25 jul. 2016

EL MOMENTO DE LA VERDAD





El 23 de junio de este año la población del Reino Unido votó a favor del Brexit, es decir, de su salida de la Unión Europea (Britain-Exit). Pocos días después empezaron a lamentarse, a decir que solicitaban una segunda votación, que no estaban bien enterados de las consecuencias, que no sabían la cantidad de problemas que eso les iba a acarrear a sus amigos, a sus colegas de trabajo, a sus hijos.
Las nuevas generaciones, que son las más afectadas por los intercambios estudiantiles bloqueados, las becas y las oportunidades de trabajo canceladas en otros países, han quedado bastante resentidas con sus padres, sus tíos y sus abuelos, que fueron los que votaron mayoritariamente por la independencia y por un nacionalismo trasnochado.
En Estados Unidos, un empresario adinerado y pintoresco, patrocinador de concursos de belleza, empezó una carrera política hace pocos meses y al comienzo produjo más de una sonrisa entre los analistas políticos. No tenía ni idea de política internacional, se equivocaba en todas las estadísticas que citaba, daba declaraciones fuera de tono con respecto a temas tan sensibles como la religión, insultaba a los inmigrantes latinos, a la comunidad LGBTI, a los afroamericanos, denigraba de sus otros contrincantes, nunca esbozaba argumentos racionales, amenazaba, vociferaba y asumía permanentemente la pose del millonario pretencioso y bravucón.
Bien, ese personajillo tan folclórico ya ganó la candidatura oficial del partido republicano y va punteando en las encuestas frente a la candidata del partido demócrata, Hillary Clinton. De ganar la Presidencia de su país, empezará sin duda un conflicto de grandes dimensiones en el Medio Oriente, con Corea del Norte, en la frontera con México, e incluso dentro de su propio país. Y cuando eso suceda, los votantes descubrirán que no se informaron bien y que acudieron a las urnas arrastrados por emociones e impulsos irracionales.
En Turquía, la gente salió en las últimas semanas a respaldar a su presidente, Recep Tayyip Erdogan, creyendo que se trataba de la defensa de un demócrata que iba a respetar los valores del Estado de Derecho. Resulta que el individuo, que ya había mostrado muchas veces actitudes de dictador y de tirano megalómano, ha aprovechado la situación para perseguir a todos aquellos que no piensan como él. Ha clausurado periódicos y ha encarcelado a intelectuales y profesores, ha cerrado 1.043 escuelas, 15 universidades y ha echado a la calle a 2.745 jueces y fiscales.
Se trata de una persecución violenta y desmedida en contra de los sectores más progresistas y democráticos de la sociedad turca, quienes hace poco, asustados ante semejante ofensiva, salieron a protestar y llenaron la famosa plaza Taksim en Estambul. Eso hace sospechar que muy posiblemente se trató de un auto-golpe para depurar a contrincantes y detractores. Lo que está sucediendo ahora es que se empieza a inclinar la balanza hacia el islamismo radical, un verdadero desastre mundial, ya que Turquía ha sido el puente cultural y político entre Oriente y Occidente.
Finalmente, dentro de poco nos tocará decidir a nosotros en una consulta popular si apoyamos o no el proceso de paz. Creo que lo más responsable que podemos hacer es leernos los acuerdos, informarnos a fondo, consultar a los expertos, sopesar las consecuencias de nuestras decisiones y votar en conciencia. No hay que seguir poniéndole atención a aquellos que alborotan los ánimos a punta de emociones desenfrenadas, ni seguir ciegamente a los que llaman a salir a la calle a protestar con camisas pardas, como los fascistas del siglo pasado. Ese tipo de conductas, que parecen ideadas por la mente maníaca de un paciente bipolar, lo único que nos traerán después será arrepentimiento, desazón y la impotencia de haber sido engañados y manipulados.

Tenemos una oportunidad histórica de empezar a crear un nuevo país. Es el momento de la verdad. Ojalá estemos a la altura de las circunstancias.

6 comentarios:

  1. Quien diría que en tantas partes del mundo la realidad es la misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juegos de espejos de una sociedad a otra...
      Saludos, MM

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bueno, son puntos de vista. No sé si viste el video completo de Diana Uribe. Vale la pena. Creo que continuar odiando es un destino penoso, muy desgastante y nos hundirá en lo que ya conocemos hasta la saciedad.
      En cuanto a la derrota militar, creo que estás mal informado. Uribe pidió cuatro años, luego pidió otros cuatro, y no pudo. Las columnas móviles de las FARC estaban intactas. Es difícil con ejércitos sedentarios derrotar a ejércitos nómadas. Vietnam es un buen ejemplo. Y eso de "Si hubiera sido..." no es un argumento, sino una ilusión. Lo cierto es que en 60 años no pudimos vencerlos. Esa es la verdad. Por eso optamos por la mesa de negociaciones... Saludos, MM...

      Eliminar
  3. Hola Mario. Mi comentario no tiene nada que ver con el posteo. Me encontré con este tema. Algo muy del estilo de sus temas en las conferencias. Impresionante. un saludo. Robinson castañeda.

    http://www.elespectador.com/noticias/elmundo/apartes-de-carta-escrita-autor-de-masacre-japon-anuncia-articulo-645657

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, parece uno de mis personajes. Gracias...
      Saludos, MM.

      Eliminar