25 sept. 2015

Los maestros




Gracias a los maestros del Distrito, tanto de los colegios públicos como de los privados, por estar siempre tan atentos y combativos. Ayer fue una velada inolvidable gracias a ellos.
Con afecto y gratitud,
Mario Mendoza









9 comentarios:

  1. Casa llena, enhorabuena Mario... seguiremos atentos y ansiosos la continuación de la Saga.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la solidaridad de siempre... Saludos, MM...

      Eliminar
  2. Mario: Estuve en tu conferencia el pasado jueves en el Gimnasio Moderno, allí tuve la oportunidad de escuchar tu conferencia y comprar el nuevo libro perteneciente a la saga, El mensajero de Agartha (zombies). Junto con mi hijo leímos el primer capítulo y quedamos maravillados. Gracias por regalarnos tu pasión al escribir, tu entrega, tus letras.

    Muchas gracias, con un atento saludo.
    Yovana Olarte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien, me alegra mucho. Espero que el interés no decaiga a lo largo de todo el libro... Saludos, MM...

      Eliminar
  3. Insisto, los auditorios son muy pequeños...
    Muy buena la presentación. La lectura es un compromiso de todos, pero que fundamental es la intervención de un maestro en la infancia.
    Un abrazo, sumercé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un maestro lo es todo en los primeros años... Saludos, MM...

      Eliminar
  4. Maestro fue de gran agrado volver a verlo. Estuvo excelente la presentación de la saga, en especial la contextualización de la misma. Espero haya mirado el obsequio que le di de parte de mis estudiantes y mía. Ahora la lectura y la escritura no son sólo para mi una forma de resistencia sino también lo es para algunos de mis estudiantes.

    Muchas gracias maestro. Hasta una próxima ocasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima que cuando empecé ya el tiempo estaba tan contado. Tuve que suprimir la mitad. Pero lo extraordinario fue trabajar con ustedes.
      Un abrazo, Jersson,
      Mario

      Eliminar