23 ene. 2018

Serie sobre Jaime Garzón





   En alguna entrada anterior, aquí mismo, en el blog, cuento el día en que conocí personalmente a Garzón en el restaurante El Patio. Un tipo increíble, fantástico, de línea muy mockusiana. La mañana de su asesinato fue una de las peores para una generación que habíamos admirado tanto su irreverencia y su desparpajo. Por eso celebré que se hiciera un programa en su nombre. 
   Hace cerca de dos años me tropecé por casualidad con su hermana, a quien no conocía, en una notaría del centro de la ciudad, y me tomé el atrevimiento de preguntarle sobre esa posibilidad de que RCN le rindiera un homenaje a Jaime. Ya desde entonces ella estaba en contra y sospechaba que iban a desvirtuar por completo el trabajo político y cívico de Garzón. La verdad es que yo no tenía ninguna opinión al respecto, pues no conocía el proyecto.
   Unos meses después me tropecé con mi vieja amiga Carmenza González (la madre de Garzón en la serie), con quien hicimos teatro en la universidad, y me contó que todo el equipo estaba haciendo un trabajo muy profesional. Sé que Sergio Cabrera, el director, a quien vi grabar en Madrid una serie sobre la Guerra Civil Española, es un tipo riguroso, cuidadoso y muy pulcro en su trabajo. Por eso me pareció que la memoria de Garzón estaba en buenas manos.
   Así que esta semana me senté en las horas de la noche y empecé a ver la serie. El trabajo del protagonista, Santiago Alarcón, es de admirar desde las primeras escenas. Sin embargo, poco a poco, en la medida en que ese primer capítulo avanzaba, me parecía de no creer que hubieran puesto el énfasis del programa en las relaciones sentimentales de Garzón con distintas mujeres. Una visión frívola y telenovelesca para un tipo de semejante calibre. Pensé que se trataba de algo pasajero en el guión, de un desliz menor. Pero no, esa era la óptica principal. Con el agravante de que Jaime el seductor termina representado como un misógino compulsivo a quien no le interesan en absoluto los afectos de esas mismas mujeres que seduce, lo cual, por supuesto, me parece perverso y difícil de creer.
   Paralelo a ello, la imagen política de un Garzón aguerrido y muy combativo queda desdibujada. Convierten al personaje en un tipo melifluo, sin carácter, que de vez en cuando sale con chispazos intempestivos y que es un irresponsable al punto de poner en riesgo la vida de sus compañeros de trabajo en la radio, algo que tampoco es convincente. Parece esperar la muerte atraído por una presencia tanática que lo desborda, lo cual es de un facilismo vergonzoso.
   No creo que Garzón, un vitalista convencido, se haya dejado matar seducido por una fuerza autodestructiva, sino que toma una posición de resistencia política ante las amenazas provenientes del eterno contubernio entre militares y paramilitares: irse del país es convertirse en uno de los tantos millones de desplazados que han sido expulsados de lo que más amaban: su tierra, sus amigos, su familia. Y la pregunta es: ¿Por qué? ¿Por qué hay unos fulanos que se creen los dueños del país? ¿Por qué tengo que aceptar esa conducta criminal y violatoria de todos los derechos fundamentales? Es nuestro país, la constitución nos otorga esos derechos, y por eso en una democracia auténtica estoy en el deber de defender no solo mis derechos, sino los de todos los otros colombianos. Por eso Garzón no huye, por eso se queda a dar esa batalla en la que al final termina entregando la vida. Un hombre desarmado enfrentando a unos matones solo con armas intelectuales: el lenguaje, el humor, la argumentación sólida. Y la serie, por supuesto, está muy lejos de entender esas decisiones de Garzón.
   Vi al día siguiente el segundo capítulo con entusiasmo y cierta esperanza camuflada. La decepción fue total. La representación que hacen de la niñez del personaje y de un padre entregado a la juerga, al alcohol y a la promiscuidad no deja de ser de una chabacana banalidad. Entonces no pude más y me vi obligado a cambiar de canal.
   Y ahora entiendo perfectamente la posición de su hermana, Marisol Garzón, quien ha demandado a RCN esta semana. También su hermano, Alfredo Garzón, publicó por estos días una columna titulada Mea Culpa en El Espectador expresando su arrepentimiento por haberle otorgado los derechos de la historia a este canal. Más que comprensible.

   No deja de ser lamentable que de nuevo Garzón se haya quedado sin un homenaje que esté a su altura. Y es triste también que las producciones nacionales sean incapaces de crear series con jerarquía y sigan apegadas a la guachafita, los gatilleros y el melodrama fácil. 

30 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, no pudieron haber caricaturizado peor a Garzón. Hago parte de la nueva generación, que vio a Garzón cuando los primeros documentales empezaban a asomar en la televisión intentando rendir alguna especie de insulso homenaje, tengo 23 años pero no hace falta tener más para dame cuenta cómo nos van robando el país, y como algunos más cínicos aún se ufanan de este tipo de actos, abogando que Jaime era un guerrillero, esos son definitivamente los que no entienden un legado como el que dejó él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, curioso que los que hacen este programa no se den cuenta del doble crimen: el físico y ahora el de su memoria.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  2. No es un documental, era obvio que iba a tener esos matices. La culpa recae en el familiar que dio el aval para que dicho proyecto se realizara. De igual forma ocurriría si adaptaran alguna de sus obras a la pantalla chica. Hay que ver el contexto y a quien va dirigido ese producto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difiero en algo: hacer una adaptación sobre una novela es distinto a adaptar la vida de un sujeto histórico. Puede haber distintas ópticas, claro, pero no puedo falsear una vida. No podemos inventar situaciones inexistentes sobre Mandela o Luther King. Sobre todo si esas situaciones desvirtúan el mensaje y la lucha política de ese individuo.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  3. Era de imaginarse que la vida de Garzón en manos de RCN no era mas que un desprestigió, ese tristemente es el propicito de nuestros famosos canales,no me imagino la imagen que tenemos los colombianos a través de las ventanas RCN y demás, que triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo lamentable es que volvemos a dejar a Garzón huérfano de una reflexión lúcida sobre su vida y su mensaje.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Buen día Mario Mendoza! Pertenezco a un colectivo que nos inquieta mucho su obra así como su pensamiento. Nos gustaría poder contar con su aprobación para realizarle una entrevista. Dejo mi correo para ver si es posibilidad de realizarla.
      lucenagonz@hotmail.com

      Eliminar
  4. Hola Mario.
    Creo que tú punto de vista es muy objetivo, es más la decepción es mutua,pero no se podía esperar más de un canal que sólo se dedica a tergiversar los hechos.
    Un abrazo.
    ¡Me encanta leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La televisión nacional tiene en su pasado grandes series y trabajos memorables. Pero últimamente es difícil saber qué les está pasando. No dan una.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Así es.
      Yo creo que responden básicamente a la idea de un capitalismo salvaje.

      Eliminar
    3. Sin duda. Lo que no se dan cuenta es que también harían mucho dinero realizando programas de calidad.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Tengo 23, supe de Garzón por los recursos filmográficos que por fortuna existen. Esa imagen de un tipo creyente en el ideario de "por la gente y para la gente" caló en mí. Sin hablar del humor mordaz, descarado y completamente hilarante de Heriberto de La Calle. Más que nada fue su honestidad y simpleza lo que me cautivó hace ya tantos años, nuestra Colombia está ahí, solo debemos trabajar por ella, respetando nuestras diferencias y a nosotros mismos.

    Me siento un poco sucio al pensar que su familia hizo una mala decisión a sabiendas, pero en un país como éste, y siendo precisamente RCN quien fuera a producir, particularmente esa novela sobre particularmente él, me da la mala espina que era más fácil tener la consciencia sucia pero el bolsillo lleno. Puede que sea una posición egoísta, cerrada e ignorante. Pero yo, Andrés, y una vez más, en plena ignorancia, sin saber lo que se siente perder a un ser querido por este tipo de violencia, no dejaría que uno de los tentáculos de ese monstruo colosal que mató a mi ser querido, y admirado, siquiera intentara hacer algo con respecto a él.

    A lo mejor mi propia ignorancia no me deja ver lo que puede estar claro, y quiero en verdad creer que es así.

    ResponderEliminar
  6. Quizás esa sea la indignación de la hermana de Jaime, que se negó desde un comienzo a venderle los derechos al canal. En fin, lo duro es que con este programa Garzón ha sido asesinado dos veces.
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  7. Desde su anuncio sabía que se iban a quedar bastante cortos con la vida de Jaime Garzón. Tal vez por ello no me sentí decepcionada en el primer capítulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no vi los anuncios y el golpe fue durísimo.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  8. Lo que vende en esta sociedad, es eso, la vulgaridad, la musoginia, la sexualidad. Vanalidades como tal. Dar a conocer, a través de una telenovela una imágen más profunda es contradecir el negocio de los medios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que ya hay un gran público para series hechas con calidad. Les iría bien también si arriesgaran un poco en la línea de Cuatro Estaciones en La Habana, La Casa de Papel o The Sinner. Es falta de imaginación y de creatividad, que es más grave.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  9. Mario en la entrada anterior publicaste lo de la serie del unabomber, que piensas de la serie? es igual, si es algo fiel a la historia? y anteriormente en paranormal Colombia decías que no sabias como hollywood o otras fuentes dejaron pasar semejante historia, por contener una historia con un pensamiento tan anarquista, o peligroso para el establecimiento, por que crees que han decidido sacarla? o ya no tiene tanta importancia en esta epoca? solo es entretenimiento claro esta, en fin. una ultima pregunta. en varios de tus libros mencionas la palabra de: miserable condición humana, y pese a que tus novelas estan llenas vitalismo, salido de lo normal, o salido de la desesperacion mejordicho, entonces por que miserable condicion? o solo es el hecho de la finitud, de la epoca no entiendo bien. gracias

    ResponderEliminar
  10. 1. La serie está muy bien hecha. Obviamente dejaron por fuera el pensamiento más peligroso del Unabomber: su crítica visceral a la sociedad industrial. En esos años él anunció que los aparatos harían de nosotros esclavos adictos tecnológicos. Y mira hoy a cualquier persona atrapada por completo en su celular, en su computador, en su televisión.
    2. La miserable condición humana se refiere, justamente, a esta incapacidad nuestra para construir un mundo mejor. Diseñamos aparatos, nos interconectamos de un continente a otro, pero las guerras aumentan, las hambrunas aumentan, las violaciones a los derechos humanos aumentan. Parecería como si todos los caminos condujeran al odio. Eso es.
    Saludos, MM.

    ResponderEliminar
  11. Estimado maestro Mario, No podemos esperar mas de la televisión nacional, proviene de los mismos medios amarillistas que controlan los "dueños del país" que buscan distraer nuestra mente para entorpecernos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que últimamente el nivel es lamentable. No logran hacer nada decente. Lástima.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  12. Totalmente de acuerdo... Aunque es una serie jocosa, entre risas se terminan camuflando los verdaderos intereses de RCN, un Rating que a sus espaldas lleva una historia maquillada y que tristemente llama más la atención que la real...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. La historia real es mucho más dura, compleja y poética, y quizás por eso mismo fue que decidieron maquillarla.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  13. Me parece que esa primer estilo era el gancho, el personaje a tomado cuerpo y en la serie yo lo veo como un heroe. Para mi están haciendo un buen homenaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad no lo sé porque no la volví a ver.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  14. ¿Que le parece la idea de llevar alguna de sus obras a la tv o el cine? le han hecho alguna propuesta?
    la película satanás fue buena. seria bueno ver mas de sus obras en el cine o la tv.
    cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha habido aproximaciones, sí, pero al final no se han concretado por falta de buenos productores.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  15. Buenas, como es un poco dificil saber como era Jaime Garzon para la edad que hoy en dia llevo ya que en el año que lo asesinan yo apenas nacia y muy poco de su vida personal se sabe, pero su forma de ser esa actitud que demostro en la television y los medios, de no quedarse callado sin tener temor alguno es algo admirable y creo que hoy en dia estamos viendo un Jaime que seguramente a muchos les disgusta o les ofende por como lo muestran en la novela, como alguien con problemas de trago y muy mujeriego, pero pues lo digo desde mi forma de ser y pensar, muchas personas tenemos un rincon oscuro que a nadie le agrada y como se puede notar en su obra paranormal colombia vemos como puede haber un demonio en nosotros o tengamos la idea de ser autodestructivos y tengamos miedo de nosotros mismos pero de hay parte una gran duda quien conocio realmente a Jaime Garzon?
    O otra simple pregunta quien conoce a alguien a su 100%? uno mismo sabe quien es y ni por esas, muchas veces ocultamos secretos vergonzosos que no queremos que nadie sepa.
    Señor Mario Mendoza en la novela yo veo al Jaime del que todos hablan y tambien el Jaime que critican (sea o no sea verdad) yo solo digo y afirmó algo podemos ser dos personas, lo que la gente ve y nos oye decir a lo realmente somos, un secreto un enigma o simplemente una basura ya cada cual con su forma de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada punto de vista es distinto, es cierto.
      Saludos, MM.

      Eliminar