11 jun. 2015

"Toda tristeza es el efecto de un poder sobre mí" Gilles Deleuze

19 comentarios:

  1. Su apreciación es densa, por y a pesar de esto es muy significativa. Sucede que, la altiva ignorancia que me habita se hincha hasta el punto de despojarme de la capacidad de penetrar en la densidad de algunas palabras. Gracias por compartirlo y remediar, de algún modo, mi dolencia.
    Un abrazo, sumercé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deleuze, siempre tan revelador... Saludos, MM...

      Eliminar
  2. Ah... Nada para vaciar un foro como gilles deleuze. Aun los seguidores mas fervientes parecen haberse dado a la fuga.

    Tres preguntas señor Mendoza:

    - como ve a la seleccion en esta copa?

    - tres piropos para decirle a una mujer de entre 35 y cuarenta, rubia, abundante en ciertas caracteristicas corporales bastante apetecidas entre el publico masculino y de tez cetrina.

    - Victima de maquinaciones subliminales, me he hallado comprando el libro intitulado "la traviesa del vidente". En su portada se presenta lo que parece ser un angel, femenino (¿no eran pues los angeles asexuados?) , cayendo lujurioso hacia indomitas profundidades marinas.

    ¿Compartiria usted con la audiencia algun dato, anecdota o referencia que pudiera ampliar el posible placer de leer esta obra? [el dato del pugilista costeño, por ejemplo, resulta magnifico para este proposito]

    Sin mas, reciba un caluroso saludo desde la ciudad de Ur.

    ResponderEliminar
  3. 1. Muy mal. No me gustan los aires de grandeza. Muchos de ellos son figuras en sus equipos en el extranjero, y nadie salió a guerrear la cancha, a sudar la camiseta. No hay ideas, no hay armador. Esperemos que en el siguiente podamos corregir esa pose de falsa superioridad.

    2. Los piropos suelen generar el efecto contrario. Sin embargo, hay uno muy bello en la película Mejor Imposible. Él es un escritor con un trastorno psiquiátrico crónico y sólo dice cosas pesadas, de un humor negro espantoso, pasadas de tono. Y en una situación límite ella le pide un cumplido y él dice algo estremecedor:
    https://youtu.be/WTlOJyyf_oA

    3. Ese libro lo empecé a escribir en un cuartucho que tenía en la Calle 21 con la 4. En esa época las calles aledañas a la Tadeo eran zona roja, zona de prostitución y ollas duras. Mi cuarto daba a la calle. Varios travestis se hacían justo debajo de la ventana y no podía trabajar, no me podía concentrar. Tenía mapas y diagramas por todas partes. Estaba armando una historia de qué había pasado con la raza de Caín, esos seres extraordinarios a los que tanto les temían en la aintigüedad, según la Biblia. Entonces me di cuenta de que necesitaba ver el mar, huir de esas calles, de las peleas nocturnas y de los clientes que recorrían esa zona de día y de noche. Y empaqué y me fui con unos escasos ahorros que tenía para el Hotel Bellavista, en Cartagena, una casa vieja con patios internos y árboles gigantes, frente al mar. Alquilaba habitaciones un francés llamado Enrique Sedó. Hasta el año pasado ahí seguía ese lugar y ahí seguía Enrique igual. En ese caserón viejo, mirando mapas de la ciudad antigua y consultando diarios de navegación, y nadando todos los días, terminé ese libro en mi vieja máquina manual... Eso es...
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por su respuesta sr. Mendoza. Ha despertado nuevas preguntas. Espero no le resulte demasiado pesado responderlas.

    Digamos, la gente viajera como usted, cuando se meten en lugares peligrosos, ¿como hacen para no resultar apuñalados o metidos en algun lio terrible?

    Todas esas cosas que uno prevee: las pandillas en las calles, los compañeros de cuarto ladrones, ¿ como hacen para meterse en ese mundo y salir indemnes? Leo de gente que se mete en la ele como quien va a la sala de la casa. ¿ como hacen eso? ¿ como es un viaje de esos?

    mil gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no hago eso, yo no corro riesgos innecesarios. Por ahí en algún texto digo que la pobreza no es algo que uno elige, no es que un día uno elija volverse un turista de la miseria. A uno le toca o no le toca. Y en mis años de juventud yo tuve que pasar por todo eso. No tuve escapatoria... Y sobreviví, menos mal...
      Saludos, Prefijo, MM.

      Eliminar
    2. Al leer Scorpio City imaginé que sumercé había recorrido esos lugares en diferentes épocas. Cuando escriben como crónica se percibe que el escritor ingresa voluntariamente a mundos que no le pertenecen.

      Eliminar
    3. Scorpio está escrita en la época en que El Cartucho estaba dirigido por Comanche y El Loco Calderón. Los conocí a ambos porque yo corregía una revista de poesía que publicaban los indigentes del sector cada 28 días, cada noche de luna llena... Mientras estaba en ésas, mientras me reunía con ellos y conversábamos, iba tomando notas para el libro... Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Buen día.
    Luego de un pesado fin de semana me encuentro con un viajero que rondaba la tierra de Tiahuanaco, pero este viajero no cuenta sus aventuras todavía, No importa, esperaré, sumercé.
    A propósito de la respuesta a don Prefijo, pienso que los piropos no existen, sólo existen frases o silencios que en el momento preciso conectan o despiertan sentires por la persona no por la palabra casual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Tiahuanaco es para la saga de aventuras, y ya en un mes empezará a publicarse en Editorial Planeta. Les avisaré apenas esté en librerías, por supuesto. Hay un trabajo de ilustración increíble...
      Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Me encanta lo que dice Deleuze al final; ese "poquito" de demencia en alguien que nos encanta, ese rastro de locura que pillamos en una persona y nos enamora; o lo otro que dice hermosamente acerca de conquistar un color, al captarlo nos sentimos felices, subimos, alcanzamos la cumbre; así la vida se potencia con el arte y otras energías creativas; potenciar como verbo transitivo.
    Y a lo mejor un piropo Prefijo, ¿por qué no? puede potenciar el momento; una mujer o un hombre podemos sentirnos bien y sentir más energía cuando alguien nos dice algo lindo...me refiero a esos piropos tiernos y amorosos que se dicen de una forma poética, a ver Prefijo, algo así como comparar el color de los ojos o los labios con una bella flor o fruta, un piropo que resalte la belleza interior, la delicadeza de la piel cetrina; algo que despierte la sensibilidad de esa mujer tan bella que describe,- o como dice Azucena, un silencio puede ser un lindo piropo, y el humor negro ¿podrá funcionar como piropo?
    ¿Qué otras lecturas nos recomendamos para las vacaciones?me encantó El Adversario y voy por la mitad de Una semana en la nieve, ambos de E. Carrere. Gracias por esa recomendación Mario.
    Mil saludos a todos.
    Aleja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había ya recomendado la novela de Trejo, La máquina del porvenir. Ojo a ese libro, Aleja. Hay allí condensada una sabiduría tremenda... Abrazos, MM...

      Eliminar
  8. Un apropiado prefijo con el sustantivo perfecto puede ser el mejor piropo...Buena noche para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esto es un piropo para Prefijo... Esperemos que se dé por aludido... Saludos para todos, MM...

      Eliminar
    2. Sólo es un sabio consejo de mujer para don Prefijo que puso sus ojos en una mujer rubia, y busca orientación en quien suponemos tiene más experiencia en palabras para mujeres. Lo que traté de decir es que basta con ser él mismo. Un tinte de picardía y humor en la distancia no me sonrojó tanto, hoy sí.
      Un abrazo, sumercé y un saludo a todos.

      Eliminar
    3. Esto se llama una finta... Saludos, Azucena, MM...

      Eliminar
  9. gracias a los tres por las sugerencias/respuestas. Le encargare a mi inconsciente freudiano para que tenga la bondad de surtirme con frases llenas de prefijos cetrinos y rojos sustantivos que resalten los labios de la que ha capturado mi pasion.

    Para leer, yo sugeriria el "Mr Mercedes" de ese titan que es stephen king. Una novela rapida y muy bacana en mi portentosa opinion.

    Tambien releerse los casitos de freud, sobre todo el hombre de los lobos o la ana o, sirve para despues del almuerzo.

    Ojala nos acompañen las bondadosas deidades reptiles en el partido contra brasil.

    PD: señor Mendoza, en el malsano animo de vivir a traves de usted, por favor, visite este sitio:

    https://www.youtube.com/watch?v=T0eUThYteAI

    Salud, victoria y ojala mucha sal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo teníamos previsto, Prefijo, pero no alcanzamos por tiempo. Y uno de nuestros ilustradores se enfermó por la altura, así que cerramos el viaje con lo justo, con él enfermo en el hotel, con fiebre y sin fuerzas...
      El partido de hoy va a estar duro...
      Saludos, MM...

      Eliminar