3 ago. 2015

Apocalipsis demográfico





Después del lanzamiento de las dos bombas atómicas en Japón en 1945, los sociólogos empezaron a advertirnos de otro tipo de bomba que también amenazaba con destruirnos en el futuro: la explosión de la bomba demográfica. La premisa es simple: un planeta con recursos finitos no soporta el crecimiento exponencial y sin control de una especie como la nuestra. Tarde o temprano la sobrepoblación acabará con todo.
Hacia los años sesenta, algunos teóricos estimaron el año 2050 como el fin de la civilización. Especialistas como Paul Ehrlich (The Population Bomb) advertían de los serios riesgos que se presentarían con respecto a la escasez de alimentos en el futuro próximo. Nos habíamos demorado hasta finales del siglo XVIII para poder alcanzar los primeros mil millones de personas, y hasta 1930 para llegar a los dos mil millones. Y aunque hubo dos guerras mundiales y muchas más a nivel local en los distintos continentes, la tasa de reproducción de nuestra especie es desaforada durante el siglo XX y lo que llevamos del XXI. En sólo cincuenta años duplicamos la población mundial. Se trata de una bomba cuyo peligro va en aumento día a día.
No hay conciencia de esta gravedad, no hay una pedagogía ni políticas claras sobre el tema, nadie parece darse por enterado.
Y ya los sociólogos están empezando a  detectar que el problema no es sólo que hayamos cruzado la barrera de los siete mil millones de personas, una cifra escandalosa, y que eso nos condena a que sólo un tercio de la población tendrá acceso al agua en los próximos años, sino que las consecuencias psicológicas son devastadoras. En las grandes ciudades no hay espacio, sencillamente. En cualquier acera, en cualquier centro comercial, en cualquier banco tenemos ya la impresión de que no cabemos, de que somos demasiados.
Basta una ojeada a la manera descontrolada como se construyen más y más edificios (panales de la abejización arquitectónica contemporánea), para empezar a percibir que siempre estamos rodeados por máquinas, camiones, taladros, retroexcavadoras y mezcladoras de cemento. La contaminación no es sólo ambiental, sino auditiva, visual. Las filas en bancos y corporaciones son cada vez más largas, los trámites se hacen más y más engorrosos. Vamos teniendo la impresión de estar acorralados, presos, asfixiados.
Como si todo esto fuera poco, el sistema económico colapsó en el 2008. No se trata sólo de una crisis pasajera, sino del hundimiento total de un modelo de hacer negocios. El capitalismo es conveniente exclusivamente para los estratos altos. Conseguir empleos decentes y bien remunerados es una empresa cada vez más difícil. Grecia, y próximamente Puerto Rico, son ejemplos palpables de este colapso cuyas consecuencias empezaremos a medir realmente en los años por venir.
Cada persona genera un promedio de 500 kilos de basura al año. Este cálculo contempla únicamente la dinámica en el hogar, no la basura que generan las personas en locales comerciales, que cada día va también en aumento. Cada ser humano nuevo que nace son toneladas y toneladas de basura más para el planeta.
En otros textos he comentado las consecuencias psíquicas de un mundo súper poblado y súper contaminado como el nuestro: fatiga extrema, ansiedad, depresiones recurrentes, neurosis, tristeza, frustración, tendencias suicidas, trastornos de la alimentación, intolerancia: lo que algunos analistas llaman violencia transpolítica.

Buena parte de nuestra supervivencia depende de que seamos capaces de frenar las tasas de reproducción. Es clave que las nuevas generaciones entiendan la nueva ecuación: dar vida es, en realidad, dar muerte.

20 comentarios:

  1. Según datos de las Naciones Unidas el crecimiento de la población es mayor en los países menos desarrollados que en los países desarrollados, es una ecuación lógica, precisamente por lo que mencionas; el vacío en las políticas de países como el nuestro es infinito. Ahora bien, según la teoría de la transición demográfica, el régimen demográfico moderno, se caracteriza porque la tasa de mortalidad "toca fondo" y la de natalidad se iguala; consiguientemente, el crecimiento natural de la población se estanca.

    Teniendo en cuenta estos dos puntos, podríamos pensar en 2 caminos:

    - Una política de esterilización masiva (como lo hacemos con nuestras mascotas), comenzando por los estratos sociales más vulnerables donde las tasas de natalidad son absurdas.

    - Orar al dios de la muerte, para que el Apocalipsis zombi sea una realidad y así lograr "tocar fondo" en las tasas de mortalidad.

    Me entusiasma mucho más la segunda opción,

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Organización Mundial de la Salud le apuesta a que tarde o temprano llegará una pandemia que arrasará con buena parte de la población. En su momento se creyó que podría ser uno de los virus de la gripe aviar. Pero no descartan que una nueva cepa se presente... Saludos, MM...

      Eliminar
  2. Y ahorita con la introduccion de la television digital terrestre se viene otro aluvion de basura toxica. Todo mundo sacando los televisores "viejos" (que no tendran mas de 5 o 7 años de uso y estaran en perfecto estado) y llenando los rios y los bosques con ellos.

    Tanta, tantisima gente. ¿Para que? ¿para que traer hijos a este mundo? ¿ para que les toque partirse el trasero 12 horas diarias, 6 dias a la semana, en trabajos cada vez peor pagos y cada vez mas inestables (la prestacion de servicios es la brujula), en una economia con precios cada vez mas astronomicos y donde les miden con un cronometro la productividad y les lavan la cabeza con historias como "la empresa no es una empresa, es tu familia" o "no son chicharrones jartos, son metas que al cumplirlas te hacen mejor persona y mas feliz", o el abominable "compromiso" ?

    ¿ para montar en sistemas de transporte sardinaceos donde toca aguantarse los gases intestinales de diferentes y numerosos aportantes
    y las numerosas erecciones de gentes entusiastas de la vida?

    ¿ para que no puedan pensionarse nunca, o lo hagan a una edad cercana a los 100 años?

    ¿para que tengan que vivir apretujados, aguantandole ruidos a vecinos cada vez mas insensibles y abusivos y en colmenas cada vez mas peligrosas donde si uno sale o llega despues de las 4 de la tarde lo atracan, lo violan, o le hacen alguna porqueria?

    No... vade retro!

    El mayor acto de amor que se puede tener con un hijo es no concebirlo jamas.

    Finalmente, creo que para propositos artistico-demograficos, valdria la pena saber si hay una correlacion entre niveles de lectura y niveles de reproduccion. Asi podriamos saber si vale la pena incentivarla o por el contrario, combatirla con la mayor de las energias.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Prefijo, parecería que la gente no comprendiera bien que los recursos no renovables disminuyen, y que, como la misma palabra lo indica, no hay forma de multiplicarlos de un modo paralelo a la velocidad reproductiva de nuestra especie. El agua ya es un lujo en muchas zonas del planeta. Y el acceso a ella será cada vez más difícil. Tampoco hay creación de trabajos decentes bien remunerados. El sistema no tiene cómo incorporar a las nuevas generaciones. Todo será a medias, improvisado, explotando al sujeto. Acceso limitado al agua, a los alimentos, trabajos-basura, calidad de vida miserable, opresión, explotación... No sé hasta qué punto traer a alguien a vivir en medio de estas circunstancias sea muy lúcido...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  3. Es alarmante ver familias enteras conviviendo en habitaciones minúsculas, sufriendo para pagar un arriendo o una cuota del crédito al banco, con tal de tener un lugar donde dormir; eso sin contar, el sufrimiento diario de someternos al tráfico y el hacinamiento de Transmilenio para atravesar la ciudad, con la esperanza de mantener un trabajo poco motivante y mal remunerado.
    Y pensar que todavía muchas personas se escandalizan al hablar del uso de métodos de planificación familiar o al escuchar a jóvenes que contemplan un proyecto de vida sin hijos. Es una cuestión de salud pública. "No hay cama pa` tanta gente".

    Saludos literarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hacen falta políticas claras al respecto y dejar de lado tanta moralina mal entendida. Si algo necesitan los jóvenes es una buena educación al respecto, un diálogo directo y franco que los proteja y los blinde de errores que más adelante pueden lesionarles sus vidas gravemente... Saludos, MM...

      Eliminar
  4. Apreciado y respetado Mario.
    Te recomiendo Inferno. No la versión del gran Dante, sino la adaptación que le dió Dan Brown en su último libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la recomendación. Le echaré un vistazo...
      Saludos, Oscar, MM...

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Bueno , que puedo decir....recién salido del bachillerato y totalmente vaciado conseguí varios trabajos , en uno de ellos conocí a mi ex ..me enamore profundamente , tenia 19 años y las hormonas alborotadas ....después de unos años me instale en su apartamento (un tris vividor en esa época ) quedo embarazada y adivinen ....nació mi hija : Sophia , al principio no era consciente de lo que significaba ser padre ,tampoco era consciente de como su vida afectaría la mía de manera tan dramática en todos los aspectos,solo se que su amor me transformo y me ha convertido en una mejor persona ,en un mejor ser humano , de algún modo también le ha dado sentido a mi existencia.

    Ella ha sido la única , no he he vuelto a tener hijos, tampoco pienso tener mas ....eso de criar es muy berraco e implica una gran responsabilidad¡¡¡ de todos modos siempre que miro a una persona sin hijos sean casados o no ...observo que carecen de algo .....es como si fueran incompletos ,como si algo les faltara , algo así como un medio humano.

    Sophia tiene ya 14 ,también sé que seria una gran Madre ...creo que mi pedagogía acerca del tema sera definitiva para que tome conciencia...estoy trabajando en eso ...pero como reprimir el instinto maternal ? complicado ¡¡¡

    Gracias por compartir Mario, un abrazo ¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien por Sophia, que te tiene a ti como padre responsable. No todos tienen esa suerte. La pregunta es: ¿te gustaría que tu hija te llegara embarazada en uno o dos años por falta de una clara educación sexual? O preferirías verla terminar sus estudios, ingresar a la universidad y que estudie lo que ella desea, verla viajar, conocer el mundo, buscar becas y continuar educándose. ¿La primera Sophia, la del bebé, sí es una mujer completa, y la segunda es media mujer? O quizás sea al revés, Sergio, quizás la primera se quede a medias, y la segunda complete sus ciclos de un modo más lúcido y útil para la sociedad. Te dejo la inquietud...
      Gracias a ti por seguir ahí, pensando y debatiendo temas que nos competen a todos... Saludos, MM...

      Eliminar
  7. Mario cuanta razón tienes.En los estratos bajos se procrea por montón, yo creo que allí se procrea mas que en los estratos altos, aun así la culpa es de todos. Pero Mario, me he puesto a pensar y para el hombre el hijo de sangre es un legado que deja a al mundo de si tener un hijo significa morir definitivamente y ser olvidado. El mayor miedo de todos. mismo. como si viviera por medio de el, por ello la mayoría de la gente prefiere procrear y dejar su legado. Aquí nos encontramos con el miedo primitivo. El miedo a ser olvidado, tal como para una persona deja en el mundo un hijo el escritor deja un libro. Quiero que piense un momento, ¿Como se sentiría usted si no hubiera dejado algún libro?, ¿si nunca hubiera escrito?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás valga la pena recordar aquí las palabras de Jean Baptiste Botul a propósito de Kant:

      "Si la mayor parte de los pensadores fueron solteros, fue para testimoniar que el fin último de la humanidad no es la reproducción. No somos paramecios ni conejos. La filosofía es la afirmación de que existe una forma no sexual de perpetuarse…
      Se crea un cuerpo colectivo que desafía el tiempo. Miembros de ese linaje, los pensadores se reproducen entre ellos, sin sexo, por medios complejos que se llaman “afiliación”, “agrupación”, “amistad”. Sus matrices se llaman “escuelas”, “banquetes”, “salones”, “universidades”. He aquí cómo se reproduce la especie sin lazos de sangre. Filosofar es afiliarse a padres espirituales; reproducirse sin útero, pero en el espíritu, sin semen, pero con “pneuma”.
      Es necesaria una raza especial de individuos solteros que deciden no procrear, que rechazan los dudosos gozos del matrimonio y se consagran a la transmisión del conocimiento, es decir, a la cultura. Sin esa clase de hombres la humanidad sería una vil manada, sin más memoria que la mera memoria genética, una especie animal más entre otras, una simple voluntad colectiva de preservarse en el ser y de proliferar."

      Saludos, MM...

      Eliminar
  8. Pegue o de acuerdo. Siempre van a ser necesarias las personas que nos lleven a otros niveles de conciencia o de pensamiento como afortunadamente lo hacen los escritores valiosos. Para mi ha sido una bonita experiencia el hecho de ser padre 2 veces en la vida, Me precio de tener un hogar estable hace 18 años (disculpa Mario este teclado no tiene la letra eñe) sin embargo valoro y respeto la decisión de las personas que no desean traer mas hijos al mundo.

    Mario de hecho, mi hijo Mayor de 16 años fue quien me facilito tus libros, uno de ellos autografiado . Sin embargo lo que he comprobado en carne propia es que existen otras formas de vivir, otros lugares de vivir fuera de las ciudades caóticas.

    Recomiendo a quien me lee, que el estar bien o estar mal es una decisión personal. Todo depende del programa mental que se posee y que se quiera tener. Cuantas personas en la opulencia viven en la miseria o en la depresion y cuantos como Klaus en Colombia Paranormal en las complejidades de la vida son felices.

    Mario, me conmovió aquello de trascender mas allá de la primera persona y eso lo hacemos con mas facilidad los que tenemos familia. Mi tesoro es mi familia. Mi esposa y mis hijos.

    Recomiendo humildemente el rinoceronte de Scott Alexander.

    Un abrazo desde Maryland.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco el texto. Le echaré un vistazo, por supuesto. Gracias por la recomendación... Saludos, MM...

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Hola Mario,

    Que tema tan delicado este, conceptos como el desarrollo sostenible tratan de persuadir todo esto. Es increíble cómo este concepto fue impartido por la sociedad capitalista donde supuestamente es posible sobrevivir en el mundo y satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones, pero ¿es posible? hace mucho se habló de un tema "utópico" llamado crecimiento cero, ahora es algo inminente y se debe impartir en toda la sociedad, muchas veces me pregunto de cómo la gente quiere seguir reproduciéndose con ese futuro que se avecina, ya no es posible repartir todos los recursos que posee la tierra y entonces? Hablar de inequidad es un tema igualmente delicado, porque en esta sociedad, los que más tienen, son los que más van a durar, pero, les sirve de algo? Me parece importante crear conciencia desde el colegio, en la las calles, libros y todo medio... Esto no tiene cara de un final feliz y la gente no se da cuenta de eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, no hay políticas claras al respecto, ni una pedagogía que aborde el tema de frente y sin tapujos... Saludos, MM...

      Eliminar
  11. Hola Mario Mendoza. He leído casi todos tus libros publicados es un honor poder leer esa realidad en una dichosa escritura.
    Me gustaria tener el gusto de poder conocer a tan excelente escritor, quisiera saber sí es posible contactarte o saber donde te encontraras próximamente...
    Te deseo lo mejor en tus vacaciones, en tu camino y gracias por el apoyo que nos Brindas en cuanto a esta realidad en la que estamos y no hemos podido cambiar.

    ResponderEliminar
  12. Regreso a Colombia a mediados de enero. Hablamos entonces...
    Saludos,
    MM.

    ResponderEliminar