14 mar. 2016

Festival Iberoamericano de Teatro 2016





El viernes la cita fue con el teatro noruego. La historia gira en torno al gran escritor Knut Hamsun y su obra Hambre, en la cual un joven poeta vagabundea por la ciudad en busca de sí mismo y de su esquiva vocación. No hay trabajo, no hay amigos y todo parece desplomarse en un vacío difícil de narrar. Poco a poco la escasez lo va cercando hasta asfixiarlo, hasta conducirlo a tragarse las calles con el estómago vacío. La novela parece la profecía de ese agujero negro en el que inevitablemente se caerá Europa entera en los años por venir.
En la obra de teatro una joven se adentra en el mundo de este escritor y se tropieza con su genialidad, pero también tiene que lidiar con sus asuntos  negros, con su apoyo público al proyecto nazi, algo que más adelante le costaría muy caro: el olvido. ¿Son las posiciones políticas de un artista tan importantes como para hacernos olvidar de su magnífico talento?
Con una escenografía marcada por el frío invernal, y en medio de unas marionetas que van representando al escritor y a su personaje literario, vamos comprendiendo que leer es un acto íntimo, privado, profundamente erótico, en el que nos movemos por el deseo intenso de un inconsciente que se activa a cada paso.




El sábado el encuentro fue con Arrabal, una obra con música de Gustavo Santaolalla, el famoso compositor que participó en películas legendarias como Amores Perros, 21 Gramos o Diarios de Motocicleta, y que se alzó dos veces con el Premio Oscar. También recordamos a Santaolalla por ese video magnífico con Cerati cantando El Mareo junto al grupo Bajofondo.
La obra enfrenta el horror de los desaparecidos durante la dictadura argentina, el genocidio, la barbarie, y el heroísmo  de las Madres de la Plaza de Mayo. En un ambiente musical demarcado por el tango y la milonga, una joven busca la verdad sobre su padre para poder entenderse a sí misma y amar hacia adelante con libertad y autodeterminación. Es un espectáculo de danza sobresaliente con una banda tocando en vivo que hace estremecer al espectador de emoción estética. Realmente inolvidable.




Ayer domingo, en medio de un aguacero y de una tarde lluviosa y triste, la cita fue con México y su obra Misa Fronteriza, del escritor Luis Humberto Crosthwaite. La música de frontera, los corridos, las rancheras, la música norteña, la soledad de los inmigrantes que pasan a los Estados Unidos en busca de la esperanza y se tropiezan con la marginalidad, la persecución, el odio, el racismo, la muerte, pero también la celebración, el tequila y la fe en Dios y en la Virgen.
Esa frontera es un metáfora de todas las fronteras dolorosas del mundo, y esos inmigrantes son también los africanos intentando cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa, y son los sirios que hemos visto en los últimos meses muriendo de frío en Macedonia, en Grecia o en Turquía, detenidos en campamentos miserables, sin agua, sin cobijas suficientes y sin alimentos para sobrevivir dignamente. Toda frontera es un símbolo de ignorancia y de un poder que debe ser cuestionado y confrontado.

Y bueno, ya empezó el festival y hay que agradecer que podamos convertir a Bogotá estas dos semanas en un mundo paralelo lleno de belleza y reflexión. Todo el tiempo tenemos que aguantar lo peor de esta ciudad (su tráfico endemoniado, su agresividad, su clima enloquecido), pero gracias a eventos como éste es que recordamos que seguimos siendo una metrópolis cosmopolita en la que aún vale la pena vivir.

10 comentarios:

  1. Como bien lo dices Mario hay que agradecer esa posibilidad que tienen los Bogotanos de ver el mejor teatro del mundo. Las tres obras que comentas se nota son de una actualidad impresionante; hechos que hacen reflexionar sobre este presente tan alarmante en el que estamos.
    También te agradesco que hayas compartido la información sobre el encuentro Zen en Bogotá. Luego te cuento cómo voy con la práctica. Un fuerte abrazo.
    Aleja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El festival muestra uno de los mejores rostros de la ciudad... Abrazos, MM...

      Eliminar
    2. El festival muestra uno de los mejores rostros de la ciudad... Abrazos, MM...

      Eliminar
  2. Mario buenas tardes, disculpa me comunique por este medio pero no encontré otra manera. Conocí a tu padre y quisiera hablar contigo. bienestarprofesional@gmail.com

    ResponderEliminar
  3. Mario buenas tardes, disculpa me comunique por este medio pero no encontré otra manera. Conocí a tu padre y quisiera hablar contigo. bienestarprofesional@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te respondí por conducto interno... Saludos, MM...

      Eliminar
  4. Buen día, maestro.

    Tengo dos preguntas que si le queda tiempo, disfrutando del festival puedo comprender que no, quiero saber.

    En su próxima novela; ¿qué prioriza, una historia base, el punto de vista del narrador, las características de los personajes, la posibilidad de entrelazar historias, la sorpresa de lo inesperado, la fuerza de lo cotidiano, o qué?

    Muchos escritores moldean durante años una historia, pero no la terminan porque siempre sienten que falta algo, ¿sumercé tiene algún escrito inconcluso que retome constantemente, qué le falta?

    Disfrute, por favor, el festival.

    Un abrazo, sumercé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Azucena, no tengo una historia inconclusa. No me ha pasado. Aunque con Satanás demoré 15 años en dar con el tono justo, con la estructura, con la visión de mundo. Y boté a la basura dos intentos fallidos.
      La nueva novela trata de un feo deforme, de su marginalidad, de su soledad, pero también de su potencia y de lo que es capaz de hacer en una aventura extraordinaria que emprende para redimirse.
      Saludos, MM...

      Eliminar
  5. Con la obra del poeta, en la que lo castiga la sociedad por su ideología, preguntas si es un aspecto destacable en la obra de un autor.

    Se susurra que lo que le impidió a Borges ganar el nobel fue su posición controversial frente a las dictaduras. Además, el jurado que luchó por García Márquez y Gabriela Mistral era de izquierda. Tal parece que asuntos personales e ideológicos hicieron que Jorge Luis se convirtiera en un mito sin premio.

    La historia sí castiga las creencias de un poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las ideas y las posiciones políticas de un autor son materia también de discusión y debate...
      Saludos, MM...

      Eliminar