28 sept. 2015

¿Cómo quedé?





La vamos a llamar María para proteger su verdadera identidad. Era joven, frisando los 30 años de edad, inteligente, educada, muy dulce. Se sentía un poco pasada de kilos y su novio vivía diciéndole todo el tiempo que bajara de peso, que por favor, que estaba gorda, que no comiera de ese modo, que hiciera un esfuerzo, que se disciplinara con las calorías, que ella no tenía fuerza de voluntad y que ese era el verdadero problema que la aquejaba.
Un día, cansada de tantas recriminaciones, y atravesada por la culpa, decidió hacerse una cirugía que la ayudara a bajar de peso. Tenía unos ahorros y consideró que la mejor manera de invertirlos era buscando una imagen de sí misma que la ayudara a recomponer su autoestima.
Buscó el médico, pagó y se hospitalizó. En la mitad de la cirugía su salud se complicó, presentó una cierta resistencia a la anestesia y entró en coma. Quedó ida, suspendida en un estado inconsciente, arrojada en una cama del hospital sin poder moverse. No había nada que hacer sino esperar. Obviamente, la cirugía no se pudo llevar a cabo y tuvieron que coserla antes de empezar el procedimiento como tal.
A los pocos días, una de las enfermeras notó un aspecto fuera de lo normal en su pie izquierdo, un color pardo extraño que indicaba algo grave. Se trataba de una bacteria que se había devorado esa extremidad en unas cuantas horas. Cuando la revisaron los médicos, no había nada que hacer: era preciso amputarla. Le cercenaron el pie de inmediato para salvarle la vida.
Una semana después los dedos de sus manos presentaron el mismo aspecto. No se sabía cómo la bacteria se había extendido y ya tenía las dos extremidades superiores putrefactas. La llevaron de nuevo a la sala de cirugía y la mutilaron una vez más para rescatarla de la muerte.
Pasaron dos semanas. Un buen día se despertó del coma y preguntó con una sonrisa de esperanza:
- ¿Cómo quedé? ¿Estoy linda?
Ninguna de las enfermeras se atrevió a comunicarle que estaba sin un pie y sin las dos manos. Fue una de sus amigas la que tuvo que contarle lo que había sucedido. Los psiquiatras tuvieron que tratarla con antidepresivos y con una terapia diaria en su habitación para impedir un intento de suicidio. Lo peor es que la infección aún estaba dentro de su cuerpo. La bacteria no había desaparecido.
Una tarde, María pidió que le dejaran de dar droga psiquiátrica. Habló con su amiga y le dijo con tranquilidad, sin dramas de ninguna clase:
- No quiero vivir así. Diles a los médicos, por favor, que no pienso seguir tomándome los medicamentos ni los antidepresivos. Morir me parece mucho mejor. No quiero vivir de este modo.
Fue su decisión. No se volvió a tomar una sola pastilla ni permitió una inyección más. La bacteria se apoderó de su cuerpo y la mató en pocos días.

En la funeraria y en la cremación el novio estaba junto al cajón con cara de dolor y de aflicción. 

40 comentarios:

  1. La triste realidad de algunas mujeres que prefieren enfrentarse a cirugías, que finalmente, las conduciran a la muerte.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Tristemente, en esta sociedad de criticas y de modas que solo buscan destruir el espiritu individual de la persona, la gente solo quiere encajar en esta rechazándose asi misma y cambiando su cuerpo a tal punto que no se sienta un sastifaccion propia sino una sastifaccion falsa cubierta por el poder encajar en esta sociedad putrefacta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, encajar, de hecho, ya es sospechoso... Saludos, MM...

      Eliminar
  6. La bacteria mas peligrosa esta aun viva..............la bacteria de la superficialidad,la bacteria de la discriminación , la bacteria del egoísmo que aun reside en la mente de su novio, al igual que la bacteria de la codicia que se encuentra en el corazón del medico que la opero .

    Aun así, pienso que Maria fue atacada por una de las bacterias mas letales de nuestro tiempo: La bacteria de la baja autoestima.

    Gracias Mario , así me gusta¡...... sin anestesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un gran título para un ensayo: Las otras bacterias... Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Cuando salen ese tipo de noticias, no puedo evitar sentir un eco como de tragedia griega. Como una de esas leyendas donde un pastor o una lavandera se enamoran de una ninfa o un semidios y reciben la ira de las deidades a cambio. La busqueda de la belleza parece conducir a la muerte.

    Me quedo con la escena donde la chica alcanza la serenidad para entregarse a la muerte. Me da rabia la prepotencia con la que los medicos se arrogan el derecho y la sapiencia de determinar sobre la continuacion de la existencia de alguien mas (la parte del tratamiento psiquiatrico) y que mugre la genesis de la bacteria, que seguramente se debio a algun instrumento quirurgico sucio. Por la naturaleza carnivora de la misma recuerda aquellas que se encuentran en las heces humanas. Fijo, a algun chistoso le dio por rascarse el trasero con un escalpelo antes de la cirugia.

    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hospitales suelen ser cultivos de bichos peligrosos... Buena la última columna del blog: Marte y TransMilenio, la silla vacía y la maravilla del agua cósmica... Saludos, MM...

      Eliminar
  8. Muy triste, todo por culpa de los medios masivos que nos dicen "ten tetas y cola y seras mas brillante depilate, ejercita tu cuerpo por que eso es lo único que eres" todo el tiempo alimentando nuestros pensamientos de vanidades y estupideces que nos entorpecen mas y mas, tras de que nosotras, no todas no quiero generalizar ni lastimar, solo por el echo de venir en este cuerpo tenemos que sentir cambios hormonales cada 15 días, la maternidad y la crianza como si fuera poco ademas el sistema te pide un tipo de pelo, un cuerpo esbelto, un tono de piel etc, no es tan fácil venir en cuerpo de mujer. Creo que somos valientes para tolerar todo esto.
    Bueno gracias Mario Alex y Miryam están contigo...amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el machismo imperante ejerce un poder sobre el cuerpo femenino que puede terminar asesinándolo...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  9. Estamos sumergidos en una sociedad , de prototipos, de consumismo, donde la mujeres siempre somos rechazadas, queremos usar maquillaje, tacones, vestidos, cirugías para poder llegar a agradarle a los demás y no ser rechazadas, es así que la mujeres no se valoran y creen que al encontrar una pareja, esta la valora más que ella , que va ser la única persona que la podrá amar, pero creo que es mas importante amarnos a nosotras mismas, si le guste a alguien como soy, que me valore que si quiere cambiar algo de mi, es mejor decir adiós, así te guste, así me conociste, siendo gordita, siendo extrovertida, vistiéndome así , yo soy mas importante, me gusta ser así , no quiero cambiar si me gusta eso de mi, eso me hace ser yo . Nos falta mucho autestima a nosotras, de amarnos primero a nosotros que a el otro.. Es una triste realidad. Saludos Mario gracias por compartir esta historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los estereotipos y los cánones no son más que ejercicios de poder sin lógica alguna. No hay razones. Por eso son tan peligrosos y hay que huir de ellos como de la peste...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  10. Mente tan débil que tenemos los seres humanos, porque las mujeres no somos las únicas afectadas por estos estereotipos de perfección creados por las alimañas de los medios de comunicación, llevándonos a la anorexia, bulimia o cirugías hasta nuestro fin, es increíble que preferimos la muerte a vivir en un cuerpo no aceptado por nosotros mismos, como nos manejan psicológicamente y nos hacen actuar como ellos esperan, diseñadores patrocinando este suicidio múltiple, nos crean sueños que nunca se podrán cumplir en vida.
    ¿Pero cómo luchar contra esto?, si a donde miramos está presente.

    La autoestima es frágil.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un paquete completo que nos venden: éxito, dinero, familia, delgadez, belleza... Y hay que tener cuidado, porque los efectos secundarios de ese paquete nos puede conducir incluso hasta la muerte... Saludos, MM...

      Eliminar
  11. Todos hemos empujado a Maria hasta ese quirofano, no sólo con palabras, nuestras miradas lascivas a mujeres "perfectas" ; el macho que nos da pena reconocer que anhela estereotipos. Gracias Mario por los golpes, recordé a tus mujeres imperfectas y con cicatrices de lepra, tan humanas, tan bellas, tan mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos hemos creado este horror, así es... Saludos, MM...

      Eliminar
  12. Gracias a Dios, Maria ya alcanzó su propia perfección, esa que se esconde y muchas veces cambiamos o adaptamos para los ojos de los demás.
    Cuando el final no es tan trágico, gran parte de la sociedad fortalece esas imágenes artificiales. Los afectos, las relaciones y casi todo estimula una estética corporal única, universal. Y sí, a las preciosa mujeres nos han establecido unos ridículos estándares de belleza (Por ejemplo, un hombre con canas es interesante, sabio; una mujer con canas es una descuidada y desarreglada y siempre le preguntan solapadamente, ¿cuándo te vas a tinturar el cabello?. Nunca).

    En un mundo sin luz, ¿la estética también se malograría?
    Un abrazo, sumercé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay una tiranía del establecimiento a todo nivel, en muchos registros al mismo tiempo. Cuando uno cree haber escapado de uno de los tentáculos, otro aparece peligrosamente...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  13. Muchas veces sin pensarlo hacemos que las personas que están a nuestro alrededor tomen decisiones que después nos corroen el alma.
    Att: Caeure

    ResponderEliminar
  14. Qué mal va todo , qué mal , es tan triste ese afán de muchos de agradar a los demás , ah es que me tengo que quitar esto , lo otro en fin , es horrible y deprimente poner en riesgo nuestra integridad en procedimientos quirúrgicos peligros solo para ser un poquito más amados o aceptados , qué feo eso , esta sociedad nos está minando , acabando y agotando con tanta frivolidad , qué lindo es ser anónimo el anonimato permite que seamos aceptados tal y como somos y por quienes en verdad valorar nuestra existencia eso de modificar mi cuerpo para agradar a novio , amigos es tener un vacio casi que más grande que un agujero negro en el alma , al fin lo único que debe importar en la vida es rodearse del menor número de humanos posibles , solo los necesarios , solos los que nos aman tal como somos , tanto roce con la "humanidad" agota y fastidia , saludos maestro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese equilibrio exige cierta sabiduría, estar y no estar, rodearnos de algunos amigos y alejarnos al mismo tiempo, compartir y también buscar caminos de introspección. La vieja teoría oriental del punto medio... Saludos, MM...

      Eliminar
  15. Querido Mario

    Esta Maria tuvo un desenlace trágico como la de Jorge Isaacs, solo que esta última murió en su casa, rodeada de su familia y no como la de tu relato, en medio del dolor y la asepsia de la clínica u hospital donde la intervinieron; definitivamente uno como mujer se deja presionar por la publicidad, la moda y la lectura de los mensajes que constantemente bombardean de “si no eres delgada, no eres bella” entre otras, yo he vivido personalmente esa clase de comentarios que solo vienen de gente que dice que te quiere entre comillas, si fuera cierto, no me pedirían que pasara por un quirófano para modificar “mis imperfecciones” que la función principal que cumplen es de hacerme diferente de la mayoría, he estado tentada en hacerlo pero me acuerdo que yo valgo por mi esencia y no por el empaque; por último en mi trabajo como profesional he visto como han aumentado los casos de trastornos de la imagen corporal y alimenticios a todo nivel, sin respetar género ni edad y esto ya se volvió un problema de salud pública y nadie dice nada y con decir que vayan a terapias ocupacionales, cognitivas, cita con el psiquiatra y tomar antidepresivos o ansiolíticos etc no cambia la situación y si sigue el círculo vicioso.

    “Nacimos para ser felices, no perfectos”.

    Con afecto

    Naty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni se te ocurra, Natty. Tu fuerza y tu encanto radican no en la apariencia, sino en una profundidad trabajada a pulso...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  16. Por permanecer joven daría hasta mi alma, dirá Dorian Gray; y al jurarlo vendió su alma para sellar su belleza con la inmortalidad en su retrato. Pero un día la vida hace estragos y su reflejo le es insoportable; porque lo que vé es vanidad, superficialidad, mentira, vicio, engaño, infidelidad.
    El Dorian Gray que todos llevamos dentro se resiste a verse descubierto, sabe disfrazarse, hace bien su labor de comadreja.
    Mario, nos haces volver a leer los clásicos y recordar cuán importantes son para combatir esa enfermedad de la "apariencia" que nos aqueja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así, es, Aleja, e incluso el propio Dorian no logra escapar a ese final trágico que es el paso del tiempo... Saludos, MM...

      Eliminar
  17. Son pocas las personas que le dicen a uno la verdad y el sobrepeso es una condición complicada en hombres como en mujeres. Mi Nutricionista me dijo la verdad y nunca la cirugía ha sido una opción, bajar de peso es una cuestión de disciplina, desafortunadamente algunos no necesitamos consumir mucha comida para vivir bien, el rollo es encontrar la cantidad debida y adaptarse a esa cantidad, no es fácil pero se puede. Y respecto a las parejas que no lo acepten a uno como es, hay que mandarlas a buscar eso que anhelan lejos de uno dado que uno no es lo que quieren, hacerles el favor. Mi esposa me conoció con sobrepeso se enamoro de mi así, me acepto así me amo así, ahora con unos kilos menos que ama más! :) y bueno las personas no son sus kilos de peso, son personas y punto yo soy gordito y tengo y tuve la oportunidad de observar lo que algunos hacen que es dedicarse a criticar desde su magnánimo ego, creo que eso los hace sentir bien de alguna manera sinceramente preferiría se guardaran sus opiniones y comentarios el peso, la imagen de una persona es sagrada y toca aceptarla como venga no es algo negociable, eso acá todavía no lo entendemos bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué buen ejemplo... Unir delgadez y salud, o delgadez y belleza, o delgadez y felicidad, no deja de ser una arbitrariedad del establecimiento. Y, como todas las arbitrariedades, es irracional... Saludos, MM...

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. ¿Cómo quedé?
    “Bonita para la literatura de partes, y huesos. Ocurrió que por hacer más, de usted quedo menos”.

    Señor Mendoza me parece muy bella ésta enseñanza, una historia de autoestima que nos muestra la gracia de la buena letra escrita, y todo para dar un adecuado mensaje de aceptación. Pero solo estoy adulando su pequeño cuento porque me gusta ese estilo narrativo rígido y sin flores.

    Que buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el neobarroco es lo que ha primado en nuestra lengua, pero a mí ese ritmo no me cuadra. Me gusta leerlo en otros.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  20. La historia con todos sus agravantes, da para pensar y analizar mucho. El riesgo de una intervención quirúrgica ha sido mal evaluado por el público en general y con "los milagros de la medicina", hemos pasado a sentirnos como un rompecabezas o más bien como un conjunto de fichas al estilo Lego, con las cuales puedes hacer lo que sea y mientras más pronto mejor. La juventud aguanta todo y la capacidad de los organismo de auto sanarse, ha sido muy bien aprovechada por los comerciantes de la salud. Por otro lado los cánones de belleza imponen una presión permanente. No se puede negar que es más fácil pasar cualquier entrevista con un aspecto bello, hacer trámites y diligencias Kafkianas con un aspecto bello, conseguir atención y hasta vivir de parásito con un aspecto bello.
    No seamos hipócritas siempre se obtiene más con la belleza, aunque se posean talentos y ni hablar de conseguir compañero....
    Lo visual impera y lo visual es belleza.
    Claro hay muchos patrones de belleza, según las culturas, la época, las regiones, pero especialmente en las mujeres, su importancia es total.
    Es posible que cuando nos conozcan más, tengamos más ventajas las no tan atractivas, pero hay que trabajarlo.... trabajarlo....
    Esos valores no son modernos. Siempre han existido. Lo que sucede es que el tiempo de la comunicación inmediata los ha magnificado.
    En fin, hay que darse tiempo: a los bellos la apariencia de vejez se les nota más....
    Un abrazo grande a los feos pensantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pretender que todo el mundo sea delgado es como intentar que todo el mundo se case. Algunos son así, otros no. Lo maravilloso es la diferencia.
      En cuanto a la vejez, quizás es cierto que la fealdad sea más fuerte para enfrentar el paso del tiempo... Buen punto...
      Saludos, MM.

      Eliminar
  21. Mario Querido:
    Son muchas las cosas que me ponen a reflexionar acerca de este relato, sin embargo, para mi gusto, la reflexión más incisiva es la que encuentro en el trasfondo de la historia. La que radica justo en las mujeres que son capaces de atentar contra ellas mismas por complacer a un hombre. Muchas veces he escuchado la frase: si no te quieres a ti mismo no puedes querer a los demás, o, el amor empieza por uno mismo, para el caso es lo mismo.
    La autoestima femenina cada vez se diluye más, mientras que el culto al cuerpo crece y crece, cinturas estrechas, nalgas y labios prominentes, etc. Recuerdo que alguna vez, justamente en Colombia, alguien me contó que las quinceañeras ya no estaban pidiendo viajes, fiestas o regalos para celebrar, en su lugar pedían cirugías estéticas. Paradójicamente la verdadera belleza está oculta a los ojos terrenales, sólo puede apreciarse desde la espiritualidad. En fin, como dicen, cada cabeza es un mundo, o un infierno.
    Un abrazo grande.
    Le.

    ResponderEliminar
  22. Ah! y bueno, otra cosa que quería decirte es que nunca dejas de sorprenderme con tus historias.

    Otro abrazo.
    Le.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el cuerpo contemporáneo es ya un cuerpo atravesado por el capitalismo y el consumismo, un objeto más expuesto en las vitrinas de nuestro tiempo... Saludos, Le, MM...

      Eliminar
    2. Señor Mario, sumamente fascinante su exposición. La pregunta (que sirve a modo de titulo en este texto) en si misma; comporta una carga simbólica en relación con aquello que nos define como seres humanos, es decir; refiere nuestra concepción y percepción en torno al cuerpo. Es la distorsión de la corporalidad y nuestra incesante búsqueda de bienestar y auto-aceptación a través de la imagen lo que la final conduce a la distorsión y al desastre.
      Quisiera agregar si me lo permite lo siguiente:
      Somos lo que vemos y nos relacionamos con otros a través de experiencias ópticas. Cabe entonces cuestionarse sobre cómo la necesidad de mostrarnos ante los demás a través de una red social, por ejemplo, distorsiona el sentido de identidad a la par que se refuerza una alteridad por ser otro y no uno mismo. La objetificación del cuerpo conduce a una cosificación de aquello que nos hace humanos y las dimensiones sensibles del soma se pierden en un marasmo sexualista simple y sin sentido. El individuo termina siendo un infeliz que no puede estar tranquilo ni estable, por la simple razón de que es incapaz de descifrar cómo ser él mismo.
      Esto es un fragmento, de un texto que elabore un par de meses atrás y comparto con usted y su publico:

      http://www.palmiguia.com/opinion/tribuna/1245-la-glorificacion-a-traves-de-la-imagen

      Eliminar
    3. Sí, esa distorsión nos puede conducir incluso a la muerte. Por eso es tan peligroso el establecimiento... Saludos, MM...

      Eliminar