24 may. 2018

Columna de Santiago Gamboa





La última novela de Mario Mendoza, Diario del fin del mundo, lleva al lector a una historia que se escucha a través de varias voces y lo conduce por una especie de subterráneo del que surgen todo tipo de personajes: desde una hermosa fotógrafa cuya vida, vista de cerca, se consagró al arte y a la búsqueda de sentido, pero que está ausente en el momento en que es evocada por los dos hombres que más la amaron y tal vez comprendieron; un inmigrante alemán anclado en una vieja casona del centro de Bogotá, sumergido entre recuerdos y huyendo de una o muchas culpas; el horripilante doctor Joseph Mengele, médico e investigador nazi que luego huyó a Latinoamérica, donde continuó con sus experimentos sobre los gemelos, y la increíble relación del propio Hitler con Colombia. Todo esto va surgiendo a medida que dos antiguos amigos se reencuentran y, a través de cartas y llamadas, intentan reconstruir el pasado que los unió, mucho más allá de lo que ninguno fue consciente.

En esta novela, tal vez una de las más personales de Mario Mendoza, vemos surgir de nuevo sus viejas obsesiones narrativas: la forma epistolar, que va desenredando la trama de una profunda amistad y la lleva a sus últimas consecuencias; o la novela negra, esa que en sus libros se suele presentar con el investigador Frank Molina, un hombre de la calle profunda, alcohólico, bipolar, marihuanero y adicto al porno, que le ha permitido al propio Mendoza teorizar sobre lo que él llama “policiaco psiquiátrico”. En esta ocasión, Molina le ayudará al propio Mario Mendoza, autor y personaje, a comprender y desentrañar los secretos de un anciano y su relación con el entorno bogotano. Es el propio Mario, con nombre y apellido, con su profesión de escritor y sus libros, quien está en el centro de la historia y va organizando los hilos narrativos, mezclándose con sus propios personajes y llevando a cabo una investigación que muestra al lector algunos aspectos de la relación entre Colombia y el derrotado Tercer Reich.

También, como en sus libros anteriores, en este predomina un intenso sentido de la amistad que va unido a una mirada crítica de la realidad, a un profundo descreimiento sobre los valores que predominan en nuestras sociedades occidentales, y un gran desapego al mundo material, como vemos con su amigo Joseph, otro náufrago que decidió refugiarse en medio de papeles y libros, para observar desde ahí el mundo y ofrecer su mirada escéptica, burlona y por momentos cruel, anuncio de sucesivas apocalipsis. Es lo que el lector encuentra en el Diario del fin del mundo, al final del libro, algo muy característico del estilo de Mendoza, que usa la forma del diario para intercalar voces nuevas e introducir ideas y reflexiones, siempre provenientes de solitarios que luchan contra una galería de fantasmas, y que cuentan con un potente radar que los hace ser despiadados con la vida y sus banales ritos. 

“La gente morirá por depresión”, dice al final el diarista, “las ciudades serán en realidad prisiones con celdas donde cada quién sentirá horror de salir a la calle”. Es la descarnada realidad del mundo literario de Mario Mendoza, sus obsesiones y análisis, algo construido a través de más de una docena de novelas, todas interconectadas, que nos ayudan a interrogarnos y sin duda a comprender el propio espacio en el que vivimos.


(Tomado de:   http://www.elpais.com.co/opinion/columnistas/santiago-gamboa/diario-del-fin-del-mundo.html)

21 comentarios:

  1. Mario, excelente artículo de "el paía.com". Quería agradecer en ésta oportunidad el que seas tan magnánimo con nosotros, tus lectores. Cómo te manifesté en otro mensaje, te descubrí hace unos días, estaba conduciendo mientras escuchaba la radio, te estaban entrevistando por tu reciente obra "Diario del fin del Mundo"; ese día venía con mi existencialismo a la n potencia, y depronto cuándo te escuché, me enganché... a pesar de todo, pensé hay que abrazar la esperanza... apunté tu nombre con mi labial en el primer papel que encontré a mano, y luego te goglee. LLevó varios fines de semana embebida en tus obras (mambeandomelas). Había estado siempre entre otros autores, especialmente los románticos franceses, de hecho "Los Miserables" de Victor Hugo ha sido un libro salvador en muchas ocasiones, le rendí un homenaje personal, tengo una edisión del mismo muy antigua a la cual le hice un cofre con el rótulo: "El INSEPARABLE" y una pintura de Jean Val Jean, continue extasiada con "El jorobado de Notredame" donde por primera y única vez las gárgolas escupieron fuego,después otros autores y sus obras "Madame Bobary" de Gustave Flaubert, "El conde de Montecrito" de Alejandro Dumas padre... y siguió la lista, pase por Tolstoi y Dovstoievsky; así las cosas, cuando intentaba con literatura contemporánea me parecía que no alcanzaba... busqué la biografía de Victor Hugo, pensaba que alguién que escribiera de esa forma tenía que estar tocado por los dioses, cuál fue mi decepción, resultó todo en un arribista de su época que quiso escalar por un matrimonio "conveniente", no obstante, cuando encuentras coherencia entre la obra de un escritor y la forma en que se conduce por la vida, definitiva e inevitablemente te enganchas, es ese momento en el que encuentras ese lugar donde confluyen al mismo tiempo las preguntas, las respuestas y el saber que no estás tan solo en éste plano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás en la generación siguiente a los románticos (Baudelaire, Rimbaud, Nerval), que están emparentados a su vez con los impresionistas en pintura (Van Gogh, Gauguin, Lautrec), uno sí encuentra esa coherencia entre vida y obra. No siempre es así, pero cuando sucede es maravilloso.
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Si mi apreciado Mario, por fortuna es así, nada más inspirador que la valentía, todos tenemos derecho a sentir miedo, pero la cobardía y sus parientes cercanos, eso es lo que no he podido. Gracias por tu respuesta.

      Eliminar
  2. Señor Mendoza, un saludo para la pronta recuperación de su ser querido.

    ResponderEliminar
  3. hola mario,tengo 2 preguntas para ti,leyendo tu libro el diario del fin del mundo en las anotaciones comentas sobre los experimento de obediencia lo sacaste del libro el efecto lucifer. ese libro solo esta en ingles verdad, o también esta en español y donde lo puedo comprar.
    La ultima pregunta en el capitulo del libro ¿donde esta jesus? me llama la atención como describes en la forma que esta representado jesus, tu eres una persona religiosa o eres totalmente ateo.

    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro El efecto Lucifer está reseñado al final de la novela.
      Sobre si soy religioso o no, revisar el prólogo de El libro de las Revelaciones.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  4. Mario realmente nada me parece más agradable que una persona como es Santiago Gamboa haga la reseña de tu libro, no solo por su amistad, sino por la manera en la que expresan la realidad en sus novelas, tan suyas, que aunque se parecen, son como una huella digital, inigualables, nada Mario siempre enaltesco tu trabajo me parece que es de resaltarse, un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me enorgullece esta amistad.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Mario! Mucha fuerza para lo que estas atravesando en estos días. Te cuento que después de leer Diario del fin del mundo, enseguida leí, Volver al oscuro valle del maestro Gamboa y sentí dos obras complementándose alimentándose la una a la otra, para mi fue algo revelador y maravilloso leer las dos obras seguidas. Mario, sabes donde puedo seguir a Gamboa? Fuentes diferentes a redes sociales, ya que no cuento con ellas, Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez le puedas escribir a El Espectador, no lo sé. Yo tampoco tengo redes sociales.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  6. Estimado Mario..
    Placeme contarle que nuestro "Proyecto Hermes", va viento en popa, ya tenemos 4 niños con gran potencial y gusto por la lectura, inicialmente se planeó dar entrega a un niño, pero al verlos y conocer sus historias, los hemos nombrado ahijad@s, decidimos hacer lo posible para los 4, aún tenemos esperanza, que si el futuro está en las manos de niños como estos debemos hacer lo posible por ellos..
    Me gustaría saber como podemos hacer para el o los libros que sugeriste en la pasada comunicación, si aun están disponibles..
    Deseamos que tu familiar se recupere prontamente, fuerza, paciencia, la mejor energía de parte de todo el equipo y saludos de nuestro "Proyecto Hermes"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dime dónde están y se los hago llegar.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Estimado Mario:
    Nuestra dirección provisional es Cll 137B # 103F 32 apto 6 - 603 se pueden dejar a cualquier hora del día... Muchas gracias por el apoyo, fuerza, abrazos y saludos de parte de todo el equipo de nuestro "Proyecto Hermes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Listo, los libros se fueron a nombre de Proyecto Hermes, para que estén atentos y no vayan a devolverlos. Estén pendientes.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  8. Hola Mario!, cuando harás otra firma en Bogotá?, mi novia y yo intentamos asistir al último día de filbo y llegamos un poco sobre el tiempo y al parecer ya te habías ido. :c

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún no lo sé, pero apenas la editorial cuadre algo les aviso enseguida. Lástima lo de la feria...
      Saludos, MM.

      Eliminar
  9. Apreciado Mario, hacía ya mucho tiempo que una historia no me calaba tanto; pues bien, ese fue el caso de Diario del Fin del Mundo, el cual en principio me mostró una imagen que cada vez se aprecia menos y es el de la "compincheria" la "Hermandad", donde van desnudando Mario y Daniel sus mas profundos sentimientos, sensaciones, en algunos casos desahogos y reproches, los cuales también son perfectamente valederos y por demás necesarios en una relación humana. Borges alguna vez sugirió que la amistad de hermanos va mucho mas allá de la comunicación, es decir puede prescindir de la frecuencia o frecuentación, y aun así al momento del encuentro es como si nada hubiese cambiado ni tiempo, ni espacio; pues bien, eso me pasó con su novela, me evocó a esa reflexión que Borges usó y que es Hermosa, pues la ausencia de comunicación no implica falta de amor y cariño, y que de una forma u otra nos lleva a tener esperanza en que si estos patrones cada vez mas lejanos no se pierden, aun hay una razón para querer estar aquí, aun hay un motivo para hacer de nuestra sociedad un vinculo fraterno y de union.
    Por otro lado, me enfrenté con su libro a una realidad que con franqueza desconocía y que no pretendo hacerme el canchero y decir que ya lo sabia; todo lo contrario me pareció alucinante, rarísimo y sorprendente que el mundo Nazi y sus figuras del mal estuvieran en el tercer mundo como seguramente ellos habrían dicho y tratando de juntar las piezas sueltas para buscar ser esa clase superior y dominante en el mundo. me quedo con dos imágenes muy potentes de su novela: el asco que tuvo que tener el señor zimmerman al tener que mezclar su genética con algo menos que humano para él, como el de una raza criolla colombiana y engendrar un hijo impuro. este tipo de cosas debieron pasar seguramente y no me imagino el desencanto de vida para todos los miembros de aquella familia. por ultimo la segunda imagen es la de aquella mujer que tuvo a una pareja de niños, que serian los hijos, de aquellos líderes nazis y que tendrían la misión de preservar esos principios y formas de relacionamiento con el mundo, me parece que de haber pasado hubiese sido sorprendente, increíble, y hasta con una cuota de ingenuidad altísima por parte de los integrantes de aquella celula nazi errante en latinoamerica, ya sin ninguna tipo de poder mas que el que pudiesen tener internamente en aquel grupo.

    a fin de cuentas fue una experiencia brutal con la historia, la guerra, el dolor y el sufrimiento y en donde la desesperanza si bien esta muy marcada en el ultimo capitulo, como dije anteriormente todo nos deja con una ínfima luz al final del tunel si existe aquella compicheria y amistad única, como se ve entre Mario y Daniel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un libro muy difícil de escribir porque cambié la estructura varias veces. Había algo en la trama que no encajaba con una estructura tradicional. Poco a poco logré ir encajando la historia dentro de una maqueta que, en lugar de frenarla, le permitía ir desenvolviéndose con fluidez.
      Ahora me alegra que los lectores la reciban con beneplácito.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  10. Hola señor mario, leyendo este libro me surgió una duda, ya tuve la oportunidad de leer Satanás y fue sobre un hecho que paso en bogota de la vida real, y quisiera saber si "diario del fin del mundo" es sobre algún hecho de la vida real, o algún acontecimiento de su vida, o simplemente fue algo que inventó, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una novela es una realidad paralela que roba materia de distintos frentes. Va y viene de esta a otras dimensiones.
      Saludos, MM.

      Eliminar