29 feb. 2016

ENTREVISTA AL MAESTRO DENSHO QUINTERO







MM: ¿De dónde nace la idea de hacer un encuentro latinoamericano de maestros zen?

DQ: Nació en 2013, en Lima, mientras celebrábamos los 110 años de la llegada de la escuela Soto del Japón a América del Sur. Este encuentro reunió por primera vez en tierras suramericanas a maestros de muchos países. Los maestros nos reunimos y acordamos que para estrechar los vínculos de la práctica en Suramérica realizáramos  un encuentro anual, turnándonos la sede. Al año siguiente nos reunimos en Buenos aires y el año pasado en Montevideo. Este año tuvimos la fortuna de realizarlo en nuestro país. La palabra encuentro tiene mucha importancia, porque significa convergencia, es concentrar la energía de la práctica en un punto.

MM: ¿Quiénes son los maestros invitados y cuáles son sus temáticas?

DQ: Hemos logrado convocar 20 maestros de 9 países y tres tradiciones zen diferentes. Hay varios temas como educación y zen, la visión de la paz desde la perspectiva de un monje zen veterano de la guerra de Vietnam, sabiduría y compasión, una charla sobre las prácticas de meditación con personas reintegradas a la sociedad civil, narración y comentarios de historias zen. Tendremos un foro con maestros zen donde cada uno responderá una pregunta relacionada con la actualidad del país en este proceso en búsqueda de una paz sostenible; y uno de académicos y artistas compartiendo su perspectiva del zen desde su propio oficio.


MM: ¿De qué manera un encuentro de estas características puede ayudar a Colombia en su tránsito hacia la paz?


DQ: Tal vez una de las carencias más evidentes en este proceso hacia la paz es que la aproximación puede ser intelectual o afectiva, desde el dolor, pero pocas veces se proporcionan elementos prácticos para dar alivio al sufrimiento. El budismo en general es una práctica metódica para indagar en la propia mente. Es una práctica donde nos obligamos a detenernos y a dirigir la mirada hacia el interior. Es una herramienta extraordinaria para ayudarnos a transformar la manera como nos relacionamos con la vida, para enseñarnos las bondades de ser respetuosos con los demás, tolerantes con las diferencias, compasivos con el dolor de los otros, amables y cuidadosos con la palabra. Es decir, actuar produciendo bienestar en lugar de causar sufrimiento.


MM: Usted tiene un grupo de práctica permanente. ¿Cuál es la dinámica?

DQ: Para empezar a practicar en nuestra Comunidad lo primero es asistir a una charla de introducción que dicto una vez al mes y donde explico en detalle en qué consiste nuestra práctica. Porque el resto de los días de práctica nos reunimos a compartir el silencio y a dirigir nuestra mente a despertar a la realidad presente. Lo hacemos en comunidad porque al meditar en grupo actualizamos la conciencia de interconexión con todo.



MM: ¿Cree que el zen puede permear otras disciplinas e influenciarlas positivamente? ¿Cómo?

DQ: Como el zen no es una ideología, ni una doctrina, ni una teoría, sino una práctica de despertar, creo que puede permear todo de manera positiva. Lo importante es estar dispuestos a soltar el ego. Dejar de obstruir la realidad con nuestra mente conceptual. Con frecuencia le digo a la gente que el camino no es el zen, el camino es la propia vida, la manera como nos relacionamos con los demás seres humanos, con los otros seres, con los recursos naturales. El zen es la dirección que damos a la vida para comprometernos a hacer todo lo que hagamos con una mente lúcida, con poner todo nuestro corazón en lo que hacemos. Si la vida se beneficia, qué actividad realizada dentro de esa vida no se beneficiará.

MM: Usted acaba de publicar un libro sobre zen y lo lanzará como apertura en este encuentro. ¿Para qué y para quiénes se escribe un libro sobre zen?


DQ: Escribo porque encontré en la escritura la manera más apropiada para poder cumplir el voto que hice cuando recibí la ordenación de monje: compartir estas enseñanzas y esta práctica para aportar alivio al sufrimiento en el mundo. Me cuesta trabajo escribir, me exige mucho esfuerzo, pero hacerlo me obliga a entender lo que quiero decir y al mismo tiempo me exige ponerlo en un lenguaje que sea comprensible para muchos. Las palabras son poderosas, pueden ser señales, llaves maravillosas hacia la propia naturaleza íntima. Con este libro espero poder llegar a muchas personas y disipar varias de las ideas erróneas y tanta desinformación que hay sobre el zen.

11 comentarios:

  1. QUE BIEN ... estaré pendiente del libro... interesante al mencionar que las palabras son poderosas no dejo de acordarme de klauss y de sus comentarios mario al aprender de el, precisamente eso el gran poder de las palabras....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El poder del lenguaje, claro... Saludos, MM...

      Eliminar
  2. Hola maestro, voy a ir a una comunidad de drogadictos a hacer un proyecto de labor social, quisiera que usted me recomendará un cuento, ya sea de los libros de cuentos: "La importancia de morir a tiempo", " La locura de nuestro tiempo" o "Una escalera al cielo"; para yo compartir el fragmento de una historia creada por usted maestro y compartirla con todas estas personas que han sido demacradas y subyugadas de esta sociedad que los rechazó totalmente.
    A la espera de su sugerencia y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el cuento que le da el título al libro, Una escalera al cielo, sería genial... Se me ocurre que quizás el texto de La locura de nuestro tiempo, "El amigo del asesino" (pag. 191), también quepa ahí, no sé... Un abrazo, MM...

      Eliminar
  3. Señor mendoza ¿la entrevista cuanto durara?, es que yo vivo muy al sur de la ciudad,le pregunto para cuadrar los tiempos, gracias.

    ResponderEliminar
  4. Señor mendoza ¿la entrevista cuanto durara?, es que yo vivo muy al sur de la ciudad,le pregunto para cuadrar los tiempos, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La presentación puede durar una hora, más o menos. Entre las 7 y media y las ocho estaremos saliendo... Saludos, MM...

      Eliminar
  5. hola me gusto mucho la entrevista con el maestro densho quintero, fue muy chévere entretenida y reveladora; me gusto mucho que se hiciera en una biblioteca, me sorprendió la cantidad de personas que fueron pero me extraño la poca participación juvenil al evento, creo q fuimos de los pocos igual todo fue genial, como dato curioso que me sorprendió fue ver a rene vocalista de una banda punk "odio a botero" haciendo la logística del evento, nos regalo una foto y nos dijo q estaba preparando una opera punk, lo cual me convence que el zen es el camino saludos y gracias
    pdt: espero disfrutes mucho el aerosol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, René es practicante desde hace un tiempo... El aerosol lo tengo en mi sala como recuerdo de que las paredes de la ciudad son páginas en blanco para escribir la poesía dura de esta ciudad...
      Saludos, MM...

      Eliminar