15 feb. 2016

CUANDO LA VÍCTIMA DESPIERTA



(Foto: El Tiempo)

Hoy en día el bullying o matoneo no se refiere solamente al problema de unos estudiantes abusando de otros. Es una conducta recurrente en todas las sociedades, independientemente del credo, la raza o la edad. Parecería un hábito que confirma esa miserable condición humana de la que no podemos desprendernos tan fácilmente.
Por eso se habla de bullying al interior de las oficinas, las empresas o las universidades: unos trabajadores o unos estudiantes ya adultos deciden burlarse de otro, ridiculizarlo, segregarlo e incluso insultarlo o golpearlo sin que las autoridades detecten el abuso. Se habla de bullying sentimental cuando vemos a alguien dentro de una relación perseguido, vigilado o sometido hasta el punto de tener que comportarse de cierto modo por miedo a que su pareja lo recrimine o lo cambie por otra persona. Se habla de bullying deportivo al ver la cantidad de jugadores que son víctimas de abusos por parte de sus  propios compañeros de equipo, o de bullying familiar cuando vemos a padres golpeando o abusando psicológicamente de sus hijos.
Es como si estuviéramos acostumbrados siempre a reírnos del otro, a considerarnos por encima de él, a matonearlo para demostrarnos a nosotros mismos que somos superiores, más capaces, más fuertes. Una lógica primitiva que nos convierte en un primate con un mazo en la mano.
El estudiante surcoreano Seung Hui-Cho entró el 16 de abril de 2007 en la Universidad de Virginia Tech y asesinó a 33 personas, incluido él mismo, y dejó heridas a otras 29. El único argumento para esta masacre fue el matoneo sistemático al cual lo habían sometido sus compañeros de clase. Se burlaban de él por las dificultades que tenía para leer en voz alta y por su timidez compulsiva. En un video que dejó como testimonio, dijo:
Tuvieron 100 billones de oportunidades y formas para evitar lo de hoy. Pero no, decidieron derramar mi sangre.
Esa conducta de ataque desesperado por parte de una víctima que ya no soporta más abusos la detectaron los viajeros europeos en el lejano Oriente. De allí se nutrió el escritor Stefan Zweig para escribir una novela genial: Amok o la locura de los Mares del Sur.
Existe también un bullying practicado por parte de autoridades públicas y privadas, bien sean estas municipales, departamentales o estatales. En el caso de los bogotanos, hemos sido abusados año tras año por parte de políticos y funcionarios ladrones, corruptos e irresponsables que nos han robado el dinero de nuestros impuestos en nuestra propia cara, que nos han negado el derecho a un metro desde hace más de 20 años, que nos han sometido a trancones de tráfico inenarrables y que nos han obligado a usar un transporte público ineficiente y brutalmente violento y despiadado. Se trata de una violencia física y psíquica que hemos tenido que soportar en silencio y sin derecho a réplica.
La semana pasada varios jóvenes protagonizaron disturbios y ataques en contra de Transmilenio. Algunos periodistas y funcionarios salieron a decir que no entendían la violencia de esas conductas. Yo no las justifico, pero sí las entiendo perfectamente. Y lo que me sorprende es que no sean aún más enérgicas e iracundas. No me extrañaría que en cualquier momento los ciudadanos, ya al límite de su capacidad de resistencia, decidan destruir no sólo los buses y las estaciones, sino la ciudad entera. Porque hay un momento en el que la víctima no puede más y, cuando despierta del abuso al que ha sido sometida durante años sistemáticamente, se convierte en una bestia feroz sedienta de sangre y destrucción. Una bestia que fue creada y alimentada por los propios victimarios.


24 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con usted Mario, todo lo que dijo y le adicionaría que falta unión por parte de los bogotanos, ahí fallamos muchos para que por fin nos escuchemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que es el colmo es que les dé por atacar a las víctimas y no a los victimarios... Saludos, MM...

      Eliminar
  2. Cruzar el umbral es invocar demonios. Y todos jugamos a ser víctimas y verdugos. Sin embargo, los humanos somos como muñecos con botones y hay uno rojo que está lleno de símbolos. Presionar ese es llamar la muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que las autoridades vienen jugando con ese botón desde hace rato, y de seguir así se van a llevar una sorpresa... Saludos, MM...

      Eliminar
  3. Muy pertinente tu escrito Mario. Deberías pronunciarte también sobre el alcalde Peñalosa que cree que el progreso es el adobe y el cemento y pretende convertir la reserva Van Der Hammen en una urbanización y construir sobre ella la Avenida Longitudinal de Occidente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente, cuando Peñalosa estuvo en la alcaldía en los años noventa tuvo la oportunidad de hacer el metro, y no lo hizo. La apuesta por Transmilenio fue un desastre. Calcularon mal y la ciudad los desbordó... Saludos, MM...

      Eliminar
  4. Son problemáticas latentes que no solo afectan la capital del país sino también a sus vecinos, esos vecinos que son estigmatizados y segregados por parecer el "patio trasero" de Bogotá. Hablo de Suacha, este territorio cargado de mil historias bajo los escombros que refugian a todas esas personas que huyen de sus territorios a nivel nacional buscando nuevas oportunidades a bajo costo. pero que también se cansan, gritan y lloran en momentos críticos y épicos como lo ocurrido la semana pasada, miles de emociones corren por nuestros cuerpos cuando estamos al interior de estas manifestaciones y nos convertimos en fieras defendiendo nuestra manada, nuestro hogar y nuestro bienestar por encima de quien sea.
    Un Saludo.

    Feel Ip.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal parece que los bogotanos encuentramos formas un poco primitivas para ser escuchados o almeno causar controversia o morbo a una sociedad que cada vez está más alejada de unos principios y valores que son pilares en la vida. Los dirigentes del país tampoco han hecho una buena organización y planeación para mitigar todas estas problemáticas, compromiso de las dos partes ciudadano y dirigentes y así bogota será mejor. Aunque aún así es una cuida mística e inspiradora. Saludo Mario

      Eliminar
    2. La clase dirigente ha sido bastante corrupta, sucia y ladrona. Creo que ahí está el origen del daño principal... Saludos, Nubia, MM...

      Eliminar
  5. Buenas tardes; complicado es el tema en general de la mala administración bogotana, estoy de acuerdo con dices que no los justifica, pero si los entiende; soy un convencido que las personas no atacan porque si, existe algo que los impulse a hacerlo, en este caso, el transporte es la inspiración que saca a relucir al vandalismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el origen del caos está en las pésimas administraciones que hemos elegido... Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Mario escribí en uno de sus artículos un comentario, en el texto que denominaba "Bromas fantasmales" y que esta escrito de una manera mas colorida, con una fuente de letra llamativa, al igual que los colores. cuando tenga el tiempo depronto de leerlo, se lo agradecería, usted me ayudaría y yo quedaría agradecido con usted por mucho tiempo. muy buena tarde. por si no encuentra ese comentario, yo quiero darle mi número de contacto para que en cualquier momento se pueda comunicar con migo. 321-397-58-91

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea dónde está ese comentario, y lamento no tener tiempo ahora porque voy camino a lanzar nueva novela en la feria y no tengo un solo minuto libre... Saludos, MM...

      Eliminar
  7. totalmente de acuerdo con usted maestro, perdone si mis palabras están erradas, pero creo que los culpables directos de todas estas injusticias incurridas con el pueblo colombiano, no exigimos nuestros derechos, aunque la educación colombiana sea tan mediocre, pero nosotros como personas debes exigir respecto por parte de la autoridades, dia tras dias no humillan nos tratan de forma indigna, como unos pordioseros, pero somos los culpables de esto, no ejercemos de forma correcta nuestra participación ciudadana, claro que la democracia de nuestro país no existe, no generalizo que todos nuestros gobernantes son corruptos, simplemente es complicado colocar de acuerdo a mas 45.000 millones de colombianos, a nosotros como país nos falta disciplina,amor,union.
    al igual creo que son palabras vagas, las personas viven segadas por el dinero, por esos somos monótonos, la mayoría no nos damos cuenta de eso, creo que si tal vez la educación no fuera tan mediocre cambiaríamos como país, ese modelo de que el éxito es igual a dinero, el éxito es paz interior la felicidad, maestro soy una gran seguidora de sus escrito, me place leerlos, son los únicos libros que leo con éxtasis, le agradezco por eso, saludes maestro espero que se encuentre bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, votamos mal, elegimos a gente muy siniestra en los cargos, y luego pagamos precios muy altos por ello... Saludos, MM...

      Eliminar
  8. Hola Señor Mario , es para preguntarte como es el orden de tus libros... muchas gracias . JBG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda que debes dejar Apocalipsis de último porque es el cierre de todo un ciclo. Los otros los puedes leer en el orden que quieras. Y la saga empieza por Zombies... Me encantó conocerte y ahí tienes material para leer todos estos meses... Abrazos, MM...

      Eliminar
  9. Hubo un autor que Mario me recomendó: Byung-chul han, en la sociedad del cansancio. Como me gustó tanto, leí otro libro del mismo autor: Psicopolítica. El caso es que hay un capítulo que habla sobre el poder disciplinario, donde a diferencia del poder de muerte que se infringía antes, ahora existe la imposición completa de la vida. Es como si hubiera una coacción que ataca directamente al psique, es decir, pasamos de estar sometidos físicamente a estar afectados psicológicamente. Ese es bullying. La misma sociedad es la que se ha encargado de crearnos ese tipo de cosas y nosotros cual títeres creemos ciegamente en eso.

    Saludos Marío.
    Carlos O.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí fue el autor revelador del 2015. Llevo cinco libros suyos leídos con notas y me parece que da en el blanco de la crisis de nuestro tiempo...
      Saludos, MM...

      Eliminar
  10. Cordial saludo maestro.
    Comparto enteramente su opinión -y más si la entendemos como la condición sine qua non se producen los declives de la sociedad, las instrucciones y hasta del ser. Últimamente he venido recordando ese conjunto de acciones que desembocan en lo innarrable, retrógrado y que redunda hasta en la cultura de antaño y es precisamente aquello que nos hace humanos. Tenemos miedo de perder el miedo. El problema, a mi juicio, radica cuando lo olvidamos -así sea por un momento- activando funciones y demás dentro de nuestro psique y accionar del cuerpo que podrían desencadenar en hechos desastrosos.
    --------------------
    Por otra parte, actualmente, estoy realizando mi tesis para optar por el título de comunicador social y he querido basarla en el discurso de un asesino, entendiendo desde algo tan mínimo como sus trazos en un papel, como también su lenguaje corporal, verbal, entre otros, que permiten encontrar otros puntos de interés en sus modelos de conducta.
    Sé qué usted, orgullosamente, es quién puede darme unos mayores referentes y ser mi gran sensei así cómo es mi fuente de inspiración para ver más allá de la realidad, más allá de la transversalidad de la historia narrada y conocer los orígenes.
    Entiendo lo copado de su agenda y de hecho no aspiró ocuparle más tiempo en la misma entendiendo sus prioridades, pero me gustaría poder charlar y recibir alguna orientación de su parte para poder guiar ésta aventura que hoy inicia y mañana puede llegar a buen puerto.
    Quedo al tanto de cualquier comentario, no sin antes agradecerle por su excelente trabajo y darnos una mirada más allá de lo que los sentidos aportan.
    Mis datos de contacto en caso dado son:
    Carlosgarciao@usantotomas.edu.co
    O +57 3208691246
    Estaré atento y deseoso de leer su respuesta.
    Muchísimas gracias y un fraternal abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Carlos, yo he escrito libros de ficción sobre el tema, sí, pero no soy un experto en el tema. A nivel teórico hay un profesor de la Javeriana que se llama Miguel Mendoza. Dicta una cátedra sobre asesinos seriales, tiene un libro muy bueno sobre la materia y, además, es un gran escritor. Estudió literatura y periodismo. Creo que él es la persona ideal para tu trabajo de tesis... Saludos, MM...

      Eliminar
  11. Es increíble ver cómo el matoneo se ha convertido en algo tan costumbrista y tan patético, ver como personas disfrutan de la desgracia del otro y como su ego crece cada vez más, me parece algo despreciable, pero pienso que la historia y el tiempo juegan con nosotros, aunque en realidad somos nosotros los que jugamos con ella, porque la historia se repite de nuevo, el matoneo es algo que existe desde hace ya un tiempo, solo que al transcurso de los años esta problemática ha cogido más fuerza, como todo ¿no?, problemas de los que vivimos en nuestra actualidad han sido algunos que provienen desde hace ya un tiempo, es decir, volvemos a repetir la misma historia solo que a veces con una mayor intensidad, pero a la final son hechos que viene con cierta anticipación, solo que no hacemos algo para evitarlo o buscar un método para combatirlo, a lo que me lleva a pensar en que tenias razón en lo que decías "damos dos pasos hacia adelante, uno hacia al centro y uno hacia atrás" , nunca avanzamos nos detenemos y volvemos a retroceder; sin embargo sé que esto ha muchos incluyéndome a mí nos lleva a un colapso en donde la serenidad desaparece y el desasosiego es cada vez más intenso, así como los ciudadanos que protestan y destruyen el sistema, aunque no los justificó, pero sé que hay un limite donde el ser humano no soporta tanta injusticia , tanta hipocresía por el Estado, donde las promesas son débiles e inverosímiles, donde la capacidad de entender y de soportar se agota, y la ganas de gritar y hacer valer la voz de todo un pueblo es cada vez más fuerte. Por eso es que escritores como usted que muestran la realidad de una perspectiva un poco tosca y cruel pero a la final real, me produce admiración, dolor, dicha y un inmenso amor de querer más en la ciudad en que vivo y de mi país, porque sé que tras de esos umbrales hay personas que necesitan ser escuchadas y que no son tan "malas o peligrosas" como dicen, solo que los prototipos impuestos por esta sociedad nos tienen cegados de distinguir entre lo "bueno" y lo "malo", que a la final más de uno no da con una definición clara de esto o que quizás lo ven desde una perspectiva superficial y no tratan profundizarlo y de cuestionarse, pero en fin.
    Solo me queda por decir que gracias, porque desde hace un tiempo he venido leyendo y conociendo un poco más de usted, por medio de sus libros, porque siempre he dicho que la vida de un escritor esta plasmado en sus relatos y por sus libros, solo que el lector debe ser atento y de ir más allá.
    Espero un día poder conversar de esas historias que son un hilo conductor a una vida misteriosa y oculta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sistema es muy tramposo, Daniela, perverso, dañino, corrosivo y poderoso. Por eso hay que estar atento, hay que vigilar y saber que a cada paso nos espera una emboscada. La ingenuidad se paga muy caro.
      Me alegra que mis libros te hayan sido útiles para iluminar parte del camino.
      Saludos, MM.

      Eliminar