31 ago. 2015

PARA LEER EN LIBERTAD





Estábamos ese año varios escritores de distintos países invitados a la feria del libro del Zócalo, en México DF. Una mañana cualquiera, en pleno evento, el sindicato de trabajadores del sector eléctrico anunció que se tomaría la plaza al día siguiente, en pleno corazón de la ciudad. Los organizadores de la feria, encabezados principalmente por Paloma Sáiz Tejero y el escritor Paco Ignacio Taibo II, nos anunciaron que la feria se iba a solidarizar con los trabajadores y que los que quisiéramos marchar debíamos estar a la mañana siguiente frente al Palacio de Bellas Artes. Eso hice y me acerqué a sumarme al grupo de escritores que estaba comandado por Paco Taibo. A los pocos minutos, a lo lejos, vimos la multitud de trabajadores acercarse. Era una imagen impresionante, un torrente incontenible de gente que venía con sus pancartas en alto. La policía escoltaba la marcha y arriba varios helicópteros de la fuerza pública sobrevolaban nerviosos las calles aledañas.
De repente, uno de los cabecillas de los trabajadores pegó un grito con un entusiasmo desbordante:
- ¡Es Paco Taibo, ahí está!
Poco a poco se fueron acercando mujeres y hombres, y saludaban al escritor, le estrechaban la mano, le daban las gracias por haber ido a su localidad, a su fábrica, a su sindicato, a su casa de la cultura. Se me hizo un nudo en la garganta. En ningún lugar del mundo había visto yo algo parecido. Me pareció conmovedor el cariño de la gente expresado así, con tanta honestidad. Por lo general, los artistas construyen élite, y si alcanzan cierto reconocimiento se van sumando a las huestes de las clases dirigentes. Incluso buscan puestos, pertenecer al servicio diplomático, dirigir alguna institución. Lo que llaman en nuestro continente “estar bien relacionado”.
Este era el camino contrario: la calle, la plaza pública, el barrio, la gente. Me di cuenta enseguida de que estaba recibiendo no sólo una tremenda lección, sino que el destino, milagrosamente, me mostraba un camino posible para mí, que siempre he recelado tanto de la “gente bien”.
Un tiempo después, la escritora Laura Restrepo, en una conversación que tuvimos en los camerinos antes de salir juntos a un evento, me contó la anécdota de un niño que, en un colegio de Medellín, la había perseguido por todas partes, la vigilaba, se le acercaba y la rozaba con los ojos muy abiertos. Hasta que Laura, intrigada, le preguntó:
- Dime, ¿te pasa algo? ¿Te puedo ayudar?
- ¿Usted es la escritora? –preguntó él sin salir de su asombro.
- Sí –respondió Laura afectuosamente.
Y entonces el niño soltó esa frase que ella jamás olvidaría:
- Es que yo creí que todos los escritores estaban muertos.
Claro, los escritores están casi siempre tan lejos de la gente que da la impresión de que son inalcanzables, que viven en otro mundo o que están muertos. Esa frase me confirmó la enorme distancia que hay entre un escritor reconocido y la gente del común.
Desde entonces he procurado trabajar incansablemente en colegios, casas de la cultura e instituciones de toda índole promocionando la lectura. A veces hablo de mi obra, a veces hablo de los libros de otros. En ocasiones, cuando hay presupuesto y los organizadores cobran, yo también lo hago y procuro dejar en claro que por el hecho de ser un escritor no significa que deba trabajar gratis o regalar mi profesión. Pero también, en infinidad de invitaciones, lo he hecho por el simple gusto de hablar de literatura y compartir con los lectores. 




Visito muchos colegios a lo largo de toda la ciudad porque creo plenamente en que es en los primeros años cuando un libro o una charla reveladora puede modificarnos internamente de manera muy positiva. Yo jamás escuché a un escritor cuando era estudiante. Y quizás me hubiera encantado conocer más de esa profesión a la cual me dirigía en silencio, sin hablar con nadie, como si se tratara de un camino vergonzoso que era mejor mantener oculto.
Ahora, siempre están los maledicentes e inoficiosos (ese grupo nunca hace nada positivo pero están permanentemente atentos para descalificar y ensuciar lo que hacen los otros) que calumnian de la peor manera diciendo que se trata de marketing y de una estrategia de mercachifles para intentar convertir al escritor en un best seller. Ni modo, siempre será así: mientras unos construyen, otros destruyen.
Lo importante es que ese grupo de mexicanos, al poco tiempo, abrieron la Brigada Para Leer en Libertad, y que han dado un ejemplo monumental de cómo se hace trabajo de base a partir de un derecho fundamental: derecho a la lectura y la escritura, derecho al lenguaje, pues sin ese derecho no hay tampoco el derecho a la libre expresión, que es una de las bases inamovibles de la democracia participativa. Alguna vez hicieron una feria del libro en Azcapotzalco, un barrio marginal del DF, y me invitaron. Fue de nuevo estremecedor ver un trabajo tan serio y comprometido con la comunidad. Casetas de libros en un parque, eventos, charlas gratis, escritores que íbamos y veníamos entre el público.

Yo sueño con ferias del libro en Usme, en Soacha, en Altos de Cazucá, en Las Cruces, en Chía, en Usaquén, y con una ciudad que poco a poco se emancipa de las cadenas que le han impuesto sus alcaldes locales, sus senadores, sus representantes a la cámara, sus ediles. No sé aún cómo se puede lograr algo así, pero hacia allá me dirijo de manera inevitable, con una fe absurda en lo imposible.

25 comentarios:

  1. Buen día.
    En mi época de escuela compartimos una jornada con Jairo Aníbal Niño, jamás olvidaré ese día.
    Ojalá sumercé esté algún día en el colegio donde estudian mis hijos.
    Una brigada, en Bogotá...uff...me apunto, hasta donde puedo.
    Una sugerencia para las editoriales, sumercé, que provean nuevos libros a las bibliotecas públicas. Sus obras escasean mucho.
    Un abrazo, sumercé.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me sumo a la brigada de leer en libertad en cualquier parte de Colombia... creo firmemente en el poder de las letras, un libro es una máquina del tiempo, un amigo, un viaje, un sabio. Bienaventurados los que leen porque de ellos es el mundo de los sueños y la imaginación. Recomiendo un libro que me tiene atrapada, la bibliotecaria de Auschiwitz de Antonio G. Iturbe.

      La historia del niño me acuerda que hace unos años en la feria del libro, tuve la oportunidad de conocer un escritor que quiero mucho y que me encanta leer, fue tanta la emoción de ver que me firmaba una agenda vieja que Baloo había mordido, que se me fue la voz, se me durmieron las piernas y hasta llore de la emoción... claro que nunca lo noto, pero yo atesoro esos momentos y no los cambio por nada.

      Un gran abrazo Mario y desde el occidente de Bogotá apoyo y me uno a la brigada

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Maestro!

    El valor y poder del libro en la calle, en el ghetto, en la barriada es estremecedor. Es ahí donde hay que dar, esto debe ser un ejercicio de milicia, de un francotirador que tiene el punto exacto en la mira. Y hay que disparar ya. Ahí los libros cobran una magia terrible, transformadora. Ya en Petecuy los índices de homicidios han presentado su punto más bajo los último 4 años. Niños y niñas cuyos padres nos dicen que leen por simple gusto. Niños y jóvenes que si la vida hubiese sido la misma serían sicarios, campaneros, consumidores. Hoy por lo menos no lo son. Antes del 2010 el promedio de homicidios en Petecuy (Barrio de 8mil habitantes) era de 15 cada año. Llevamos tres años con solo dos homicidios. Comunidad en general que sale al anden en su silla a leer, las Instituciones Educativas programando actividades al rededor del libro mensualmente, jóvenes en alto riesgo preguntando por novelas policíacas, novela negra, los niños y niñas escuchando las voces de escritores en vez de las balas de los sicarios, esquinas con historias de lectura, delitos evitados o desplazados, etc., son infinidad de indicadores que se generan con solo llevar el libro allá donde la vida no es fácil, donde la inmediatez de la lucha por sobrevivir olvida que, en esa zona, hay una fuerza mucho más letal que las armas; LAS PALABRAS, LOS LIBROS, LA LECTURA.

    Maestro hay mucho por hacer. Nosotros desde acá estamos prestos para iniciar. Adelante Comandante!

    Un Abrazo,
    Gustavo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que empezar a concretar la resistencia en un movimiento cultural de difusión de la lectura. En algún momento tenemos que unificar fuerzas y trabajar a fondo en este proyecto. Por lo pronto, ya estamos en contacto con nuestros compañeros mexicanos y el próximo año queremos ir a participar activamente en uno de sus eventos, y comprender bien cuáles son las dinámicas internas que los rigen. Ahí vamos, poco a poco, pero sin desfallecer.
      Abrazos para todos,
      Mario

      Eliminar
    2. Poco a poco se desarrollan los proyectos que en verdad transforman la sociedad, creo que este movimiento no sufrirá de escasez de voluntarios.

      Eliminar
  5. Hola Maestro.
    Hoy en día estoy visitando la biblioteca el Tunal con mas disciplina. Conocí al profesor Andres quien es el promotor de lectura. No sabia como decirle que estaba escribiendo un cuento , pero mi inseguridad me abatía porque no soy un pedagogo, tan solo soy un atleta. Tuvo la generosidad de leer mis escritos , mientras yo sudaba. Le conté que mis ídolos no eran los kenianos, que uno de ellos vivía en Bogota y me regalado el libro Buda Blues con su respectivo autógrafo en la feria. Ahora me ayuda corrigiendo y sueño como usted ayudar en que los barrios lejanos o vulnerables llegue la lectura. Un abrazo Maestro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que esté tan juicioso, Jason. El cuerpo y la psique conforman una sola fuerza que va y viene. Correr y escribir están más relacionados de lo que uno cree, como lo señaló Murakami. Saludos, MM.

      Eliminar
  6. Pero qué anécdota mas conmovedora. Bueno, las dos, la de Paco y la de Laura. El espíritu social y combativo de Paco es muy notable, qué gran compromiso con su tiempo, con su sociedad. Una de las escenas más conmovedoras que he visto es por ejemplo encontrar al vigilante de la entrada de la universidad donde trabajo leyendo un libro con gran interés ... la lectura, la cultura es para todos y no sólo para un pequeño grupo ilustrado y de élite. Pero qué importante eso de acercar la lectura a los otros, a aquellos estudiantes que tienen una gran curiosidad de conocimiento pero que como están empezando y no tienen mucha experiencia, dudan. Pero esa curiosidad inicial es como una pequeña llama que está esperando que algo o alguien la ayude a crecer y encender definitivamente. Me parece fundamental poder contribuir a darle ese pequeño empujón que le falta a esa persona que está empezando en la lectura para que se termine de enganchar y se quede ahí.

    Por otra parte me alegra mucho que precisamente estoy hasta ahora empezando en la lectura de Paca Taibo II ya que lo he visto en muchas intervenciones pero no lo había leído. Pero ya tengo en mi biblioteca toda la saga de Belascoarán para empezar a leerla, y que por cierto, ha sido en parte gracias al librero Alvaro Castillo (san librario) y nuestras conversaciones sobre el mexicano que voy llegado de a poco a su obra. mexicano. Eso debe ser, una viral, la lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, uno de los serios problemas de sociedades como la nuestra es que considera que la cultura es de élites. Nosotros los inteligentes, nosotros los educados, nosotros los elegidos. La cultura les sirve para seguir practicando lo que tanto les gusta: la exclusión.
      Héctor Belascoarán es un personaje inolvidable. El último sobreviviente de una especie en extinción.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Me parece una increíble maratón de fuerza y de poder que rico crear grupos de libreros, escritores, cuenteros, promotores etc y si requieres una buena promotora de lectura que haga sentir ganas de devorar letras aquí estoy a tu disposición cono una guardiana mas de los libros y las buenas historias. Recuerda voy a salir de aquí. Mario tienes todas las herramientas para hacer ese proyecto tan hermoso que piensas crear animo compañero. Un abrazo y gracias por permitir escribirte chaoooo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esas ando, midiendo, calculando, mirando a ver bajo qué esquema se puede montar algo similar... Ya veremos... Gracias por la buena onda... Saludos, MM...

      Eliminar
  8. Estoy de acuerdo en que la resistencia debe empezar por la educación y la lectura. Me uno a su proyecto, cuente conmigo. Soy médico, trabajo en Bogotá, hablo con la gente, leo, escribo, trato de sembrar lo que espero algún día, surja como el cambio que las personas necesitan. Cuando mi hijo mayor estaba en 3er grado de primaria, de su iniciativa los niños me pidieron que les hablara de Hergé. Nunca olvidaré la atención que prestaron y el entusiasmo con que se fueron a buscar libros... Hace un año doné una biblioteca entera para un barrio de Bogotá, donde un señor conocido mío, organiza los préstamos de los libros para niños, jóvenes y adultos... ¡Ha habido casi 500 préstamos en un año! Regresan los libros cuidados: he sido yo el que ha aprendido de ellos. Cuente conmigo para organizar la feria en Chía... Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Alegra saber que no somos pocos los que creemos en un cambio a partir de la cultura. No duden en que los contactaré apenas tenga claros los siguientes movimientos... Saludos, MM...

    ResponderEliminar
  10. Que este sea nuestro legado, nuestra huella en el mundo, es la mejor revolución que puede haber, cuenta con mi apoyo y me imagino que la mayoría de sus lectores. Y como lo dijo Confucio : " Donde hay educación, no hay distinción social" y en la lectura podemos encontrar uno de los factores más influyentes en una sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es. Hay que seguir trabajando duro en esta línea. Cultura significa emancipación. Ya veremos en qué linea hay que seguir moviéndose... Saludos, MM...

      Eliminar
  11. Cuan grato es poder leer cosas de este tipo en medio de tanto ruido y bullicio de una sociedad que pide a gritos una salida, quiza la haya quiza no, no lo se...pero sé que leer esto me hace sentir que hay mucho por hacer, que somos muchos más de los que parecemos que soñamos con una sociedad que escribe, piensa, lee, y propone para seguir haciendo resistencia a un sistema violento e ignorante!
    Gracias Maestro.....Suacha lo espera con los brazos abiertos!

    ResponderEliminar
  12. Cuan grato es poder leer cosas de este tipo en medio de tanto ruido y bullicio de una sociedad que pide a gritos una salida, quiza la haya quiza no, no lo se...pero sé que leer esto me hace sentir que hay mucho por hacer, que somos muchos más de los que parecemos que soñamos con una sociedad que escribe, piensa, lee, y propone para seguir haciendo resistencia a un sistema violento e ignorante!
    Gracias Maestro.....Suacha lo espera con los brazos abiertos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De esto se trata, en efecto, de decir no al disparate general.
      Saludos, Geraldine, MM.

      Eliminar
  13. Gracias; No solo por tus libros y tu pensamiento hacia muchas cosas, tambien porque no eres imposible , eres en cierta parte accesible... con el pueblo, con el común, con la gente que ama tu trabajo... desde pequeña tambien pensaba lo mismo... son gente importante, jamas hablaré con un escritor, y MENOS con mi favorito... pero no, es una de tus cualidades que en verdad lo aprecio mucho, tan solo con este pequeño espacio en la web... y si, te esperamos aqui en Suacha, sería muy bueno tenerte con nosotros, los jovenes de acá se están levantando con más fuerza, porque leer es resistir ♡

    ResponderEliminar
  14. Gracias; No solo por tus libros y tu pensamiento hacia muchas cosas, tambien porque no eres imposible , eres en cierta parte accesible... con el pueblo, con el común, con la gente que ama tu trabajo... desde pequeña tambien pensaba lo mismo... son gente importante, jamas hablaré con un escritor, y MENOS con mi favorito... pero no, es una de tus cualidades que en verdad lo aprecio mucho, tan solo con este pequeño espacio en la web... y si, te esperamos aqui en Suacha, sería muy bueno tenerte con nosotros, los jovenes de acá se están levantando con más fuerza, porque leer es resistir ♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdadera revolución es el saber, el conocimiento, la imaginación. La auténtica riqueza está en la cabeza. Ya nos veremos por allá... Saludos, MM...

      Eliminar
  15. Un saludo Mario, somos dos jóvenes suachunos que han crecido inmersos en diferentes situaciones que este territorio nos ha brindado, si bien muchos conocen y hablan de “Soacha” como un sector negativo del cual no se espera nada nuevo y donde ven a su población como la excusa perfecta para aumentar una especie de caridad y así mismo usar a las personas en función de los intereses de aquellos que tienen el poder. De igual manera se ha ido perpetuando un imaginario erróneo de este bello territorio, como su verdadero devenir histórico y ancestral del nombre; pues este hace referencia a los genuinos dueños de estas tierras, el imperio muisca. Que desde su lengua la nombraron con U es decir Suacha evocando a la lengua muisca donde XUA=Sol y CHA=Varón, así pues este territorio es hijo del Sol y de todo el poder que de este emana.
    Todo lo anterior ha sido solo una pequeña parte de toda la influencia que el territorio ha tenido en nuestras vidas y en la forma empírica que hemos aprendido a leer e interactuar con las dinámicas sociales que nos rodean, y buscar transformarlas de una manera positiva evitando seguir incrementando la desesperanza y el caos social. Todo este trascurso nos ha impulsado a fortalecer este conocimiento formalizándolo mediante la academia, es así que iniciamos un proceso formativo y en la actualidad estamos cursando V semestre de Trabajo Social, aquí en el mismo municipio en la Universidad Minuto de Dios. Bien sabes que los estudiantes históricamente han sido subestimados y señalados por buscar deconstruir y reconstruir un conocimiento que sea optimo para nuestras realidades, y más aun en las disciplinas pertenecientes a las ciencias humanas y sociales. Una de las formas que como estudiantes hemos tenido para resistir a este marasmo de barreras ha sido la lectura, pues esta nos permite contemplar y alimentar nuevas formas de interpretar nuestras realidades con múltiples miradas que autores como tú nos ha brindado; miradas reflexivas, criticas y propositivas que nos motivan y nos dan fuerza para hallar como lo dices tú en unos de tus libros, “el punto de fuga” encaminado a la transformación deseada y más aun en una universidad privada donde se nos limita la participación y el pensamiento crítico.
    Gracias a nuestra insistencia y perseverancia por primera vez en 8 años que lleva el programa de Trabajo Social en esta universidad, hemos logrado que se nos abra un espacio en las actividades que se realizarán en el marco de la semana del Trabajo Social. Es por ello que quisiéramos extenderte de todo corazón y admiración la invitación a ser partícipe de nuestro espacio, pues tú has sido una gran influencia e inspiración para muchos que como nosotros han encontrado en tus libros respuestas a preguntas del ser, del hacer y del vivir, trasgrediendo el pensamiento tradicional que se nos ha querido imponer. La idea es generar un espacio de diálogo frente a la situación actual de los jóvenes estudiantes y como estos pueden resistir y transformar su realidad mediante la lectura y el poder que esta tiene. Esta propuesta surge de nosotros como estudiantes por lo cual no cuenta con apoyo económico por parte de la Institución y nuestros recursos no son los suficientes para poder remunerar el gran valor de tu trabajo y obra.
    Esta invitación es una oportunidad para construir conocimiento colectivo en un territorio que lo necesita, esto se realizara en la semana del 26 de octubre al 29 y de ser posible contar con tu participación estaríamos sujetos a tus tiempos en cuanto a día y hora. Esperamos no haber sido molestos ni inoportunos, pero para nosotros era muy importante manifestar nuestra admiración y deseo de poder contar contigo.
    Quedamos atentos a cualquier respuesta.
    Con admiración y respeto.
    Robison Andrés González Sánchez (Grafitero Suachuno y estudiante de Trabajo Social)
    Geraldine Andrea Rojas Serrano (Estudiante de Trabajo Social)
    Teléfono de contacto: 311 477 4844

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lectores combativos de Soacha (Suacha), qué maravilla. He ido varias veces a colegios de esa zona, entre ellos el María Auxiliadora. Me alegra mucho que estén en pie de lucha, leyendo, estudiando, reflexionando sobre la cantidad de trampas que nuestro presente nos pone día a día. Nos ha tocado una época confusa, convulsa, y por eso es preciso no bajar la guardia en ningún momento.
      El problema para mí en esas fechas es que no estaré en el país. Tengo ya varios compromisos de aquí en adelante que son inamovibles. Pero espero que más adelante coincidamos y que podamos encontrarnos.
      Saludos, muchachos,
      MM.

      Eliminar