8 ago. 2017

Narciso analfabeto





Hace poco se preguntaron en todas partes el por qué de tanta corrupción entre nosotros. Varios columnistas y educadores hablaron al respecto. Para mí la respuesta es relativamente clara. El sistema viene cada vez más asustando a los estudiantes con el fracaso. Hay una pedagogía del miedo: miedo a no lograrlo, a quedarse a mitad de camino, a no alcanzar las metas soñadas.
 La palabra demoníaca es loser, es decir, perdedor. Un ser insignificante, mediocre, sin ambiciones, que nunca logró alcanzar fortuna, ni vivir en un buen condominio, ni comprar una camioneta último modelo, ni usar ropa de marca, que no viajó por el mundo quedándose en los mejores hoteles y que jamás pudo navegar en cruceros ni comer en los restaurantes de los chefs mejor calificados del mundo. En resumidas cuentas, un pobre tipo que vive en un apartamento oscuro en un barrio cualquiera, que compra su ropa en la sección rebajas, que solo come “corrientazos” y que cuenta monedas para poder llegar a fin de mes. No hay nada peor que levantarse una mañana, mirarse al espejo y descubrir que somos ese fulano.
Qué va, mentira. Ese mismo tipo en los años sesenta y setenta se llamaba outsider y era admirado y venerado. Se trataba de un sujeto que desconfiaba del sistema, que no tragaba entero, que despreciaba a los oligarcas y engreídos, y que en consecuencia había preferido hacerse a un lado en una jugada ética de limpieza moral. Fantástico. ¿Desde cuándo empezaron a asustarnos con él? Desde que el sistema logró educarnos de una manera narcisista para producir cada vez más.
El truco fue sutil, pero efectivo: calentarnos el oído con cantaletas que apuntaban a nuestro ego: tú no eres cualquiera, esperamos tanto de ti, tú eres un líder nato. Y poco a poco nos fuimos tragando esos discursos de los Narcisos enamorados de sí mismos que tienen que convertirse en líderes de su generación, sobresalir y alcanzar los peldaños más altos de la sociedad.
Los gurús de la época y los consejeros espirituales cantaron los mismos  estribillos en libros de autoayuda y coaching empresariales: una mente positiva todo lo puede. Falso. Nuestro lado negativo es igualmente importante: nuestras depresiones, nuestras caídas en falso, nuestros duelos y dolores más profundos. ¿Por qué tenemos que ocultarlos o negarlos? ¿Por qué tenemos que estar siempre sonrientes y llenos de planes entusiastas? ¿Por qué tenemos que dibujar una sonrisa cada mañana cuando lo que en realidad sentimos es que nos estamos cayendo en un abismo insondable? La sociedad de la gente feliz es otra entelequia más del capitalismo depredador.
La segunda jugada fue una jugada maestra: suprimieron las humanidades y empezaron una campaña contra ellas. Eso no da plata, eso no sirve para nada, eso es una pérdida de tiempo. La literatura o la filosofía son materias menores, al margen, que no se le aconsejan al estudiante sobresaliente que está llamado más bien a estudiar economía o finanzas. Hay que desconfiar de las artes plásticas, de la danza o de la música porque no son rentables, no encajan con la imagen del líder exitoso.
¿Conclusión? Ahí tenemos ya las consecuencias de esa mentalidad: una horda de cacos, rateros y codiciosos que han seguido al pie de la letra las enseñanzas del establecimiento: dinero, dinero, dinero. Mansiones, carros, viajes al extranjero hospedados en los mejores hoteles. Todos cantan el mismo coro: “Esta es la vida que yo me merezco”.

Y en la basura quedaron las magníficas lecciones que nos dejan los personajes de Dostoyevski, Zweig, Sábato o Salinger. Ese poder interior que nos transmiten sus páginas no les interesa a estos sátrapas agalludos y analfabetos que solo sueñan con cuentas en Miami y con camionetas cuatro puertas. En el fondo, seguimos atrapados en la misma ignorancia de siempre, porque no hay mucha diferencia entre ellos y los capos y sicarios de los carteles de antes. Son distintos nombres con el mismo apellido. Son parientes.

35 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a sus libros y textos es que hoy con sólo 18 años de edad he ido entendiendo poco a poco el valor de la filosofía, el placer de la literatura y la salvación de tener otras posibilidades de realidad. En posición de reverencia, gracias totales como diría Cerati. Un saludo Mario desde el departamento de Antiquia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya pronto estaré en la fiesta del libro de Medellín ahora en septiembre. Ojalá puedas asistir.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  4. Hace ya varios meses que me he encontrado en la difícil situación de entablar una conversación conmigo misma, a simple vista parece algo rutinario y de poca dificultad sin embargo, a la hora de tratar temas realmente valiosos y profundos no es tan fácil. Todo comenzó con tus libros, por ello estoy muy agradecida, los cuales me sacaron de mi zona de confort y me hicieron cuestionarme el por qué y el para qué de mi vida (respuestas que aun no he podido logrado dar una respuesta clara, pero que ya veo un poco de luz en el camino), que me hicieron entrar en crisis conmigo misma, al principio me enloquecieron pero al final me tranquilizaron. Ahora se que la crisis no es algo negativo como pensaba sino más bien un paso antes de la renovación. Mi nueva manera de ver la vida me trajo muchos problemas al tratar de expresarla con mis cercanos, no obstante, me mantiene animada el hecho de saber que no soy la única que piensa así y que cada vez somos más y más. Gracias por realizar tu labor con tanta devoción. Escribir es resistir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada mejor que los exámenes de conciencia y las crisis que nos enseñan a adentrarnos en lo más profundo de nosotros mismos.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Yo quiero vivir como don Quijote, que de poco dormir y mucho leer perdió el juicio y se apartó de la realidad, ¿qué más valentía que esa?. De repente ver todo con otros ojos. Que no importe lo que piense e imponga la sociedad, dicen que cada quien ve lo que quiere ver y desde hoy Baloo será Rocinante, Simón mi Dulcinea del Toboso y Sancho, mis libros. Saldré a buscar aventuras, comer banquetes y luchar contra gigantes. Eso es vivir, al final las cosas materiales pierden el valor y lo que realmente queda son todas aquellas aventuras que tuvimos.
    Saludos Mario, con tus libros he vivido. Mil gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Quijote es la clave, sin duda. La identidad es una construcción, no una obligación.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  6. Señor Mendoza, gracias por las recomendaciones precedentes. En un giro inesperado de la fortuna, fuentes misteriosas nos han dotado,en tiempo record, de la totalidad de los libros que usted sugirió. Son ejemplares de segunda y tercera mano, llenos de anotaciones y rayones, manchas de cafe y con pedazos momificados de comida adheridos a las páginas. Claramente ya han estado en las lides existenciales.

    Con las películas todo fue mucho mas sencillo.

    Hay otro tópico con el que me gustaría pedirle consejo: estamos trabajando el concepto del espejo, nos interesan narraciones u otros productos culturales donde éste juegue un papel fundamental o por lo menos provocador.

    Si se le ocurre algo, se le agradece el dato.

    Como siempre, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho. Sería bueno mirar El retrato de Dorian Gray, la filosofía del mobiliario de Poe (habla en contra de los espejos), y Los espejos de Borges.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Me alegra que esto lo diga un sujeto que luchó contra los deseos de su padre, la presion familiar y los lineamientos de la sociedad para alcanzar el reconocimiento como artista que ostenta actualmente y no un empresario hipocrita.
    Por lo menos Mario lo logro, otros somos estudiantes de carreras "rentables y prestantes" y por dentro seguimos siendo actores, pintores, cantantes, escritores y musicos frustrados.

    ResponderEliminar
  8. Hola Mario, me fascina tu obra y necesito algún libro firmado... tienes alguna firma de libros pronto? gracias :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Bogotá por ahora no. Estaré en gira nacional e internacional.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  9. Fantástico, muchos de nosotros hemos tenido que escondernos y doblegarnos ante la sociedad marginal por diferentes situaciones, perdemos nuestros sueños y nos embarcamos a un destino típico "espos@, hijos, hogar
    feliz vida feliz" renunciamos a nuestros sueños como si estos mismos fueran menos importantes que los de la maldita rutina, estamos enfrascados en obtener un "éxito" que finalmente no existe, este es un invento más del ser humano conformista que se adapta al estilo de vida de un "zombie" en proceso.
    Debemos actuar, despertar, no dejarnos arrebatar el alma tan eufórica mente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alonso Quijano no era joven cuando decidió convertirse en Don Quijote de La Mancha.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  10. Es triste tener conciencia de que lo que a qui se lee no es falso. Y lo peor aún es que ese pensamiento en lugar de cambiar se entrega desde la cuna, desde el colegio. Y se ve aún más en los padres que siempre esperan ver en sus hijos lo que no pudieron ser o lo que muy en el fondo no quisieron ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, educar a los padres es la primera tarea...
      Saludos, MM.

      Eliminar
  11. hola mario.. pregunta ¿ que ha sido de la vida del monje densho quintero? además hay una frase que leyendo una entrada del blog en el 2011 no he podido olvidar " La inteligencia muy segura de sí misma se llama arrogancia. La inteligencia sin ego se llama sabiduría". definitivamente volví a rememorar a los vagabundos del Dharma de kerouac. gracias Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Densho es ahora uno de los grandes maestros zen latinoamericanos. Puedes ubicarlo en la comunidad soto zen Colombia: http://sotozencolombia.org/
      Saludos, MM.

      Eliminar
  12. Apreciado Mario.
    Soy lector de tu obra, y leo con atenciòn tus blogs.Pero èste, sì que me ha tocado. Es como si lo hubiera escrito yo mismo. Cada frase y palabra me llega al alma. En el fondo, tu profundo anàlisis te toca a ti mismo, porque sè muy bien como te trata el establecimiento cultural oficial colombiano, y como tratan de "invisibilizarte".Porque no perteneces a la repuganante rosca de los escritores que ensalza y tiene en cuenta, la burguesia cultural de Bogotà.Por fortuna, estas amparado por un poderoso grupo editorial, y te va mucho mejor que esos escritorzuelos de nòmina y autoelogio del repudiable Ministerio de Cultura. Sè còmo te envidian y desprecian los llamados "ecritores serios" de Colombia, porque eres de los escritores que màs vende a nìvel nacional. Pero tù obra, simboliza transgresiòn y desafìo,la he leìdo con atenciòn.Tu voz es marginal pero poderosa,llegas a la gente y tocas su espìritu. Eres valiente y seductor como conferencista.Deberìas escribir ensayo tambièn, y tocarìas màs la podredumbre de esta sociedad miserable y vacìa como la colombiana. Eres un "anticachaco" de respeto, no obstante ser bogotano. Eres universal porque estas por encima de esas mezquindades. A veces tus blogs son màs profundos que algunos capìtulos de tus novelas. Adelante Mario, te respeto y admiro por lo que representas. Me gustarìa tanto sentarme a conversar contigo y hablar y hablar, hasta agotar cualquier tema.Quizàs en la fiesta del libro de Medellìn, pueda hacerlo. Aunque sea sòlo estrechar tu mano. Gracias por ser un extraordinario ser humano y comprometido escritor, sin mordazas.
    Afectuoso saludo, Boris

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre ha sido así, Boris. Hay un establecimiento literario y cultural lento, amanerado y paquidérmico, que funciona como una corte de duques y condes, y afuera la calle, la noche y la soledad. Y hay que elegir. Afuera todo es más difícil y hace mucho frío. Pero eres libre y hablas con palabras limpias. Eso es.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  13. Siempre despotricamos de aquello que en realidad somos y queremos librarnos.
    Nuestros escritos no son más que una forma de romper aquellas mordazas que nos mantienen presos, que no nos dejan ser libres, que nos hacen sucumbir frente a lo que más odiamos, que nos mantienen sometidos a la desdicha de la cual añoramos salir pronto para poder, por fin, vivir una vida feliz.
    "LA VIDA QUE YO ME MEREZCO"

    ResponderEliminar
  14. Que alegría leer esto, es un respiro. ... Y recuerda constantemente envidiaras a los hombres sedentarios esos que al verte pasar sentirán deseos de viajar. Eso es. Entre menos mas, en la humildad, en el viajé, en las culturas. Gracias por esa travesía de la literatura. Gracias por recomendarnos 4 años abordo de mi mismo. Y por todos tus libros. Por lanzarme a la aventura del viaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El viaje nos libera de nosotros mismos, nos quita tanto peso, nos aligera. Atrás quedan los apegos, las creencias y las certezas. Y podemos entonces inventar a otro dentro de nosotros.
      Saludos, Jason, MM.

      Eliminar
  15. cada vez que te leo me das fuerza, con tu literatura se que no estoy sola :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque seamos minoría, somos muchos, y esa certeza nos fortalece a todos.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  16. Buenas Tardes Mario

    Leyendo la reflexión que haces, muestras un espejo de algunas características de la actualidad social en la que vivimos; la sociedad contemporánea se transformó en una fábrica de sujetos individualistas y narcisistas y con el tiempo es cada vez más, una manera de ser legitimada y aceptada socialmente.

    Un abrazo

    Natalia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mejor estrategia de alienación que el propio ego, así es.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  17. es bueno saltar al vació y dejar al sistema a un lado,adentrarnos en el glorioso mundo del arte.
    P.D: tu literatura es un lugar bueno para resistir el peso del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, que sirva de plataforma para mantenernos a flote.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  18. En algún momento el espejo se les rompe.

    ResponderEliminar
  19. Es reconfortante su mensaje en estos momentos de angustia y de incertidumble cotidiana, Gracias.

    ResponderEliminar