apenas conocidos. He escrito muchas veces sobre gente que escasamente conozco o que no conozco en absoluto.
      En cuanto a mi ego, pues hombre, qué le digo: quizás tenga razón. Trabajo en ello todos los días. Me encantaría algún día poder anularlo y dejarlo por completo a un lado. Ojalá.
      Lamento que el blog lo haya desilusionado tanto y espero que en otros espacios sí encuentre lo que está buscando y se sienta más a gusto.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  3. ¿seria aventurado decir que estas gravosas afirmaciones reflejan el deseo del pueblo de un encuentro pugilistico, por el honor y la razon, a la madrugada, en una bodega abandonada?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sería regresarnos a las viejas prácticas cavernícolas. Prefiero la democracia, que es muy compleja, Prefijo: se trata de darle la voz al otro para que incluso se vaya en contra de uno mismo... Saludos, MM...

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  4. No entiendo, bueno no presumo mucho de ello, de no entender por su puesto.

    Según una visión de vida, la de pocos, la de muchos, ser nadie, ser nada, ¿hacer algo? es abominable; pero en últimas, es una opción. Bienaventurados los que deciden por sí mismos.

    No entiendo, pero una palabra es por siempre fuego, viento, magia, dolor, esperanza, desesperanza y está ahí para tomarla o dejarla según mis posibilidades y decisiones. Todos jugamos con ellas al escribirlas al leerlas al callarlas al ignorarlas.

    Hoy decido no entender.

    Voy a alistar un botiquín para remendar la razón, sospecho que es a la que le dan más duro, de todo lado, y no se dan cuenta que es una chiquilla huérfana.

    Un abrazo, Don Mario.

    No alcancé a ir, el libro no lo leeré, ahora. Por dos motivos , el primero y el segundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La razón: una chiquilla huérfana... Qué buena definición... En cuanto al Don, Azucena, te lo devuelvo gentilmente... Lo siento como esos sacos o zapatos que de niño lo obligaban a uno a usar para ir mejor vestido y que en realidad eran incómodos, feos y además tallaban...
      Saludos, MM...

      Eliminar
    2. Lo siento es formación de niña... y un sumercé no talla tanto, es un titulo más cordialy afectuoso que uso siempre
      Un abrazo,

      Eliminar
    3. Sí, el sumercé no me talla... De acuerdo... Saludos, MM...

      Eliminar
  5. Que venga la gorda muerte, si señor

    http://www.elespectador.com/noticias/nacional/un-golpe-mi-soberbia-articulo-565141

    [PD: confiamos en que este realizando suficientes barras y lagartijas y cuente con un sparring competente]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buena entrevista... Gracias por compartirla... Acabo de subirla al Google+... Leí la noticia hace unos días, pero no hablaba él. Escuchar su propia voz es más doloroso. Qué buen testimonio de lo que llaman éxito...
      Saludos, MM.

      (PD: En mis mejores años fui sparring de Estrellita González en Cartagena, un boxeador que prometía llegar a campeón mundial y que terminó hundido en el bazuco y los bares de mala muerte. Yo regresaba al Hotel Bellavista a trabajar en mi primer libro: La travesía del vidente).

      Eliminar
    2. Hola Mario que gusto tenerte de vuelta. Ademas de lo de arriba, solo te puedo decir que uno toma o deja lo que nos gusta o lo que no, no hay que agradarle a nadie por lo que uno piensa, ni dejar de ser o hacer lo que en el camino de la vida nos trazamos o simplemente como aveces

      comentas nos reinventamos el Mario de ayer no es el mismo hoy y mañana seras o estarás en un rol tan diferente. Me agrada saber que hay individuos como prefijo o la flor Azucena y tantos que nos entrelazamos por este medio y ya no estamos solos. Sí somos muchos en diversos roles. Te quiero Mario. L.D.D.A

      Eliminar
    3. Sí, la democracia es pluralidad. Aunque muchas veces esas otras voces no nos gusten, hay que respetarlas...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Maestro usted para sus lectores lo es todo , me encantan sus recomendaciones literarias ,aveces las personas hablan por hablar o escriben sin ningún fundamento en fin , el hecho es que estamos en " democracia" y somos un país de libre expresión , es hasta bueno que no todos piensen como uno , le mando un fuerte abrazo 🙌📑📖💗👏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente. Las voces que no opinan lo mismo que nosotros iluminan también el camino... Saludos, MM...

      Eliminar