10 nov. 2017

El Ateneo


Aquí en Buenos Aires, en una de las librerías más bellas del mundo... Es como tener hijos que hacen las cosas mejor que uno...


17 comentarios:

  1. Solo con ser un lector se siente orgullo, imagino como se debe sentir usted.

    Gracias Mario por cambiar vidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no es un orgullo que exacerbe el ego, sino la sensación de que a punta de libros, de arte, de cine, de creatividad, de patrimonio inmaterial, lograremos algún día superar el estadio de la confrontación, de los guerrilleros, los paramilitares, los sicarios y los políticos corruptos.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  2. Un buen libro sentado bajo la sombra de un árbol,contemplando las embarcaciones, frente a la estación de tigre.¡Qué memoria!

    Maestro, lo invito a conocer el velero de Dumas en el Museo Naval (aunque supongo que ya lo conoce por sus referencias en la Melancolía de los feos).

    Un gran abrazo. Cómo siempre, es un placer leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, en un viaje anterior visité el museo y estuve parado en el sitio exacto donde llegó Dumas después de su travesía. Algo impactante.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  3. Mario. Desde hace tiempo he pensado si escribir o no en tu Blog. Tengo muchos libros tuyos, y algunos aun por conseguir. me llama de manera extraordinaria la atención de una frase tuya: "pasado, presente y futuro no son más que metáforas maleables de una misma curva. Carpe Diem" Si no me explicas, me volveré loco, me ha dado muchas vueltas. Soy estudiante de filosofía, y mi tesis de pregrado la hago sobre metáforas. Necesito tu ayuda.

    Mi nombre es Santiago Parada. Necesito tu ayuda urgente por favor, no sé de que soy capaz. estoy perdido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Santiago,
      el tiempo lineal (pasado-presente-futuro) no es más que una variable entre muchas. Creemos que avanzamos, que progresamos, que vamos hacia adelante, pero esa percepción no deja de ser una ilusión. Otra variable del tiempo es la circularidad, la curvatura. No avanzas en línea, sino dando la vuelta. En la primera forma de percibir el mundo, crees que te estás alejando del punto de partida. En la vida de una persona, por ejemplo, ves la adolescencia como una forma de alejamiento de la niñez, y la madurez como una distancia aún mayor. En la segunda forma de percibir el tiempo, empiezas a ver que los viejos, misteriosamente, pierden los dientes, se vuelven tercos y consentidos, usan pañales y necesitan de los cuidados de un adulto mayor. ¿Pañales para gente grande? ¿Qué es eso? ¿No se supone que nos estamos alejando de la infancia? ¿Entonces por qué tenemos que volver a usar esas toallas especiales para los esfínteres? Y alguien te podría responder: porque estamos dando la vuelta, porque la vida es una curva. Los abuelos se llevan bien con sus nietos porque ambos tienen la misma edad. Así que afirma el momento, vive el instante a plenitud, disfruta al máximo de este justo punto de tu curvatura. La expresión Carpe Diem viene de la Oda a Leucónoe, del poeta Horacio. Ella era una gitana nigromante preocupada por el futuro. Y Horacio escribe ese poema para decirle que lo importante es el instante, la lucidez con respecto a la impermanencia. Solo tienes el día de hoy, aprovéchalo. Solo tienes este punto en medio del círculo. Vas hacia la muerte, vas hacia tu siguiente nacimiento. No te angusties. Eso es.
      Espero que te sea útil. Te escribo esto de afán desde un hotel en Buenos Aires.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  4. ¡Felicidades Mario! Ese es el premio a tantas horas de empeño e investigación. ¡qué orgullo!
    Un abrazo.
    Cuando regreses a Bogotá te tengo una noticia excelente, me tiene muy alegre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra lo de la buena noticia. Ya era hora de que el viento soplara a favor.
    Saludos, Sebas, MM.

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito ver ese libro por estos lados. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si esté en otras ciudades argentinas, pero al menos a Buenos Aires ya llegó.
      Saludos, Melissa, MM.

      Eliminar
  7. Mario no se si sea demasiado pedir pero por cuestiones realmente urgentes me gustaria contactarme con usted de un modo mas privado
    Se lo pido de todo corazon
    Gracias por escribir

    ResponderEliminar
  8. Hola Mario!

    Acabo de ver tu entrevista en el portal Infobae.
    Estuviste por Buenos Aires!, y supongo que ahora ya por Mexico...lastima no haberlo sabido antes.
    Espero poder encontrarnos en tu proxima visita a la Argentina (o algun otro rincon del continente).
    Un gran abrazo
    Gassho!

    Senpo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Senpo. Pasé por Buenos Aires de afán, con mil cosas, y por eso no te avisé. Me encantará la próxima vez ir a tu dojo a sentarme en silencio a hacer zazén. Te recuerdo gratamente.
      Gassho, MM.

      Eliminar
  9. hola Mario, debo decirte que aunque no este en cada sitio en donde pisas para conocer a tus lectores como lectora tuya te sigo de corazón, siempre he encontrado en tus palabras un camino a mi desesperación en momentos de tristeza , soledad y alegría. y debo rescatar más los momentos alegres porque terminar un libro tuyo es llegar a la proximidad más cercana a mis dudas. des afortunadamente ya acabe con todos tus libros y hoy me encuentro en un gran dilema con mi existencia...jamás había amado y me tropecé con un amor que me consumió y se fue dejándome hecha cenizas. sé que es algo tonto molestarte con estas cosas....pero quiero preguntarte algo que significa mucho para mí...que has hecho para resucitar de las cenizas, cada vez que has caído?.
    gracias Mario por iluminarme con tus libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo apego es una cárcel, Diana, recuérdalo bien. Una cosa es el amor y otra es la posesión. No amamos al otro para retenerlo, para encarcelarlo, para cortarle las alas. Todo lo contrario. Hay que celebrar que se vayan, que sigan su camino, que vuelen. El auténtico amor celebra la libertad del otro. Y al afirmar esa libertad, el otro te libera a ti también de manera automática. Eso merece una celebración, no un duelo. Ser libre siempre será un motivo de alegría. Porque el que tiene espíritu de prisionero o de carcelero va por el mundo buscando celdas y calabozos. Que no sea tu caso.
      Enhorabuena, MM.

      Eliminar