23 nov. 2015

EN DEFENSA DE LAS HUMANIDADES





Parece mentira que estemos en guerra contra las humanidades, que en cientos de universidades del mundo occidental empiecen a recortar las materias de cine, de literatura o de historia, en aras de multiplicar las asignaturas científicas, contables o tecnológicas. Incluso han empezado a cerrar carreras enteras porque las consideran inútiles o poco rentables. Es de una ceguera de no creer.
A todos esos directores o rectores ignorantes habría que dictarles un seminario de las razones por las cuales hemos destruido el planeta entero y estamos empezando ya a destruirnos a nosotros mismos. Todo ese discurso de la razón moderna, toda esa apología del cientificismo terminó con el lanzamiento de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. Y desde entonces el capitalismo no ha hecho más que nutrirse, justamente, de la revolución científica e industrial.
Por eso el capitalismo aborrece las humanidades, porque pertenecen al orden del ocio, de la no productividad, del placer, de la contemplación, de la belleza, del porque sí. El hombre capitalista, el empresario exitoso, el hombre ocupado que siempre está sumando y restando sus ganancias, es el Homo Faber. Ese mismo ególatra es el que ha contaminado el agua, el que ha arrasado bosques y selvas enteros, el que ha exterminado a las otras especies, el que ha abierto agujeros asesinos en la capa de ozono, siempre con su calculadora en la mano contabilizando sus ganancias y haciendo la apología de su pretendida inteligencia.
El pintor, el bailarín o el director de cine pertenecen al Homo Ludens, al hombre lúdico que detiene el tiempo y decide pensar y crear impulsado por fuerzas que lo sobrepasan, que son superiores a él. Está en contacto con otras dimensiones, siente de otro modo, reflexiona de manera distinta, sin pensar en su propio provecho, sin calculadora, sin ganancias, muchas veces con su cuenta bancaria en ceros. De allí nace su energía, su potencia desmesurada, su fe, su absurda entrega a una creatividad que nos ilumina y nos transforma a todos.
Homo Faber y Homo Ludens son dos modos complementarios de ver el mundo, de interpretarlo y de asimilarlo. Se necesitan mutuamente, son como dos hermanos gemelos, como una sola deidad bifronte. El problema es que el capitalismo no soporta dualidades ni multiplicidades, sólo rentabilidad. Por eso detesta y aborrece al otro, al que ama la lectura, el cine, al danzante, al que pinta, al que toca el violín o canta a altas horas de la noche. Sabe perfectamente que si hay alguien capaz de ponerlo en la picota pública y hacerle un juicio de responsabilidades, es precisamente ese hermano díscolo y travieso: el Homo Ludens juguetón y melancólico.
Por eso ahora ha decidido borrarlo del mapa, negarlo, abrirle un pliego de cargos tachándolo de vago, improductivo, sinvergüenza e inútil. Y ese crimen nos costará muy caro. Porque Homo Faber solo, a la deriva, sin brújula, sin pintores, sin cantantes de jazz, sin actores ni poetas, se hundirá cada vez más en un abismo que terminará por destruirlo. Porque Homo Faber es un matón y un suicida sin remedio, no sabe controlar sus fuerzas autodestructivas. Y arrasará con todo, y se matará a sí mismo, tal y como está haciéndolo en este justo momento.
Por eso cada vez que un muchacho dice “Voy a estudiar literatura, mamá”, o “Quiero hacer cine, papá”, o “Les confieso que lo mío es dibujar y pintar”, en ese preciso instante nos estamos jugando todos el destino de la humanidad. Porque sin cine, sin novelas ni poemas, sin música, sólo nos queda hacer filas para pagar recibos, revisar el saldo de la cuenta cada día, pedir préstamos, cancelar las deudas de las tarjetas de crédito y suplicar cada mes por un aumento en la oficina. Es decir, la vida plana, sosa y tediosa del hombre productivo que al final termina deprimido, sin saber adónde ir, perdido en la maraña de su propia soberbia, reconociendo que sus billetes, indefectiblemente, no lo hacen feliz. Y que cualquier noche acude a una sobredosis de somníferos o se pega un tiro y se vuela la tapa de los sesos.

Ese es el destino que nos están labrando aquellos que borran del mapa las humanidades.

29 comentarios:

  1. Hola Mario, soy un aficionado a la escritura tuya, ya han pasado por mis manos Paranormal Colombia, Apocalipsis, Satanás y en este momento estoy con Lady Masacre, y así poco a poco voy coleccionando todos tus libros. Sería una experiencia inolvidable verte en Pereira (ciudad donde yo resido) y ver en persona al autor que despertó mis deseos de lectura. Pero al igual que me impactaron todos tus libros, los práctico en la realidad degradada en la que vivimos y hago lo que tú más anhelas y es despertar en cada alma de esta sociedad, esos deseos por leer.
    Un cordial saludo desde la querendona, trasnochadora y morena.
    Simón
    "Escribir es resistir".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He estado varias veces en Pereira, tanto en la Tecnológica como en sus colegios. Toda esa zona me encanta. Esperemos que me vuelvan a invitar en el 2016 para poder saludarnos, claro que sí...
      MM

      Eliminar
  2. buenas noches , entonces como salimos del "montón" , cuando en las escuelas nos enseñan a pertenecer de manera obligatoria a la burocracia y a obedecer la oligarquía del gobierno que destruye paulatinamente nuestro país? . lo he intentado pero lastimosamente no se que hacer pues en mi escuela difieren de las ideas anti capitalistas , ya que piensan que al hacerlo seriamos personas inútiles e inoficiosas , un claro ejemplo es el libro de fernando savater : política para amador , donde se pone como idea principal la utilidad del hombre en la sociedad y nos enseña indirectamente como fundirnos en la vida a la que te opones en este escrito , es difícil correr en contra de esta fuerza que que se come el mundo , por ultimo , podrías darme un consejo para romper con esos ideales poco a poco ? para no caer en el error de ser como todos , una maquina de hacer dinero y obedecer las ordenes estipuladas por astutos hacia el pueblo de los ojos cerrados

    con cariño , laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que aquí abajo te contestó Natalia con mucha propiedad... Hay que estudiar lo que uno ama. Punto.
      Saludos, Laura, MM...

      Eliminar
  3. Buenas Noches Mario

    Hay que tener agallas, valentía, fe…etc para escoger la vocación de vida, más si se decide por una carrera humanística, que resume todo lo bello y sublime de lo que es capaz de crear el ser humano, quien se deja imponer otra versión, está destinado a vivir una realidad que lo asfixiará y transformará en un ser inerte, sin sentido y sin rumbo.

    “Quien mira hacia adentro….despierta” Carl Gustav Jung

    Con afecto

    Naty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarde o temprano tendremos que hablar de Jung en una columna... Saludos, Natty, MM...

      Eliminar
  4. Buenas noches.
    Me presento, Mario, con la esperanza de que seré leído por ti mismo, el estandarte del cambio, el escritor. Soy un joven de diecisiete años, próximo a iniciar mis estudios de medicina en la capital.
    Mario, recordé tu obra, Satanás, mientras hoy caminaba las calles Bogotanas junto a mi padre. Estuve frente a Pozzetto. El sentimiento al ver el lugar tuvo que haber sido algo así como cuando un niño se cruza a James Rodríguez en el aeropuerto. Volvieron a mi mente las líneas finales de Satanás, y tan pronto pude, puse en mis manos mi ejemplar de la obra. Mario, entonces, empecé a buscar en Internet sobre ti, sobre tu obra, tu percepción de la realidad más allá de tus libros. Mayor gozo no podía ser el encontrar este blog. Aunque sea mucho menor que tú, concuerdo con mucho de lo que en tus párrafos leo. Parece a simple vista que encajo en esta sociedad, pero mi manera de pensar difiere varias veces de lo establecido. El cambio está en nosotros. Los pequeños, casi subversivos, que propagan en susurros una voz de cambio.
    Espero de todo corazón, Mario, poderme encontrar contigo algún día para conversar, o al menos para saludarte con un apretón de manos.
    He aquí un admirador de tu obra, esperanzado con encontrarte en Bogotá, y con aportar algo en el cambio que desde este blog buscamos.
    Calurosos saludos,
    Juan G.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la edad no importa, todos estamos prisioneros en la misma trampa. En la feria del libro lanzaré nueva novela, así que ya nos veremos por allá sin falta, claro que sí... Por ahora, disfruta de las librerías, de los museos, de las bibliotecas, de los ciclos de buen cine... Saludos, Juan, MM...

      Eliminar
  5. Hola Mario, queria darte mis infinitos agradecimientos por haber sido uno de esos arriesgados que se unió a los Homo Ludens y con tus escritos permitirnos a personas como yo encontrar en ellos un refugio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que han defendido mi obra y la han mantenido viva son los lectores, por eso el que está agradecido soy yo...
      Saludos, Luz, MM...

      Eliminar
  6. El problema mayor con el cual nos enfrentamos al elegir el camino, es la autosuficiencia. El Homo Ludens, cargado sobre los hombros de los que tienen que producir a cualquier precio, no es tampoco el camino justo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el establecimiento el que no permite que el artista sea autosuficiente. Recordemos el excelente ensayo de Artaud sobre Van Gogh: Van Gogh, El suicidado por la sociedad...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  7. El problema es que para subsistir en este sistema debemos conformarnos con empleos que no nos gustan, mientras nuestra parte creativa se va muriendo poco a poco. Por eso hace unos meses tomé la decisión de ganarme la vida haciendo lo que amo, escribir, y a pesar de haber conocido lo que es tener mi cuenta bancaria en ceros, de ganarme la desaprobación de quienes escogieron la estabilidad económica por encima de su felicidad y no tener ni para comprar unos cigarrillos, no me arrepiento, estoy más feliz que nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hiciste recordar cuando renuncié a más de diez años de vida académica y me quedé en la calle. Mi padre, que estaba vivo por aquel entonces, se enfureció y me recriminó duramente por ello. Me convertí en un vago, viviendo de unos escasos ahorros. Necesitaba jugármela a fondo. Fueron dos años durísimos, pero fui muy feliz. Inmensamente feliz. Escribí Relato de un asesino... Saludos, MM...

      Eliminar
  8. Mario, tal vez Usted ya lo sepa, pero dentro de muchos de esos Homo Faber se esconde (o fue reprimido) un Homo Ludens; Lo que sucede es que el hombre que sucumbió ante su pasión por el arte, la lúdica o el ocio, no fue otra cosa que más decidido, tal vez más arriesgado... sin dejar de lado la fortuna de varios de no haber contado con mayor traba dentro de la formación de su vocación. Es claro que en el seno del hogar se pudo haber dado este debate entre la mera producción y el desarrollo del espíritu, en donde el escenario termina siendo la muerte o supresión del segundo.

    Algunos nos quitamos la corbata y dejamos de lado las contrariedades y vicisitudes oficinezcas para adentrarnos en la música o en la literatura como forma de no dejar morir al alma y precisamente son los productos de los verdaderos Ludens los que nos ayudan a no sucumbir ante el vacío de la existencia derivada del condicionamiento al que nos ha sometido el sistema.

    Habría que "morir" como lo ha sugerido Usted algunas veces, para poder reiventarse de verdad, desarrollar ese germen de la creatividad y del desarrollo de la inteligencia en toda dimensión, de tal forma que se escape a las dinámicas del poder.

    Vea Usted lo curioso, puede haber una cruzada en contra de las humanidades, pero el sistema capitalista bien que se sirve de la explotación de las industrias culturales, con lo que está muy bien que se produzca arte y cultura, mientras que las mismas sean rentables y puedan monetizarse; pero no se vale estudiar nada que tenga que ver con el espíritu humano, en tanto esto no es rentable.

    Dentro de poco las industrias del entretenimiento sacaran programas para reclutar (capturar) a los talentos que le den nuevos productos, claro, si es que sus mecánicas actuales de captación como los realities o las plataformas sociales no caducan o pasan de moda.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienes razón, se trata de una muerte. Un buen día uno no puede más y renuncia a esa persona que ha sido hasta entonces. Y se queda a la deriva, sin brújula, dándole espacio al otro para que tome las riendas de ahí en adelante... Saludos, MM...

      Eliminar
  9. HOLA Mario, te recordamos con una alumna y amiga tuya, el recuerdo de tus clases en la javeriana todavía sigue por ahí en mis clases de literatura cuando nombramos a los simbolistas franceses, les cuento a mis alumnos anécdotas de ese entonces cuando nos embrujabas con la pasión literaria. Ahora me encuentro yo intentando generar la misma llama en mis estudiantes. A propósito tienes muchos adeptos y seguidores entre ellos. Un abrazo y recuerdos, ya en este retorno a la Itaca que es para mí Bogotá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que tengas ese recuerdo de mis clases. Las dicté siempre con un profundo amor. El día que perdí la fe en la cátedra y la docencia, renuncié y me fui... Y saber que la llama encendida la cargan ahora discípulos como tú es grato y reconfortante... Un abrazo, Angélica, MM...

      Eliminar
  10. Excelente articulo Mario. El asunto es como podemos liberarnos de la opresión psicológica que causa un sistema controlador y castrador de la autonomía. No se interesan por potenciar las cualidades de sus estudiantes, creo que las universidades actuales tratan al alumno como un cliente y no como un estudiante. Se acabaron las asignaturas de arte, lectura, ya ni siquiera son opcionales, no tenemos plena libertad de hacer lo que nos apasiona y nos identifica sino que debemos seguir un patrón, un estandar para poder sobrevivir en la sociedad atrapada en un capitalismo parasitario que nos devora desde adentro. Arrinconados al ostracismo más absoluto para que unos pocos hagan de nosotros un maquina útil disque a la sociedad.

    Es tan triste pero quiero creer, tener fe que nuestros claustros universitarios van a cambiar, es más ya lo están, la USACA tiene programas que desarrollan el fortalecimiento de nuestra identidad cultural, aunque todavía les falta ampliar sus programas. Espero llegar a ver facultades de letras, arte en un futuro no lejano.

    Espero verte en cali en 2016

    Un abrazo Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el problema de la educación es que, como en el caso de la salud, ya no hay estudiantes ni enfermos, sino clientes. Las universidades y los hospitales son empresas. Uno cree que está estudiando, o cree que está yendo al médico, y no, le están vendiendo un servicio cada vez más mediocre. El objetivo no es la educación ni la salud, sino el dinero de ese consumidor.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  11. Buenos días Mario. Nunca había tomado el riesgo de escribir en uno de tus escritos, porque no sabia como iniciar, pero creo que este en particular me ha afectado. Soy una estudiante de Filosofía en la Universidad de Antioquia y me siento parte de ese grupo de jóvenes a los nos dicen. "tienes que pensar en una carrera que te de plata", "de que vas a vivir si estudias filosofía", "la filosofía ¿de que sirve?" y así nos van metiendo en la cabeza que tenemos que ser productivos, que hay que ser muy útiles en el mundo actual o sino nos morimos de hambre.. y pues como no serlo, si eso es lo que nos exige, pero esos comentarios son algo absurdos, en realidad; estudiar una carrera de humanidades es importante,conservarlas en las universidades tambien, sino seremos seres fríos, sin memoria ni pensamiento. Con este articulo que escribiste, he sentido la obligación de comentar algo, por fin.. en este blog, donde siempre había pensado en decir algo, pero la timidez y digamos por la incapacidad de arriesgarme no había sido capaz.. Cada vez que leo un libro o un articulo tuyo... aah es como un respiro, de que alguien se da cuenta de las cosas a las que nos hemos acostumbrado, pero que no son normales.. que no deberían pasar de largo y yo he aprendido a no seguir en la indiferencia. Te agradezco que escribas de esa manera tan única, tuya, y sin fingir. Saludos, Juliana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Juliana, uno debe estudiar por amor, por pasión, y entonces será excelente en lo que hace, y muy feliz. Además, es posible incluso que suceda algo curioso: que te busquen y te contraten porque eres muy bueno en tu profesión. Es decir, es posible que el dinero llegue de un modo automático, misterioso, sin ser anhelado ni buscado. Y si no llega, no pasa nada. La alegría de pensar y de crear pasa por otro conducto.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Mario. He llegado tarde a este espacio de letras y lucha, pero ahora que estoy aquí es apropiado aprovechar. Poco a poco me fui despertando de este letargo en el que viven los jóvenes de mi generación, pero no voy a mentirle, pues despertar en medio de un mundo que duerme a veces significa encontrarse solo. Nací cuando las máquinas recién empezaban a apoderarse de nuestras vidas y crecí preguntandome si en realidad éramos nosotros las máquinas. Luchar por las humanidades es también luchar por los seres humanos que piensan y no "tragan entero", es luchar por días mejores donde la educación se convierta en la erradicación de la ignorancia, es luchar por un pensamiento más libre y menos categorizado. Le agradezco por utilizar su notable talento a favor de las humanidades y su valor. Creo que llegará el día en que todas nuestras voces sean escuchadas, creo que llegará el día en que la humanidad vuelva a ser realmente humana. Yo soy Colombiana, pero sobretodo, soy música, arte, literatura, filosofía y una vida a favor de la sabiduría.
    Un abrazo de buena energía.
    Alejandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cada vez más hay que evocar esa imagen de Goya: El sueño de la razón engendra monstruos. Cada vez tenemos que resistir con mayor ahínco y determinación... Saludos, MM...

      Eliminar
  14. Es usted un excelente literato, un generador de ideas y de cambio para nuestra juventud infame y capitalista, solo tengo palabras de agradecimiento para su persona, puesto que debido a sus lecturas, en lo personal, he acogido la lectura como una pasión inmensurable, gracias por brindar a una generación y entera, la alegría de conocer sus escritos, libros, cuentos, etc. Diego Valero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos vamos en el mismo barco, Diego, y, aunque no lo notemos, estamos remando en grupo. Nadie se salva solo... Saludos, MM...

      Eliminar