30 ene. 2017

INVOCACIONES







Desde la época de Paranormal Colombia guardé contacto con Armando Martí, el hombre que había logrado dar con el lugar del siniestro del ex ministro Juan Luis Londoño de la Cuesta por medio de una extraña sesión de hipnosis. Fuimos a comer un par de veces y siempre que me contaba alguno de sus casos yo no podía evitar esa sensación de estar metido en una realidad maleable, como si el mundo se pudiera alargar o acortar según el punto de vista de quien lo observa.
Entre esos casos me llamó mucho la atención el de uno de los testigos del famoso carrusel de la contratación en Bogotá, expresión que hace alusión a una serie de funcionarios y políticos corruptos que se robaron buena parte de los dineros públicos destinados para obras de ingeniería en la ciudad. Este individuo estaba callado, intentando pasar de agache en la investigación, cuando de pronto, en una sesión con Martí en la que buscaba comunicarse con su padre recientemente fallecido, el espíritu de su progenitor se dirigió a él para decirle que se entregara, que confesara toda la verdad y que, además, llevara a su hijo (es decir, el nieto del difunto) a todas las audiencias para que aprendiera a ser correcto y transparente. Este testigo acató los consejos del espíritu, se entregó y gracias a sus confesiones empezaron a detener a varios de los implicados. Me parecía increíble que así hubiera sucedido, pero sí, en efecto, me tropecé artículos en los cuales se confirmaba lo que Martí me había dicho. De hecho, había fotografías del joven en primera fila escuchando todos los cargos y los descargos durante las largas sesiones.
Hablamos también de un caso muy sonado en Estados Unidos en el que una mujer y su hija habían desaparecido sin dejar rastros. La investigación apuntaba a la pareja de la mujer, pero el problema era que los cadáveres no aparecían por ninguna parte y por lo tanto no se podía hablar de crímenes si no se encontraban los cuerpos. Consultaron a Martí pero unas semanas después le pregunté en qué iba la investigación y me dijo que no había nada qué hacer, que jamás encontrarían los cadáveres. Y entonces, de manera muy confidencial, me dijo que él había vislumbrado una escena aterradora: unos pantanos al sur de Florida, unas bolsas con los cuerpos mutilados, un individuo arrojando los pedazos de carne humana a los manglares y unos caimanes devorándose con avidez semejante manjar. Un trabajo perfecto que no dejaba huellas de ninguna clase. Imposible acusar al principal sospechoso y detenerlo. El tipo iba a quedar libre, como si nada.
Unas semanas después de estas conversaciones desapareció el hijo de un militar en un accidente aéreo. Estaba recibiendo clases de pilotaje. Encontraron el cadáver del instructor y la avioneta, pero el joven no aparecía por ninguna parte. Una hipótesis aventurada decía que quizás el muchacho, joven y atlético, había alcanzado a lanzarse unos minutos antes de que el aparato se estrellara.
Algunos testigos que buscaban una recompensa afirmaron verlo en una flota, otros decían que estaba en una tienda bebiendo cerveza y llegaron incluso a decir que iba acompañado de una joven muy hermosa. Nada se pudo comprobar. Hasta que Martí ayudó en la búsqueda y propuso una comunicación por medio de una prima que había sido muy cercana a él. Del mismo modo en que había conducido a la esposa del ex ministro a encontrar el lugar del siniestro y que había logrado que la madre de Ingrid Betancourt pudiera ver a su hija y transmitirle una fuerza que ella necesitaba justo en ese momento para no morir, de igual modo transportó la percepción de la prima del joven para que diera con él. Lo vislumbró ya muerto, a la orilla de un río, escondido entre los matorrales. El agua había arrastrado el cadáver hasta ese lugar y era difícil dar con él. En efecto, días después apareció el muchacho en la zona anunciada y la familia pudo por fin hacer un servicio fúnebre y despedirse en regla de él.
También leí por esas semanas un artículo en el que hablaba de un joven grafitero que había aparecido asesinado y cuyas sospechas se centraban en la fuerza pública. Martí ayudó a una periodista a conectarse con la escena a través del programa Trascendenz Q y este arrojó lo que ya muchos intuían: que la policía lo había asesinado sin que hubiera testigos del hecho.
Por aquel entonces, una amiga mía venía siendo visitada por una presencia que ella presentía cuando los bombillos de su casa estallaban o cuando en sueños veía escenas que parecían mensajes enviados desde el más allá. Ella le atribuía esa compañía protectora a su padre, que había fallecido en extrañas circunstancias: lo habían encontrado ahorcado en la terraza de la casa, junto a los tanques del agua. Una escena dramática y muy dolorosa que la había marcado de allí en adelante. Por consiguiente, ella creía que su padre no había podido seguir su tránsito hacia el otro lado tranquilo y en paz, sino que ciertas culpas y remordimientos lo tenían atenazado en esta realidad.
Además, como si fuera poco, cabía la hipótesis de que lo hubieran asesinado o que alguien, quizás alguno de sus socios o de sus deudores, lo hubiera presionado hasta obligarlo a tomar esa decisión tan radical. Por eso mi amiga creía que tenía que esclarecer la situación no solo para ayudarlo a él a desprenderse de esos apegos en este mundo, sino también para liberarse ella y poder cerrar el duelo y continuar con su vida. Yo la escuchaba con atención y sin opinar nada al respecto. Siempre he sido muy respetuoso de las creencias de los otros.
Alguna tarde le sugerí que quizás Martí podía ayudarla, y, en efecto, ella se entusiasmó sobremanera. Hice el contacto y lo único que les pedí a ambos fue que por favor me dejaran estar presente durante la sesión para poder tomar notas y escribir un breve texto. Ambos aceptaron gustosos.
Nos reunimos a las cuatro de la tarde en el barrio El Polo, en el consultorio de Martí que yo conocía ya en dos ocasiones durante la escritura de Paranormal Colombia. Nos tomamos un agua aromática y contemplamos unos minutos las enredaderas que caían en un jardín interior que brindaba una plácida sensación a los visitantes. Mi amiga estaba algo tensa y nerviosa. Me parecía apenas natural.
A los pocos minutos llegó Armando acompañado de su novia Catherine, conversamos unos minutos y él le explicó a mi amiga que no se iba a tratar de una sesión espiritista, ni tampoco de una hipnosis para lograr una comunicación cuántica o no convencional. No, se iba a invocar la presencia de su padre por medio del programa Trascendenz Q, en un apartado de este sistema llamado Predictor. La sola explicación me pareció a mí una mezcla fascinante de teoría de cuerdas con relatos góticos del siglo XIX. Como si hubieran transportado a Lovecraft al colisionador de hadrones en Suiza, algo así. Imposible no pensar en ese famoso programa de los años sesenta y setenta llamado La Dimensión Desconocida.
Como mi amiga no tenía objetos personales muy cercanos a su padre (una camisa, una bufanda, algo que lo acompañara permanentemente), entonces Martí tomó una decisión drástica que funcionaba muy bien para casos así: extraer sangre de la persona que va a intentar la comunicación.
- El cincuenta por ciento de tu sangre tiene la impronta inconfundible de tu padre –le explicó él en un tono pedagógico.
Llamó a una bacterióloga que estaba autorizada para realizar una acción semejante, una mujer muy amable que trabajaba en una clínica cercana y que llegó con su bata blanca y con un dispositivo donde llevaba sus jeringas, sus cauchos y sus tubos de ensayo. Extrajo una dosis mínima de sangre de mi amiga en pocos segundos y dejó una muestra metida entre dos plaquetas. Luego se retiró a continuar con su trabajo.
También llegó una mujer de mediana edad que se hizo aparte en una habitación separada para prepararse. Luego me enteraría de que ella sería la encargada de blindar el portal que se iba a abrir para entrar en contacto con el otro mundo.
- Hay que tener cuidado porque pueden ingresar presencias indeseables –explicó Martí siempre en su tono profesoral.
Mi amiga fue conectada al Programa Trascendenz Q y se le puso una diadema en la cabeza. El asiento quedó en una posición aerodinámica, como lista para un viaje cósmico, y luego se abrió una ventana del programa para ingresar a Predictor. Se le dijo que se relajara, que respirara profundamente, que se dejara ir. Una fotografía de ella estaba al lado izquierdo de la pantalla y una de su padre al lado derecho. Abajo, protegida por una escultura metálica del arcángel Metatrón, sobre una repisa que emanaba una luz azulada, estaba la muestra de sangre.
Varias sicofonías captadas por una antena empezaron a aparecer en el programa. Daba la impresión de sonidos guturales que parecían provenir de una caverna subterránea. Revisando las grabaciones que hice de la sesión creo reconocer después una frase que parece decir algo como: “Yo quiero agua”.
Entonces Martí afirmó:
- Logramos la comunicación. Ingresamos.
No sé si se trató de una sugestión colectiva, pero empecé a sentir un frío helado en la habitación, como si alguien hubiera bajado un termostato y nos estuviéramos congelando en medio de un invierno glacial. En un par de fotografías que luego me envió Armando aparezco con una chaqueta de plumas cerrada casi hasta el cuello. Afuera eran las seis de la tarde de un día cualquiera, pero en esa habitación estábamos en Alaska o en la Antártida. Noté que la enigmática mujer que estaba sentada en un pequeño sillón de madera estaba en profunda concentración y que, por momentos, anotaba en un papel de cuaderno y dibujaba. Martí aseguró a los pocos segundos:
- Tu padre ya está aquí. Puedes hablarle.
Los primeros intentos de mi amiga fueron un poco fríos y distantes, tal vez debido al hecho de que había demasiados testigos de ese encuentro presentes. Martí le aconsejó enseguida:
- Háblale desde el corazón. Olvídate de que nosotros estamos aquí contigo.
Y esa sugerencia fue como si se abriera un dique dentro de ella y empezó a decirle cuánto lo quería y cuánta falta le hacía. Fueron unos momentos muy sentidos, muy emotivos. Y entonces ella preguntó cuál había sido el motivo de su suicidio. Sin que nadie escribiera a través del teclado, el programa respondió como si fuera la voz del fallecido en letras rojas:
- Fui un adicto.
Fue como si lanzaran una bomba en la habitación. Todos sentíamos que mi amiga se estaba enfrentando a algo muy difícil y doloroso: descubrir el lado oscuro de su padre, vislumbrar su zona de sombra. Martí le preguntó si eso era posible y ella negó el hecho de que hubiera sido un drogadicto o un alcohólico. Entonces él le recordó:
- Hay muchas formas de adicción.
Mi amiga nos contó que debajo de su cama le habían encontrado una caja con pornografía. Nadie quiso ahondar en el tema. En realidad, la pornografía es hoy en día vista como un entretenimiento masivo y normal.
Mi amiga le preguntó a  continuación qué lo había inducido a cometer el hecho. El programa volvió a poner la respuesta en letras rojas en todo el centro de la pantalla:
- El rencor hacia las personas que me hicieron daño.
La atmósfera era cada vez más pesada y densa. Teníamos la impresión de que estábamos asistiendo a algo de una intimidad absoluta y que no teníamos derecho a estar allí. Una culpa muy profunda que atormentaba a esa presencia parecía haberlo conducido al ahorcamiento y eso suponía unos hechos atroces, terribles, que eran el origen de ese remordimiento que no lo dejaba en paz ni siquiera al otro lado de la realidad, más allá de la muerte. Menos mal que Martí interpretó bien esa sensación y dijo:
- Creo que lo mejor es que te quedes tú a solas con él. Nosotros vamos a salir.
Eso hicimos y allá, al otro lado de la puerta, se quedó mi amiga conectada a un programa llamado Predictor, frente a una muestra de sangre que llevaba el cincuenta por ciento de la presencia de su padre y en contacto con algo o alguien que le respondía en la pantalla como si la tecnología ya estuviera lista para transportarnos a esas otras dimensiones que antes solo pertenecían al dominio de los brujos y los chamanes primitivos.
No tengo idea de qué sucedió en esa habitación cuando todos salimos. Nunca le pregunté a mi amiga por ese diálogo con el más allá. Cuando volvimos a entrar ella aseguró que su padre le había pasado la mano por la mejilla para despedirse en un último gesto de ternura y de afecto filial. Martí cerró el portal, mi amiga se levantó del sillón y regresamos a la sala a tomar agua y a despedirnos.
En ese momento supe que la mujer que había estado con nosotros en silencio todo ese tiempo había sufrido un accidente años atrás y que la habían declarado muerta. Desde arriba, en un desdoblamiento misterioso, como le ha sucedido a tanta otra gente, ella había presenciado los acontecimientos de su deceso y el revuelo médico a su alrededor. Luego, cuando regresó de la muerte, descubrió que tenía ciertos poderes para comunicarse con ese lugar donde había estado, como si un canal hubiera quedado abierto y funcionando. Fue en ese momento que un vecino suyo recientemente fallecido la contactó para enviarle un mensaje a su familia. Y desde entonces ella transitaba por ese pasaje, iba y venía, ayudaba a los demás, recibía mensajes y los transmitía de la mejor manera posible. Por eso Martí le había pedido su colaboración.

De regreso a  su casa mi amiga iba en shock, ida, como si buena parte de su ser estuviera todavía en otra dimensión. Era comprensible. Había descubierto algo que sin duda modificaría de allí en adelante su vida para siempre.

60 comentarios:

  1. Que buena forma de empezar el año Mario, envidiable experiencia tuviste así fuera por medio de un tercero, se avecina una segunda publicación de Paranormal? sería fantástico!...

    Gracias por ayudarnos a comenzar este duro año...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy en esa línea, Lukaz, sí, pero no quiero repetir el esquema de Paranormal Colombia, ni ceñirme a casos nacionales. Es un libro sobre la presencia de lo extraño en varios ejemplos que he recogido a lo largo de los años. Ya verás...
      Saludos, MM.

      Eliminar
  2. interesante tema quiero creer que hay otra vida mas alla que puedo volver a ver a mis seres queridos cuando muera mario a proposito no se si hayas visto el programa ellos estan aqui que piensas y gracias por haber vuelto ya nos hacias mucha falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he escuchado varias veces citado, pero no, no lo he visto aún... Saludos, MM...

      Eliminar
  3. Hola Mario ¿cómo estás? Imagínate! Yo aquí super contenta que hayas vuelo, de verdad, estoy muy feliz!!! Me preguntaba mucho por ti, jaja. No creas que me olvide de tú cumpleaños, de verdad quería enviarte aunque sea un mensaje pero no tengo dónde comunicarme contigo por lo del problema de tú correo. De todo corazón te deseo siempre lo mejor, Dios te bendiga, para mi es una enorme bendición saber que existes, frecuentemente cuando tengo que hablar de mi te estoy nombrando en el ''mi escritor y persona favorita'' gracias por absolutamente todo, por esa forma de ser tan bonita que tanto te caracteriza! Estoy encantada con esos libros♥, si supieras que son las cosas que más cuido, tienen mucho valor para mi y ese valor y aprecio será para siempre. De nuevo, gracias.
    Me encanta leer lo que aquí publicas, me fascina!! Y aparte de esto tengo muchísimas cosas más que me gustaría contarte que con la ayuda de Dios tengo planeadas para éste año, pero bueno, espero pronto volverme a comunicar contigo y contarte mejor. Me gusta compartirte mis ideas y lo que pasa en mi vida. No se me olvida la vez que me dijiste: ''Y sí, entiendo bien esa sensación de familiaridad que a veces uno tiene con ciertas personas. Es como si nos viniéramos encontrando con ellas una y otra vez en este extraño laberinto que es el tiempo.'' Qué bonita frase, debería estar en uno de tus libros jeje!!
    Espero que todo este muy bien Mario, de verdad estoy muy feliz que hayas vuelto.
    Con aprecio,
    Karen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que todo vaya bien, Karen. Y sí, a veces tengo la impresión de que volvemos a cruzarnos siempre con los mismos, como si estuviéramos dando vueltas en grupo alrededor de un laberinto.
      Abrazos, MM.

      Eliminar
  4. Maestro,

    Me place saludarlo en este nuevo año, espero las vacaciones estén yendo de maravilla. En cuanto al texto(y supongo que será una de las historias del nuevo libro) me pregunto como una energía puede llegar a romper la barrera de las dimensiones. También mencionarte que en este tiempo conocí a una amiga venezolana, que dice ser desendiente del último Cacique, y que en lo poco que pude hablar con ella, logra encontrar una conexión entre los temas OVNIS, espiritualidad, creación, Dios y cultura indígena. Una de las partes que más me sorprendió es que afirma que el creador dió a guardar un elemento a cada una de las culturas. Es de locos! Pero sinceramente pareciera tener razón pues todo lo que dice hace que todos los misterios, o gran parte de elllos, tengan una respuesta.

    Un caluroso abrazo Maestro.

    PDT: Me gustaría saber si hay manera de conseguir el nuevo libro antes de mi partida. Supongo que antes del lanzamiento es imposible pero no queda de más preguntae.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este texto no hace parte del nuevo libro. Son casos inéditos, muy extraños, que he recogido a lo largo de varios años. El libro estará listo hasta abril.
      Interesante lo de tu amiga.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Excelente relato. Al leerlo recordé el libro vida después de la vida, escrito por el Médico Raymond Moody quien documentó casos de personas con experiencias similares.

    Que bueno saber que el nuevo libro sale en el mes de abril.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casos similares están citados en este nuevo libro, en efecto.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  6. Cordial saludo mi estimadísimo Mario:
    He realizado un seguimiento casi religioso a este espacio, a esta otra parte del escritor que nos permite como lectores acercarnos un poco más a ti. A lo largo de los últimos años tus letras han estado presentes en mi cotidianidad, al punto que con mi primo, compañero de lecturas, hemos creado un pequeñisimo club donde discutimos tus escritos (es tan pequeños que él y yo somos los únicos miembros). Aún asi, pese a lo reducido de su tamaño, es inmensamente grato tener con quien compartir el gusto por la narrativa que lleva el sello personal de Mario Mendoza.
    Agradezco enormemete tus letras, y espero que en algún momento los desconocidos caminos de la existencia nos permitan encontrarnos y compartir un café.

    Un abrazo,

    Andrea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Catarsis, Andrea. Escribimos a veces porque esas historias nos sanan de nuestros horrores más profundos.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Hola Mario, Que bueno volver a ver este tipo de textos este año.

    Muchas veces me he preguntado y mas de todo tuve esa sensacion al leer Paranormal Colombia y ahora con esta entrada sobre las experiencias que has tenido, que es lo real para Mario Mendoza?

    Todas las experencias que debe tener guardadas y algunas que ha compartido no lo han hecho sentir que este mundo no es como lo vemos o sentimos? Si el mundo en que vivimos es simplemente un creacion de nuestra mente? O bueno, quien sabe. Deberia ser reflexion propia o conjunta?

    Un abrazo Mario. Esperando el nuevo libro, por ahora alguna recomendación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es real. Es el punto de vista el que define. Es cuestión de perspectiva.
      Una recomendación: el libro de Byung Chul Han sobre el Budismo.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  9. No alcanza a imaginar, mi estimadísimo Mario, la emoción que me invade al leer tan certeras palabras...solo añadiría que tanto la escritura como (es mi caso) la lectura, nos permiten, en efecto, hacer tal catarsis.

    Un abrazo,

    Andrea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, la literatura como medicina, como un ritual de sanación grupal.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. En este mismo sentido, señor Mario: tiene alguna opinión sobre la danza?

      Eliminar
    3. La danza: los orígenes de la poesía en el cuerpo... Y como tal, la danza también sana y libera... Recuerda que en ciertas zonas del Chocó, cuando uno está enfermo, le preguntan desde cuándo no baila. Porque para ellos está unido... Saludos, MM...

      Eliminar
  10. Hola Mario. Feliz año. No pude ir el 17 de diciembre a unicentro, llegué a las 7:30 a Bogotá y con el tráfico imposible de esa hora, no tenía alternativa. Este año espero coincidir con ud y llevarle un libro autografiado a mi mamá, que lo aprecia mucho y quería darle la sorpresa navideña.

    Se me pararon los pelos con esta narración... Antes de que mi papá falleciera, me levante muchas noches con un grito desesperado de él, me llamó muchas veces y no entendí la señal. Un mes depués de su muerte, una prima que el amó como a su hija, me contó un montón de historias que vivió on mi papá, desde desdoblamientos hasta conexiones telepáticas entre ellos, me dejó muchos mensajes, fotos y explicaciones de cosas que no entendía y que no tuvieron sentido hasta entonces. El año pasado estuve mucho tiempo luchando con cerrar un ciclo amoroso y en su punto más crítico estuve llorando todas las noches. Una noche -la última que lloré así - empezaron a salir destellos de mi cuarto (estaba en la oscuridad total) lucecitas que empezaron a jugar conmigo, siempre he sentido a mi padré muy cerca,mucho más que cuando estaba vivo, pero esa noche sentí a mi papá en esos destellitos, como si me estuviera dando una señal o una distracción para que dejara de llorar. Al otro ´día me levanté con una serenidad única y siento su compañia todo el tiempo, como ahora, cuando le escribo estas líneas.

    Yo no pude llevar la relación que quise con mi papá, los dos luchamos por conectarnos, pero nunca pudimos, ahora, increíblemente lo hacemos no puedo explicar como, pero pasa todo el tiempo.

    Si viene a Argentina, porfa me avisa.

    Un abrazo y gracias por compartir, como siempre.

    Melissa Obando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar. Intentamos acercarnos a ellos, pero esa proximidad los atemoriza. Amar es aceptar la fragilidad, y muchos de ellos crecieron aprendiendo a ser fuertes..
      Voy a Buenos Aires a finales de este mes.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Ah, listo. Me pasa el dato cuando sepa la fecha exacta, porfa? Yo tengo que ir a dos semanas a Buenos Aires por esos mismos días.Ojalá coincidan las fechas!

      Saludos.

      Melissa


      Eliminar
    3. Estaré toda la última semana de este mes. Si me pasas un correo quedamos en contacto. Saludos, MM.

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Mario, precisamente estoy leyendo Paranormal Colombia y una de las historias ha calado profundamente en mí al punto de aterrarme y maravillarme al mismo tiempo. Siento que llevo mis días en medio de un combate entre dos bandos de mí mismo, que me debato entre la vitalidad más benigna y la autodestrucción, entre el Eros y el Tánatos, entre los deseos más fervientes y la taciturnidad, entre el optimismo ante el futuro y los más horrendas anticipaciones. Creo que no todos son capaces de ver su batalla individual en todas sus dimensiones y quizá sea esa claridad lo que me ha convertido en la persona y el escritor que soy.
    Con cariño,
    Jean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nivel macro todo irá empeorando, sin duda. Pero a nivel micro hay que impedir el desastre. Esa es la resistencia. Escribir ya es decir no, Jean.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  14. En relación con lo paranormal sería interesante explorar más la amistad entre C.G. Jung, el bello "mago de Zurich" y el físico premio Nobel William Pauli quien lo apoyó y motivó a trabajar en una de sus tesis más importante: la sincronicidad psíquica, que básicamente es la que abre la puerta a la comprensión de muchos fenómenos paranormales.
    No sé si se puede leer ya en Español el libro "Átomo y Arquetipos" de las cartas que se escribieron durante varios años estas dos mentes maravillosas y donde intercambiaban ya ideas sobre esa relación entre la física cuántica y la sicología.

    Sin embargo, años antes de esa amistad tan productiva se dio el encuentro con Freud que contrariamente terminaría en grandes desacuerdos.
    (Transcribo lo que escribe Jung en sus memorias y adjunto un vídeo de la película por si a alguien le interesa la conversación del tema entre Freud y Jung).

    “Me interesaba oír las opiniones de Freud sobre la precognición y la parapsicología en general. Cuando lo visité en Viena en 1909, le pregunté qué pensaba sobre aquellas cuestiones . Llevado por sus prejuicios materialistas, las rechazó como algo del todo absurdo e hizo gala de un positivismo tan superficial que tuve dificultades para reprimir la contestación cortante que se me puso en la punta de la lengua. Pasaron algunos años antes de que admitiera la seriedad de la parapsicología y reconociera la realidad de los fenómenos "ocultos".
    Mientras Freud se expresaba de ese modo, yo sentí una extraordinaria sensación. Me pareció como si mi diafragma fuera de hierro y estuviera poniéndose al rojo vivo. Y en ese instante sonó un ruido tal en la biblioteca, que se hallaba junto a nosotros, que los dos nos asustamos. Creímos que el armario caía sobre nosotros. Le dije a Freud: ‘Esto es un ejemplo de lo que se llama fenómeno de exteriorización catalítico’.
    ‘¡Bah –dijo él-, esto sí que es un absurdo!’.
    ‘Pues no -le respondí-, está equivocado señor profesor. Y para probar que llevo razón le predigo que dentro de un momento volverá inmeditamente a oírse otro ruido’.
    Y, efectivamente: ¡apenas había pronunciado estas palabras se oyó el mismo ruido en la biblioteca!… No sé aún hoy por qué tenía tal certeza. Pero sabía con total exactitud que el ruido iba a repetirse. Freud me miró horrorizado. No sé qué pensaba o qué miraba. En todo caso, este hecho despertó la desconfianza en mí y yo tuve la sensación de que había hecho algo contra él".

    https://youtu.be/xgr5KnH8NXk

    Saludos.
    Aleja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es un ejemplo de sincronía telepática, Aleja. Es como si hubieras echado un vistazo a mi próximo libro. Elegí justamente este suceso, el mismo. La cita es exacta. Me sorprende mucho. Aunque me interesa de Jung otra cosa que ya verás en el libro. Lo lanzaré en abril y si tienes a alguien que te lo envíe será todo un gusto dejarte un ejemplar firmado en algún lugar que pactemos de común acuerdo.
      En sincronía psíquica, MM.

      Eliminar
  15. Mario tengo 37 años y fui abandonado en un hospital público al nacer, he buscado de muchas maneras, poder saber quienes son mis padres biológicos,un llamado inexplicable del adn, es más que curiosidad, es una necesidad imperante,un vacío que siento que sólo se llenará al reunir las piezas faltantes de mi origen, al leer este texto vi la luz, la mitad de mi sangre son ellos. ¿ Sería posible un ejercicio similar, con personas vivas? Quizás Martí tenga la respuesta.
    Pd: Gracias por regresar al Blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo ni idea. Déjame y le pregunto apenas hable con él, y te aviso qué dice al respecto. ¿El hijo del sastre se refiere a que solo sabes la profesión de tu padre?
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Un sastre me recogió en el hospital. Fue mi padre adoptivo. Literalmente me salvó la vida. En el hospital no hay registros, no hay nada. Un dato curioso, casi de ficción el portero del hospital,que ayudó a mi adopción,que fue poco ortodoxa,es hoy senador de la República. Agradezco esa informacion Mario. Si fuese posible encontrarlos o comunicarme con ellos, no imaginas lo que representaría para mi. Saludos.

      Eliminar
    3. Qué bella historia... Ya le escribí a él y esperaré a ver qué responde... Saludos, MM...

      Eliminar
  16. Me transportó a películas como Interstellar y Contacto, definitivamente estamos rodeados de otros mundos, distintos, paralelos, incomprensibles y fantásticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, hay un multiverso aún desconocido... Saludos, MM...

      Eliminar
  17. Estimado Mario inicias este año con un muy buen tema para hacer tertulia en el blog, muy interesante siempre desde muy pequeña he tenido mucha sensibilidad a este tipo de cosas paranormales me han ocurrido varias. Pues estimado escritor bienvenido y que este próximo ejemplar traiga entre sus letras nuestros recuerdos olvidados. Y nos aporte el puente para ir del otro lado donde NADA se espera solo la muerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que estará listo justo para la feria... Avisaré con tiempo... Saludos, MM...

      Eliminar
  18. Buenos días Mario, fui a dos librerías y no tenian el libro que me recomendaste Lady masacre, así que opté por la importancia de morir a tiempo. Espero verte en la feria del libro. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima, deben estar por reponerlo. La importancia de morir a tiempo son textos breves. Ojalá te gusten. Saludos, MM.

      Eliminar
  19. Estimado Mario inicias este año con un muy buen tema para hacer tertulia en el blog, muy interesante siempre desde muy pequeña he tenido mucha sensibilidad a este tipo de cosas paranormales me han ocurrido varias. Pues estimado escritor bienvenido y que este próximo ejemplar traiga entre sus letras nuestros recuerdos olvidados. Y nos aporte el puente para ir del otro lado donde NADA se espera solo la muerte.

    ResponderEliminar
  20. Hola Mario, cómo estás?
    Soy una asidua lectora de tus libros, me encantan, me permiten entender muchas cosas. Mario, mi hijo de 14 años está encantado con El Mensajero de Agartha; quiere saber cuándo sale el número 5, ya leyó los anteriores. Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya salió, María. Se llama Crononautas. Debe estar llegando a librerías esta semana. Me alegra que a él le guste la saga.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  21. Mario! Que felicidad leerte de nuevo, realmente espero con ansias abril pues paranormal Colombia es uno de mis favoritos, gracias por empezar este año con tan buen regalo, espero verte de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, nos vemos en la feria seguro.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  22. Hola Mario acabo de leer esto y no pude evitar recordad que cuando tenia la edad de 8 o 9 años y nos fuimos a vivir al apartamento que compraron mis papas por esa época odiaba que llegara la noche pues espese a sentir cosas en mi que se que no eran normales pues ni siquiera puedo describir bien esa sensación un mi cuerpo en mi tacto, en la vista, no se pero era muy extraño muy feo sentía miedo de no entender que me pasaba. Luego empece a ver algo así como espíritus recuerdo bien que era una señora ya de edad y muchos niños, ellos me decían que les ayudara y otros me decían "podemos jugar" correteaban por todos lados y yo moría del susto y me ponía a llorar y llore y llore hasta altas horas de la madrugada. No se pero no quise decir nada solo me lo guarde y decía que había soñado con monstruos y yo quería creer que era así, que solo habían sido sueños supe que no era asi porque una noche si fue muy fuerte pues fue tanta la precensia tan muertes las voces que quede perpleja sentada en mi cama y mi hermana que era dos años mayor que yo se despertó y me decía yuri yuri que paso porque esta llorando y yo le decía, no los ve dígales que se vallan dígales que ya no mas ella me abrazo y desaparecieron mientras que ella se durmió luego la señora que veía me toco y tuve que salir corriendo al cuarto de mis papas ellos no me creyeron nunca. quise ignorar eso nunca hable de esto con nadie solo se que si no nos hubiéramos ido de ese lugar yo me creo que me hubiera vuelto loca sea cual sea la la razón del porque me pasaban estas cosas a mi (porque a nadie mas de la familia le paso) algún día quisiera saber por que y para que. ese es uno de los motivos por el cual Paranormal Colombia es uno de mis favoritos respeto mucho estos temas. NO SE solo quise resumir un poco de esa experiencia y compartirlo.

    espero con ansias el próximo libro.
    (abril perfecto para mis cumpleaños)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cada vez más claro que la realidad es algo plegable, maleable, con varios puntos de entrada y de salida, un caleidoscopio que se comunica con otros caleidoscopios. Los antiguos entendían mucho mejor esa multidimensionalidad de la realidad.
      Espero que el libro salga a tiempo para tu cumple.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  23. mario encantadas con cada historia y con cada experiencia que plasmas, nunca he tenido experiencias así, pero soy fanatica de estas, creo inmensamente en las realidades paradójicas, espero con ansias poder verte otro año mas en la feria, me encantaría que dieras una conferencia en mi colegio, creo que seria una experiencia maravillosa para mi, y mis compañeros, estoy segura que se engancharan de primerazo contigo ( asi como me sucedio a mi)
    un abrazo y buenos deseos para este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofi, para visitas a colegios algún profe debe tramitar una invitación formal en la editorial. Si a alguno le interesa me dices y te envío el correo de la persona encargada.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Claro,me encantaria y ojala se pueda dar la oportunidad. Te agradeceria los datos, un abrazo

      Eliminar
    3. Claro, el encargado de estas visitas se llama Iván Hernández, y su correo es:
      Ihernandez@planeta.com.co
      Saludos, MM.

      Eliminar
  24. Hola Mario,tengo entendido que pronto va a venir a armenia,no sé si me recuerda,yo le escribí para arreglar una visita a mi colegio, pero no se pudo,yo hable con planeta y no se pudo,pero ya que va a venir a armenia,me gustaria saber si va a estar solo en un colegio y si tendria posibilidad de conocerlo,estoy muy interesado en ello.
    Con mucha admiracion y aprecio.
    Juan Forero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo nada programado oficialmente, Juan. Quizás después de la feria del libro, no lo sé. La editorial es la que debe comunicarme esas visitas.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Vale,estaré atento,gracias
      Saludos,Juan Forero

      Eliminar
  25. buenas tardes Mario,soy estudiante de comunicacion social,deseo contactarme con usted para programar una visita ami universidad para realizar una conferencia sobre la literatura,podria indicarme con quien puedo contactarme para poder generar dicha visita?,gracias y admiradora suya.

    ResponderEliminar
  26. Angie, la facultad tendría que enviar una invitación formal. Si me dejas un correo te indico personalmente cómo es.
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias Mario Mendoza, claro que sì, tengo dos correos los cuales son:
      ahoyosgiral@uniminuto.edu.co
      anyi9311@hotmail.com
      muchas gracias por su información,espero pronta respuesta y por ende contar con tan grata visita

      Eliminar
  27. Saludo señor Mario. Sobre estas historias y especialmente quienes mueren por un tiempo y regresan con facultades nuevas: ¿a visto la serie The O.A.? Tiene además el ingrediente de transmitir mensajes con la danza. Es decir, con mensajes en códigos del movimiento, además de la palabra.
    Por otro lado: ¿qué opina usted de los métodos de contacto o mensajes como el tarot, las runas, etc?
    Feliz de leerlo. Ah, casi lo olvido: Moby Dick, esta vez la película de John Houston, 1956. Gregory Peck es el capitán Ahab. Ray Bradbury el guionista. Nada más diré.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Tengo la serie en mi lista próxima.
      2. Todo conducto para entrar en contacto con lo otro es bienvenido.
      3. La recuerdo perfectamente. Ahab como un místico que va en pos de una deidad que lo obsesiona.
      Gracias por las recomendaciones.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. 1. Tengo la serie en mi lista próxima.
      2. Todo conducto para entrar en contacto con lo otro es bienvenido.
      3. La recuerdo perfectamente. Ahab como un místico que va en pos de una deidad que lo obsesiona.
      Gracias por las recomendaciones.
      Saludos, MM.

      Eliminar