29 may. 2016

ARTÍCULO REVISTA SEMANA






Muchos de los críticos piensan la realidad desde un canon, desde un patrón, y se enfurecen porque el mundo no se corresponde con ese canon. Piensan una dinámica (un universo en movimiento) desde una estática (un punto fijo). Es un error de apreciación muy grave, y persisten en él durante años de manera terca y obstinada. Y por eso el mundo les pasa por encima y ellos se mueren sin entenderlo. Ese es su destino.
Nada nuevo...

13 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por aclararlo maestro, pero igual los críticos me siguen pareciendo la escoria y el cáncer mas deplorable que tiene la literatura, el arte, la música, etc. Es como el comentario que aparece de un tal luisflopez al final del artículo, si no lo ha visto lo invitó a que lo vea, que tristeza que haya personas en este país que piensen así. Un abrazo y siempre firme tocayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cortázar llamaba a esta gente "los tortugones amoratados"... No cambian nada, no iluminan a nadie, no se juegan la vida nunca... Son irrelevantes... Saludos, Simón, MM...

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Siempre he estado convencido de algo: todos los que aspiran a escritores y han querido alcanzar la inmortalidad usando su obra como remo... ya no están presentes. Aquellos que nunca traicionaron su obra (así hubieran querido o rechazado la inmortalidad) la alcanzaron o van rumbo a ella.
    La honestidad lo es todo.
    Colombia aplastó la literatura popular hace tiempo. Le cerró la puerta en las narices y padecimos esa sequía durante años. Gracias a Dios ahora la cosa parece estar cambiando. Policiaco, Horror, Ciencia ficción, Fantasía. Hay que seguir trabajando por darle el lugar que se merece. La necesitamos.

    -Mauro Vargas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es. Necesitamos más cómics, más literatura gótica, más detectives que ausculten en las zonas de sombra de nuestras ciudades, más naves interestelares cruzando el cosmos.
      Menos pose y más imaginación.
      Saludos, Mauro, MM.

      Eliminar
  6. Gracias a usted, señor Mendoza he desarrollado un gusto por la lectura. Esa capacidad de sorprender e impactar haciendo su narrativa breve es única.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho. Ahora a seguir leyendo, a buscar autores y temas que se ajusten a tus gustos...
      Saludos, Aleja, MM...

      Eliminar
  7. Gracias a usted, señor Mendoza he desarrollado un gusto por la lectura. Esa capacidad de sorprender e impactar haciendo su narrativa breve es única.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a usted, señor Mendoza he desarrollado un gusto por la lectura. Esa capacidad de sorprender e impactar haciendo su narrativa breve es única.

    ResponderEliminar
  9. Siempre he sentido curiosidad con respecto a la crítica, en especial esa de carácter prepotente, intelectualoide, que refiere a estructuras, conceptos e instituciones, sin detenerse a comprender otras cosas, a dilucidad, a transformar o derivar consecuencias de sus propias palabras. Ahora, considero que la crítica es necesaria, aun cuando sea dolorosa, y que la misma sirve para establecer esos dialogos y consensos que tanto sirven para la construir consciencias precisamente críticas. Lo que no me parece es que atenten contra la persona, o que en todo caso haya un sentimiento de odio, o una carga motiva que no exprese otra cosa que la proyección de los propios pesares, frustraciones y temores. Me parecen muy interesantes algunas de las crìticas a su obra, pero en mi experiencia la elaboración de personajes, la construcción de las situaciones y la narrativa, son tan complejas como necesitan ser, y no estoy de acuerdo en que estén dirigidas a un público más joven o de alguna manera inmaduro. Me parece que la realidad, la forma torcida pero natural de las cosas, aquello que no es diafano ni pristino, es tan necesario para apreciar la luz, como para entender que el mundo es corrupto, que las ciudades que nos rodean son tanto cemento como mierda, sudor, fluidos corporales, excreciones y malos pensamientos. Pero seguramente el ámbito poetico y excelso en la narrativa de aquellos críticos les permite negar el mundo a su alrededor y por supuesto a ese otro, al perdedor, al feo, al que no triunfó. A toda esa otra humanidad que no tiene reconocimiento, hasta que es muy tarde y se convierten en los que extinguen, los que atentan contra la vida y lo bello. Preferible que la consciencia nos evite llegar a extremos, que nos permita ver, observar y criticar desde la razón y no solo desde la comodidad intelectualoide de un estatus aparente, de una pose. Saludos Mario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, así es. Lo que fastidia es que la crítica siga creyendo que se trata de dar un juicio. Ese papel de juez es como si el pintor, el director de cine o el escritor estuvieran en un juzgado esperando un veredicto: culpable o inocente. Es decir, como si la obra de arte fuera un crimen y el artista necesitara salir bien librado de ese juicio que le espera. Como si tuviera que conseguirse un abogado para que lo defendiera. Ese esquema tan pobre está mandado a recoger. Lo que hace la crítica en otros países no es juzgar, sino pensar, establecer relaciones, conectar, dilucidar, iluminar los circuitos creativos de un pueblo o de una lengua para poder comprender nuestra época y comprendernos a nosotros mismos.
      Saludos, MM.

      Eliminar