13 feb. 2017

Súper Pan





No se sabe quién es porque ha guardado su anonimato con mucho celo. Parece un hombre joven, de máximo treinta años de edad, alto, atlético, con buen humor y una sonrisa de camaradería divertida. Sufría profundamente porque al caminar por su ciudad veía por todas partes el hambre de los necesitados, la indigencia de los que deben dormir en las calles sin un techo ni un plato de comida.
Un día, frente a una Biblia, le pidió a Dios que le enviara un mensaje, que le revelara algo, que lo guiara. Abrió el Libro al azar y en las palabras que leyó supo lo que tenía que hacer: servir, ayudar, darle pan al que no tiene nada para llevarse a la boca. Entonces empezó a idear un superhéroe sin súper-poderes, alguien que es capaz de ir más allá de sí mismo para auxiliar al prójimo. Así nació Súper Pan. Diseñó un traje de color azul con anaranjado, una capa blanca, unas botas, consiguió una Vespa vieja y destartalada, le estampó una frase que dice “Ayúdanos a ayudar”, y empezó con su escaso dinero a comprar pan y jugo para llevarles a los hambrientos. Se cambió su nombre de pila y decidió llamarse Pancracio Levadura.
Sabe dónde encontrar a los menesterosos: en las callejuelas olvidadas, debajo de los puentes, durmiendo en cambuches improvisados al lado de las avenidas. Son ancianos, adictos, niños sin familia, trastornados mentales, simples desempleados que lo perdieron todo. No importa. Hasta todos ellos llega Súper Pan con sus alimentos y con una sonrisa de bondad que les hace más llevadera la miseria y el abandono.
Cuando le preguntan a qué se dedica realmente, él responde:
- Yo trabajo para la felicidad. Es tiempo de creer que las cosas pequeñas pueden llegar a ser grandes.
En una página de seguidores que tiene en Facebook hay un epígrafe que dice:
El Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”Mateo20:28:
Como otros superhéroes latinoamericanos al estilo de Peatónito (que reeduca a los conductores imprudentes), Ciudadina (una joven que anda en bicicleta y que promulga la amabilidad con los otros, la cordialidad y la buena onda), El Ecologista que recorre las calles con una cruz de madera sobre los hombros (la cruz de la contaminación) o Súper Gay que promulga la diversidad y la no discriminación, Súper Pan ha decidido entregar su vida por una causa noble y luchar hasta el final de sus días por ella.

Y yo me pregunto: ¿por qué siempre los que deciden ayudar a los demás tienen muy poco? ¿Por qué siempre son gente del común, con trabajos simples, que viven en barrios humildes y que pertenecen a la clase trabajadora? ¿Por qué no se le ocurre esto jamás a un millonario o a alguien acomodado?

26 comentarios:

  1. Maestro, ante todo, un fuerte saludo. Creo que aquellos que la vida les ha puesto en sus destinos dinero, negocios, más dinero y materialismo salvaje, no fueron dotados en el corazón con voluntad popular. Muchos acaudalados dirán que pasan sus donaciones a algunas instituciones, fundaciones o pagan universidades a chicos de escasos recursos, en fin, tendrán mil explicaciones. Pero como lo dices, el caso es muy especial: aquellos que no tenemos nada, que vivimos del salario mínimo somos los que tenemos todo y más darlo. Se siente dentro una voluntad de hacerlo todo por los demás. De dar un bocado de comida, de dar un poco de instrucción, de dar amor, de corregir. Somos ciudadanos de a pie, como no lo son los acaudalados. Conocemos donde está la necesidad más urgente, la del día a día, el niño que anda descalzo, el joven que necesita un día de trabajo, el adulto mayor que fue arrojado a un andén o abandonado en un hospital, eso lo saben quienes conocen sus ciudades desde sus entrañas, desde sus caños, sus avenidas, sus barrios periféricos y sus invasiones. Ya he visto muchas familias que desean optar por alguna donación de una persona millonaria todo el paquete de trámites, documentos y mil vueltas para poder optar quizás a un mercado mínimo, a un colchón, a un espacio de rehabilitación o un pedazo de pan.

    Creo Maestro que el camino es claro, las esferas de poder que han generado la desigualdad son las más altas, mientras las de abajo son las que derrotan esas brechas. Ya lo ve uno en los barrios de las ciudades importantes a esas mujeres que venden arepas en cada esquina como son de amplias cuando se acercan a ellas a pedir un poco de comida. No se repite con grandes multinacionales o restaurantes medidos por estrellas.

    Un Abrazo inmenso Maestro.

    ResponderEliminar
  2. Por ahí escuché a alguien decir que, para bien o para mal, ‘las hambres cambian´. Parece que hay gente que ha vivido y le ha calado tan hondo el hambre y el dolor, que nunca se les olvida. La sensibilidad, para muchos de ellos, será para toda la vida. Cuando ya salen de esa condición, las hambres cambian. A unos les de hambre de justicia, a otros, hambre del poder vacío que están logrando; otros –los de su caso- el hambre nunca les cambia. El hambre y la sed del otro son propias; sienten frío aunque tengan frazadas y un techo cálido.
    A muchos, nos llega la revelación del sentido real de la vida en algún momento de nuestras vidas y nos hacemos los locos. Elegimos el camino abyecto, porque es cómodo. Con o sin dinero, a muchos nos pasa. Pero, a los que nunca les dio la vida la oportunidad de descender al limbo ¿por qué nunca tienen ese ‘click’ en algún momento? ¿Qué tienen de especial para pasar por esta vida sin que se les mueva un pelo por la muerte, el hambre o las injusticias? Nos vamos a morir y no lo vamos a saber. Pero, qué impotencia se siente. Escuetamente lo dijo Borges: 'Yo creo que basta echar un vistazo sobre el universo para advertir que, ciertamente, no reina la justicia...'
    Abrazos,

    Melissa

    ResponderEliminar
  3. Es que la mayoría de adinerados lo único que tienen es eso... y muchos necesitados, ayudando a otros se olvidan de las suyas... Pero los que hacen la diferencia son los que ayudan independientemente de su condición, tengan poco o mucho dinero.

    ResponderEliminar
  4. Quizás estamos fallando en algo: no educamos para servir, para respetar, para apoyar al otro. Educamos sobre las bases del liderazgo, es decir, sobre la supremacía, el ego y la importancia personal. Grave.
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  5. Mario, te regalo el poema Agua de Juana Ibarbourou... para cuando cuestiones y comiences a helar, para reverdecer cuando no entendamos la dinámica.

    ResponderEliminar
  6. Mario he visto a súper pan en varias oportunidades en la ciudad (Bucaramanga) y en esas pocas veces siempre he admirado su filantropía , ese altruismo a flor de piel, quizás cuando observo su traje y su indumentaria se me parece a ese Hidalgo don Quijote con su armadura y su mundo, batallando contra la indiferencia y molinos de precariedad. Recorriendo en su Vespan Motojicón ésta selva de cemento que busca a través del aporte de ciudadanos como usted y como yo pan y más pan a la causa. Elegido como el mejor ciudadano en el 2015 en la ciudad de Bucaramanga súper pan es un educador de conciencia de nuestra época. Saludos Master, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Don Quijote, claro, es la base de toda multiplicidad de conciencia... Saludos, MM...

    ResponderEliminar
  8. Mario un fraternal saludo, claramente la gente del común tiene una fantástica percepción de la vida ya que no disfruta de las comodidades de ese 1% dominante en el mundo, por el contrario son personas humildes que no solo ven las falencias que sufre su gente, sino que conviven con ellas y en ocasiones hacen parte de su diario vivir, ese sentir y esa necesidad nos genera una profunda alteridad por el otro, de ahí, que a pesar de que existen millonarios que tienen todo el poder en sus manos viendo el problema, no actúen y todo en base a que no lo sienten propio, sino, uno ajeno y distante que le corresponde a otros, pues bien, ese sentir si lo tenemos nosotros como gente del común, nuestros bolsillos vacíos, pero nuestro corazón y manos siempre llenos. Gracias Mario por la dedicación, recuerda que tus libros también giran por estas masas, llenando ideas curiosas entre nosotros, pero transformadoras en este entorno difícil, un abrazo C.G.

    ResponderEliminar
  9. ¿porqué no damos? Parecería más bien que lo que hacemos es tomar, ¿para qué dar ? ¿De qué me estoy desprendiendo? Un monje budista me dijo algo que me caló muy hondo: "la generosidad es una de las grandes virtudes paramitas, de los seres iluminados y la base de todas la demás y no hay ayuda grande ni pequeña". Sin duda, solo la práctica del desapego conduce a la generosidad, a la generosidad en todas sus formas claro está. Tu blog es un de esos actos de generosidad inmensurable. Gracias.

    ResponderEliminar
  10. Sería genial abrir una aplicación cuyo único objetivo sea regalar, no vender. Dar cosas, clases, información,tiempo, compañía, música. Gente que regala un poco de todo y otra gente que lo recibe con beneplácito.
    Saludos para todos, MM.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://youtu.be/EIBLH2t2QAY Ahí va un regalito que descubrí por curiosidad.

      Eliminar
    2. Uno mas: https://youtu.be/NqoZQy3Edp4

      Eliminar
  11. Buen día, Mario es difícil extrañar lo que no se ha tenido
    así que para ellos eso simplemente esta lejos de su sentir, un buen amigo escribió que la necesidad es la mejor universidad. y que grato que existan personas haciendo y aportando de si para los demás. Gracias a ti que también aportas espacios de discusión y lectura.

    ResponderEliminar
  12. Buen día Mario, tal vez muchos estamos hechos para ser simples observadores, nos da miedo involucrarnos, mezclarnos. Hablamos de solidaridad, pero entre iguales, nos colocamos en los zapatos de otros que tienen nuestra misma talla, nos gusta ayudar de "lejitos", donamos mil pesos a una causa x en un supermercado,llevamos juguetes en diciembre a una fundación, pero no conocemos la verdadera cara de la ayuda, de dar, de estar para el otro,le tenemos desprecio al que no es como nosotros. Por eso hay que darle méritos a quien se enfrenta a la realidad, estalla su propia burbuja y decide hacer algo por los que están afuera, esas personas tienen más valor que los millonarios,los empresarios, la gente de "bien", son generadores de cambio,actúan, no se quedan esperando que otro lo haga con mezquindad, como con obligación o simplemente para decirse así mismo y restregarle a la sociedad que es mejor que los demás, porque al fin de cuentas todo lo terminamos haciendo por nuestro propio ego. Saludos maestro, espero verlo en la feria del libro.

    ResponderEliminar
  13. Esta claro Mario que solo los que atravesamos por situaciones difíciles en la vida sabemos ponernos en los zapatos de otros y sentir sus necesidades como nuestras, no le puede pedir a una fuente de sal que te de azúcar, no le puedes pedir un consejo a quien nunca a atravesado por las mismas situaciones tuyas.

    ResponderEliminar
  14. No sé de donde este tipo de personas sacan fuerzas para ayudar a los demás. Conozco un caso de una familia que ayuda a la humanidad por medio de un grupo de rescate voluntario colombiano (CINAT) que viajo a los últimos desastres internacionales como el terremoto de Nepal y Ecuador. Solo para ayudar. Y lo que más me impacto fue que tuve la oportunidad de conocerlos y me di cuenta que son personas del común con las mismas preocupaciones que cualquier ciudadano de clase media, como lo son los recibos de la luz o un simple arriendo. ¿Pero que los hace diferentes? que ayudan sin recibir nada a cambio y solo porque ellos vivieron lo que esas personas a las que ayudan están viviendo en ese momento. Y en ese momento es cuando llegan ellos con simples cosas en la mano como un jugo y un pan como Súper Pan.

    Fue espectacular conocer a este tipo de personas, sé que es un poco inapropiado y muy difícil pero te agradecería si me ayudas a ver en persona a este personaje tan peculiar: Súper Pan.

    Con ganas de verlo en este año nuevo sin importar los actos de personas externas que lo quieran callar. Le envía un saludo Dagoberto Dávila Salamanca.

    ResponderEliminar
  15. Quizás a eso se refería el Maestro cuando dijo: "Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre al reino de los cielos"... Saludos, MM...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Hola Mario , quisiera ilustrarte un poco acerca del verdadero significado de este versículo :El Maestro al utilizar esta hipérbole hace alusión no solamente a los ricos desde el punto de vista financiero,nuestra riqueza puede ser de otra índole, por ejemplo a nivel intelectual o en conocimientos,es decir todas aquellas cosas por las que nos vanagloriamos los seres humanos,puede ser también por el físico,nuestras hermosas familias, nuestros hijos,nuestro prestigio,nuestros dones o nuestro nivel socio-económico y cultural,entre muchas otras cosas.

      Por otra parte recalca que ninguna de esas "riquezas "pueden comprar nuestra redención y salvación,son únicamente posibles por la misericordia de Dios y por la Fe en su Hijo:El Maestro, por méritos propios no es posible,solo es posible a través de la divina gracia.

      Por otra parte no es correcto del todo afirmar que solo los pobres o las personas con escasos recursos son altruistas, Bill Gates puede perfectamente dedicarse a una vida de opulencia y excentricidad como lo hacen los jeques árabes u otras celebridades,sin embargo por medio de la fundación que conformo al lado de su esposa,invierten miles de millones de dolares en programas a nivel mundial para erradicar la pobreza, el hambre y las enfermedades,entre muchos otros proyectos sociales.

      Lo importante es nuestro corazón.

      Gracias por compartir Mario.

      Un abrazo¡

      Eliminar
    3. Interesante interpretación... Saludos, MM...

      Eliminar
  16. http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/gente/bill-gates-habla-de-una-pandemia/16822836

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo vi en medios internacionales también. Me sentí en Crononautas... Saludos, MM.

      Eliminar
  17. Saludos literarios, Mario.

    Comparto una charla de Boris Cyrulnik, experto en resiliencia;hablando del arte como herramienta para superar el trauma de la guerra y como podemos utilizarlo en la construcción de paz en Colombia.

    https://www.youtube.com/watch?v=6CC_g157QL0

    Saludos
    Ricardo C.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida es, sin duda... Gracias...
      Saludos, MM.

      Eliminar