24 ene. 2018

Entrevista El Tiempo



https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=2015262305358802&id=1725177674367268

Ojo a esta entrevista hecha el año pasado.

9 comentarios:

  1. Es viral en redes sociales, hombre gracias por esas palabras, sin duda es lo que busca este país.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por esas palabras tocayo, sin embargo y aunque no se crea, hay personas que creen que los problemas se solucionan a punta de bala y prefieren eso, por encima de libros, cuadernos, etc. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es un momento muy sensible a nivel histórico y ojalá que seamos capaces de superar bien los obstáculos. De lo contrario, nos tocará vivir siempre con esa sensación de estar a punto de alcanzar algo grande, pero sin lograrlo.
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  4. No solo se puede aplicar a Colombia, pero a toda Latinoamérica. Vivimos interesados en que si yo soy de izquierda, o derecha, liberal, conservador, progresista y cualquier otras posiciones que compiten entre ella por quién es la que mueve más gente en las calles cuando deberían intentar competir por sacar a nuestros países de los prejuicios y estancamientos en los que nos vemos encerrados. Pareciese un partido de fútbol en el que no se busca hacer gol, sino complicarle la salida al otro y nada más. Y como siempre, en medio queda la educación. Que se invierten tantos millones en la educación, que ahora se tienen computadores en al aula de tal escuela. Si uno piensa, en vez de hacer la reforma de arriba a abajo del sistema educativo que se necesita, hacen lo justo y necesario para que actúe como propaganda. Y solo lo siguen haciendo porque la gente tiene posiciones ideológicas estáticas, y se las transmiten a sus hijos, quienes no vana a vislumbrar otra solución. Quizá por eso sí llegará a haber un candidato que se tomará el esfuerzo de, tal como dices, idear un planteamiento comprensible y accesible para beneficiar al pueblo (y no al partido), nadie lo votaría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las categorías izquierda-derecha ya no sirven para analizar el mundo contemporáneo. No podemos pensar una dinámica desde una estática.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Excelente video, lo compartí con amigos y ha sido un hit.

    Con respecto al Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana, no me agradó que una obra creada con un lenguaje tan simple, sin desafíos retóricos, ni poéticos, ni metafísicos ( ¡cuánto extraño al gran Germán Espinosa! ) se hubiera llevado el primer puesto. Creo que "La perra" de Pilar Quintana es una obra más cercana a la pseudoliteratura de Ángela Becerra que a la supra-literatura de Germán Espinosa. El premio tenía que habérselo llevado Andrés M. Muñoz o Humberto Ballesteros. Considero que ese axioma de que la literatura debe narrarse con un lenguaje sencillo, sin afeites retóricos ni desafíos poéticos u ontológicos es una excusa fácil para escritores sin talento. Me preocupa esa persecución que en los concursos literarios se les hace a los escritores barrocos que exploran las infinitas posibilidades dialécticas del lenguaje. Germán Espinosa estaría perdido en este panorama actual de nuestras letras. A propósito de Germán, ¿tuviste la oportunidad de conocerlo?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conocí al maestro Espinosa, por supuesto. Un gran escritor, qué duda cabe. No creo que haya una persecución contra el neobarroco latinoamericano. En la academia, por ejemplo, ese es el canon literario y si un estudiante lo elige para su tesis no hay discusión alguna.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Suena muy esperanzador señor Mario por decirlo de una manera positiva, pero si no empezamos a cambiar nosotros mismos, nada va cambiar. Debemos dejar la polarización, el imponer nuestro pensamiento sin humildad, insultarnos en redes, en los estadios por los colores de una camiseta. Debemos y apagar la t.v. Si no empezamos cambiando esa cultura del odio hacia nuestro prójimo ningún dirigente nos hará cambiar.

      Eliminar
    3. Es cierto. Lo que decía Mockus: el otro es sagrado. Es decir, no puedo agredirlo, insultarlo, calumniarlo. No tenemos una pedagogía sobre la alteridad.
      Saludos, MM.

      Eliminar