4 sept. 2017

¿Colombia la más educada?




Cuando estábamos en plena campaña para ir al plebiscito, muchos estudiamos las cifras de inversión en la guerra. Sobra decir que eran escandalosas: 230 billones de pesos solo en los últimos años. La inversión en bombas (tenemos una fábrica en Sogamoso, por ejemplo), fusiles, aviones, helicópteros, botas para la soldadesca, cascos, uniformes y provisiones es de no creer. Todos los impuestos que hemos pagado durante las últimas décadas los hemos invertido en matarnos entre nosotros mismos.
Los números de esa ecuación arrojaban unas cifras que eran una vergüenza. En cambio, la inversión en cultura y educación contrastaba por sus cifras modestas y precarias: 80.000 veces menos.  Entonces las preguntas, ¿por qué somos así?, ¿por qué nos agredimos con tanta facilidad?, eran fáciles de responder: porque hemos invertido ochenta mil veces más en agredirnos y en matarnos, que en educarnos.
Ese argumento era ya lo suficientemente contundente como para que la gente saliera a votar por el sí. Si uno le pregunta a cualquier colombiano: usted qué prefiere: ¿invertir sus impuestos en armas para matar a otros colombianos o en becas de estudio para sus hijos?, la respuesta debería ser clara. Sin embargo, aún así, el plebiscito se perdió.
De todos modos, el acuerdo se firmó y la ilusión de ver a un país despegando siguió firme. Hasta que en las últimas semanas nos llegó la noticia del recorte de Colciencias en un 41%, es decir, de 338 mil millones a 222 mil millones para el próximo año. ¿Qué es eso? La medida parece que va acompañada de otros recortes para la universidad pública. Esto contradice por completo el famoso discurso de Santos en Naciones Unidas cuando se atrevió a decir ante el mundo entero: Colombia la más educada 2025.
No puede ser tanta ceguera, tanta inoperancia y tanta estrechez mental. El acuerdo se firmó, justamente, para pasar los dineros de la guerra al plan decenal de educación y poder financiar a nuestros muchachos en sus estudios. No más deudas ni jóvenes empeñando su juventud para poder educarse. Se supone que ahora la plata de los impuestos se la vamos a entregar a las nuevas generaciones para que se preparen, para que puedan salir a cumplir con sus maestrías y sus doctorados. No habrá un nuevo país si no tenemos los objetivos claros en cuanto a la inversión que supone educar con excelencia a nuestros muchachos.
Y es triste tener que confesar que esos convenios, esas becas, esas ayudas, esos intercambios y esa financiación no aparecen por ninguna parte. Y no solo eso, sino que ahora resulta que habrá recortes con respecto a lo que teníamos. Es decir, nos iba mejor cuando había guerra. Qué mal, que bajeza prometer un despegue cultural y resultar desilusionando a toda una nación de esta manera.

Esto nos confirma que debemos tener mucho cuidado con nuestro voto en el 2018. No se lo podemos entregar a cualquier político de oficio, sino a alguien que de verdad entienda las prioridades y se comprometa a invertir en educación y cultura el dinero que pagaremos en nuestros próximos años. Hemos tenido que sobrevivir a varias estafas, pero esta, si la llegamos a permitir, no solo nos dejará a nosotros metidos en el mismo agujero de siempre, sino que condenaremos a los que vienen a que continúen creciendo en medio de la oscuridad, la mediocridad y la ruindad moral.

12 comentarios:

  1. El mal cabalga rampante señor Mendoza. A los poderosos no les interesa el dinero, simplemente nos ofrecen como sacrificio a sus malvadas y antiguas deidades luminosas. Pregunta estética de lunes: se halla usted en medio de una hermosa montaña, solo el canto de las aves y el susurro del viento hacen presencia en sus oidos. Un majestuoso cuerpo de agua se extiende ante usted. Saca de su raída mochila un volumen, es un libro de poesia acorde al paisaje magnifico que le rodea ¿ cuál es ?

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un volumen grande que dice : Antología Poética, de Matsu Basho. Y detrás, escondido, un libro pequeñito: Agua Circular, de Luz Andrea Castillo.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  2. Hablando del tema de educación propia mente dicho, este tipo de recortes a corto o largo plazo, van a terminar por impulsar la privatización de casi todo el sector referente a educación superior (como ocurrio con el sector salud) y en ese momento vamos a tener un grandisimo problema, muchos estudiantes, me incluyo, que estudiamos en una universidad publica por merito propio, perderian la capacidad de ingresar a estas instituciones publicas que estarán quebradas. Colombia no tiene una cultura ahorrativa para costearle a sus hijos una universidades privada y hablo solo de la clase media, la clase baja (me duele eso como suena) que es la gran mayoria de la población Colombiana, no tendra manera de educarse, esto incrementará inevitablemente la violencia, el desempleo, la inseguridad.
    Yo amo Colombia, amo mi ciudad, pero vamos a llegar mas temprano que tarde a una gran catastrofe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si no hay oportunidades para una sana transversalidad social y legal (la educación), habrá entonces transversalidad ilegal (corrupción, narcotráfico, cultura mafiosa). Es el comienzo de una debacle.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  3. Por estas noticias, por el sistema de salud que me encuentro cada vez que voy o que alguien conocido requiere atención y sé que se están muriendo, o que los están dejando morir, por tantas cosas me pregunto tantas veces si voy a meter la pata regresando, todo porque afuera no encuentro mi lugar, por un amor tortuoso a Colombia. Y con la reducción del presupuesto a la Ciencia ya me van dejando sin opciones. Qué putada que uno se encuentre luchando por regresar y se vengan tantos golpes bajos, tanta corrupción, tantos hechos lamentables y rastreros. !Qué rabia y que impotencia siento!

    Saludos,

    Melissa O.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esto es una contradicción de fondo muy grave. Esto demuestra que en realidad no había derroteros claros, ni unos objetivos más allá de la inmediatez. El discurso de Naciones Unidas se quedó en eso, en solo un discurso. Lamentable.
      Pero a mayor caos mayor resistencia.
      Saludos, Melissa, MM.

      Eliminar
  4. Y ni hablar de las "supuestas becas ser pilo paga" que da mineducación a los estudiantes si es un joven de estrato uno y su madre vende tinto en una esquina y paga un arriendo en un inquilinato, como es posible que le pidan un fiador finca raíz, quien puede ser tan miserables de romper los sueños de los mas desprotegidos...la oportunidad lógicamente es para las generaciones de todos estos oportunistas que roban y mienten y la educación para nosotros la raza obrera a duras penas podemos conseguir $4600 para ir a un SENA...es doloroso y por esto y todo lo demás es que estamos lejos de la paz y la equidad que tanto proclaman a voz en cuello, olvidadando que si somos un pueblo ignorante difícilmente cambiemos de ruta.
    Querido Mario como siempre un abrazo colectivo, ando un poco bajoniada mi madre partió para siempre... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, esto agrava la injusticia. El dinero se quedó en la maquinaria política y eso significa dejar a las nuevas generaciones condenadas. Y si no hay transversalidad social legal, entonces hay ilegal. Qué error tan grave.
      Lamento mucho lo de tu mamá. In memoriam.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Que poderosa y cierta su respuesta. Carolina Sanín también ha escrito lance en ristre contra aquello de "ser pilo paga". ¿Fiadores para eso? Es inaudito. La lógica sería otra. Probar las ganas del estudiante, su compromiso académico y adelante, para mí. Da rabia esto. Ahora sigue pensar y hacer. Copio esta columna en mis redes. Gracias.

      Eliminar
    3. Este es el problema cuando los políticos se apropian de ciertas consignas que no llevan dentro de sí. Decir esto ante Naciones Unidas significaba asumir un compromiso. Y no, eran palabras vacías, huecas, sin sentido. Lamentable.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  5. La única salida, es la llegada de un Ilustrado al poder, y en el radar ya tenemos bien ubicado quién es esa persona; sin embargo desligar el binomio (maquinarias políticas - pueblo ignorante y sometido) es el principal obstáculo para tener a esa persona idónea y sensata. Ojalá para 2018, seamos más en las urnas los que deseamos un cambio definitivo en el poder de éste país.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imaginación al poder, sí, como en Mayo del 68.
      Saludos, MM.

      Eliminar