14 jun. 2016

Borges





http://www.elpais.com.co/elpais/cultura/noticias/30-anos-muerte-borges

15 comentarios:

  1. El gran maestro Borges!
    Mario espero que se encuentre bien.
    Ya leí El Palacio de la luna y tremendo libro, me fascino por completo, nos hace falta tener a un Effing a todos. También 4 años me fascino.
    ¿Que otros libros le han encantado?

    ResponderEliminar
  2. Borges, sigue escribiendo aún después de su muerte, ¡ que hermoso! Para este momento de mi vida, me puede sugerir algo de él??
    El palacio de la Luna... Encantador... Atrapa
    hasta el fin y se nota la intención del escritor de mover al lector de interactuar con él de
    ofrecer más que una narración plana de
    concertar una cita para continuar.

    Un abrazo, sumerce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, hasta la última letra. Y también que como aparece en los libros de Mario, esa característica de los exiliados de enfrentarse a si mismos, como esta en Melancolía de los feos: "ya no se lo lejos que he llegado, solo se que hace tiempo que he dejado atrás los limites de lo excesivo".

      Eliminar
  3. "Recuerdo mío del jardín de casa
    voluntad o azar de dar sombra
    fueron tus árboles"
    Su poesía es fantástica

    ResponderEliminar
  4. Borges es el ritmo de la razón unido al mito, algo muy difícil de lograr... Y a Ecléctico le recomiendo otro de Auster que se llama Leviatán... Saludos, MM...

    ResponderEliminar
  5. Veo a Borges y me siento conmovido, es como ver a un abuelito. Me encanta que fuese introvertido y reprimido, como yo, y que su vida se desgastara en temas trascendentes, y por ello dejara de llamarse vida. Al final de su vida, estaba ansioso por vivir, por equivocarse, por salir de la biblioteca y montar en globos aerostáticos por viñedos de California.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que Borges nunca hubiera escrito una novela... Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Me inquietan dos cosas de su escritura, señor Mario, por eso aprovecho a Borges: lo conocí con los Hombres Invisibles. Sabios que leen la naturaleza, nuestra facultad perdida en la "civilización". Luego salta a los laberintos del cerebro, las locuras. Las conozco, soy Depresiva Ansiosa y pocas cosas me han salvado de matarme. El arte, una de ellas. Me salvó la vida leer el capítulo Borderline en La Importancia de Morir a Tiempo y ahora llevo cuatro horas sin soltar La Melancolía de los Feos. Su escritura la siento como si destilara usted un tormento profundo, como hacemos los locos o trastornados. En fin: ¿porqué salta usted de los sabios a nosotros los atormentados? ¿Que le atrae de nuestra condición distinta? Dato, no sé si sirve: soy lo contrario de Alfonso: bella, pero marginada de alguna manera... Buen, esa historia es otro asunto. Su tormento me encanta, Mario, pero me inquieta. ¿Porqué le inquietamos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay partes de uno mismo que pertenecen al misterio, a lo desconocido, pero creo que la respuesta a esa pregunta está en el primer texto de La locura de nuestro tiempo... Saludos, MM...

      Eliminar
    2. Hay partes de uno mismo que pertenecen al misterio, a lo desconocido, pero creo que la respuesta a esa pregunta está en el primer texto de La locura de nuestro tiempo... Saludos, MM...

      Eliminar
  7. Gracias, lo releeré. Fue unos de los que siguió a Los Hombres Invisibles en mi orden. Terminé La Melancolía de las Feos. Como cercana a un navegante, pregunto: ¿porqué no inició la travesía por el Atlántico?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más fácil cruzar el Cabo de Hornos y enfilar hacia África y Oceanía, que darle la vuelta a todo Brasil para luego bajar hacia el Cabo de Buena Esperanza... Saludos, MM...

      Eliminar
  8. "Call me Ismael".

    Hice la tarea, señor Mario, y un toque más: releí La Locura de Nuestro Tiempo y Los Hombres Invisibles. Ahora la pregunta va por otro lado: Moby Dick. Una de las novelas imprescindibles, para mí al menos. La famosa (hermosa) y terrible ballena blanca -o cachalote, decía mi padre- es recordada, contada, mencionada, evocada todo el tiempo, pero realmente APARECE, se materializa solo al final de la novela. Casi después de las tres cuartas partes del libro. Sucede lo mismo con Los Hombres Invisibles, me parece. ¿Tiene algo que ver el señor Melville en esto, lo influyó al escribir Los Hombres Invisibles? ¿O es casualidad pura? ¿O solo es mi impresión? Si se trata de lo primero; ¿porque la tomó de referencia?

    Salve, Moby Dick.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, recuerda que hay un torrente de influencias inconscientes en una novela. No lo hice a propósito, pero ahora que me haces caer en cuenta de ello, hay un ritmo trepidante en el libro de Melville que siempre me ha fascinado porque me parece policíaco, como si estuvieras detrás de un misterio que debe ser solucionado... Saludos, MM...

      Eliminar
  9. Hay algo más, que para mí aumenta su misterio: es un tratado de navegación. Absolutamente. Entonces es como una ola que sube y baja, y no lo digo como metáfora obvia. Sube a la historia de la obsesión del Capitán Ahab y desciende (no baja de golpe: desciende) a la vida cotidiana en una embarcación, a términos náuticos, al día y noche de un marino raso. Y asciende o a veces sube de golpe a la cresta de la ola, la persecución de Moby Dick... Y así. Hasta que la amada bestial aparece por fin. Lleva un arpón clavado por ahí en piel, ya viejo y lleno de algas. Ella atravesada por cicatrices, poderosa... Es hermoso. Si, concuerdo con la palabra trepidante.

    ResponderEliminar