15 oct. 2016

COMUNICADO PÚBLICO




Cuando era columnista del periódico El Tiempo sufrí la primera hackeada a mi correo electrónico. Lo primero que hice fue cambiarlo por otro en el mismo servidor: Hotmail. Al poco tiempo algunos escritores aparecimos dizque nombrados en correos electrónicos de Raúl Reyes. Me pareció muy extraño que las FARC se cartearan entre ellos comentando nuestros libros, aunque sabía que había aparecido un ejemplar de Satanás con mi autógrafo dedicado a Alfonso Cano, líder por aquel entonces de ese movimiento. Obviamente, debí firmarlo en la Feria del Libro de Bogotá en alguna convocatoria pública, y cuando alguien me dictó ese nombre yo pensé que se trataba de cualquier señor Cano y no de uno de los comandantes de esa organización.
La segunda vez fue cuando abrí mis cuentas de Twitter y de Facebook. Me moví cómodamente en esas redes durante algún tiempo. Los 140 caracteres de Twitter me gustaron desde el principio. Había algo de condensación poética en esa brevedad. Y volvieron a tener acceso a esas cuentas y tuve que cerrarlas por temor a que se hicieran pasar por mí (tengo lectores menores de edad) diciendo quién sabe qué bestialidades.
Volví a cambiar de correo electrónico y esta vez me pasé a una cuenta de Gmail porque me indicaron que este servidor era mucho más seguro. Y acaban de volver a hackearme y de tener acceso a todos mis correos y mis chats de Google+. Cambié la contraseña, pero dudo que esto los detenga. Se trata de minar un derecho fundamental: el derecho a la privacidad.
Hace poco circuló por las redes un fragmento de una entrevista en la que aparezco hablando sobre el proceso de paz y terminó convirtiéndose en un video viral. Fueron los días anteriores al plebiscito. Luego publiqué una columna en mi blog expresando mis opiniones después de haber perdido en las urnas. Y aunque siempre me he declarado un demócrata convencido y jamás he pertenecido a organizaciones por fuera de la ley, parece que hay algo en mi obra y mis ideas que pone nerviosos a ciertos círculos del poder en este país.
Por eso advierto públicamente de estos ataques. Necesito que los lectores estén advertidos de esa vigilancia enfermiza e ilegal. Si alguna vez reciben un mensaje desobligante o fuera de lugar que lleve mi nombre, ese no soy yo. Y quiero que sepan también que cada vez que me escriben, sea por el conducto que sea, sus mensajes están siendo vigilados y pueden llegar a ser tergiversados.
Lamento mucho esta situación, pero parece que ese viejo país que queremos dejar atrás no desaparecerá tan fácilmente.


Mario Mendoza

40 comentarios:

  1. Buen día Mario Mendoza.
    Lo bueno que tienes tu es que no tapas nada y simplemente eres claro como el agua, la privacidad ya no es propiedad del individuo es colectiva como el karma que llevamos solo por ser colombianos. Tus lectores sabremos reconocer tus letras. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a esa entrevista, llegaste a mis sentidos, el video dura 7:21, y tengo que decirlo que lo multiplique a todos mis contactos de mi celular, algunos reaccionaron.
    Gracias por tu consejo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a esa entrevista, llegaste a mis sentidos, el video dura 7:21, y tengo que decirlo que lo multiplique a todos mis contactos de mi celular, algunos reaccionaron.
    Gracias por tu consejo.

    ResponderEliminar
  4. Les agradezco la solidaridad. Lo importante es saber que la desinformación y la tergiversación son formas de guerra en la actual situación, estrategias para ensuciar y disminuir a los otros.
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Gracias por la advertencia, acabo de publicarla para que todos estén enterados.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Ya que hablamos de magias negras, me gustaría leer su tesis, señor Mario. Vi algo sobre Verónica Franco. Parece que seguimos en la Inquisicion, la brutal forma humana de defenderse contra el placer, los sentidos y las ideas. Me refiero a las cortesanas, brujas y su llamado de alerta, por supuesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la edición de Aura, de Carlos Fuentes, publicada por editorial Norma, el prólogo es mío. Ahí están las ideas principales al respecto. Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Gracias, lo haré. Sin embargo quiero leerla toda. No será para cacería de brujas, será para completar mi investigación. ¿Está en los archivos de la universidad donde se graduó? Iré. ¿Sería tan amable de recordarme cuál es esa universidad? Si mal no estoy es la Javeriana, pero no lo tengo claro. Agradezco su ayuda.

      Eliminar
    3. En el departamento de literatura de la Javeriana, sí. Debe haber una copia... Saludos, MM...

      Eliminar
  8. Maestro, parece ser justo el tipo de vigilancia que tenía el escritor que aparece en el capítulo final de Scorpio City, que quiere relatar la muerte de Leonardo Sinisterra y es acosado día y noche en su apartamento, por un sospechoso auto parqueado en frente. Ánimo, estamos con usted. Saludos Maestro.

    ResponderEliminar
  9. Sí, es cierto, han pasado veinte años desde entonces y nada ha cambiado mayor cosa. Increíble. Qué desalentador...
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Espero algún día esto cambie Mario Mendoza, pero esto me ayuda a confirmar cada día mas que para ti "escribir es resistir", Animo sigue resistiendo que yo seguiré leyendo.

    Con afecto Dagoberto Davila

    ResponderEliminar
  12. Espero algún día esto cambie Mario Mendoza, pero esto me ayuda a confirmar cada día mas que para ti "escribir es resistir", Animo sigue resistiendo que yo seguiré leyendo.

    Con afecto Dagoberto Davila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás es eso lo que los pone tan nerviosos, sí, que seguimos leyendo y escribiendo... Saludos, MM.

      Eliminar
  13. Sobre esta cacería de brujas a la que le someten, Mario, hay algo inconfundible: su manera de escribir. No es por halagarlo. Simplemente quienes lo leemos, sabremos si cualquier texto es suyo. O es de un impostor. Claro, su aviso nos pone más alertas, gracias. De hecho, todos debemos estar más alertas en estos tiempos. Nos tienen agarrados por los pelos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay que estar alerta porque parece que la guerra sucia es el futuro. Qué tristeza que sigamos atacándonos y haciéndonos daño los unos a los otros, en lugar de construir juntos hacia adelante.
      Gracias por tus palabras.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  14. Saludos Mario,
    Soy un fiel seguidor de sus libros, y disfruto leer sus obras ya que me llevan a escapar de mi mismo.
    Mi campo de acción es la ingeniería y precisamente trabajo con seguridad informática, al ver lo que le ha pasado, me gustaría ayudarlo desinteresadamente (sin costo) a mejorar su privacidad y a evitar que este tipo de incidentes le vuelvan a ocurrir. Esto lo hago en forma de agradecimiento a todas las horas de lectura que me ha brindado y a los beneficios que he obtenido de sus lecturas para mi vida.

    ResponderEliminar
  15. Saludos Mario,
    Soy un fiel seguidor de sus libros, y disfruto leer sus obras ya que me llevan a escapar de mi mismo.
    Mi campo de acción es la ingeniería y precisamente trabajo con seguridad informática, al ver lo que le ha pasado, me gustaría ayudarlo desinteresadamente (sin costo) a mejorar su privacidad y a evitar que este tipo de incidentes le vuelvan a ocurrir. Esto lo hago en forma de agradecimiento a todas las horas de lectura que me ha brindado y a los beneficios que he obtenido de sus lecturas para mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo, Juan Esteban, muchas gracias. Si me manda un correo de contacto le escribo en estos días. La verdad es que me vendría muy bien... Saludos, MM...

      Eliminar
    2. Mario,
      Me puedes contactar a través del siguiente buzón de correo jevalenciap@gmail.com.

      Quedó atento a la recepción de tu email.

      Saludos

      Eliminar
    3. Mario,
      Me puedes contactar a través del siguiente buzón de correo jevalenciap@gmail.com.

      Quedó atento a la recepción de tu email.

      Saludos

      Eliminar
    4. Gracias, pero tuve ya que cerrar mi Google+. Ni modo. Fue lo mejor para evitar posibles suplantaciones después. Ya aprendí que la red no es segura nunca.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    5. Gracias, pero tuve ya que cerrar mi Google+. Ni modo. Fue lo mejor para evitar posibles suplantaciones después. Ya aprendí que la red no es segura nunca.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  16. Mario. Soy profesor y sus libros me han permitido enseñar más que muchos de los autores clásicos que tratan de "explicar la realidad". Tienen miedo de lo que ud escribe. No pare por favor.
    Leonardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, "los tortugones amoratados", como los llamaba Cortázar, nacieron para vigilar, reprimir y perseguir a los otros. La palabra libertad los atemoriza y les fastidia... Saludos, MM...

      Eliminar
  17. Estamos contigo Mario, en las buenas y en las malas!!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuve que cerrar el Google+ pero aún nos queda este espacio... Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Tuve que cerrar el Google+ pero aún nos queda este espacio... Saludos, MM.

      Eliminar
  18. Oración a los Hackers ( a los buenos)
    Oh excelentisimos hackers, que guardan los secretos y habitan en las tinieblas, apiedensen de las cuentas de nuestro escritor acosado, protegedlo y guardarlo del estamento,dadle claves y seguridad, vosotros que podéis, cuidadlo de los ciberataques, vosotros que leis y guardais todo. Por favor ayudadlo. Amén

    ResponderEliminar
  19. Oración a los Hackers ( a los buenos)
    Oh excelentisimos hackers, que guardan los secretos y habitan en las tinieblas, apiedensen de las cuentas de nuestro escritor acosado, protegedlo y guardarlo del estamento,dadle claves y seguridad, vosotros que podéis, cuidadlo de los ciberataques, vosotros que leis y guardais todo. Por favor ayudadlo. Amén

    ResponderEliminar
  20. Hola Mario, al fin me resolví a buscarlo en las redes sociales, y este mensaje da cuenta de que mi búsqueda no fue en vano. Admito que no he leído sus obras, pero llegue a su nombre por la película Satanás y por la entrevista de la UD STEREO (en agosto) y tanto la película como la entrevista las vi en la misma semana. Ahora bien, después de “conocerlo virtualmente”, he visto la mayoría de sus entrevistas y conferencias que están en Internet, y me encuentro gratamente sorprendida, admiro su crítica social, la capacidad de reflexión que inspira en quien lo escucha, y sin dejar a un lado su habilidad para exponer temas psiquiátricos, usted es uno de eso personajes que da gusto escuchar y seguir. Es curioso que un escritor se muestre tal y como es, sin barreras y sin apariencias banales que uno encuentra por ahí.

    Hay tanto que quisiera decirle, espero conocerlo algún día en persona.

    Milena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno de los grandes peligros de cualquier profesión pública (la política, el deporte, la farándula) es ir cayendo en la trampa del ego. Incluso cuando se cree que ya está controlado, estalla por donde menos se creía. Por eso hay que estar tan atento.
      En la próxima feria del libro estaré lanzando libro y sería una buena oportunidad para saludarte.
      MM.

      Eliminar
    2. Mientras llega el día...
      "Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos." Mahatma Gandhi.
      Gracias Mario

      Eliminar