6 may. 2016

Mario Mendoza regresa a las librerías con nueva novela | Cultura y Entre...

19 comentarios:

  1. Esta en lo cierto.. Nosotros sus lectores somos raros.. Vemos él mundo de una manera diferente.

    Genial !!!
    Extrañaba sus publicaciones..

    Saludos M.M.. Espero este muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Esta en lo cierto.. Nosotros sus lectores somos raros.. Vemos él mundo de una manera diferente.

    Genial !!!
    Extrañaba sus publicaciones..

    Saludos M.M.. Espero este muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Cuidado, los lectores pueden contagiarse de la misma enfermedad del escritor. Yo no me preocupo, en mis venas tengo mucho antídoto: Locura.

    Que tenga un excelente fin de semana, y que
    se le curen todas sus enfermedades, menos
    las que le llevan a escribir de esa manera.

    Abrazos, sumerc`e.

    ResponderEliminar
  4. Nosotros, tus lectores, somos raros, extraños...

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. excelente maestro como siempre #ESCRIBIRESRESISTIR

    ResponderEliminar
  7. Espero que el libro les toque fibras ìntimas y les ilumine un poco este camino tan pedregoso... Saludos, MM...

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Mario, no alcancé a ir a la feria del libro por la firma de La melancolía de los feos.
    Tenía la ilusión de verle esa jeta que tanta curiosidad me da, la cara, el físico detrás de tantos párrafos, tíldes y comas que he engullido por horas enteras. No pude, pero algún día lo haré.

    Me sentí mal, porque este año es probable que deje Colombia y Bogotá por unos tres años (tal vez más). Me da más miedo cada vez que me imagino cómo va a ser eso, me acobardo, me aislo. Luego recuerdo mi carácter, recuerdo mis convicciones y mis sueños: me impulso y me veo capaz de hacerlo. Por eso quería, antes de irme, poder ver al cerebro que tantas veces me inspiró e impulsó, me dotó de coraje y valentía de seguir en esta lucha cotidiana, en esta resistencia. No sé si lo pueda hacer, sería magnífico, pero si no es ahora, algún día será.

    Apenas ayer pude poner mis manos (al fin) sobre el libro y ya voy por mitades. Es una historia que me está invadiendo, bien adentro, por coincidencias, tal vez. Por meras similitudes sentimentales e ideológicas que me están cavando un hueco, unas cavernas en mi interior que nunca había abierto y que me está dando un gustazo enorme explorar. Quería pronunciarme aquí, porque quería establecer contacto (así no sea físico, como el de Alfonso), pero contacto, con usted hermano, que ha tenido tanto que ver con este embrollo que tengo en la cabeza.

    Y es que no es sólo lo físico lo que me causa intriga, también es la persona presente, la cabeza del momento, la que interactúa, la que responde a preguntas.
    Usted es uno de los pocos hombres que admiro y que, a la vez, me da miedo conocer. Las malas lenguas dicen que está demás entablar conversación con un escritor pues ya ha dejado sus mejores pensamientos en las obras que ha escrito. Pero a mí eso no me convence mucho, por eso quiero saber qué carajo se esconde detrás de esos millones de caracteres, detrás de esos dedos cansados que han escrito por horas estas historias revolucionarias que, para mí y para otros, han pasado de ser simples párrafos para convertirse en una nueva forma de percibir la realidad. Quiero saberlo y espero algún día poderlo saber.

    Muchas veces hago anotaciones al lado de algún párrafo de sus libros, preguntándome porque no lo escribió de otra forma, porque no le añadió tal o cual detalle. ¡Y me da una piedra no poder saber la respuesta! ¿será porque no se le ocurrió, será por ideología, será por marketing, será por espacio, será por cansancio, será... será..? Puras hipótesis maltrechas que no alcanzan ningún suelo firme. Y no me gusta, me quedo a medias, me quedo sin saber quién es el que está detrás de eso.

    Por eso el guayabo que me da no poder haber cruzado unas palabras con usted, haberlo materializado al menos una vez y haberle hecho unas cuantas preguntas fugaces que al menos dieran vida a ese fantasma épico y lejano que usted es en estos momentos para mí. Pero bueno, como dije, algún día será.

    No me queda más que agradecer por tantos años de buenas lecturas. No quiero dar la impresión de un seguidor empedernido, pero aún así afirmo y asimilo que usted es un tipo muy áspero en lo que hace y que me daría un gustazo poderlo contactar algún día, para alguna interacción social con bebidas y música en nuestra trasvestida cuidad. Mal paridos pero buen vividos, así seguimos resistiendo y así mismo seguiremos descubriendo nuestra Bogotá.

    Le dejo mi mail, por si algo: juansero29@gmail.com

    Con ansias y expectativa,
    Juan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que mis libros te hayan hecho buena compañía. En cuanto a las decisiones por tomar, recuerda siempre que uno se arrepiente de todo en la vida, menos de haber sido valiente. Hay que arriesgar, hay que apostar fuerte, hay que vivir con intensidad. Ganar o perder son secundarios.
      Lamento no tener tiempo, y menos este año en el que estoy lanzando nuevo libro.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  10. Sí Mario, así es, tus lectores somos raros quizá hasta misteriosos, pero pienso que esa la razón por la cual estamos encantados con tus obras.

    La melancolía de los feos un título bastante ingenioso que causa algo de risa e invita a leer por pura curiosidad. Libro que solo con las primeras 100 páginas engancha al lector con el personaje tan peculiar de Alfonso y toda la historia que se desarrolla alrededor de él. Una historia que deja ver entre líneas quizá un gran similitud con cada una de nuestras vidas o al menos eso pienso yo.

    Solo me queda decir ¡gracias!, por toda la fantasía, la aventura, el misterio y todas las maravillas dentro de tus libros los cuales me han brindado su compañía. A manera de resistencia escribo por primera vez a la expectativa de una respuesta.

    Saludos,
    Daniela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que Alfonso te haya hecho buena compañía, Daniela. Creo que de algún modo todos somos o seremos algún día él. La vida es también la historia de nuestra fragilidad y nuestra flaqueza... Saludos, MM...

      Eliminar
  11. Muchas gracias Mario si somos raros por que este sistema nos arroja como basura insignificante dentro de su carrusel de mentiras y de la cual huimos a pasos gigantes pero que finalmente nos atrapa y nos adsorbe. UNA CANSADA MÁS. Un abrazo colectivo ALM. Y un ladrido más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el sistema es cada vez más cruel, más déspota y más injusto... Saludos, MM...

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Por lo visto Byung-Chul Han si esta en boga, también lo recomendó Fabián Sanabria.
    Te confieso que con la ausencia de mi padre, tú te convertiste en él, un padre ideal e idealizado. Aunque objetivamente si eres mi tutor en el mundo de la literatura, y entre en él gracias a ti.
    Lucho por disfrutar las pequeñas cosas, aunque todos los días la tragedia me golpeé la cara.
    El consumo desaforado de literatura en mi época escolar, desarrollo mi consciencia. Así que, en parte, es por ti que hoy estoy estudiando sociología. Gracias (el “gracias” real, no el trillado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex, vale la pena que le eches un vistazo a este filósofo. Es de una lucidez apabullante. Ya verás. Está publicado por Herder... Y ánimo, a mayor banalidad mayor resistencia... Saludos, MM...

      Eliminar
  14. Buenas tardes, por que cree usted que la feria del libro le abre las puertas a nuevos talentos o ayuda, en su caso, a que conozcan sus libros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las dos únicas semanas del año en las cuales el libro es protagonista... Saludos, MM...

      Eliminar