25 ago. 2017

Lectores Mario Mendoza

6 comentarios:

  1. https://youtu.be/y-qciM8NlMY

    Me sentí identificado, al sur siempre lo abandonan, es duro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Antiguamente decían: amor platónico amor perfecto.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Cordial saludo.
    Escribiendo casi en forma automática, trataré de hilar sentires luego de haber leído algunos libros de Mario Mendoza. Creo que es pertinente comenzar manifestando que soy docente de literatura en un colegio público de Bogotá hace ya unos buenos años. Este marco lo hago porque la responsabilidad es mayor al tratar con los que serán los lectores y escritores; además, de querer ser ese docente apresiado por sus alumnos por la pasión irradiada hacia las letras, de tal manera como lo es Eduardo Jaramillo para Mario Mendoza.
    Cada título me hace un revolcón fuerte sobre la realidad, la verdad y la espiritualidad llenándome de interrogantes y sentires que de muchas maneras comparto con mis "cachorros", qué es la literatura sino el expresar lo que al espíritu dicen las letras?. Fuertes verdades desde lo pensado y desde lo inesperado me asaltan: entrevistas que ponen de manifiesto lo espectacular del espíritu en acción (el libro de las revelaciones o paranormal Colombia), las historias que llevan el camino de sidartha (buda blues, relato de un asesino, cobro de sangre y, por supuesto, el devenir de Felipe)...
    Me siento con un sinsabor comparable al que me da con la lectura (inconclusa, además) de las venas abiertas de América latina de Galeano... Una historia tan desgarradora que genera desesperanza por su contundencia y que al mismo tiempo procura las bases de una transformación que es exigente pues arranca desde la individualidad, por eso es que las novelas de Mario golpean con fuerza los corazones que anhelan la espiritualidad no desde la pasividad del milagro sino desde la activa quietud de la contemplación.
    Gracias Mario Mendoza por ofrecer escenarios potentes y lúcidos para procurar las transformaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un trabajo en equipo, profe. Entre todos tenemos el deber de modificar la información que llevarán en el inconsciente las nuevas generaciones. No estamos condenados a repetir los mismos esquemas y comportamientos que tanto daño nos han hecho. Quizás esos discípulos tuyos a los que ahora te entregas con tanto empeño hagan la diferencia más adelante.
      Saludos, MM.

      Eliminar