11 may. 2018

DIARIO DEL FIN DEL MUNDO - MARIO MENDOZA | Aminicia

21 comentarios:

  1. Me llena el alma tu apoyo, gracias Mario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que apoye y promueva la lectura va sumando, Vane. Hay que seguir multiplicando lo real y desdoblándolo cada vez más.
      Un abrazo, MM.

      Eliminar
  2. Hola Mario:
    Mi nombre es Germán, te conocí como tantos otros en la feria del libro. Te comentè que había dejado algunos de tus libros en mi camino por las comunidades indígenas del Amazonas. Agradezco tu amabilidad y me gustaría saber si en este mes o el que viene (que es lo que dura mi estadía bogotana) darás alguna conferencia o charla para poder asistir y sacarme algunas dudas sobre tus escritos.
    Desde ya muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Germán. No, por ahora no tengo nada planeado. Sin embargo, a veces visito colegios en una agenda programada con la editorial. Si llegas a tener tiempo, te puedo avisar y asistes a una de esas visitas, donde podríamos conversar algunos minutos. Me cuentas...
      Saludos, MM.

      Eliminar
    2. Claro, me encantaría. Quedo a la espera de noticias.
      Gracias.

      Eliminar
  3. No sé ni cómo empezar un mensaje que es de gran importancia para mi.
    Mario, eres un excelente escritor, nunca antes había amado la literatura y por ende no me gustaba leer. Pero llegaste tú, con tus libros que me insinuaban a devorar cada letra, me llevaban en el viaje del amor: un viaje en donde sentía que me hacía cercano a tí como si fueras un amigo. Créeme que estoy intentando encontrarte, ya que anhelo conocerte... Soy un escritor en progreso y tú forma de ser hace que me identifique contigo un montón. No sé cómo seguir en estas líneas, quiero que conozcas de mí, Quiero aprender más de ti, necesito más de ti. ¡Espero encontrarte algún día, joderrrr eres el mejor!.
    Un saludo desde Medellín, la ciudad bonita de la eterna primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irá seguro a la Fiesta del Libro de Medellín en septiembre.
      No olvides leer a los otros escritores colombianos e iberoamericanos, que son los que están en tu lengua. Y de ahí saltas a las otras lenguas. Hay que recibir influencias de diferentes espectros.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Puede ser... Quizás perder fuerza sea algo positivo...
      Saludos, MM.

      Eliminar
  5. Maestro buenas tardes.

    He buscado la entrada donde escribí mi apreciación sobre su último libro con el objeto de tomar nota de la película que usted enuncia en su respuesta, yno la encontré, eliminó esa entrada?

    ResponderEliminar
  6. Que tal todo?
    No se si me recuerdes, mi nombre es Anna, asistí a la feria con el fin de conocerte, de toparme por un par de minutos que un ser grandioso, por fortuna, lo logre.(lloré sin césar, te pido una disculpa por ello)
    Te deje una parte de mi, ahí te deje mi correo, No recibí una respuesta, pero no pienso desistir, aquí estoy, recordandote que has cambiado mi vida, le has dado la pizca de emoción que le faltaba, no se como agradecerte por todo lo que sin saber, has hecho por mi, te mando un abrazo enorme, espero en algún momento, cuando estés disponible, pues responderme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anna. Respondí todos los mensajes que recibí, pero también es posible que me haya equivocado porque había varios que no entendía muy bien.
      Me alegra mucho que mis libros te hayan servido de faros en medio de la oscuridad, de antorchas para cruzar subterráneos.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  7. Hola Mario
    En esta ultima feria del libro te comenté sobre algo que tenia escrito, una inspiración que tuve al finalizar Apocalipsis, obviamente por la rapidez y el poco tiempo de la firma no fue posible compartirte esto que escribí, me gusta escribir sobre la politica porque se que es un tema crítico y aborrezco todo aquello que pasa en mi país precisamente porque me molesta la indiferencia de las personas y el año pasado que empecé a leer tus libros, supe que "escribir es resistir" se acomodaba perfectamente a esta realidad. Sin mas preámbulos dejo por acá lo que escribí:
    "El indomable espíritu que guardan las letras son sólo pinceladas de una realidad que guarda el escritor para mostrar su inconformismo cuando simplemente la injusticia aguarda la puerta de la esquina. Soy un luchador silencioso y quisiera expresar más de lo que pienso, pero simplemente aguardo en las sombras porque las personas no son capaces de asimilar y comprender su realidad, es verdad que muchos resisten, pero no pretendo luchar contra quien no quiere cambiar, se debe dejar la semilla de la comprensión porque vamos de mal en peor y el Apocalipsis es el odio, la envidia, la mismisima creación de la humanidad".

    Gracias por este espacio.
    Atentamente: Manuel Parra

    Psdta: Finalice " Diario del fin mundo" un libro impactante e interesante, me sorprendió todo acerca de los nazis en Colombia y la trama del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la clave está en la alteridad, en el respeto por el otro, en la solidaridad, en la empatía. En tiempos tan aciagos como estos,no hay nada más revolucionario que la fraternidad.
      Saludos, Manuel, MM.

      Eliminar
  8. ¡Buen Día Mario!

    Durante años he sido una lectora fiel de sus obras, y para mí, el genero literario en el que usted escribe "realismo degradante" es la mejor forma de despertarnos en esta sociedad tan mediocre y conformista.

    A decir verdad es la primera vez me arriesgo a escribirle, y claro, se me genera la incertidumbre de si seré leída o no, sin embargo, dejaré por acá algo que me impacto de su nueva obra.

    Para mí, el mejor capítulo es ¿Dónde Está Jesús? Coincido con lo mismo que decía Camilo Torres Restrepo en su momento: "si Jesús viviera sería guerrillero." Claro que coincido, a decir verdad, al transcurso del tiempo las personas han interpretado las enseñanzas de Jesús de manera errada, y por ello, se ha generado zozobra en aquellos que creen a esas falacias de interpretación.

    Yo por el contrario, me imagino a Jesús en el Parque de los Periodista acá en la ciudad de Bogotá transmitiendo sus enseñanzas por medio del arte de la mayéutica con el fin último de despertarnos de este tan sueño profundo. ¡Nada de religión, sólo revolución! Porque eso era Jesús, un revolucionario de primera. ¡De verdad que excelente capítulo!

    Por otro lado, debo confesar que fui muy estúpida al creer toda la historia de la Segunda Guerra Mundial, con su libro se me generaron demasiados interrogantes, los cuales he ido descifrando poco a poco.

    Muchas gracias por su dedicación y disciplina con el arte de resistir escribiendo. Muchos jóvenes lo admiramos.

    Cordialmente Karen Leiva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Karen,
      la gran mayoría de los sucesos de la Segunda Guerra son reales. Investigué mucho sobre ellos. Puedes constatarlo fàcilmente.
      En cuanto a Jesús, sí, hacia ese personaje me dirijo ahora. Ya verás después. Buena intuición.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  9. Hola Mario,

    No sabes cuánto admiro tu obra, he leído cada uno de tus libros y con un sentimiento muy difícil de describir terminé "diario del fin del mundo". Empecé a incursionar en el mundo digital para compartir mis comentarios, mis percepciones sobre los libros que leo y evidentemente, en mi blog no podían faltar algunas entradas sobre tu texto.

    Soy nueva en esto, pero me complacería mucho que leyeras las dos entradas que hice sobre "Diario del fin del mundo". Te dejo el link para que puedas hacerlo y espero ansiosa tus comentarios.

    https://elpisapapeldefranky.wordpress.com/

    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de dejarte un breve comentario. Espero que lo puedas consultar.Las leí ambas. Muy bien escritas.
      Saludos, MM.

      Eliminar
  10. ¡Buen día!
    Hace muchos años, para una tarea, por obligación tuve que leerle.
    ¡Jamás olvidaré ese libro!
    “Una escalera al cielo”, cuentos que me hicieron imaginar la realidad fría y degradante de Bogotá; aun así siendo una niña le temía por momentos afrontar esa realidad, pero a medida que fui creciendo y fui compartiendo situaciones con quienes me rodearon en aquel entonces, fui siendo partícipe de esos cuentos, de varios, de todos, como espectadora, algunos nuevos como protagonista.
    Admito que le conocía, pero no me interesó más leerle, hasta que publicó “La melancolía de los feos”. Fue en un momento en el que necesitaba respuestas, y así fue, su libro me sirvió para forjar unos cuantos aspectos de mi personalidad; su literatura en ciertos momentos se torna pesada para quien pasa por alguna crisis de ansiedad, pero es cautivadora.
    Debo confesar en este punto que el día de su última publicación tenía que verle de frente y agradecerle por incentivar la lectura en los jóvenes, pues para nadie es un secreto que la nueva generación está sumergida en la tecnología, y no les juzgo y mucho menos critico el avance tecnológico o la misma evolución humana, sólo que dejaron de un tiempo para acá de apropiarse de los buenos libros, del papel, incluyendo el bolígrafo; dejaron de asistir a las bibliotecas y dejaron de pensar por cuenta propia, pues asumieron que ya todo lo han descubierto y lo han apreciado que están dejando pasar por alto el hecho de la crítica constante y de la reconstrucción misma de la historia o de su ser, de la reflexión.
    No sé si Estanislao Zuleta ha sido un referente suyo, pero cuando le leí de nuevo en “El Diario del Fin del Mundo” (la novela, la reconstrucción de una historia, y el efecto mariposa de muchos) lo asimilé con el mismo “Elogio de la dificultad” desde el análisis social que hace cada uno en sus obras; no obstante, esto no se me hizo suficiente y decidí leerle durante toda una semana.
    No he estado pasando por un buen momento de mi vida, me ha dado por pensar de más. La ansiedad en mí a veces se apodera y me hace perder la respiración, me da frío, tiemblo, lloro; por ende traté hace unas semanas de calmarle leyendo y fue así como terminé en una semana con el “Diario…”, con “Satanás” y con “La importancia de morir a tiempo”… Me asfixié, y tuve que detenerme, no quería saber nada más de sus libros, me sentía morir, pensaba de todo un poco. Me sentía reflejada en este último texto, pues he sido Carmen, he sido Daniel, hasta he sido usted durante un año.
    (...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (...) Pero Mario, a lo que voy es que las cosas suceden por algo, y la verdad quiero agradecerle, porque de no haberme sumergido en usted durante esa semana no estaría rescatando aspectos de lo que me ha sucedido, no hubiera reflexionado como lo he venido haciendo, no estaría apreciando la vida de esta manera en la que lo estoy haciendo.

      Por otro lado, de ahí en adelante pude rescatar incluso, y me atrevo a decirlo, aspectos de su personalidad, momentos que le han marcado y reflejos de su pasado en cada texto, la manera en la que se entrelazan; y es por eso que en parte comprendo por qué la comunidad que le sigue es joven y apasionada. A LA FINAL TODOS TENDEMOS A ESTAR BAJO EL MISMO PATRÓN DE CONDUCTA.
      SU TEXTO ES UN VIVO REFLEJO DE ESE SISTEMA DINÁMICO CAÓTICO, como lo mencioné arriba: EFECTO MARIPOSA.
      Esa teoría del caos llegó hace poco a mi mente, y cuando leí acerca de ello no pude contener el no pensar en su literatura, en sus historias, en usted, en mí, en el lugar donde vivimos, donde nacimos, donde hemos estado, y donde estaremos.
      Un vivo ejemplo de esa teoría del caos ha sido Hitler, o ese Nazi del cual investigó.
      La pregunta que quiero hacerle es que si en algún momento ha pensado en esos millones de posibilidades que podrían desatarse de una sola decisión, o acción. Más concretamente, si ha podido contemplar una vida de nosotros sin usted, la literatura latinoamericana sin usted. Cómo debió haber sido cierta situación de su vida sin haber tomado esa decisión, por haber omitido algo, o por haber actuado diferente.
      Estoy atormentada con lo que fue, o podría haber sucedido; y no sé hasta qué punto esto esté mal, o cuál sería su límite.
      Por si se tornó algo confuso, espero me logre comprender un poco, no soy buena expresándome; ESTO ES PARA AGRADECERLE, Y EXPRESARLE UN SENTIMIENTO DEL CUAL HA HECHO PARTÍCIPE DE CIERTA MANERA, A SU VEZ DARLE A CONOCER DE LO QUE ME HE FIJADO EN SUS TEXTOS.
      UN ABRAZO FRATERNO.
      Con cariño, Laura.

      Eliminar