17 oct. 2016

La derrota



(Foto: eltiempo.com)


Hay algo incontestable en las reglas de la democracia y es que si uno se somete a ellas no es solo para ganar, sino que debe contemplar la posibilidad de perder. En tal caso debe inclinar la cabeza y acatar la derrota con dignidad y caballerosidad. Cuando un candidato pierde unas elecciones se espera algo de él: que salga públicamente y felicite a su ganador. Eso lo honra y lo engrandece. Por una razón: porque honra y engrandece la democracia.
Así que, si el SÍ hubiera ganado en este plebiscito 2016, hubiéramos esperado del bando contrario sus saludos de respeto. Pero resulta que perdimos. Hoy en día podemos salir a las plazas y manifestarnos, podemos escribir artículos y columnas de prensa, dar entrevistas y descalificar al bando contrario, pero lo único cierto es que en las urnas perdimos. Punto. Si hubiéramos ganado, al día siguiente nos hubiéramos tenido que levantar a hacernos responsables de ese voto, es decir, a vigilar el proceso, a trabajar porque se cumpliera a cabalidad cada uno de sus puntos, a hacer pedagogía por la construcción de un nuevo país.
Pero resulta que perdimos y eso significa que debemos reconocer la victoria de los que votaron por el NO. Estamos en la obligación de saludarlos respetuosamente y felicitarlos. Aunque nos parezca que hubo campaña sucia, desinformación y mucha tergiversación. Aún así, esos colombianos estaban en todo su derecho de votar por el NO y nos vencieron democráticamente, sin disparar una sola bala, levantándose a votar con disciplina (lo que nosotros no hicimos).
Nos quedan lecciones inolvidables: el voto del Vaupés y del Putumayo por el SÍ de manera contundente y categórica. El voto chocoano en un 79.76% por el SÍ, uno de los departamentos más olvidados del país, sin inversión en educación, sin gran infraestructura universitaria, sin grandes fundaciones que hayan hecho una pedagogía sobre los acuerdos. La increíble votación de Antioquia por el NO, un departamento que ha tenido la ventaja de tener a Sergio Fajardo como alcalde de Medellín y gobernador del departamento invirtiendo en educación y cultura buena parte del presupuesto de esa región del país.
Cuando uno intenta explicar qué fue lo que pasó a nivel internacional es muy difícil que afuera la gente entienda por qué tanta gente votó por el NO en un país masacrado por una guerra tan cruenta y sucia. Como también es incomprensible que un 60% de los votantes se hayan quedado en sus casas viendo televisión, como si nada, como si este país no fuera de ellos. Parece mentira que estén más preocupados por Colombia en Noruega que aquí mismo, en nuestro propio país. Si sumamos ese 60% al 20% del NO, resulta que los que votamos por el SÍ somos solo el 20%. Dos de cada diez colombianos acreditados para votar le dimos el SÍ al proceso de paz. Eso somos, una minoría muy escasa. De ahí la sensación de tantos jóvenes en este país de estar ahogados, sin aire, con ganas de partir y estudiar por fuera, de no querer crecer en medio de este horror como sus padres y sus abuelos.
Y ahora estamos en una encrucijada y parecería que nosotros, los del SÍ, somos los más preocupados, los que salimos a marchar, los que nos manifestamos a toda hora, los que escribimos o hacemos obras de arte para expresar nuestra incertidumbre por un país que no se merece más baños de sangre. Y no creo que sea lo correcto. Por una razón: porque ganaron los del NO. Son ellos, que han dicho en mil oportunidades que también desean la paz, los que deberían estar tomándose las plazas públicas y vigilando a sus líderes para que se sienten en La Habana y consigan modificar los acuerdos. Esos votantes deberían estar exigiéndoles a sus dirigentes para que, en lugar de torpedear y pedir rendiciones imposibles, sepan cómo negociar y pactar. La gente que ganó debería estar muy preocupada por una razón: porque son responsables ante la historia por esa votación, porque los hijos de los hijos de sus hijos los juzgarán por ello.

Confiemos entonces en que se van a hacer responsables de ese triunfo con nobleza y que van a luchar por alcanzar la paz. No esperamos menos de ellos. Y si nos llegan a necesitar, o nos convocan, será todo un gusto luchar a su lado y lograr, por fin, construir ese bloque sólido que se llama sociedad civil, ese bloque que siempre nos lo han minado y destruido a punta de estratagemas de mal gusto, mentiras y mucha intimidación.

41 comentarios:

  1. Gracias Mario, como siempre dándonos a conocer una cara mas de la sociedad, de los procesos y de muchas cosas mas. te lo agradezco mucho.

    y definitiva mente pienso que aunque hallamos perdido, por que de una forma u otra yo estaba con el SI, fue muy bueno dar a conocer esa democracia en la cual vivimos. y espero que de ahora en adelante decidamos así sin balas ni riñas.

    "Cuando leo aprendo" Gracias Mario Mendoza. Saludos, Dagoberto Davila.

    ResponderEliminar
  2. Y sabes que creo, que esas ciudades con bajos recursos económicos para educación, infraestructura y demás, que han sido olvidadas de alguna forma por el estado, están aclamando un cambio rápido y sustancioso.

    Esperemos se de pronto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, no hemos sabido apreciar el valor del dolor y la exclusión... Saludos, MM...

      Eliminar
  3. Y sabes que creo, que esas ciudades con bajos recursos económicos para educación, infraestructura y demás, que han sido olvidadas de alguna forma por el estado, están aclamando un cambio rápido y sustancioso.

    Esperemos se de pronto...

    ResponderEliminar
  4. Sí, pero pienso que No se debe estimular la tiranía de la democracia porque:
    El Si, fue un cuarenta y tanto por ciento de los que decidimos votar. Bastantes. No se puede desconocer esta opinión, a pesar del resultado.
    En una democracia, los derrotados tienen la posibilidad y la necesidad de vigilar para no ser atropellados. Gana una posición pero no se renuncia a ningún derecho.
    Los del No, bastantes también, no tienen una única posición, quiero decir que, no todos decían No por las mismas razones. Y claro, algunos de ellos tomaron las banderas y se proclamaron voceros de todos. Y los del Si, sabemos que no son de fiar (sospecho que los del No también lo saben). ¿por qué facilitarles las cosas?
    Sí, los del No tienen una gran responsabilidad política, por supuesto. Los del Sí, también la tenemos (además, sospecho, que los últimos sí tenían convicción política sin sesgos moralistas).
    El tiempo es muy importante. Mas de diez lustros de guerra, cuatro años de negociación, ¿cuanto para firmar un acuerdo? Recuerde que los del Sí son los que saben la importancia de no dilatar.

    Maestro, a sumercé y a los que toman una posición y luchan por ella los admiro. Yo, a veces ni quiero opinar. Me falta acción, mucha.

    Un abrazo, Sí.

    ResponderEliminar
  5. (no me gusta la democracia, yo pierdo mucho -Fingiré que voto por Trump- Dios nos guarde, ya nada me sorprendería. Pero lo que menos me gusta es esa absurda tiranía de ignorar totalmente las ideas "perdedoras")

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leer, pensar, enseñar, opinar son acciones. Hace rato estás en pie de lucha, Azu... Saludos, MM...

      Eliminar
  6. Este ejercicio democrático, que presentó (al menos formalmente) una única dicotomía como opción para enfrentar este embrollo que resultó siendo la oportunidad de lograr un cese (formal al menos) del conflicto interno, reduciéndolo a lo sumo a una persecución de bandas de criminales; este ejercicio mostró en efecto lo que está mal con todos nosotros. Los más liberales y considerados en campaña por el "sí" luego sacaron los dientes y las garras ante su indignación, y se les salió del fondo del alma aquellas personalidades guerreristas que podían establecer un perdón, si se quiere, al bando combatiente, al criminal que negocia, y no a su compatriota que tiene una opinión y convicción diferente (los del "no"). No son todos los casos, ni pasó en todos los estamentos, pues el fanatismo electoral no distingue credo, nivel de educación o económico.

    En fin, mi enredo de comentario va a que la tolerancia, el anhelo de paz tampoco debe ser excusa para la censura, ni para evitar la confrontación de ideas. He visto que airadamente algunos del sí se han indignado (razón de ser de las redes sociales al parecer), pero en términos generales la actitud ha sido de confrontación de ideas, de disensos y búsquedas de esclarecer los diálogos que desde la esfera política llevaron al colectivo a tomar esa decisión.

    Lo democrático no se trata solo de vencer o ser vencido, de hecho la paz institucional, es aquella que tiene en cuenta el ser y el deber ser, puesto que las personas han de tener cierto grado de auto regulación, no se trata solo de acatar, si no de respetar, de tolerar incluso. Hacer lo que se debe, y desarrollarse sin atropellar tanto al otro que se le perturbe sin ninguna razón, que se le cause daño, y cuestionar a otros, exigir del gobierno o de los políticos, no es dañino, por el contrario es beneficioso y debería ser tomado como una obligación, tanto como ir a usar las herramientas democráticas.

    Pero aquí nos han enseñado a que alguien más se ha de ocupar, y es de alguien más la culpa. El otro existe solo para correr con culpas y responsabilidades que no se quieren, y aquello como la institución, el Gobierno, es una cosa ajena.

    Así, nos enseñan a obedecer, a callar, a trabajar, en apariencia y cuando el que controla está mirando. Y en el fondo lo único que habita es rabia, y desidia.

    La rabia puede canalizarse expresándose, en lo posible con todo el respeto del caso.

    Mario, disentir también es resistir.

    (Espero que se entienda algo de este comentario)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, la alteridad es la base sobre la cual se sostiene una democracia. Si no tengo respeto por el otro es difícil construir igualdad y tolerancia. Que el otro sea diferente o de opiniones distintas no me autoriza a descalificarlo.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Buenas Tardes Mario

    Leyendo el discurso de Frank Pearl que dirigió en la Universidad de los Andes hace unos días, me puedo quedar con algunas de las palabras que invitan a la reflexión entre otras estas:

    “Necesitamos menos competencia salvaje y más solidaridad, compasión, tolerancia, compasión y cooperación entre todos nosotros”

    Creo que ya superado el tema de que ganó el NO, la arrogancia por parte de los promotores de esta iniciativa debe quedar categóricamente fuera de la mesa, ya no para negociar sino para conciliar y los que estamos en el frente del SI debemos trabajar en pro de lo que ya se ha avanzado para llegar a un acuerdo definitivo y no dar más prórroga innecesaria.

    Natalia

    ResponderEliminar
  8. Estimado Mario, no encontré una forma más intima de enviarle el siguiente enlace. Un tributo al cine y a esos seres que hacen parte de sus historias: Gracias de antemano si puede verlo. Es corto.

    https://www.youtube.com/watch?v=BMr8nfC4Qoc

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este es otro enlace de un corto documental que decidimos llamar AK Cuarenta y Quinto. Cuando el arte se distancia de la guerra.

    https://www.youtube.com/watch?v=e9wxYGt-iN0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "En lugar de disparar proyectiles disparar canciones de amor". Qué bien dicho.
      Acabo de subir el tributo a Hitchcock a mi Google+... Saludos, MM...

      Eliminar
  11. Como siempre, sobra la coherencia en tus palabras..quisiera no creer q volvimos a ser la Patria Boba.
    Y al igual que tu estoy esperando (aún)los grandes cambios que supuestamente serían propuestos por quienes lideraron la campaña del NO. Aunque ya emitieron su comunicado, sigo esperando argumentos de peso... no los encuentro... incluso te agregaría en tus categorías a quienes siendo simpatizantes del SI, no votaron porque ya sabían que la "maquinaria política" daría como ganador absoluto al SI. La verdad ha sido muy dura..yo solo observo y me limito a esperar que nuestros amigos del NO se pronuncien de una manera contundente y vehemente... pero no veo mucho movimiento, solo los mismos protagonistas queriendo aprovechar este momento histórico para trabajar en sus propios intereses. Nos hemos unido al Brexit Británico y espero que Estados Unidos no se nos una con Trump. Solo me queda meditar y pedir ayuda al Universo para que en medio de este caos e incertidumbre las cosas se resuelvan a favor de una Colombia Mejor! Gracias Mario !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el tiempo apremia y corre en contra. Dilatar es la mejor forma de torpedear y de regresar al desastre. Y no aparecen los gestos de grandeza por ninguna parte.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  12. Como siempre, sobra la coherencia en tus palabras..quisiera no creer q volvimos a ser la Patria Boba.
    Y al igual que tu estoy esperando (aún)los grandes cambios que supuestamente serían propuestos por quienes lideraron la campaña del NO. Aunque ya emitieron su comunicado, sigo esperando argumentos de peso... no los encuentro... incluso te agregaría en tus categorías a quienes siendo simpatizantes del SI, no votaron porque ya sabían que la "maquinaria política" daría como ganador absoluto al SI. La verdad ha sido muy dura..yo solo observo y me limito a esperar que nuestros amigos del NO se pronuncien de una manera contundente y vehemente... pero no veo mucho movimiento, solo los mismos protagonistas queriendo aprovechar este momento histórico para trabajar en sus propios intereses. Nos hemos unido al Brexit Británico y espero que Estados Unidos no se nos una con Trump. Solo me queda meditar y pedir ayuda al Universo para que en medio de este caos e incertidumbre las cosas se resuelvan a favor de una Colombia Mejor! Gracias Mario !!!

    ResponderEliminar
  13. Claro, lo más doloroso de esta derrota es la manera en que los promotores del no ganaron,aprovechándose de la ignorancia de la mayoría del pueblo colombiano,lo que tenemos que hacer es alfabetizar e instruir a la gente para que de esta manera estos tengan más criterio al tomar decisiones tan importantes para el país.
    Saludos,Juan S Forero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parecería que aún educando hay indolencia y muchos odios instalados en lo profundo... Saludos, MM...

      Eliminar
  14. Ganó el espíritu de la nación: Emocional, irracional y concentrado siempre en el presente. Nuestros eventos históricos siempre han sido resultado de una catarsis colectiva. Bien sabían los republicanos, que al provocar la ira en un lugar público, con un florero, los ciudadanos aniquilarían sin perdón a gran parte de la población ibérica. El Bogotazo hizo que emergieran las tensiones ideológicas y sociales que vivíamos; y ya ves, destruyó una ciudad entera. El plebiscito es el abrebocas para algo más violento y poderoso, es el preludio a divisiones irreconciliables entre los dos países en los que vivimos... Ya veremos si se trata de una nueva guerra civil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena parte de nuestra oligarquía dominante se ha dedicado desde siempre a torpedear la construcción de la sociedad civil. Inocular odio da dividendos a nivel político... Saludos, MM...

      Eliminar
  15. Qué pasaría si hubiéramos dejado la guerra? Pues que así podríamos controlar a los políticos, la contratación; la justicia no sería para los de ruana; tocaría poner universidades y hospitales, etc. Mejor dicho se nos acaban las excusas. Y estamos tan acostumbrados a la cultura de la corrupción, en donde si hay guerra nadie nos pide resultados, porque "otros" tienen la culpa, que es muy difícil que la dejemos así como así...por la paz. Estamos enfermos. Además, siendo realista - tal vez me equivoque- el proceso de paz se acabó y punto. Uribe armó a los paras y se va a dar el lujo de rearmar a las Farc. Y nosotros mamando. Admiro su espacio, pero no me gustaría que tuviera que seguir siendo de resistencia, sino que tuviera la oportunidad de vivir bajo otras coordenadas. Lo admiro mucho.

    ResponderEliminar
  16. Buenas noches Profesor Mario, la presente es, en primer lugar para felicitarlo por su gran labor en el campo de la literaturay en segundo lugar es debido a que me encuentro colaborando en las labores de investigación acerca de las literaturas que surgieron a partir de la Toma del Palacio de Justicia; entre ella está su libro Apocalipsis y realmente nos encontramos muy interesados en realizarle una entrevista. Le agradeceríamos muchísimo su colaboración en esta investigación. Mil Gracias.

    ResponderEliminar
  17. Buenas noches Mario, yo vivo en el exterior, vote por el SI y obviamente mi corazón quedó roto con la derrota. Toda mi vida he soñado con una Colombia en paz, a la que algún día pueda volver a terminar mis días. Tenemos que orar para que el Todopoderoso o como lo quieran llamar nos de sabiduría para tomar las mejores decisiones en este largo comienzo otra vez.
    Lo admiro mucho y me hubiera encantado haberlo tenido como uno de mis profesores, estoy segura que usted es una persona de la que se aprende a cada minuto.
    Que Dios lo bendiga y muchas gracias.
    Mary Montano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantaba dar clase, sí. Pero tuve que elegir entre la vida académica y la escritura.
      Saludos, Mary, MM.

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Mario, hace poco abri un blog y me gustaria que miraras la primera entrada y me dejes alli tu opinion,seria un gran honor para mi,te dejo el link ;http://poetajuanforero.blogspot.com.co/
    Saludos,Juan S Forero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo, Ades es un jugo de soja... Saludos, MM...

      Eliminar
    2. Ojo, Ades es un jugo de soja... Saludos, MM...

      Eliminar
    3. Muchas gracias,me gustaria saber que te parece?
      Saludos,Juan Forero

      Eliminar
    4. El nadaismo como punto de referencia es una buena idea... Saludos, MM...

      Eliminar
    5. El nadaismo como punto de referencia es una buena idea... Saludos, MM...

      Eliminar
  20. Buenas noches Mario, no sé si es posible que la próxima vez que viaje a Colombia tenga oportunidad de hablar con usted? Me encantaría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente viajo demasiado y no tengo mucho tiempo, pero de pronto tengo algún evento público y ahí podemos conversar, claro que sí... Saludos, MM...

      Eliminar
    2. Últimamente viajo demasiado y no tengo mucho tiempo, pero de pronto tengo algún evento público y ahí podemos conversar, claro que sí... Saludos, MM...

      Eliminar
  21. Es admirable su compromiso y respeto por la democracia, pero me pregunto si realmente es posible hablar de democracia cuando la voluntad de los electores es manipulada para responder a los intereses particulares de unos pocos; y cuando ésta es manoseada por el gobierno para mostrar una supuesta obediencia a la voluntad popular en busca del mejoramiento de su propia imagen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta. Estas democracias parecen todas contaminadas por intereses ocultos... Saludos, MM...

      Eliminar
  22. Buenas tardes señor Mario, me preguntaba si hay alguna posibilidad de realizarle una entrevista acerca de su obra Apocalipsis, gracias de antemano por la ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en plena gira y es difícil ahora...
      Saludos, MM...

      Eliminar